Leche cruda, un riesgo innecesario?

Ante la noticia que ha saltado a los medios al respecto de la autorización para la comercialización de leche cruda en cataluña,me ha resultado terriblemente complicado, encontrar opiniones favorables a esta medida.

Tanto técnicos especialistas ,como organizaciones de consumo, se muestras abiertamente en contra de esta medida.Si embargo,quisiera defender que hay razones de peso que justifican la apertura al mercado de este tipo de leche.

  • En primer lugar, aunque consideramos que el consumidor en general no está suficientemente formado e informado para ser responsable de los riesgos que implica la leche cruda, debo decir que sí hay un reducido grupo de consumidores “muy militantes” que conocedores de las ventajas e inconvenientes de este tipo de alimentos “naturales” , desean acceder de forma libre a ellos.Son los futuros consumidores bieninformados.La libertad de elección es fundamental en toda sociedad desarrollada.
  • La información en alimentación quizás sea una de las más ampliamente manipuladas por parte de las grandes compañías y sus lobys. Debemos de coger con pinzas cuando nos hablan de las virtudes e inconvenientes de algunos alimentos, pues en el caso de la leche, perder el control de las industrias para los tratamientos térmicos de esta les supondría la perdida del monopolio de su gestión.Tanto a nivel del productor como del distribuidor y todos conocemos el efecto “anzuelo” de las leches baratas en las grandes superficies.
  • En un sistema globalmente liberal, el mercantilismo se erige como la mayor amenaza en el mercado alimentario, y por tanto para su seguridad, en el sentido más amplio de la palabra. Las últimas alertas alimentarias (presencia de fipronil en los huevos, escándalos denunciados en europa por el fraude del jamón ibérico,etc) ratifican la necesidad de revisar la prioridad de los rendimientos económicos de las empresas alimentarias por encima de valores de seguridad e igualdad de los consumidores.
  • ¿Por qué complicarnos la vida con el comercio de leche cruda, si tenemos una infinidad de leches en el mercado con tratamiento muy diversos: fresca pasteurizada, alta pasterización, esterilizada, uperizada o UHT. Y estas diferencias sólo desde el punto de vista térmico, sin nombrar las desnatadas, semi, sin lactosa, evaporada ,condensada, etc.Para mí la respuesta es sencilla, porque todas ellas pasan por la mano de los operadores económicos ,es decir las empresas.
  • La comercialización de leche cruda sería el más resuelto espaldarazo a los pequeños productores primarios,que ante la inmensidad del mercado son los peor parados frente a los gigantes productores que cuentan con medios casi ilimitados.De aquí la facilidad para manipular la opinión de los consumidores.Esta ruptura solo la reconozco en el sector cervecero donde minúsculas cerveceras artesanas empiezan a preocupar a los grandes por su irrefrenable crecimiento.
  • Las experiencias en otros países no han enseñado que a pesar de los problemas sanitarios generados al principio, la ley que permite la venta de leche cruda se ha mantenido.La clave está en un información bien encauzada y un consumidor responsable.No estoy de acuerdo con la OCU  cuando nos dice que no debemos dejar la seguridad alimentaria en manos del consumidor.Debemos de primar la libertad de acceso, estableciendo medidas sanitarias rigurosas y comenzar con la educación y la responsabilidad de los productores.El autocontrol en seguridad alimentaria nace de estas premisas,pero no hemos sabido concienciar aún a esos pequeños artesanos.
  • Entre las multinacionales alimentarias y los pequeños fabricantes hay un abismo en sus posibilidades de sobrevivir al mercado de la globalización que la regulación sanitaria, debe de reducir.
  • La audacia de los catalanes nos permitirá optar a otras forma de consumo, más cercanas, más ecológicas y menos supeditadas al mercantilismo.

Yo sí consumiría leche cruda para elaborar los mejores postres naturales tras su “calentamiento”(hay pasteurizadoras domésticas con regulación de temperatura y tiempo), como ingrediente de cocina, con todas sus propiedades nutritivas y sensoriales intactas.De hecho ya hay pasteleros y cocineros que lo hacen.Son los mejores.

IAS

Gatos y Niños

S1: EP 02: When cats attack

Cats are out to get us, I sware!Follow Vs. for more episodes!

Posted by Howlers Presents on Friday, May 18, 2018

El lenguaje corporal de los niños da respuestas impredecibles en los felinos  y a veces difíciles de interpretar.

Lo complicado es diferenciar los límites entre el juego lúdico y la defensa (si este juego es interpretado como un amenaza por parte del felino).Cuando siempre se da el segundo supuesto,debemos de tomar medidas para controlarlo.

Antes el niño debe saber o aprender que el gato no es un juguete, es un compañero,con sus rarezas.

En cualquier caso, solo he conocido en rarísimas ocasiones lesiones sobre los niños, en estos juegos de caza.Y en estas, siempre hay razones previas y avisos a los que tenemos que prestar atención.

 

IAS

Conciencia animal

Captured a crow sharing its bread with a little mouse 😀Full videohttps://m.youtube.com/watch?v=pYdcQe-F_QA

Posted by Tricia Nicholls on Wednesday, February 21, 2018

*Sintiendolo  mucho, el video ha sido retirado por los propietarios del copy. Quizás podreis encontrarlo en you tube. Era muy didactico y útil como base para tratar el tema.

 

 

La observación de la conducta animal nos lleva a descubrimientos que ponen en duda las bases sobre las que hasta ahora se soportaban los argumentos de atribuir “la conciencia “; como la capacidad exclusiva del ser humano para tener conocimiento de su propia existencia, de su entorno y de sus actos.

Según la declaración que realizaron expertos neurólogos y otros científicos, en la  Francis Crick Memorial Conference de la Universidad de Cambridge, al respecto de la conciencia en seres vivos no humanos, las estructuras anatómicas cerebrales sobre las que se soportan la conciencia son comunes con los otros animales. Además, aclaran que por consenso, asumen que la ausencia del neocortex cerebral no anula la capacidad de estos seres a tener comportamientos intencionales y mucho menos afectivos.En la declaración Cambridge añaden: Es obvio para todos en este salón que los animales tienen conciencia, pero no es obvio para el resto del mundo. No es algo obvio para la sociedad.

El neocortex, anatómicamente es la capa más superficial y desarrollada del cerebro, cuyo mayor desarrollo se observa en los primates. Aparece también en otros mamíferos pero de forma más rudimentaria. Y es la expresión evolutiva más compleja que cierra su desarrollo en los seres humanos.

No obstante, este neocortex está ausente en los córvidos que nos sorprenden con comportamientos tan audaces como podemos observar en el video. Estas  diferencias anatómicas del sistema nervioso no son, por tanto, el razonamiento científico válido para evidenciar conductas de empatía, como la observada en la película, donde podemos apreciar  compasión por el roedor, intencionalidad en la cesión del alimento, e incluso una aceptación de las dificultades por parte de este, para la aproximación y la conciencia del miedo a competir con el propio cuervo por el trozo de pan. Empatía, colaboración, conciencia de poder y resolución para modificar el contexto para hacerlo más asequible al mamífero, son un cumulo de cualidades excesivamente sofisticado como para calificarlo de ocasional o anecdótico.

 

IAS

El duelo ante la muerte de un ser querido

El entorno de la muerte es muy amplio. Tan amplio como alcance tiene el dolor que lo acompaña. No se inicia con el deceso o en el momento del cese de las actividades estrictamente físicas, sino en la antesala del reconocimiento de la irreversibilidad del desenlace inminente. En este momento ya habremos abandonado términos como pronostico, pues se habrá atravesado incluso el llamado pronóstico muy grave, o reservado, que se aplica sobre el soporte de la incertidumbre o desconocimiento, como garantía de que la ignorancia nos eximirá de responsabilidad ante la propia muerte.

Al margen de las valoraciones científicas para la búsqueda de la longevidad e incluso de la inmortalidad, en la era de la cultura y el conocimiento no aceptamos la muerte como ese final definitivo que debemos asumir. Según Yuval Noah Harari, profesor de historia en la universidad hebrea de Jerusalén,”todos son problemas técnicos resolubles”, al hacer referencia al reto de esquivar a la muerte como objetivo alcanzable en este siglo. Para la cada vez más reducida comunidad de creyentes, aún en la edad teológica, no hay un convencimiento absoluto sobre la consideración de la muerte como la puerta a un más allá muy prometedor, o como un paso inevitable pero complaciente que causa regocijo a su alrededor. No conozco mejor ejemplo de oxímoron en términos religiosos que esta “alegre muerte” de un ser querido.

No dudo en cualquier caso que es en esta sociedad empática donde se produce el mejor caldo de estudio para valorar nuestro comportamiento ante la muerte de un ser querido y el duelo que lo acompaña. Reivindicar la conciencia reciproca que existe entre un ser humano y su animal de compañía. Entendiendo la conciencia como la capacidad, no exclusiva del ser humano, de tener conocimiento de su propia existencia, de su estado y por ende, de las relaciones emocionales que genera de forma reciproca con su paralelo. Sea dueño, compañero o como queramos denominarlo. Al margen de consideraciones como la existencia de un “alma” por parte de alguno de los integrantes de esta relación, el flujo de emociones o sensaciones simbióticas que se provocan, reafirma mi convicción de la existencia de esta conciencia ante el hecho último de convivencia compartido, la muerte. Desde el punto de vista de un agnóstico, no se puede ir más allá de considerar el alma como el conjunto de emociones, sensaciones o pensamientos que perduran por encima de la muerte física, según Tom Regan, profesor de filosofía en la Universidad de Carolina. Y a esta consideración me remito.

A pesar de que, la creencia de que los humanos poseen un alma eterna mientras los animales no son más que cuerpos evanescentes ,es un pilar básico de nuestros sistemas legal, político y económico, según Nohan Harari, la nueva sociedad del capitalismo distributivo o colaboracionista nos obligará a reconsiderar la supeditación que hasta ahora hemos tenido como dogma, en nuestra relación con el resto de los seres vivos. No existe una sola evidencia científica de que los seres humanos posean alma. Pero este no es el tema que quería abordar hoy.

En conclusión, reflexionar sobre el duelo que provoca la muerte de un ser querido me lleva a reafirmar que hay una conciencia en el resto de seres vivos, al menos en los animales de compañía que es mi entorno de trabajo desde hace 30 años, a pesar de ser este un calificativo exclusivo del ser humano aún en las postrimerías de nuestro tiempo.

IAS

P.D. Mi sincero agradecimiento a Aintzane Zorrilla de Conmemora por su comprensión frente a mi incapacidad de gestionar emociones en mi actividad clínica.

Polémica en Salvados e intoxicación alimentaria por quesos:Bienestar animal, Seguridad Alimentaria y Alertas Alimentarias.

Después de la interminable lista de réplicas, en todos los medios, al documental sobre la industria cárnica de “salvados”, ni uno solo de ellos hace mención al sufrimiento implícito del cerdo en este sistema de granjas, o a las condiciones deplorables de los trabajadores del matadero.

 

RTVE- Tejerina; “El sector porcino español es puntero a nivel mundial”.

ANAPORC destaca los logros del sector porcino español de los últimos años frente al programa de Salvados.

ASAJA asegura que España produce carne de cerdo sana y segura para el consumidor.

El Gobierno Murciano dice que el sector porcino cumple escrupulosamente con la legislación en materia sanitaria. (La Vanguardia)

El Pozo declara tener la conciencia bien tranquila, en lo relativo al bienestar animal y la seguridad alimentaria. (Europapress)

Etc., etc., etc.

Cunde la alarma porque la lectura de los seguidores del “follonero”, se hizo en clave de Inseguridad alimentaria. Pero creo que su intención iba más allá. Una cosa es hacer una llamada a la tranquilización de los consumidores, y otra caer en la omnipresente complacencia. Esta, el peor de los defectos en una sociedad progresista que trata de no anquilosarse.
Solo nos preocupa salvar nuestra empresa, nuestra imagen y redundar en las virtudes del sistema.En Francia, documentos como este forzaron el cierre de varios mataderos y la implantación de sistema de vigilancia en todos los demás.
¡Debemos ser más críticos con nosotros mismos!
Indispensable desarrollar nuestra empatía, tanto hacia los animales, como a las personas.

En la misma semana, una nueva alerta alimentaria. Se sospecha que el desencadenante de un caso de meningitis en Madrid  pueda tener su origen en el consumo de queso blando de oveja. En este caso, la presunta intoxicación por el consumo de queso de pasta blanda de leche de oveja, de una kooperatiba Gipuzkoana, debo decir que la posibilidad de que la presencia de Listeria pudiera generar una meningitis en alguno de sus consumidores es muy improbable. No obstante, todo apunta a que este ha sido el desencadenante. Diariamente, cualquiera de nosotros puede consumir alimentos con presencia de Listeria, eso sí, en cantidades muy reducidas, en muchos de los alimentos que consumimos crudos, como el salmón ahumado, los quesos tiernos, el paté, el foie, etc. Es un germen ubicuitario, que puede estar en cualquier sitio, de origen natural, y que se caracteriza por ser muy sensible a la los tratamiento térmicos. Pero es muy resistente a los desinfectantes ácidos, y que sobre todo, vive relajado a temperaturas de refrigeración. A veces, en las plantas productoras no está en el propio alimento, sino que se hace fuerte en superficies, maquinaria, tablas de corte, etc. de la industria, formando biofilms estratificados resistentes al uso de desinfectantes.

Las alertas alimentarias deben de mejorar mucho en cuanto a su tratamiento mediático. Generalmente, suelen centrarse en titulares alarmantes, que basados en presunciones, no acaban de aclararse finalmente por parte de las autoridades sanitarias. La norma es que después de emitida la alerta, cuya finalidad es informar a la población en general para evitar el consumo de lotes de producción presunta o efectivamente peligrosos para la salud, esta genere una alarma social  que retrotrae al  consumidor en la compra de alimentos iguales o similares al investigado. Mientras se realizan los ensayos pertinentes, se analizan los resultados obtenidos y se sacan conclusiones al respecto, las perdidas crecen exponencialmente, se quiebra la confianza del consumidor y, lo más importante, no se hace público con el mismo empeño, el alcance de la crisis, el pronóstico final de los afectados, ni las medidas correctoras instauradas para evitar una nueva crisis. Suele ser el tiempo, el que con su paso, va permitiendo que los hábitos de consumos se normalicen, pero el listón de la credibilidad del ciudadano-consumidor nunca vuelve a ser la misma.

Debemos alejarnos del alarmismo para centrarnos en la información, y después en la formación.
Un consumidor formado sabrá hacer una correcta lectura de las alertas y no caerá en un alarmismo infundado, que provoca graves daños sobre todo en los pequeños productores.

En conclusión; El tratamiento mediático de las crisis alimentarias debe priorizar la información comprensible y la tranquilidad del consumidor. La complacencia no es una respuesta adecuada para evitar las malas interpretaciones del consumidor en los temas relativos a la seguridad alimentaria. La revisión de los sistemas de explotación de los animales de abasto, es una asignatura pendiente, tanto para la granja del sector primario, como para la industria de sacrificio y elaboración, como para las autoridades, y sobre todo para el consumidor. El bienestar animal debiera estar entre una de sus prioridades en cada uno de los estamentos antes citados.Este es el camino hacia la empatía con “ellos”. Animales productores en condiciones de bienestar. Pero vivimos en un sistema capitalista en el que el libre mercado manda. Por tanto será indispensable caminar en un doble sentido:
1-Estimular la demanda de alimentos acreditados y reconocibles como bondadosos hacia este bienestar.
2-Educar a nuestros hijos en la conciencia empática de una relación respetuosa hacia estos seres sintientes. Aunque no los comamos.

IAS