La caída de Bilbao hace 74 años

Cuando el 11 de junio de 1937, se reanuda la ofensiva contra el “Cinturón de Hierro”, el futuro de Euzkadi en la guerra estaba decidido. El Ejército vasco, carente por completo de aviación, se encontraba impotente para frenar las continuas oleadas de aviones italianos y alemanes que asolaban el frente y las ciudades vascas.

En esta situación, un día después, el 12 de junio, el “Cinturón de Hierro” se rompe en Gaztelumendi, por la loma Urkullu, y una vez dentro de la zona protegida, las tropas fascistas comienzan a bombardear Bilbao con proyectiles perforadores.

Ante la proximidad de las tropas rebeldes, en la medianoche del día 13, se celebra una reunión en el Hotel Carlton presidida por el Lehendakari Aguirre. Montaud afirma que Bilbao es indefendible, ya que se ha perdido el control de las milicias, y no existen medios para defender las alturas de los montes entre los que se encuentra cercado Bilbao.

El cerco de Bilbao

Tres días después de la ruptura del “Cinturón”, es atacado Artxanda, quedando en poder del enemigo la zona comprendida entre Santo Domingo y el fuerte Banderas.

Una vez conquistada la zona montañosa de Artxanda, las tropas de Franco toman posiciones en el monte Pagasarri, con lo cual el cerco de Bilbao queda completo. Existía una única salida: la carretera que bordea el Nervión desde Bilbao hacia Zorroza. Será por esta, y al amparo de la noche, por donde se eva­cuará la población civil y los batallones que tenían orden de hacerlo.

Desde la sede del Partido Nacionalista Vasco en la Gran Vía bilbaína, se podían ver las luchas que se libraban en Artxanda y ante la proximidad del peligro, se decide evacuar a las personas inútiles para la guerra, pero que por su significación nacionalista, podrían sufrir represalias. De esta manera salieron de Bilbao cincuenta personalidades, entre las que se encontraba Elías Gallastegi.

En estos momentos, y en algunos sectores, también cundió el pánico comenzando las deserciones. Un claro ejemplo de esto lo encontramos en que al intentar evacuar en el Ciscar a cincuenta conocidas mujeres, el encargado de la operación, Lucio Artetxe, se encontró con el problema de que gente significada políticamente, había ocupado el lugar de éstas en el barco, negándose a bajar a tierra.

Últimos combates

Todas estas operaciones de evacuación, se encontraban con la dificultad de que desde el monte Banderas, las baterías franquistas controlaban toda la carretera del Nervión. El Lehendakari Aguirre consciente de las trabas para la evacuación de Bilbao se dirige a sus habitantes por última vez. Al atardecer del 16 de junio, Aguirre llama a los gudaris para que lancen un contraataque que facilite la evacuación de la población civil. Así, al caer la noche del día 16, tres batallones: el Kirikiño, el Itxasalde y el Itxarkundia, fueron enviados a las alturas de Artxanda, para un esfuerzo final.

Las armas con que contaban las tropas vascas eran fusiles, algunas ametralladoras, granadas de mano y algún mortero del 81. Con estas armas, la noche del 16 al 17 de junio, se abrieron paso y recuperaron el Fuerte Banderas, Berriz, Artxandasarri, el Molino y el camino de Artxanda hasta el cruce de Santo Domingo, aguantando durante todo el día 17 los continuos ataques de las tropas de Franco.

Este mismo día 17, el Gobierno Vasco se divide en dos grupos, quedándose en Bilbao Leizaola, del Partido Nacionalista Vasco, Aznar, del Partido Socialista y Astigarrabia del Partido Comunista.

Leizaola, secundado por Rezola y por la mujer de éste, Aurora, desea entregar la ciudad de la forma más civilizada posible. Ordena volar los puentes, sabotear las fábricas de productos bélicos y evacuar la población hacia el oeste, al mismo tiempo que impide incendios y pillaje, como el intento, por parte de milicianos, de dinamitar la Universidad de Deusto y la iglesia de San Nicolás. El civismo de Leizaola, llega al punto de poner en libertad a los presos de la cárcel de Larrinaga y trasladarlos a la cuesta de Begoña, para que pudieran reunirse con los suyos. Esta operación la realizó el comandante Gorritxo del batallón Kirikiño con un grupo de gudaris, escoltado por el batallón Otxandiano.

Mientras tanto, el Ejército vasco, que se había replegado hacia las Encartaciones, acabará disolviéndose, y los batallones de gudaris se concentrarán en Santoña. En Bilbao quedaron la Ertzantza y algunos batallones vascos, entre ellos el Gordexola, bajo las órdenes de Leizaola, para evitar el pillaje y los desórdenes.

Sin encontrar resistencia, entre las 5 y las 6 de la tarde, del 19 de junio de 1937, las tropas fascistas ocupan Bilbao.

¿No merece Leizaola una estatua en Bilbao?.

Ojalá la política aburrida fuera noticia

A las sociedades democráticas las vertebran los partidos políticos. Es el cauce por el que los ciudadanos expresan su voluntad delegando con su voto en los representantes que eligen, la ejecución de un programa. Pero también se delega esa representación por afinidad personal, por costumbre, por hechos familiares, por simpatía, por odio, por creencia en una buena gestión, por lo que sea. Así ha sido diseñado un sistema que con sus contrapoderes y controles permite a una sociedad avanzar tratando de cumplir lo que pide la mayoría con respeto a la minoría.

La clave para que esto funcione bien es tener una idea muy clara: la democracia es un régimen de opinión pública y un plebiscito permanente. También suele hacer falta una sociedad madura y preocupada y que tenga el suficiente juicio para que no le metan gato por liebre.

A raíz de las concentraciones en diversas plazas del estado español comentaba el economista y escritor José Luis Sampedro que no estamos educados para pensar. Hacía mucho hincapié en que hoy la opinión pública es mediática y moldeada a imagen de lo que le interesa el poder económico. “Se fomenta el bipartidismo, no hay cauces suficientes de participación, a la izquierda no la representa el partido socialista, y la crisis de valores es tal que se sustituyen valores por intereses”.

Detectada la enfermedad ¿cómo se cura?. ¿Con asambleas en las plazas?. .¿Con manifiestos del tipo “Yo acuso”?. ¿Con una verdadera separación de poderes?. ¿Con listas abiertas?. ¿Apelando al gendarme necesario?. ¿Echando la culpa de todo a los partidos para tratar luego de sustituirlos por un sistema asambleario callejero?.

No es fácil dar respuesta a ésto, pero si es conveniente tener algunas ideas claras. Por ejemplo esa petición de listas abiertas para elegir a los representantes en los parlamentos. Esa posibilidad ya existe a la hora de elegir a las senadoras y senadores. Usted en las tres casillas puede poner la x en la candidatura que quiera. Pero ¿se hace?. En muy pocos casos. Quizás por comodidad, quizás por desconocimiento, quizás porque no se valore al Senado; por lo que sea. Pero la posibilidad de listas abiertas existe ya. Que no se use o se use mal es otra cosa.

¿Y por qué no listas abiertas para el Congreso?. Es una posibilidad, pero también en una Cámara se busca una cierta homogeneidad para poder trabajar. Los diputados y senadores no solo representan territorios sino, tras ser elegidos, han de formar parte de comisiones específicas. No todo el mundo tiene elementos de juicio en todo a la hora de tomar decisiones sobre leyes que afectan a toda la sociedad y un mínimo de coherencia y de sapiencia, se impone. Un parlamento no es una heladería de tutifruti. Es algo mucho más serio.

Paralelamente a esto siempre se dice que una democracia seria es una democracia aburrida. Mala cosa es una sociedad del espectáculo, trituradora de personas, de situaciones y necesitada, todos los días de cambiar el guión de la película. Quiero decir con esto que ésta democracia en la que vivimos basada en la opinión pública está muy mal alimentada informativamente hablando. Y me explico. Los proyectos de ley suelen ser fundamentalmente muy concretos y muy políticos. Necesitan importantes espacios de discusión sosegada y a veces muy técnica. Temas muy poco apasionantes si no hay de por medio algún interés que le convierta en espectáculo. Por ejemplo la ley Sinde, o la ley sobre el Aborto, o sobre la Custodia Familiar o la de Tropa y Marinería. Debates que no tienen el morbo de la traducción simultánea de los tres idiomas cooficiales, o los negocios de intermediación del hijo de Chaves, o cosas parecidas. Pero junto a esto, que es lo excepcional, hay una acción parlamentaria ignorada y oscurecida. Por ejemplo. En el último pleno del senado se discutieron y aprobaron seis proyectos de ley que inciden de alguna manera en el día a día de nuestras vidas. Fueron estos:

-Proyecto de Ley de regulación del juego; sobre derechos de información y consulta de los trabajadores en las empresas.

-Proyecto de Ley de reforma de la Ley de Arbitraje

-Orgánica complementaria, de Arbitraje para la modificación de la Ley Orgánica, del Poder Judicial.

-Responsabilidad civil por daños nucleares o producidos por materiales radiactivos.

-Proyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación.

¿Vio usted reflejada una sola letra de estas discusiones en Ia prensa escrita, o en los medios audiovisuales?. Ni una. ¿Vio usted alguna letra de la comparecencia de la Directora del Instituto Etxepare en el Senado?. Ni una. No se hablaba de Bildu, luego no era noticia. Y lo normal, lo solidario, lo colectivo, el acuerdo, jamás es noticia, de tal manera que el ciudadano va conformando su opinión en base a impactos negativos un día sí y al otro también. No es extraño pues que con estas impresiones, una persona en paro y siendo espectador de espectáculos poco edificantes coja el petate y se vaya a la plaza más próxima y diga, como le acabo de oír a uno de éstos jóvenes argumentar así: “No nos interesa la política, lo nuestro son los problemas de la gente”. Y es que a este chaval nadie le ha debido decir que si algo es la política es ocuparse de los problemas de la gente y que si hay alguien que falle, prevarique, sea corrupto o maltrate a su mujer, eso es la excepción y para eso están los jueces.

Me dicen que el color de los “indignados” va a ser el amarillo y que van a crear una plataforma. Les deseo suerte.

Ojalá cuenten con el mismo tratamiento mediático que su gran sentada y ojalá la política aburrida sea noticia. Si lo fuere, otro gallo nos cantaría a todos.

La falta de valentía de Juan Cruz Alli ha hecho que el CDN haya desaparecido

Ahora que el CDN ha desaparecido sin pena ni gloria y Juan Cruz Alli dice que deja la política solo nos queda lamentar lo que pudo haber sido y no fue, por cobardía de Alli. Este tuvo su papel en una UPN, de la que era líder, mirando a la Comunidad Autónoma Vasca. Y a alguno confundió su txapela, porque en el fondo no era más que una versión más amable de Miguel Sanz que ha hecho del antivasquismo, como Yolanda Barcina, la gasolina para su motor político.

Alli ha acabado como el rosario de la aurora. La gente al final, si no ofreces algo diferente, prefiere el original y no la copia. Por eso es bueno recordar que hubo una vez un serio intento de normalizar relaciones con aquel Órgano Común de Encuentro que se lo cargaron entre todos. Entre ellos Alli. Por eso, creado el CDN, y tras su traición, le ha llegado su muerte política. Una pena.

Alli dejó entrever en su libro que Sanz trató de hacer chantaje político a Otano

El actual presidente navarro en funciones y de UPN, Miguel Sanz, ofreció el 29 de mayo de 1996 “estabilidad” al por entonces presidente del Gobierno tripartito de Nafarroa (PSN-CDN-EA), Javier Otano, a cambio de que retirase su apoyo al Órgano Común de Cooperación Permanente entre la CAV y Nafarroa.

Esta “oferta” del líder regionalista, motivada por las filtraciones que le habían llegado sobre la aparición en Suiza de una cuenta con fondos fraudulentos a nombre de Otano y su esposa, cayó en saco roto. Curiosamente dos semanas después, en concreto el 23 de junio del 96, la noticia de la existencia de ésa cuenta con fondos fraudulentos (procedentes del cobro de comisiones ilegales) apareció publicada en “Diario de Navarra”.

Ese mismo día se precipitaron los acontecimientos, Otano presentó su dimisión irrevocable como presidente de Navarra, el PSN decidió abandonar el Gobierno tripartito y pasar a la oposición a la vez que nombró una Gestora presidida por Víctor Manuel Arbeloa. En consecuencia, UPN logró sus dos objetivos: hacerse con el Gobierno de Navarra y dejar sin efecto la firma prevista para constituir el Órgano CAV-Navarra.

Un libro de Juan Cruz Alli recordaba también como en los días siguientes al estallido del “escándalo Otano”, otro destacado dirigente de UPN, Jaime Ignacio Del Burgo, afirmó que no le había sorprendido la noticia “porque teníamos algún conocimiento de que se estaba yendo por esa dirección”.

El libro recogía también un extracto de Uranga (Ollarra) -ex director de “Diario de Navarra”-del 23 de junio: “La noticia en forma de rumor corría al menos una semana antes por diversos ambientes, especialmente en los políticos y oficiosos. ¿Cómo iban a desconocerlo -al menos el rumor- si a los simples ciudadanos algo curiosos nos llegó por conductos distintos?. Otra cosa es que no se hiciese público hasta que lo tituló Diario de Navarra en primera página”.

Juan Cruz Alli aclaró que no sólo fue Sanz, también Rafael Gurrea (entonces presidente del Parlamento navarro) quien trató de persuadir a Otano para que el PSN retirase su apoyo al Órgano CAV-Navarra, con comentarios del tipo: “Vais demasiado lejos. Esto ya no puede consentirse”.