“Que pidan perdón a los catalanes”

Es evidente que a Albert Rivera le va bien diciendo burradas. Así que seguirá haciéndolo. ¿Para qué cambiar cuando en España parece que están dispuestos a comprar políticamente cualquier barbaridad o enormes contradicciones? Como bien señala Jesús Barcos en Twitter, ahora asegura que los independentistas tienen que pedir perdón a los catalanes como condición para levantar el 155. Como si fueran de ETA, como si él fuera el portavoz de las víctimas.

Los que restan en Catalunya

Beatriz Talegón resta a la causa independentista catalana. Y como ella, los periodistas y políticos ávidos de atención que actúan como paracaidistas y rescatadores de catalanes que, si les dejan (si les deja Puigdemont), se sacan solos adelante, como han hecho siempre. Ahora, Talegón difunde un vídeo en YouTube de una indocumentada que asegura que Rajoy ha abusado de menores. Sin pruebas, ¿para qué? Y Talegón, ojo, es periodista. Qué poca vergüenza. Qué poco suma.

Se caen las caretas

Beppe Grillo fue la punta de lanza de una “nueva izquierda” que en otros países de Europa fue llegando después. En España, la figura del humorista metido a político era ensalzada por quienes le veían como un modelo para esa izquierda ascendente. Grillo no solo se ha mantenido: hoy lidera la política italiana. Pero aquí cambia la historia: acaba de unirse a la extrema derecha de su país para gobernar, los antiinmigración, como recordaba Ane Irazabal en Twitter.

No eran terroristas, estaban borrachos

Después del policía nacional de paisano agredido en Córdoba por ser policía y los siete guardia civiles fuera de servicio apaleados por cuarenta personas por ser guardia civiles en Algeciras, me reafirmo: el mensaje que recibimos en las comunidades vasca y navarra es que aquí una agresión a un agente de la autoridad sin uniforme es terrorismo. En España es una paliza o un linchamiento de narcotraficantes (ya serían trapicheadores) borrachos. Y con plena colaboración de los medios españoles.

Os la cuelan (II)

Ayer me quejaba por el modo en el que tantos colaboraban en el lavado de cara de Israel, vía Eurovisión, el mismo fin de semana en que ese estado bombardeaba Palestina. Hoy añado el tuit de Agustín Fernández Mallo: “Eurovisión, para soñarlo: pastiche de lo peor de todos los tiempos. Del refrito étnico-ruralista a la peor música disco, pasando por la música ligera de USA europeizada, balada rock acaramelada y -los más avezados- copian al peor Coldplay. Espejo de geopolítica europea”. Y concluye: “Israel ganando Eurovisión con una canción antibullyng es un chiste de los buenos”.

Sí, son realistas

Durante el procés hemos caído en la tentación (empezando por mí) de pensar que los catalanes no estaban siendo suficientemente realistas. Por suerte, Iu Forn en El Nacional (un digital imprescindible estos días) nos recuerda que saben de sobra, mejor que nosotros, los tres problemas que tienen sobre la mesa: los políticos encarcelados (de dimensión democrática), la indignación social y la necesidad de un gobierno realmente ejecutivo. Mejor descrito, imposible.

Y en España…

Mientras tanto, en España, una jueza ha absuelto a los seis jóvenes neonazis detenidos en Valladolid “bajo la acusación de integrar un grupo criminal dedicado a incitar el odio contra distintos colectivos y difundir mensajes xenófobos”. Los líderes de organizaciones que, según la acusación, se dedicaban a “difundir y promover entre sus miembros el rechazo a inmigrantes, ideas antisemitas, homófobas y posiciones políticas diferentes”, hoy están libres para volver a hacerlo.

Lo que no es cierto

Quienes quieren ganarse unos “likes” y unos “followers” difundiendo mentiras que suenan bien respecto a los graves ataques a políticos en Catalunya no ayudan en nada a los encausados ni la ciudadanía. En Maldito Bulo explican que en la tele alemana no han informado de que agentes españoles se hayan infiltrado en las manifestaciones independentistas, ni en Baqueira se ha celebrado la detención de Puigdemont, ni en el Kursaal han proyectado una estelada gigante.

Humor entre tanta indignación

Ferrán Martín está haciendo en Twitter esa maravillosa labor del dibujante de actualidad: resumir en viñetas lo que está sucediendo en Catalunya, disfrazando con humor todas esas decisiones indignantes y consecuencias trágicas. Me encanta una de las últimas: Rajoy muestra a Ángela Merkel una urna asegurándole que “es peligrosísima” ante un Puigdemont esposado. La alemana se pregunta: “¿Una urna? ¿Esta es la grave amenaza?”. Eso parece: la democracia les aterra.

Que se cuiden de los “amigos”

De hecho, activistas como Ferrán Martín, que ponen su nombre y su talento al servicio de una idea, son los que tienen que servir para que, de una vez, Catalunya suelte lastre: Silvia Broome tuiteaba que “hay gente que retuitea a Beatriz Talegón en serio. Ahí lo dejo”, como crítica al independentismo. Y es que esta crítica es necesaria: Catalunya, sobrada de mentes talentosas, no necesitan a periodistas ni políticos de medio pelo para sacarles la cara. Es el momento de aligerar el equipaje.

Ya vienen a por nosotros

Algo no va bien en la prensa de Madrid cuando el medio que mejor explica las posiciones de partida de los partidos abertzales en la ponencia vasca de Autogobierno es Público. Danilo Albín no solo lo cuenta bien, también retrata perfectamente a quienes buscan la confrontación por medio de mentiras: portavoces del PP vasco, Albert Rivera en Twitter, periódicos que buscan el titular escandaloso… Colaboran en el envenenamiento político a la sociedad española.

Por fin se juntan para sumar

En esto no hay trampa ni cartón: Ciudadanos y Podemos impulsan una reforma en la ley electoral únicamente porque les beneficia. Del mismo modo, los partidos a los que el actual sistema les viene mejor no van a mover un dedo para poner en marcha esa modificación. No es necesario vestir el santo con una mejora en la proporcionalidad o en la ponderación. No somos tontos. Tampoco lo somos para darnos cuenta de que la nueva política alcanza su primer acuerdo para beneficiarse a sí misma.

Ante todo, populismo

Y mientras los tirios y los troyanos se ponen de acuerdo, el PP se ve ahora acosado hasta por quien llevó a Rajoy a la presidencia del gobierno, Ciudadanos, y decide atacarle usando sus mismas armas: ¡el selfie! Si no puedes con “la gente”, únete a “la gente”, Mariano. Así que Rajoy se vio obligado a salir a los nevados jardines de Moncloa sin el abrigo y con el móvil, a hacer que se sacaba una autofoto para que el fotógrafo de presidencia le hiciera un posado-robado, como a cualquier Pantoja.

Yo te doy cremita, tú me das cremita

Bea Talegón ha mencionado a Twitter en un tuit y con eso en El Nacional se hacen una noticia. Para algunos la batalla del relato se gana sumando argumentos sin que importe su calidad: lo importante es que haya más. Pero no: Beatriz Talegón es una periodista que no ha empatado con nadie, pero también es una periodista española que habla bien del independentismo y a la que no le importa hacer de cualquier cosa, cualquiera, una conspiración contra ella y sus causas.

Twitter ya gana dinero

Por fin Twitter ha ganado dinero. En concreto, en el último trimestre de 2017 tuvo un beneficio de 91 millones de dólares. En el mismo período de 2016 la red social del pajarito perdió 167 millones de dólares, y esa noticia en un mercado a la baja provocó que la empresa se disparara en bolsa. El futuro parece bueno ahora que, por fin, Twitter empieza a ser rentable, pero la losa de los muchos millones de euros perdidos en el pasado reciente todavía les pesará un tiempo.

La caverna, en plena forma

Los de la caverna entrenan bien en Catalunya y hoy lucen músculo sin vergüenza. Lo hace Manuel Sánchez Corbí, entrevistado en La Vanguardia porque está de promoción de su libro. General de la Guardia Civil, jefe de la UCO (esa a la que recurrió Bildu precisamente contra el PNV), condenado por torturas e indultado por Mayor Oreja, mete en el mismo saco a miembros de ETA y a políticos del PNV. Nada nuevo entre los trogloditas. Inaceptable entre personas civilizadas.

Más pruebas

Los de la caverna no se ruborizan ni se arrugan. No piensan, solo empujan hacia delante. O hacia detrás. Lo que han publicado en El Español, ese medio on-line que iba a cambiar el periodismo, desde luego, es una involución: “Ramón Cotarelo, Suso de Toro, Ernesto Ekaizer, Antón Losada, Elpidio Silva, Jorge Vestrynge o Beatriz Talegón” son los españoles traidores, los que simpatizan con el nacionalismo catalán, a los que hay que echar la culpa y, si cae una piedra, esconder la mano.

Todo lo que tiene que decir Rajoy

No habíamos llegado ni a la mitad de la gala cuando Mariano Rajoy lanzó el tuit: “Felicito a todos los galardonados en los Premios Goya. Mi enhorabuena al cine español”. Esa fue la aportación del presidente del gobierno español que, supongo que para no meterse, se amparará en los numeritos que montan parte del sector y amplifican los medios progres oficiales. Un error doble: dejar por escrito lo poco que te importa y pensar que un sector tan grande es tan pequeño.

¿Saben lo que es un “cis”?

En Twitter es una expresión bastante habitual: un “cis” es una persona cuyo género biológico coincide con su identidad de género. También está bastante normalizado atacar a quien haga un mal uso de este concepto, como Leticia Dolera, que se busca las movidas y se ha visto obligada a corregir en esta red social un chiste por no aclarar durante los Goya que se refería “a los hombres cis”. ¡Cuánto estamos aprendiendo gracias a Internet sobre la sensibilidad del intransigente!

En el campo se mide lo que somos

Hemos pasado en Bilbao unas semanas muy ocupados pensando en el Athletic de Bilbao, en el relato, en la ambición, en cómo negocia Urrutia, en si un jugador se puede quedar mal y si otro se puede ir bien, en si vender y comprar casi sin mirar a quién nos hace gracia o mucha gracia, en chistes sobre Mikel Erentxun… Pero solo en el campo podemos medirnos. Al final, el fútbol se resuelve sobre el césped y con el balón, y ahí [Enlace roto.] y la socarronería no mete la pierna.

Facebook cambia las reglas

¿Ha ganado tanto dinero Facebook que su creador ha decidido perjudicar a las marcas y beneficiar la experiencia de los usuarios? Permítanme que lo dude. Facebook sí necesita limpiar nuestros muros para volver a ganarse a la comunidad, pero el contenido de las empresas volverá porque también necesita su (nuestra) confianza. De momento, esto es lo que cambia: veremos más actualizaciones de amigos y muchas menos de marcas que no paguen.

Bea Talegón, ahora en Euskadi

Cuando vi que la periodista Beatriz Talegón iba a leer el texto al finalizar la manifestación en Bilbao por las personas presas no pude evitar este pensamiento: ERC se la quiere quitar de en medio y necesita que la periodista se entretenga ahora con lo que para ella es una nueva causa a varios cientos de kilómetros de distancia. Los que han permitido que se convierta en su portavoz sabrán a qué juegan, pero hay personajes que no suman nada más que para su propia causa.

¿Preferirías vivir engañado?

Puedo llegar a entender a todos esos catalanes independentistas y personas de fuera de Catalunya que simpatizan con la causa que prefieren vivir engañados antes de admitir que, efectivamente, les han engañado, pero no sería mi opción. Junqueras no es el héroe que nos quieren colocar: Elsa Artadi, mano derecha de Puigdemont, lo sabe bien porque el propio Junqueras intentó que no se enterase de que por parte de ERC no había plan secesionista, sino electoralista.

El fascismo avanza

El fascismo avanza sin que nos demos cuenta: ya no se trata de tuiteros de extrema derecha, ni de partidos que claramente hablan de recortes (lo de Arenas asegurando este fin de semana que la prisión permanente es una conquista social es de juzgado de guardia), lo grave es que son muchos, también “de izquierdas”, los que defienden la laminación de garantías democráticas y jurídicas, incluso de derechos fundamentales como el de expresión, dependiendo de lo que les guste.

Fraga, el ídolo

Es comprensible que en el PP estén orgullosos de fundador y que, ayer, “celebrasen” el sexto aniversario del fallecimiento de Manuel Fraga algunos de su partido, como Juan Manuel Barreiro, senador del PP por Galiza, con hagiografías. Pero por mucho que lo intenten no van a lograr que veamos con sus ojos al que fue ministro, embajador, procurador en cortes, consejero nacional del movimiento y secretario del consejo de Educación durante el franquismo.