Jueces intocables… e invisibles

Por supuesto que estoy en contra de todo tipo de acosos a los profesionales, sean quienes sean. Pero eso no significa que no podamos opinar, criticar y señalar a quien está propasándose entendiendo su labor como una obra divina. Es lo que hace Llarena cuando salva a España persiguiendo y encarcelando a políticos. Y ahora se queja: que le miran por la calle, denuncia. Personalmente, me sorprende que los jueces hayan vivido tan ajenos a la realidad del resto de poderes, incluido el cuarto.

La extrema derecha gobierna en Italia

Estamos viendo que cada vez más políticos lo pasan mal con su pasado en Twitter. No son pocos los usuarios de esta red social que airean viejas reflexiones de un ciudadano que, en boca de un presidente (de Trump a Torra), resultan horrorosas. Pero, ¿cuántos de esos ciudadanos, por ejemplo, han tuiteado a favor del movimiento “Cinco Estrellas” italiano cuando solo era irreverente? Ahora, los de Grillo han aupado a la extrema derecha al gobierno italiano.

Hablando de extrema derecha…

El primero que rentabilizó la existencia de Tabarnia, en forma de libro para Sant Jordi, fue su presidente honorífico, Albert Boadella, cuyas actuaciones ya solo aplauden Jiménez Losantos, Arcadi Espada y sus fieles. Ahora se ha sumado uno de los impulsores de este invento, Jaume Vives, que además alerta en su volumen de la desaparición del chiste “por agotamiento”. No lo creo: a Tabarnia lo borrarán del mapa las siguientes elecciones y la mayoría inteligente catalana.

Una más

El tema del chalet de 600.000 euros y 2.000 metros cuadrados de parcela que han adquirido Pablo Iglesias e Irene Montero ya decae. Pero no sigue dejando perlas en forma de tuits afortunados como el de Antonio Maestre: “Si haces de lo simbólico la principal línea de tu política tienes que asumir esos marcos. No puedes imponer a tus diputados una restricción salarial para no alejarte de la vida de los ciudadanos y luego vivir como los de la minoría privilegiada”.

Cambios… para bien

Muy interesante y necesaria la entrevista en Photolari a Jorge Miguel Jaime, fotógrafo de bodas. Un fenómeno, este de los reportajes el día de la ceremonia, que a todos nos ha tocado de cerca. Pero los reportajes de boda han cambiado mucho en poco tiempo, por suerte (¡se acabaron aquellos posados entre árboles!), y lo que es más importante: las tendencias obligan a mejorar a los profesionales constantemente, y a que veamos mejores fotos incluso en fechas muy personales.

¿A qué espera el PSOE?

Ciudadanos es el enemigo político de todos. Del PNV y Podemos, por razones ideológicas. De PP y PSOE, por razones prácticas. Los de Rajoy ya se han puesto manos a la obra para intentar que todos veamos las evidentes contradicciones de un partido que ha sublimado ir a golpe de encuesta. Pero, ¿a qué espera el PSOE? Pedro Sánchez ya no es percibido como el líder de la oposición, como recuerdan en El Español, sin embargo, las críticas socialistas son inexistente o muy templadas.

No al blanqueo de la historia

Del mismo modo que no voy a permitir que ninguno de los que justifican a ETA o, peor, le dan las gracias, reescriba la historia de unos asesinos sin justificación, no debemos dejar que lo hagan los de la guerra sucia: en El Confidencial Digital apuntan a Rodríguez Galindo como el que empezó a derrotar a ETA gracias a sus métodos, celebrados por guardias civiles que estuvieron a sus órdenes, según el citado medio, como si la guerra sucia hubiera sido un mal menor y necesario.

Imbéciles redomados

No se me ocurre otro modo de definir a los responsables de La Tribuna de Cartagena, Josele Sánchez y Daniel Negroles, por hacer causa de asuntos muy graves desde el enfoque más perverso. Son los mismos que aseguran que Emilio Botín ha sido asesinado, pero además de esa frikada señalan a la víctima de “La Manada”, señalan a políticos a los que acusan de connivencia con la pederastia, señalan a quienes luchan por la igualdad y, oh, sorpresa, tienen una sección hagiográfica sobre Primo de Rivera.

“El Bigotes” quiere venganza

Álvaro Pérez, conocido como “El Bigotes” y por ser uno de los cabecillas de la Trama Gürtel, ha encajado muy mal la confirmación de su sentencia (12 años por el caso Fitur, y pendiente de otras penas) y ha anunciado, por un lado, que no colaborará más con la justicia española, porque de nada le sirve, pero que intentará acabar con sus enemigos. Podemos esperar que ahora empiece a tirar de la manta y quiera llevársela a los medios, pero me temo que solo se la comprará La Tribuna de Cartagena.

¿Y qué tal “Euskadi”?

Entre el sarcasmo y la información, en El Confidencial cuentan que el PNV anda buscando un nombre para la comunidad autónoma vasca una vez haya alcanzado ésta un nuevo estatus político. Sinceramente, creo que es elevar la anécdota a noticia (a nivel europeo no hay debate: o eres estado o eres región con más o menos autogobierno), pero sí destaca la aparición de “Euskal Herria” en el preámbulo de la iniciativa nacionalista, que sorprenderá a más de un afiliado.

Montoro nos la cuela

El apoyo del PNV a los presupuestos a cambio de una subida generalizada de las pensiones hasta el nivel que reclamaban los colectivos de afectados, la actualidad catalana y el fin de ETA, han sido tres cortinas de humo estupendas para que nos cuelen esto: “Montoro crea un paraíso fiscal del juego en Ceuta y Melilla para competir con Gibraltar. Hacienda reduce la fiscalidad de las apuestas ‘online’ y convierte a las dos ciudades autónomas en imanes para las operadoras ante el Brexit o los cambios legales en el Reino Unido”.

Sociología catalana

La actualidad de la que les hablaba en el anterior párrafo también ha impedido que, hasta hoy, pueda traerles los gráficos que hemos encontrado en Politikon sobre la socioeconomía del votante catalán. Dos datos: entre los partidos españolistas, Ciudadanos barre al PSC entre las clases más humildes. Y entre los partidos nacionalistas catalanes, la CUP tiene mayor porcentaje de voto en las clases más altas, lo mismo que les pasa a ERC y PDeCat. Pero eso ya lo sabíamos.

Nos engañan

“Un millón de personas han dado sus datos a Change.org en 2018 pensando que pueden conseguir algo por esa vía”, tuiteaba un usuario con solo 800 seguidores pero mucha razón con su alerta. La plataforma no es una vía para nada… Salvo para la recolección de datos personales con la excusa de las causas justas. Cuando un usuario da su nombre, e-mail, redes sociales y va dejando rastro de con qué empatiza, da datos a una empresa que no genera retorno social alguno.

En China tienen un plan

Tengo la impresión de que en China cada paso que dan les acerca a algo que aún no se ha materializado pero va a parecerse mucho a la dominación del resto del mundo. Tanto espacio, tanta gente, tanta capacidad de trabajo y de aceptación de las normas impuestas impresiona: “En el primer cuarto del año China ya ha instalado la potencia equivalente a 10 centrales nucleares sólo en parques solares. Es una cifra salvaje fuera de los parámetros de cualquier otro país del planeta” (Magnet).

Gracias, William McGregor

Este año la liga es una penitencia para los seguidores del Athletic, y una generadora de buenas noticias, por rachas, para el resto de equipos vascos. Pero sin duda, “la competición regular” es un inventazo. Una gran idea que debemos a un escocés, William McGregor que, en los inicios del fútbol, allá por 1880, como directivo del Aston Villa, tuvo la idea de crear un torneo complementario a las pequeñas competiciones por eliminatorias. Gracias, Panenka, por contarnos estas historias.

El seny nunca se perdió

El mismísimo Puigdemont, personajes de tercera como Bea Talegón o una masa acrítica entrenada para seguir los dictados de personajes más eficaces en lo comunicativo que en lo discursivo, nos han llevado a pensar que el seny en Catalunya se acabó el día que quisieron hacernos creer que habían proclamado la República. Por suerte, hay autores como Agustí Colomines y políticas como Marta Pascal que nos recuerdan su cordura: Catalunya necesita un Govern, no otras elecciones.

Los líderes, sí

Uno de los principales problemas de Catalunya, insisto, viene de permanecer demasiado tiempo en una intensa crisis. Eso hace que cambien algunas escalas y que algunos aprovechados se conviertan en líderes sin la madera ni la visión necesarias para hacerlo. Ramón Cotarelo se traga una noticia de El Mundo Today y ni siquiera pide perdón a sus 160.000 seguidores, que siguen teniéndolo como un faro aunque tuitee como un indocumentado.

El Pocero lo vio venir

Durante los años de la crisis las urbanizaciones vacías que “El Pocero” había levantado a las afueras de Madrid eran, según decían, un monumento a la especulación inmobiliaria. Lo que solo sabía aquel constructor, al parecer, es que llegaría el momento de recoger los frutos: hoy sus pisos son reclamados por las clases medias, desplazadas del centro de Madrid por el aumento de los precios de la vivienda que beneficia, sin duda, a los que siempre benefició la burbuja.

Abramos un debate

“¿Es ético que los partidos políticos hagan chistes sobre otros partidos políticos en sus canales oficiales?”, se pregunta Antonio Agredano a cuenta, precisamente, del meme de Cristina Cifuentes del que les hablaba ayer y que tuitearon por error en la cuenta del ministerio español de Hacienda. El mismo meme de Cifuentes como portada de un catálogo de “Mango” fue subido, con toda la intención, por IU a su cuenta en Twitter, generando la duda de Agredano. Yo lo tengo claro.

¿Crisis en Facebook?

Manu Moreno se fija en las cifras: en el primer trimestre de 2018 ha logrado un incremento de un 13% en el número de usuarios y de un 67% de ingresos respecto al mismo período del año anterior. Pero la crisis de reputación es evidente, ese incremento de usuarios puede venir de países en vías de desarrollo y los ingresos, simplemente, porque en Facebook cada vez más hay que pasar por caja para que algo funcione mínimamente. Parches, en definitiva, que no sabemos si taponan.

Llarena, déjalo

Xavier Sardà, que ha dejado claro varias veces que independentista no es, escribió una columna en El Periódico (accesible en su web) que firmaría no ya cualquier nacionalista, sino cualquier persona con un poco de sensibilidad y los ojos abiertos. Sardà viene a pedir a Pablo Llanera que pare, a la justicia que sea justa y a los medios que nos fijemos en que el mismo gobierno que disputa si hubo o no malversación el 1 de octubre está “hasta las cejas de casos de corrupción”.

El amarillo no agrede

Salta a la vista, pero la pieza de Magnet sobre cómo no tiene ninguna justificación retirar camisetas o bufandas amarillas a los aficionados del FC Barcelona, hay que leerla: los jueces han dicho que un abucheo o un silbido son formas pacíficas de protesta, UEFA y FIFA solo regulan los mensajes que emiten los jugadores en el terreno de juego (levantándose la camiseta, por ejemplo), no el público en la grada y, por supuesto, no había motivo justificado para requisar prendas de ese color.

Faltaba Fariña

La cuenta en Twitter de la editorial, Libros del KO, también lo recordaba, pero los más expresivos fueron los de Jot Down Magazine: “Falta ‘Fariña’ en Sant Jordi. Que no se nos olvide”. Así es: con la serie en un momento estupendo de trama y audiencia, Fariña habría sido este 23 de abril uno de los libros más demandados y regalados, pero la censura funciona, ¡vaya que sí lo hace!, y la editorial y el autor están perdiendo muchísimo dinero que les permitiría seguir investigando.

¡Que no se nos pase!

Ni el gran problema catalán ni sus expresiones más sonrojantes (o así deberían de ser) para España como la prohibición de camisetas o bufandas amarillas, ni el desastre judicial de Fariña, ni otros casos que seguimos como el de Altsasu o “la manda” deben hacer que perdamos de vista que “la policía nacional descubre que el Gobierno murciano del PP colaboró para que ACS consiguiera rendimientos del 60.000% desplazando todos los costes y riesgos a las arcas públicas” (El Confidencial).

La Infanta lista

Cristina de Borbón siempre había sido considerada más inteligente que su hermana hasta que ella misma prefirió quedar ante el juez y la sociedad española como una mujer incapaz de leer lo que firmaba y que hacía caso a su marido sumisamente. Ahora sabemos, además, que Elena de Borbón cobra casi el doble que su hermana (300.000 contra 170.000) por un trabajo equiparable, cada una en una Fundación, y lleva una vida mucho más tranquila (siempre que Froilán se lo permita).