Es el turno de los catalanes

Si el PNV no evita el bloqueo a los Presupuestos Generales del Estado podríamos haber ido al peor escenario político en España pero también en Catalunya: a unas elecciones con una pugna por ser quién es más duro con el nacionalismo, que podrían haber acabado con Rivera en Moncloa, que cortaba el débil hilo de comunicación entre Barcelona y Madrid y que iban a derivar en otras elecciones catalanas, algo a evitar según la a secretaria general del PDeCat, Marta Pascal.

Parece que cogen el testigo

El portavoz del PDeCat en el Congreso, Ferrán Bel, fue hábil con las palabras: “Ha denunciado que hubieran sido los nacionalistas vascos los que ‘han presentado la enmienda a la totalidad’ de las cuentas del Ejecutivo, ya que estos habían conseguido que las pensiones suban el 1,6 % en el 2018 y según el IPC en el 2019, así como retrasar el Factor de Sostenibilidad”, leemos en El Nacional. Si consiguen formar gobierno en Catalunya y Rajoy levanta el 155, es posible materializarlo.

¡Lo pedía hasta ERC!

Horas antes de que se anunciara que el PP había accedido a las condiciones básicas del PNV, Gabriel Rufián, de ERC, declaraba: “Estos presupuestos suben las pensiones un 0,25% y el presupuesto de defensa un 6,9%. Estaría muy bien que invirtieran un poquito más en nuestros mayores y un poquito menos en tanques”. Pues bien, eso ya no va a pasar. Y el logro del PNV ha descolocado sobre todo a los que se llaman de izquierdas. Pero los pensionistas no van a dejarse manipular.

¡Anda que Ciudadanos!

Si la izquierda está desubicada (¿dónde está el PSOE? ¿Por qué Podemos no empieza a preocuparse por otros problemas además de los internos? ¿Bildu va a prestar atención por fin a algo que no sea ETA?), a la derecha se le ha quedado cara de pasmo cuando ha visto que el PNV ha logrado lo que ellos no con las pensiones, y que ha logrado también alejarles de Moncloa y del Govern evitando, de un plumazo, tal vez hasta dos adelantos electorales que les beneficiaban.

Ortuzar habla… Y responde

Arnaldo Otegi se apresuró a marcar posición vía Twitter, sabedor de que el logro del PNV le desubicaba, mejorando sustancialmente la vida de los pensionistas (Bildu también podía haber negociado) y haciendo más por la gobernabilidad de Catalunya que poner un hashtag. Andoni Ortuzar, unas horas después, le respondía: el PNV estuvo presente en Moncloa como va a estarlo en Kanbo, superando incompatibilidades y bloqueos, que es de lo que va, precisamente, la política.

El turno de noche, activo

Las palabras de Andoni Ortuzar sobre la manifestación de los sindicatos de la Ertzaintza contra el Gobierno Vasco tuvieron una respuesta significativa en Internet. Primero, es evidente que los ertzainas son más de Facebook que de Twitter; segundo, que están muy bien coordinados: en unas pocas horas fueron todos los comentarios en el mismo sentido; tercero, que prefieren no dar la cara y actuar desde perfiles anónimos. Sí, ya me sé lo de la seguridad, pero también me sé lo de los trolls y las excusas.

Pero sin respuesta

Los y las ertzainas tendrán que explicar muy bien a la sociedad vasca (y no solo por medio del exabrupto anónimo en Facebook) por qué han elegido ponerla en riesgo, abstenerse laboralmente por medio de bajas médicas y enfrentarse a políticos nacionalistas y socialistas, como forma de protesta. Y más cuando los gobiernos vascos, del PNV pero también del PSE, han impulsado socialmente y protegido a la Ertzaintza sistemáticamente, sobre todo en los peores momentos.

Puigdemont coge altura

Carles Puigdemont ha dado, por fin, un paso a un lado, y en cuanto lo ha hecho ha cogido altura. Así de fácil era y sigue siendo: Catalunya necesita un president, pero uno que sea posible elegir y que desatasque esta situación. Catalunya no necesita nuevas elecciones, que el independentismo siga enrocado ni el unionismo campando a sus anchas con un 155 que les da lo que no consiguen en las urnas. Es tiempo de coger altura y de reivindicar desde la acción (el mejor modo posible) lo hecho.

Y el PP sigue a lo suyo

El PP tiene un problema de barro: le sube y no puede hacer nada salvo intentar flotar sin ahogarse. Una tarea imposible. Así, con el traje lleno de lodo, cada vez que intentan sobreponerse acaban haciendo un buen ridículo: el modo en el que buscan sacar pecho porque Puigdemont recula, según ellos, forma parte de su interminable cadena de errores en Catalunya, la que le ha llevado a una posición ridícula en el Parlament y a naufragar en la política española.

Y ahora, ¿qué opinamos?

Vivir contra los poderes siempre es más fácil. Revelarse contra la injusticia que sufre un cuerpo ajeno siempre es más reconfortante. Por el contrario, alabar a los jueces cuando uno basa su discurso en un sistema judicial fallido, es una faena. Así que, ¿cuál es el requiebro argumental de los progres de carné, ahora que el Supremo ha absuelto por unanimidad a Cassandra Vera, la tuitera que fue condenada por los chistes que publicó sobre Carrero Blanco 44 años después de su asesinato?

Un paso adelante

Nota del autor: esta columna fue escrita y enviada, por necesidades de las previsiones, cuando todo apuntaba a que Carles Puigdemont iba a convocar elecciones y todos los medios, empezando por los catalanes, así lo anunciaban. El giro de los acontecimientos hace que las líneas a continuación casi carezcan de interés. En cualquier caso y desde hace varias semanas llevo defendiendo, también en esta columna, la convocatoria electoral de Puigdemont como mejor manera de continuar el “procés”.

Sigo viéndolo así: el camino que hemos hecho hasta hoy catalanes y vascos, instituciones y ciudadanía, nos acerca a ser naciones europeas independientes de España. Pero hace falta más tiempo y, sobre todo, más fuerza. También es necesario recordar que la bandera se lleva al aire, que no puede taparnos la cara y cegarnos. Urkullu y también Ortuzar nunca se pusieron de perfil, estuvieron al lado de Puigdemont y Marta Pascal. Si acabas de enterarte: revisa tus fuentes.

ERC, el primero en entrar en campaña

Gabriel Rufián no perdió ni medio minuto en arrancar la campaña cuando se oyó el primer rumor de elecciones, con un tuit que muestra cuánto tiene de político y cuánto de bufón en su reino de taifas: “155 monedas de plata”, soltaba el diputado en el Congreso que nunca ha puesto en riesgo su sueldo al cargo del Estado. Pero que no tenga tanto morro de exigir a Puigdemont que llegue a una situación extrema. Y si cree que es necesario: que dé el paso y calle.

O empieza, pero bien

“Todo se ha acabado”, esas eran las declaraciones que Ara recogía de algún miembro de Junts Pel Sí en el Palau de la Generalitat por la mañana. Y es comprensible que quienes se hayan dejado llevar tengan sensación de fin de ciclo, pero hay que se inteligentes y no dar esa satisfacción a España: unas elecciones pueden suponer el inicio de un proceso con bases sólidas, con el necesario conocimiento de lo que nos jugamos todos, con garantías y, lo más importante: un plan.

Con un cuidado especial

Marc Gafarot es un observador político extraordinario y un buen amigo mío, y hoy está muy indignado. A las personas que sufren realmente por esta solución, y no como los Rufián, los de la CUP y otros interesados en alimentar la sensación de fracaso, son a las que hay que prestar especial atención. Unas elecciones pueden frustrar momentáneamente pero no pueden lastrar a largo plazo. Quienes así lo crean (o quieran) no son nacionalistas ni independentistas. Son de sus votos.

Lo que atenta contra el estado de derecho

Ni la independencia (las leyes están para cambiarlas cuando dejan de ser útiles) ni unas elecciones atentan contra el estado de derecho. Lo que lo hace, y esa es la palabra: “Atentado”, es lo que ha hecho el PP según las conclusiones de la fiscalía, acogiendo y alimentando una trama como la Gürtel que les habría servido para captar dinero de empresas que recibían obra pública y repartirlo entre sus máximos dirigentes. Esto debería romper España.

Y debatieron

20170516_debatieron

Pedro Sánchez perdió el debate entre candidatos a secretario general del PSOE, que algunos seguimos atentamente, huérfanos de campaña como estamos. Sánchez se enrocó en su propio pasado en vez de ilusionar, que era lo suyo. A López ser el mejor dialécticamente (se mueve bien con grandes palabras e ideas optimistas) solo le sirve para que Díaz justifique que le recoloque generosamente. Y la andaluza ganó simplemente porque es la favorita y no perdió.

Germán Yanke, el enemigo íntimo

No le conocí personalmente, solo como oyente y lector, y evidentemente las ideas de Germán Yanke no coincidían con las mías. Pero después de su fallecimiento, triste, como siempre que se va alguien antes de tiempo, estoy comprobando que más allá de sus ideas, Yanke era respetado y estimado. Ryszard Kapuściński dijo que “para ser un buen periodista es necesario ser una buena persona”, y este bilbaíno parece que cumplía. Incluso Andoni Ortuzar en Facebook descubría una relación personal próxima.

Una pena

La salida de Gorka Iraizoz del Athletic es una pena. Pero, vale, lo aceptamos: hay exceso de porteros solventes y en un club como el rojiblanco las opciones de futuro ayuda a tomar decisiones. Pero el modo en el que se marchó, con el campo medio vacío, no es justificable. Urtzi Jauregibietia lo expresaba mejor que nadie: “San Mamés nunca ha sido campo de gran animación pero si de conocimiento y reconocimiento, espero que no estemos perdiendo esto último…”.

Nos han ciberatacado mundialmente

Esto iba a suceder antes o después. Y parece que, además, el ataque no ha acabado. También es bastante probable que este sea solo el primero, pero lo que es seguro es que no sabremos cuál ha sido realmente el alcance para no dar alas a otros hackers. Tampoco sé si creerme que la compra de un dominio por 10 dólares pudo parar su propagación, ya que este tipo de relatos siempre surgen desde que Internet es una herramienta generalizada. Simplemente, es el tiempo que nos ha tocado vivir.

España en Eurovisión. Y en Twitter

No lo vi ni lo seguí en Twitter, pero la derrota abultada de España en Eurovisión, desde luego, ha sido uno de los temas del fin de semana en esta red social. Lo que sí quiero es recordar una vez más lo que supone realmente esta herramienta: se trata de un juego que, sí, lo usamos para ver qué opinan algunos. Algunos que no son todos, ni siquiera la mayoría. Twitter es útil sobre todo para comentar lo irrelevante y nos empeñamos (yo, el primero) en elevarlo hasta donde no toca.

Rajoy, en su burbuja

20170127_rajoy

Hace unos días comentábamos cómo Susana Díaz intentaba hacer populismo en Twitter después de la decisión de Trump (el auténtico populista) de retirar la versión en castellano de la web de la Casa Blanca. Hoy no podemos dejar pasar el ridículo de Mariano Rajoy exigiendo a la Generalitat que respete el castellano, como no ha hecho Trump. Con solo un clic se puede acceder a la información del gobierno catalán en castellano, lo hemos comprobado. Solo hay que mirar antes de hablar.

Trump, inventándosela

Precisamente son los hechos los que nos demuestran que Donald Trump no vive en una burbuja: directamente la está construyendo para meterse dentro y usarla de despacho oval. Antonio Martínez Ron acierta de pleno cuando tuitea: “‘A veces podemos discrepar de los hechos’. Este señor es desde hoy, oficialmente, el hombre más tonto de la Tierra”. Se refiere al secretario de prensa de Trump, Sean Spicer, que parece que nos va a regalara momentos hilarantes.

“Una start-up para la ciudadanía”

Mi admiración confesada por Obama, sobre todo por el modo en el que ha comunicado con cada cosa que ha dicho o hecho, entra en conflicto con la zozobra que me genera la idea de “una start-up para la ciudadanía”, como ha definido la fundación a la que dedicará su tiempo como expresidente. De hecho, ésta todavía está sin definir, y ha abierto un plazo para recibir ideas. Lo que no dudo es que repartirá su tiempo entre esta labor altruista… Y las charlas y libros que cobrará suculentamente como sus predecesores.

Aquella selección de Euzkadi…

Gracias a Andoni Ortuzar llego al texto de Jorge Giner en la revista Panenka sobre aquella selección de Euzkadi que hizo una gira por el mundo para, por medio del fútbol, dar a conocer, como dice el presidente de EAJ-PNV, “que su libertad no la podía disfrutar el Pueblo por el que jugaban”. El texto aborda sin ambages los objetivos políticos de estos jugadores y nos recuerda “una historia que ni debemos, ni podemos, ni queremos olvidar”, según el propio Ortuzar.

No lo entiendo

Si finalmente el Hebei chino ficha a Pepe, el defensa del Real Madrid, volveremos a ver el viaje de un jugador de élite a una liga mucho menor a cambio, simplemente, de dinero. Sí, ya sé que es mucho dinero (15 millones, el triple de lo que gana en Madrid), pero un futbolista de ese nivel tiene la vida resuelta y, como deportista, se le suponen ganas por competir. Yo no lo entiendo, no entiendo que algunos entierren sus carreras tan rápidamente por un dinero que no necesitan.