A Manolete no lo mató Islero, sino el PNV…

El pasado 28 de agosto, la corrida en la plaza de toros de Vista Alegre comenzó solicitándose por megafonía un minuto de silencio, primero en  euskera, luego en castellano, por Manuel Rodríguez “Manolete”. ¿Se cumplía un  aniversario redondo?. Pues no. Hacía  63 años en la plaza de Linares, un Miura llamado Islero le mató de una cornada en la femoral. Le acompañaban en el cartel aquella tarde Luis Miguel  Dominguín y Gitanillo de Triana. Bueno, eso es lo que nos dijeron, pero el que 63 años después en plena “Aste Nagusia” una corrida de toros en Bilbao  empiece con un minuto de silencio por Manolete me  hizo  sospechar de la iniciativa hasta que un entendido me dijo: “A Manolete no  lo mató Islero, lo  mató el PNV”.

¿Exagerado verdad?  Pues algo así pensé tras  escuchar lo pomposa rueda de prensa del Lehendakari López en el Palacio de Miramar dando  cuenta de cómo  Zapatero cuenta con él  y de cómo no va a admitir veto  alguno de un partido que no  está en las negociaciones que  llevan a cabo  el  gran López  y el necesitado  Zapatero.

Para colmo del disparate, salía como  siempre por una esquina el inefable Basagoiti dándonos  a  todos una clase de política práctica, diciendo que  las  transferencias las negocian  los gobiernos y no los partidos. Que hablar por hablar, no quede. Un gobierno sin apoyo parlamentario partidista, no es nada.

A  todo esto, el denostado Senado, ha sido la única  institución que durante el mes de agosto ha abierto sus puertas y durante quince días ha trabajado dando cuenta de una Reforma Laboral que de no haber sido por la abstención del PNV en esta Cámara, no hubiera salido. ¿Con que cara andaría hoy Zapatero por el mundo y tras su viaje a China si una Reforma de tanto calado y con una huelga en ciernes hubiera fracasado?. Pues el pago al PNV por el PSE ha sido darnos un verano toledano donde nos han dicho de dicho de todo. Mikel Torres que no queremos la transferencia de los políticas activas de empleo, Pastor que irrespetamos al Lehendakari, Gema Zabaleta, anunciando dimisiones, Ares que hemos  boicoteado la  transferencia, Dimas Sañudo que Euzkadi ha perdido 300 millones, Idoia Mendia que llevamos un año en la oposición y que son ellos los reyes del mambo, y López hablando de supuestos vetos. En resumen: A Manolete no le mató Islero, sino el PNV.

Ante tanto ruido, vayamos a los hechos. El 24 de agosto se  reunió  en Madrid una delegación del PNV con otra del PSOE. Urkullu les dijo: Os recuerdo el concepto de la transferencia de las políticas activas de empleo (redacción, singularidad del Estatuto de Gernika, contenido). La competencia  tal y como la negoció a  la baja el gobierno vasco para nosotros es inasumible. No  entendemos cómo se pueden defender los intereses vascos de esta manera. Dilucidado este punto, para nosotros fundamental ya  que hace un año se  aprobaron  los presupuestos con esta condición, hemos de  abordar, si queréis los votos del PNV, algo que debería haberse  cumplido por ley y que  ahora se nos dice es un chantaje, es decir todas  las  transferencias pendientes del estatuto que es ley orgánica y de ellas  las relativas al ámbito socio-laboral en particular “. Y hablaron de más cosas diciéndoles el PSOE que el ministro Chaves y el secretario de estado Gaspar Zarrias, trabajan en lo primero.

Tras esta reunión  y antes de viajar a China, el  presidente Rodríguez Zapatero llama a Iñigo  Urkullu y le dije en privado lo que en Sanghai dijo en público es decir, que están por la  labor de trabajar con el PNV en estas cuestiones.

Hasta aquí los hechos, y la almendra de  la posible negociación. Hay que aclarar que el PNV, por cuestiones concretas para Euzkadi ha ido  aprobando los presupuestos de Zapatero, le ha  ayudado en  la  reforma laboral, y quiere ir completando  el  Estatuto de Gernika, sobre todo en su parte social, hasta ahora impedida por UGT y CC.OO y ese miedo cerval del gobierno a apostar por la singularidad  vasca de un  buen  estatuto  aprobado en 1979, todavía sin cumplir. Nada para el PNV. Todo para Euzkadi, y para todos sus ciudadanos.

Y es esto lo que revienta al PSE y a un Basagoiti que lo único que desea es que  Zapatero se vaya a su casa. La torpeza ha  estado  en el PSE. En lugar de reconocer la realidad, es decir que el PNV, le estaba ayudando en la  negociación, y el PP obstruyéndola, solo se ha dedicado a  la descalificación, al ataque de celos, a la frustración por una foto que no ha podido sacarse en enero  con una  transferencia de chicha y nabo, pero ese fin, la foto, justificaba cualquier tipo de medio, es decir el berrinche. Siguen sin asumir que son el partido de gobierno y que no son la oposición de la oposición.

En el caso  del PP, la cuestión es diferente. Son amantes, tórridos del PSE en Euzkadi, son enemigos a muerte del PSOE en Madrid en todo. Si siguen así, será divertido les saquemos todas y cada una de  las declaraciones que hicieron defendiéndonos  cuando  en 1996 negociábamos con Aznar y Rodrigo Rato y los dirigentes del  PSOE decían  las mismas majaderías que  ahora dicen Basagoiti, Cospedal y el propio  Rajoy, con el que   tantas sesiones negociadoras mantuvimos, entre puro y puro.

Y un dato final. Cuando el PNV ganó  las  elecciones hace  año y medio le  llamó al PSE para proponerle un gobierno de coalición en Euzkadi  con  la  contrapartida del apoyo del PNV a Zapatero  en Madrid. Respuesta del presidente del PSE, Jesús Egiguren: “Que quede  claro. EI obstáculo no  es  Ibarretxe, la objeción de fondo es el pacto con el PNV”. Y pactaron con su enemigo mortal, el PP, solo por el  hecho de llegar a Ajuria Enea  y con  el peregrino  argumento de que  solo ellos tenían enfrente al terrorismo de ETA.

Pero así se escribe la historia. Con imágenes como las del minuto de silencio  en la Plaza de Toros de Bilbao por un Manolete al que  le  mató Islero de una fatídica cornada atribuida al PNV.

La visita de Salmond a Iberdrola

Lo titulo así, porque la visita no ha sido a Euzkadi sino a Iberdrola a pesar de que haya estado con Patxi Lopez en Donosti. Reconozco que esta visita me hubiera gustado se hubiera producido en tiempos de gobierno del Lehendakari Ibarretxe, cuando ambos andaban de un sitio a otro con su propuesta del “derecho a decidir”.
Salmond respetado por conservadores y laboristas, Ibarretxe lapidado por socialistas y peperos. Pero las cosas son así.
De lo que le acabo de oír al primer ministro escocés me han llamado la atención dos cosas. Su envidia, como los catalanes de la figura del Concierto Económico que nuestros mayores lograron en 1878 y el PNV rescató en 1980 y su comentario de que había venido a aprender. No será de Lopez porque si fuera así, se iba con las ganas de lo que debe ser un planteamiento autonómico de gentes que cifran el derecho a decidir que este lo tengan en Madrid o en Londres. Y, en relación con el Concierto, de haber sido por el PSE, Bizkaia y Gipuzkoa seguirían con el mismo castigo de ser provincias castigadas. La derecha lo hizo, la izquierda, consideró que era un privilegio. Menos mal que existe el PNV y defiende los intereses de todos los vascos porque si por HB fuera estaríamos ladrando a la luna con una pancarta.
En fin, que esta visita ha estado muy bien. Y que Nacho Galán, a quien conocí como Consejero Delegado de ITP, lo está haciendo bien. Defiende la sede, expande su compañía, es sensible, dentro de un orden a lo vasco, no se le caen los anillos, y su foto con Salmond, para mi, era casi más interesantes que con Patxi Lopez en el Palacio de Miramar.

Artur Mas y La Noria

artur_mas[1]Artur Mas, líder de CIU y futuro presidente de la Generalitá catalana estuvo el sábado en el programa de Tele 5  LA NORIA. ¿Debería haber ido a un programa de ese tipo? .Rotundamente SI.

Su presencia le permitió darse a conocer a una audiencia millonaria y lo hizo muy bien. Relajado, fresco, agudo, cercano y desmontando tópicos ante María Antonia Iglesias, Isabel Durán, Alfonso Rojo y Pilar Rahola, cinco cancerberos que no dejan pasar ni una. Y un buen político se crece en este tipo de lances. Jordi González, el conductor del programa, lo hace muy bien y al final le regaló un libro de Baudelaire y de Saint Exupery, EL PRINCIPITO. Mas demostró cultura, leyó poemas y  pronunció una frase de ese libro icono. No solo no es un patán, sino es un hombre de amplias lecturas. Y además el comentario sobre la enfermedad de su mujer nos lo presenta como alguien de carne y hueso y no un robot articulado como nos lo pretenden presentar.

Tengo que recordar que yo he ido dos veces a ese programa. Y creo fui el primero. Una para hablar de temas generales y otra para hablar del rey la víspera del Alderdi Eguna de hace dos años. Previamente consulte con el partido pues a ese programa no iba nunca ningún político. Con buen criterio me dijeron: tiene audiencia, y hay que aprovechar todas  las ventanas en estos momentos en que nos han cerrado todas las puertas. Y lo comprobé al día siguiente en el Alderdi. Lo había visto casi todo el mundo.

La fórmula de La Noria permite ocuparse de la actualidad política y de la sentimental o rosa y quizás esta impregne la imagen de un programa de audiencia supermillonaria en una televisión donde apenas se debate nada, más que la vida privada de cuatro famosillos indocumentados. Pero solo sé que tras aquella presencia mía vinieron las de Anguita, Guerra ,Blanco, Bono, Mas y la semana que viene Trinidad Jiménez, que nunca hubiera ido si Tomás Gómez no hubiera abierto fuego.

Sin Artur Mas delante  los comentarios de Enric Sopeña, Isabel Duran y un fachilla que no sé cómo se apellida, no me gustaron ya que faltaba él para rebatirles, y lo hubiera hecho con esa maestría que ha ido adquiriendo a través de la dura experiencia de siete años de desierto político. Y fue muy claro cuando habló de su relación con un Zapatero que le engañó.

En resumen. No hay programas malos si hay invitados interesantes y tienen algo que decir. Lo malo de esto será que hecho el primer gasto pionero, vendrán los Basagoitis a dar la vara para ser llevados a esta plataforma informativa un sábado en el que para ver este debate, había que simultanearlo con el partido del Athletic. Nunca sería el caso de Basagoiti. Entre él y San Mamés siempre será un placer cambiar de canal. Y lo dicho. Como recomendaba el Lehendakari Aguirre. ”Si nos invitan a un congreso de bomberos, allí hay que estar. Silla que no ocupas, silla que te ocupan. Y luego no te quejes”. Pues eso.