El seny nunca se perdió

El mismísimo Puigdemont, personajes de tercera como Bea Talegón o una masa acrítica entrenada para seguir los dictados de personajes más eficaces en lo comunicativo que en lo discursivo, nos han llevado a pensar que el seny en Catalunya se acabó el día que quisieron hacernos creer que habían proclamado la República. Por suerte, hay autores como Agustí Colomines y políticas como Marta Pascal que nos recuerdan su cordura: Catalunya necesita un Govern, no otras elecciones.

Los líderes, sí

Uno de los principales problemas de Catalunya, insisto, viene de permanecer demasiado tiempo en una intensa crisis. Eso hace que cambien algunas escalas y que algunos aprovechados se conviertan en líderes sin la madera ni la visión necesarias para hacerlo. Ramón Cotarelo se traga una noticia de El Mundo Today y ni siquiera pide perdón a sus 160.000 seguidores, que siguen teniéndolo como un faro aunque tuitee como un indocumentado.

El Pocero lo vio venir

Durante los años de la crisis las urbanizaciones vacías que “El Pocero” había levantado a las afueras de Madrid eran, según decían, un monumento a la especulación inmobiliaria. Lo que solo sabía aquel constructor, al parecer, es que llegaría el momento de recoger los frutos: hoy sus pisos son reclamados por las clases medias, desplazadas del centro de Madrid por el aumento de los precios de la vivienda que beneficia, sin duda, a los que siempre benefició la burbuja.

Abramos un debate

“¿Es ético que los partidos políticos hagan chistes sobre otros partidos políticos en sus canales oficiales?”, se pregunta Antonio Agredano a cuenta, precisamente, del meme de Cristina Cifuentes del que les hablaba ayer y que tuitearon por error en la cuenta del ministerio español de Hacienda. El mismo meme de Cifuentes como portada de un catálogo de “Mango” fue subido, con toda la intención, por IU a su cuenta en Twitter, generando la duda de Agredano. Yo lo tengo claro.

¿Crisis en Facebook?

Manu Moreno se fija en las cifras: en el primer trimestre de 2018 ha logrado un incremento de un 13% en el número de usuarios y de un 67% de ingresos respecto al mismo período del año anterior. Pero la crisis de reputación es evidente, ese incremento de usuarios puede venir de países en vías de desarrollo y los ingresos, simplemente, porque en Facebook cada vez más hay que pasar por caja para que algo funcione mínimamente. Parches, en definitiva, que no sabemos si taponan.

Libertad de expresión

20150109_libertad

Del estupor pasamos a las reflexiones en Twitter sobre los asesinatos en la redacción de ‘Charlie Hebdo’. Además de la tradicional tontería de Miguel Ángel Rodríguez, hemos encontrado tuits muy acertados, como el de Juan Antonio Giner: “Se empieza despreciando a la prensa, se cuestiona la libertad de expresión y se acaba fusilando a periodistas”. Los periodistas nos exponemos cada día para que algún idiota anónimo intente condicionarnos con insultos o diferentes presiones.

La actitud permanente

El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, lejos de mostrar solidaridad con las víctimas y apoyo a la libertad de expresión, usó esta última para vender su propia tajada. El del PP pedía en Twitter: “Quizá es el momento q UE se plantee si puede seguir con política q cualquiera tiene todos los derechos. No todas las opciones son válidas”. Más acertado estuvo Jordi Sevilla “recordando lo obvio: no confundir a los terroristas con la ideología/religión q manipulan para justificar sus crímenes”. Qué pena que en el PSE son muchos los que confunden nacionalismo con ETA.

La moda de Podemos

Esta columna que leen cada día tiene un espacio en Facebook en el que conversamos con los seguidores si se tercia. Hace un par de días, uno de ellos me dejó un enlace a una columna extraordinaria de Agustí Colomines sobre Podemos y otros partidos políticos similares. Colomines es profuso analizando y concluyendo: dicen atender a los movimientos sociales pero dan la espalda a los que no les sirven, sus dirigentes viven muy bien de lo público que tanto critican, y sus discursos son rematadamente viejos como oportunistas.

¿Quién les lleva?

El Valle de los Caídos “es el tercer monumento más frecuentado de los que dependen de Patrimonio Nacional, por detrás del Palacio Real de Madrid y el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial” (‘El Confidencial Autonómico’), con casi 225.000 visitantes en 2014. Pero aquí el bosque es mucho más que este primer árbol: ¿quién lleva a todos esos turistas a la abadía donde descansa un dictador? Esa es la cuestión que es necesario abordar, y cuanto antes, por quienes controlan al gobierno español.

¿Qué pasa ahora mismo en Internet?

Este tema es recurrente, y cada vez que lo traemos a la columna nos asombramos aún más con las cifras que vemos. Según ‘ADSL Zone’, en un solo segundo, en España, pasan todas estas cosas: 2.362.278 mensajes de correo electrónico (el 67%, spam), 94.110 vídeos reproduciéndose en YouTube, 47.044 búsquedas en Google, 25.185 GB de tráfico, 8.351 tuits, 1.682 publicaciones en Tumblr, 1.635 fotografías subidas a Instagram, 1.633 llamadas en Skype. Más datos: en España hay 35 millones de usuarios de Internet, lo que supone el 75% de la población.