Hasta siempre, Manolo

El pasado jueves me llevé un gran disgusto, como sé que le ha ocurrido a mucha gente. En todos los telediarios o teleberris le dieron mucho tiempo a la noticia, porque lo merecía por la persona que era. Cuando alguien fallece siempre salen las voces laudatorias, y nadie critica. Pero en este caso la impresión es que había total coincidencia entre todos. Era una gran persona.

 

Un gran tipo

 

Lo curioso del caso es que ni siquiera le conocía. Sólo como entrenador, las entrevistas, las ruedas de prensa,… No he hablado con él en mi vida, ni siquiera he estado cerca. A pesar de eso… el disgusto ha sido grande. Le veía como una persona campechana, que parecía que conectaba con todos sus jugadores.

Su bronca más sonada fue con Mou, pero todo el mundo se puso a favor de Manolo, a pesar de que Manolo le llamó canalla. De nuevo a pesar de eso dicen que la relación entre ellos a partir de ahí era buena. Pelillos a la mar que se dice. De hecho Mou ha sido uno de los que ha hablado muy bien sobre él, tras su muerte.

Ver también derrumbarse a Clemente al hablar sobre él… La coincidencia de tantas y tantas personas conmovidas con la noticia sólo lleva a concluir que efectivamente era una gran persona.

Si entrenase al Athletic ya me podría morir tranquilo. Esta frase o parecida es una de las que dijo sobre nuestro equipo en las incontables ocasiones en las que lo mencionaba. Pena que no se va a poder cumplir. Pena por él, o sobretodo por nosotros.

Goian Bego, señor Preciado

Gracias, Koi

He leído tu artículo [Enlace roto.], e igual que otras veces que he leído algo que has escrito, me ha gustado mucho. Pero este comentario no es para alabar tu forma de escribir, sino para darte las gracias a ti, igual que tú das las gracias a un montón de gente en tu despedida del Athletic. Se dice que es de bien nacidos ser agradecido,  y tú lo eres. Así que aprovecho para serlo también yo.

Mila esker, Koi

Tú llegada al Athletic me gustó porque eras el representante, junto con Toquero de lo que se puede lograr viniendo del “barro”. Se puede considerar que vuestros casos son ejemplos para decir a los que siguen jugando en equipos no punteros, que siempre se puede llegar. El trabajo, el sudor, la honradez, el esfuerzo… siempre puede tener resultado positivo o recompensa. Que la suerte influye es evidente, pero sin todo lo demás la suerte no permite más que brillar quizá un poco. No es tu caso. Porque has podido convertir tu sueño en realidad y como bien dices en tu mismo texto, arriba citado,  pero esta vez en euskara, “Ume bihurriaren ametsa”, “Niri gertatu bazait, zergatik ez zuri?” (Si me ha ocurrido a mí, ¿por qué a ti no?)

Todos los años has dado lo que has podido, y sin partir de titular, en casi todos has conseguido desbancar al teórico primer jugador en tu puesto. Este año no ha podido ser. Desde mi punto de vista porque no has tenido ni medio minuto de oportunidad. Una pena. Pero eso sí, te vas, como viniste, como un señor, agradeciendo todo y a todos.

Suerte a donde vayas. Sólo suerte, porque como ya he dicho arriba, el trabajo, la honradez y la profesionalidad en tú caso, ya sé que van por descontado.

Por último, decirte que aunque te despidas del Athletic, el Athletic nunca se despedirá de ti porque vas a seguir en el corazón de todos los zurigorris como parte que eres, has sido y seguirás siendo de éste, tu club.

 

La margarita de Bielsa: “Renuevo, no renuevo,… “

Me encantaría que este tema estuviese finiquitado hace tiempo. Es más, creo que es grave que no lo esté. Hoy mismo ha salido la noticia de  que Urko Vera igual es fichado por un club extranjero y que se le ha dicho al  jugador que espere, porque si no sigue Bielsa, igual el Athletic utiliza la opción de recompra que tiene. Vamos, que el que siga o no hace que las cosas cambien, pretemporada, jugadores, expectativas,… Y hay que arrancar ya.

¡Decídete ya, Che!

Si me preguntan a mí, la respuesta es clara. Quiero que siga. Es más, incluso me parecería mal que no siguiera, al darme la sensación de que deja el trabajo sin acabar. No por no haber conseguido un título, que seguro es lo que piensa él, por haber llegado a dos finales y no haber rematado la temporada. Sino porque visto lo que ha conseguido en un año, nos queda la sensación de que se puede conseguir más. Las ilusiones han sido renovadas y multiplicadas. Bielsa ha demostrado que este equipo puede jugar bien, e incluso muy bien. Hace mucho tiempo que no disfrutaba tanto. Incluso creo que esta última frase la puedo decir en plural. Hace mucho tiempo que no disfrutábamos tanto con el juego del equipo. Ha sido una auténtica gozada ver muchos de los partidos del Athletic. Nos ha puesto, no en el mapa futbolístico, en el que por historia estamos de sobra, sino en el mapa de la calidad futbolística. Los periodistas de todas las cadenas a los que siempre se les ha llenado la boca diciendo que el Athletic siempre sólo ha jugado “al patapum pa arriba” (lo cual no comparto, claro), esta año, no daban crédito. Lo han ensalzado muchísimo, llegando a decir que se merecía una Copa, cualquiera de las dos, por el hecho de haber desarrollado ese juego a lo largo de la temporada. Pena que no haya ocurrido. Si ha sido capaz de conseguir esto en un año, parece, por lógica (aunque no sé si esto es algo que exista en el fútbol), que el año que viene los jugadores podrían interiorizarlo aún más y llevarlo a la práctica en más ocasiones.

Desde el Club comentan que mañana viernes la margarita puede estar deshojada definitivamente. Espero que el último pétalo diga: “Renuevo”. Y en el supuesto de que no sea así, no va a ser un drama. Que pase el siguiente y a muerte con él, porque se va a encontrar unos mimbres que le van a permitir hacer algo bonito, seguro.

¡Aupa Athletic!

 

¡Se acabó el sueño rojiblanco (por este año)!

Se acabó la Copa. Ya hemos vuelto de Madrid y esto es todo lo que ha dado de sí. Una pena que al final no hayamos podido competir. La ilusión duró escasos dos minutos, quince, treinta. Podía haber sido… pero no ha sido. A pesar de eso, tengo que dar la enhorabuena al Athletic, al equipo, al cuerpo técnico, a la directiva, a la afición rojiblanca, a todo lo que rodea a este extraordinario Club, porque así lo he sentido siempre y así lo volví a sentir en Madrid. Es un auténtico placer desplazarse con este equipo y vivir las fiestas que se organizan, organizamos entorno al partido.

Me ha pasado igual que en Bucarest. Al volver la gente me pregunta que qué tal y mi respuesta es que salvo el detallito del partido todo lo demás extraordinario. Sí, sí, ya sé que esto es fútbol y que sólo me debería importar el partido o sólo debería contestar refiriéndome al partido pero… es que hay algo más. El partido fue un desastre y hemos vuelto a perder. Por supuesto que lo sé, pero… en el caso del partido con el Barça era previsible. Era muy difícil. Y aunque todos nos agarrabamos a que en Liga tanto en San Mamés como en Barcelona se jugó muy bien y se compitió, aquí ha sido imposible. Se conjugaron muchas cosas. Iturraspe no pudo estar. Ander sólo en el 2º tiempo. Los fallos esos inexplicables que te cuestan partidos. Los nervios, otra vez. La inexperiencia, otra vez. El que el portero contrario sí que para. El que ni siquiera, ni siquiera perdiendo 3-0, ni siquiera… así estos árbitros son capaces de concederte un penalti de libro, clamoroso, escandaloso, ni siquiera perdiendo 3-0. ¿Cómo es posible? ¿Tan peligrosos nos ven? El único que no vio el penalti (no quiso verlo) fue el árbitro. Tampoco lo vio (no quiso verlo) el linier. No lo entiendo. Me rebelo. Me sublevo. Me cabreo. También me diréis que un penalti con ese resultado es anecdótico, bien. O NO. De momento, sí lo metes (que eso tampoco parece fácil en este equipo), puedes meterte un poco en el partido. Por lo menos maquillar el resultado. Te queda todo el segundo tiempo… No sé. Por lo menos un gol, el de la honrilla.

Así nos queda otra final perdida. Pero yo añado: Otra final jugada. Ha todos los equipos les hubiese gustado jugar las dos finales. A todos. Y el Athletic lo ha conseguido. El resto no. Así que enhorabuena y el año que viene a por más, y si es la Gabarra mejor, porque el sueño rojiblanco no se acaba, ni se acabará nunca.

Preparada para el año que viene

 

¡Qué ganas de enmierdar la final!

A un día de la final hablar de algo que no sea fútbol es una auténtica pena, pero es que entre unos y otros están haciendo muy difícil que eso no sea así. Baños y obras, banderas, silbidos, políticas, fascismos, políticos, permisos a manifestaciones, no permisos, sí permisos, ladridos,… Que no, que es un partido de fútbol, que debe ser algo deportivo, que nos una, que aunque haya rivalidad que se pueda disfrutar desde la caballerosidad.

Pues no. Parece que es imposible que haya paz con esta cuestión, que es de todo menos deportiva. Hoy ya hay muchísima gente que va a ir a Madrid (del Athletic sí, no sé si del Barcelona también). Mañana supongo nos desplazaremos el siguiente grueso de la “expedición”, que ya se sabe, antes de ir que va a ser “muy, muy grueso”. Y es una pena enorme que vayamos con miedo, y yo desde luego un poco sí que tengo. No me hace ninguna gracia este caldo de cultivo que se ha creado.

Empezó el señor Florentino con su brillante idea de, no sé cómo llamarlo, … ¿”alicatar” los baños del Bernabeu?. Vale, genial. Así se te atraganten todas las obras futuras y venideras que se hagan en tu estadio. Gracias a él, soy una más, entre otras muchísimas personas a las que les gustaría asistir al partido y no lo va a poder hacer. Mil gracias, de verdad. (Por cierto, mis condolencias al señor presidente, y no es de broma, que una cosa no quita la otra) .

Estuve en Valencia y no pité el himno (debo de reconocer que es que ni si quiera lo oí, porque había tal follón que no había manera de oír nada). No tengo intención de pitarlo, pero sé que a mucha gente que pensaba como yo le han entrado unas ganas enormes de hacerlo, e incluso alguno, me consta que no pitó en Valencia, sé que se ha comprado un silbato para hacer el mayor ruido posible. Y, de verdad, no tiene nada contra el himno. Es una respuesta a la estupidez que se ha apoderado de algunos, que escuchándoles, los considero peligrosos e incendiarios. Que no, que no señora ministra, que no voy a Madrid a pitar el himno. Que voy a un partido de fútbol, a animar a mi equipo, que da igual que yo sea nacionalista, fascista, comunista o abertzale, verde o roja,… Que sólo quiero aplaudir a los míos y volverme a Bilbao con la Copa y SIN PROBLEMAS.

¿Que permiten una manifestación como la que han permitido a pesar de los informes de la policía contrarios a ella por pensar que puede haber disturbios… ? Esto sí que me da que pensar… y me da más miedo todavía… Repito: No quiero problemas, quiero una fiesta, quiero juntarme a los aficionados del Athletic, de Bilbao, de Madrid, de Chinchilla, de Lepe, de México, de Italia, … de juntarme a españoles, a vascos, a catalanes, a valencianos, a murcianos, a americanos, a… juntarme a los que sea y gritar ¡AUPA ATHLETIC!

Así que desde aquí pido cordura a todos para que sea una fiesta, una fiesta en la calle como lo fue en Valencia, como lo ha sido en Manchester, en Gelsenkirchen, en Lisboa,… Una fiesta de la que todo el mundo pueda disfrutar, sea cual sea la ideología, la bandera, o el equipo. Una fiesta de todos los aficionados al fútbol… y a la fiesta.

POR FAVOR, QUE ASÍ SEA. Y por supuesto, otra vez, y más alto que antes:

¡A por ellos!

 

¡ATHLEEEEEEETIC,    EUP!