No despega el Athletic a pesar de mejorar

Seguramente el de ayer en San Mamés ha sido el mejor partido del Athletic en toda la temporada. Por lo menos si nos referimos a los 80 primeros minutos, los últimos 10 ya son otro tema.

Del Cerro Grande confundiéndose (Foto: Athletic Club)
En general, el Athletic fue mejor, tuvo más oportunidades y si no llega a ser por el árbitro del Cerro Grande seguramente el resultado hubiese sido más abultado que el 1 a 0 con el que se llegó al minuto 80. El árbitro estuvo desastroso, birlándonos un par de penaltis, sino 3. Eso, unido a que de cara a puerta estamos negados, hizo que los gallegos llegasen con vida al final del partido.
El Celta mejoró con sus cambios, pero el Athletic curiosamente empeoró. El pobre Beñat no tenía ni idea lo que tenía que hacer en la posición de Raúl García… Raro.
El Celta olvidó su conformismo de los 80 primeros minutos y fue a por el partido consiguiendo empatar a uno y estando a punto de llevarse el triunfo. En los 10 últimos el Athletic naufragó. Miedo a perder seguramente. O quizá que… ¿físicamente estaban mal? No sé la razón pero… como toda la temporada los aficionados salimos con cara de tontos.
Unai Nuñez se estrenó como goleador después de estar merodeando toda la temporada.
Kepa de nuevo el mejor del partido. ¡Qué porterazo tenemos! Alucinante la mano que saca para detener el remate de Íñigo Martínez en propia puerta. Impresionante. Y también su vuelo para desviar el tiro de los últimos segundos. Menos mal que tenemos a Kepa.
Y ahora quedan 8 partidos para seguir buscando mejores sensaciones. Y si son durante 90 minutos mejor.
¡Aúpa Athletic!

Athletic, de desastre en desastre

He dejado pasar más tiempo de lo normal para escribir sobre el partido del sábado del Athletic, con el fin de que se me pasase este enfado e intentar ser más objetiva en el comentario.

El Sevilla se paseó sin oposición (Foto: La Liga)
A partir del partido he leído a un montón de periodistas y cada cual escribía la barbaridad mayor, pero lo más grave es que todos tenían razón.
Normalmente suelo terminar mis opiniones asegurando que el equipo va a mejorar y que las posibilidades de ir para arriba son muy grandes, seguramente fruto de las ganas de que así sea y también de mi optimismo. Pero me están quitando ambas a base de sopapos de realidad. Mi optimismo es absurdo porque se vuelven a cometer los mismos errores por parte de Cuco, o porque los jugadores se empeñan en tirar a la basura todas las oportunidades que les da el entrenador. Es desesperante. Porque de acuerdo en que el entrenador se confunde repitiendo cosas que no funcionan, pero también me reconoceréis que lo de algunos jugadores es terrorífico. Ellos son los que con sus calamitosas actuaciones hacen que Ziganda fracase estrepitosamente. Si muchos no le dan un balde, da igual lo que haga, planifique o piense el entrenador.
Con semejante panorama no sé ni qué pensar sobre el partido del jueves en Marsella. Ziganda intentó el sábado que descansasen Raúl García, Aritz Aduriz y Beñat pero con el desaguisado que hubo en el primer tiempo, tuvo que sacar a jugar a los tres tras el descanso, reconociendo implícitamente su error en la alineación inicial. Y encima arriesgándose a que se lesionase alguien y a jugar parte del partido con menos jugadores. En fin,…
¿Os acordáis de la serie de humor “Enredo”? Pues así es como veo yo el panorama… Tararear la música de la serie mientras leeis las siguientes preguntas: ¿estarán cansados estos 3 jugadores para Francia?, ¿qué medio centros elegirá el entrenador?, ¿seguirá Lekue sufriendo de lateral?, ¿continuará Williams rematando al muñeco? ¿nos volveremos a avergonzar del juego del equipo?… En fin,… lo siento, pero no consigo poner ninguna pregunta positiva u optimista… Se me ha acabado el optimismo y la paciencia. Y lo peor de todo es que… ¿vamos a seguir así, igual de mal, hasta el final de temporada?
Para acabar, decir que ojalá los jugadores y el entrenador con su próximo partido me den un zasca en toda la boca. ¡Ojalá!
¡Aúpa Athletic!

El Athletic peor ya imposible

El ir a San Mamés se está convirtiendo en un acto de fe, o más bien en un acto de inconsciencia.

El equipo está para pocas florituras (Foto: Athletic Club)

Este equipo no juega absolutamente nada y lo peor de todo es que da igual el rival que tengamos enfrente. La Unión Deportiva Las Palmas ha puesto mucha voluntad, pero calidad más bien poca. A pesar de eso ha conseguido llevarse un punto de la catedral casi sin despeinarse. Nuestro centro del campo es un solar en el que nadie es capaz de crear absolutamente nada. Así, salvo un milagro, es muy difícil ganar un partido. Ya podemos ponernos las pilas en verano para introducir varias novedades en este centro del campo tan paupérrimo. Con Beñat ha mejorado un poco en el segundo tiempo pero ha sido tan poco que casi no lo notamos.

Y para colmo de males, una ocasión de gol clarísima que vuelve a tener nuestro delantero Williams y que incomprensiblemente, la vuelve a desperdiciar cuando tenía totalmente solo a su izquierda a Aritz Aduriz, que por supuesto, no ha entendido que su compañero no le pasase el balón, como no lo ha entendido absolutamente nadie de todo San Mamés. Fatal Iñaki. Necesita el gol como el comer pero eso no justifica de ninguna manera la jugada de hoy. Así se lo ha reprochado Aritz y así se lo reprocho yo. Considero que ha ayudado a perder dos puntos. Duro, pero es así.

Por cierto, Córdoba, a pesar de los pocos minutos jugados, ha vuelto a aportar más que muchos de sus compañeros. ¿Volverá a desaparecer de las alineaciones?

Por último, el arbitraje ha sido desquiciante y horroroso. Un ejemplo: ¿por qué no ha sacado tarjeta al portero de ellos si ha tirado al suelo sin balón a Aritz? Lamentable también.

Ahora a Moscú… ¿con el mismo ánimo que los que van al matadero? Pues espero que no. Dejarse el alma sé que lo van a hacer, porque trabajar trabajan un montón. Eso sí, espero que con más acierto que hasta ahora.

¡Aúpa Athletic!

En el Athletic, sin juego sí hay paraiso

Cambiando una palabra de una serie colombiana de televisión me sale el título para este comentario, dando así mi resumen perfecto a lo visto ayer contra el Betis en Sevilla.

¡ENORME, IAGO! (Foto: EFE)

Que el Athletic no está para florituras es algo que lo lleva demostrando a lo largo de toda la temporada, pero como dije el otro día, viniendo de dónde venimos no estamos para exquisiteces sino más bien para resultados y es lo que nuestro equipo está consiguiendo, así que…  ¡chapeau! Tenemos tres nuevos puntos, conseguidos fuera de casa, que nos permiten irnos a las vacaciones de Navidad con una tranquilidad que necesitábamos.

El Betis salió a comerse a los leones. Parecía que tenía una marcha más. Eso unido a la pérdida incomprensible (pero repetitiva) de balones de nuestros jugadores hizo que pareciese que el gol estaba a punto de caer. Menos mal que Iago Herrerín otra vez estuvo de dulce. ¡Vaya 3 paradones que se cascó! Si a ello le unimos que el Olentzero estaba por llegar, miel sobre hojuelas. ¡Gracias, Amat! Un placer que nos regales una auto expulsión, junto a un penalti. Minuto 35 y 0 a 1 gracias a Raúl García. Ver para creer.

A partir de ahí se podía pensar que el partido podía cambiar a nuestro favor pero nada más lejos de la realidad. Sí que tuvimos oportunidades, algunas muy claras, incluso clarísimas, pero, sobre todo Williams no está y el acierto cara a puerta es más bien pobre. Así el partido se convirtió en un correcalles porque nosotros seguíamos regalando balones al contrario. Iago volvió a estar providencial en alguna jugada. Y el segundo regalo de la noche vino por medio de un gol en propia puerta, eso sí, tras buena jugada y cabalgada de De Marcos, para repetir la misma jugada vista en Levante. Internada hasta la línea de fondo, pase atrás y los contrarios… balón 0a la cazuela. Bacalao, que diría Jose Iragorri y con un 0 a 2 para casa todos más contentos que unas pascuas.

Herrerín y Susaeta los mejores, y ya no parece una casualidad, ni en el caso del uno, ni en el caso del otro. Markel, en ese erial que es el centro del campo, destaca sobremanera intentando poner un poco de criterio creativo. Muy bien.

Y así, cómo conclusión, con poco juego, con capacidad de sufrir, con una pizca de suerte y con el acierto de dos o tres jugadores, nos volvemos de Sevilla con 3 puntos maravillosos. Pero con muchos deberes para el próximo año, en forma de muchas cosas por mejorar. Pero también año, al que sólo lo puedo ver con optimismo, ya que vamos a seguir recuperando jugadores. Ayer mismo ya jugó Iturraspe (aunque con nula presencia) y tuvo unos minutos Beñat. Poco a poco volverán a su nivel. Igualmente, esta semana Yeray ha jugado su primer partido. Balenziaga y Kepa tienen tiempo para ir recuperándose. No estamos lejos de puestos europeos. Todo será positivo en el futuro. Así que… ¡felices fiestas!.

Zorionak eta…

¡Aúpa Athletic!

 

La mala suerte de Cuco Ziganda

No me quiero erigir en la defensora a ultranza de nuestro entrenador Cuco Ziganda. Simplemente quiero comentar una serie de cosas que me llegan a concluir que la mala suerte que está teniendo es muy real.

¿Mala suerte? (Foto: Athletic Club)

Para empezar comentar que el equipo que tiene Ziganda es el mismo que tiene el Club desde hace 2 años, no ha habido ni una mísera incorporación. Es decir, son los mismos jugadores, pero claro, con 2 años más, lo que en el caso de algunos y visto su DNI puede suponer un problema. Supongo que al coger el equipo solicitaría refuerzos a la Junta Directiva. Pero por todos es conocida la habilidad de nuestros dirigentes en este tema. Perdón, he dicho habilidad y quería decir, extrema torpeza.

En segundo lugar, la elección del entrenador en muchos foros no fue bien acogida, por lo que prácticamente desde el minuto uno, hiciese lo que hiciese, tenía críticas, lo que supongo tampoco habrá ayudado mucho, porque la sensación de estar jugándote el puesto cada poco, no debe ser sencilla de llevar.

A ello hay que unirle el que el equipo tuvo que empezar a competir muy pronto jugándose desde los primeros partidos las habichuelas pues de ellos dependía que estuviésemos en Europa League o no. Partidos en los que se jugaba sin alguno de los supuestos titulares por enfermedad, como Yeray, o por estar lesionados, cómo es el caso de De Marcos o de Iturraspe,  o de Rico.

Bastantes jugadores estaban flojos con respecto a lo que nos tienen acostumbrados: Laporte, Williams, Aduriz, Raúl García, San José, Beñat… Vamos lo que viene siendo casi un equipo completo. La sala de máquinas del equipo, los mediocentros no funcionaban. Uno de los más utilizados el año pasado, Beñat, empezó flojo y perdió la titularidad, hasta que sorpresivamente nos enteramos que tenía problemas de pubis, por lo que tuvo que ir a Alemania a que le metiesen la tijera. “Espectacular y acertada” política de comunicación del Club que no había dicho absolutamente nada… de modo que unos criticaban a Ziganda por no sacarle y otros criticaban a Beñat cuando salía porque estaba bastante mal. Pero… Lo que estaba era lesionado. Alucinante. ¿Por qué no dijeron nada? ¿Por qué no se operó en verano?

Otro enorme problema añadido. El jugador con mucha diferencia que mejor estaba jugando y que en muchos partidos se estaba echando el equipo a la espalda, Iker Muniain, se vuelve a romper los ligamentos de la rodilla, de modo que nos tenemos que olvidar de él hasta la temporada siguiente.

Durante todo ese tiempo Cuco hace todo tipo de variables, con sus jugadores en el centro del campo, para conseguir algo que funcione. Los más utilizados, Mikel San José y Mikel Vesga, demuestran una y otra vez que con ellos no funciona el equipo. Se recuperan Itu y Rico, y empiezan a tener más presencia, mejorándose así la creación y la contención.

A Iñaki no se la reconoce, no se sabe lo que le ocurre, pero no es ni sombra del jugador que fue el año pasado. Ha metido algún gol que nos ha venido muy bien pero han sido como oasis dentro del mal hacer. Esto hace también que a Aduriz no se le pueda dar mucho descanso.

Laporte tampoco es ni de lejos el jugador que fue antes de lesionarse de gravedad hace dos veranos. Sigue cometiendo errores de bulto con muchísima frecuencia. Errores impropios para la calidad que tiene. Y su compañero de baile el año pasado, con el que se compenetró de maravilla, Yeray, estaba recuperándose de su grave enfermedad. Ahora ya recuperado se tiene que poner bien físicamente.

Además de recuperarse Iturraspe de la lesión, también lo hace De Marcos, pero en su primer partido, partido más que notable, recibe un golpe que le vuelve a lesionar.

Supongo que Cuco estará buscando a ver quién es el que le está haciendo vudú, porque la mala suerte que estamos teniendo este año es evidente, con las lesiones y con los muchos jugadores que no están bien. Bueno, y con alguna brillante mente pensante, que visualizó, intuyó en verano, que Mikel Merino no era necesario. En fin,…

Y así que llegamos al partido contra el Real Madrid tras el total y absoluto desastre de la eliminación contra el Formentera, un Segunda B,  que ha supuesto un golpe a la moral enorme y el que los cuchillos estuviesen enormemente afilados rozando el cuello del entrenador. Hete aquí que el equipo hace un primer tiempo más que aseado dominando por momentos a los madridistas y teniendo oportunidades para ponernos por delante en el marcador, aunque ellos también gozasen de algunas. Pero… la mala suerte del Cuco otra vez que se disfraza con una nueva lesión de Iturraspe. Salta al campo San José en el minuto 40 y el partido cambia. El segundo tiempo, tras un par de ocasiones nuestras y un más que posible penalti a Raúl, no pitado, se convierte en un casi monólogo blanco, pasando por algunos momentos de agobio auténtico, pero la defensa estaba resistiendo el asedio muy bien gracias sobre todo a la pareja de centrales Núñez y Etxeita, que hicieron que no echásemos nada de menos a Aymeric. Pero, el mal fario hace que se vuelva a lesionar De Marcos, en el colmo del despropósito, chocándose con Núñez. ¡Qué mala suerte! Así y todo, el Athletic se liberó de la presión y de los ataques continuos del Real Madrid gracias a la expulsión de Sergio Ramos, que hace que esos últimos minutos se diese un cambio de papeles siendo el Athletic el que estuvo rondando la puerta de Keylor Navas. A pesar de ello, se mantuvo el empate a cero. Punto valiosísimo teniendo en cuenta de dónde veníamos y quién era el rival.

Tras el éxito, la frase  de todo el mundo es la misma. Con los rivales grandes el Athletic se crece y hace buenos partidos pero ¿qué va a ocurrir ahora contra el Zorya y el Levante? Y por supuesto, me pregunto lo mismo, pero claro, también tengo en cuenta que en estos partidos no vamos a tener los mismos jugadores porque De Marcos e Iturraspe se han lesionado otra vez. Por lo tanto, vamos a tener que contar con algún jugador que hasta ahora no lo está haciendo muy bien. Es decir, nuevo problema para Ziganda. A ver cómo lo soluciona, ya que se le tienen muchísimas ganas. Esto último que comento me da bastante pena porque estoy llegando a pensar que mucha gente quiere que el Athletic pierda los siguientes partidos para que echen al entrenador de una vez. Una pena. Bueno, más que una pena, lamentable.

Pensando en todo lo que comento os pregunto… ¿no os parece que Ziganda y de rebote, el Athletic, esta temporada, están teniendo malísima suerte? Yo estoy convencida de que sí. Y que en cuanto cambie un poco el viento vamos a ir hacia arriba.

¡A por el Zorya y aúpa Athletic!