No contribuyamos

La turba ha revivido gracias a Internet. En el caso del supuesto asesinato de Gabriel Cruz, es evidente: mensajes de WhatsApp, tuits y textos o fotos en Facebook absolutamente falsos (como que con un número de “likes” la justicia será más severa), y una agresividad que ha regado la impunidad del anonimato. Hoy cualquiera puede decir lo que le dé la gana, amenazar, insultar y dar por cierto lo que cualquier descerebrado o irresponsable diga. Qué valioso es saber quedarse callado.

Innenarity en estado puro

Siempre es interesante escuchar o leer a Innenarity. En Letras Libres recogen una entrevista al filósofo, que acaba de publicar “Política para Perplejos”, solo con sus reflexiones acompañadas de titulares sencillos. Así apreciamos mejor las dudas y los atisbos de certeza de un hombre informado y que reflexiona. Sobre Internet, por cierto, también tiene una idea apreciable: “Se ha convertido en una cámara de eco capaz de confirmar nuestros prejuicios hasta unos extremos inéditos”.

Todas son empresas

Me gusta el titular de La Información porque creo que empieza excepcionalmente bien: “Esta empresa pretende revolucionar la educación (sin ofrecerte ningún título)”. Udemy ofrece vídeos con formaciones on-line y su modelo de negocio es haber hecho posible que incluyamos en el currículum lo que hemos aprendido viendo tutoriales de YouTube. Pero lo más importante es que se trata de una empresa, como en casi todas las iniciativas disruptivas que van de molonas.

Cristina podría estar deprimida

Cuando Pedro J. Ramírez anunció que su medio digital daría una vuelta al periodismo pensé que, si hay experiencias como la de Ignacio Escolar que han dado pasos interesantes, alguien con mucho dinero y experiencia podía ir más allá. Pero me temo que no va a ser el de El Español, de momento: su digital sigue siendo, entre otras cosas, cortesano, el rasgo del rancio español. Su preocupación por la depresión de Cristina de Borbón si Iñaki Urdangarín entra a la cárcel es muy significativa.

También esto es fútbol inglés

Somos muchos los que admiramos la Premier League porque vemos que han sabido conjugar el gran negocio del fútbol con las mejores tradiciones de este deporte incluso reduciendo la violencia en las gradas (también es cierto de que partían de niveles de violencia muy altos). Pero tiene sus miserias: en La Media Inglesa relatan muy bien las del West Ham, ese club que ha cambiado de barrio (eso en Londres es toda una traición) y de estilo por marketing, y ha hundido a una hinchada.

Urdangarín, a la asamblea de parados

Iñaki Urdangarín se rinde, según Vanitatis: harto de buscar trabajo sin encontrarlo decide tirar la toalla. Ha estado cerca: “Casi lo logra con un puesto en la selección de balonmano de Qatar junto a su querido Valero Rivera”, pero al final, nada. ¿De qué va a vivir ahora en Ginebra? Eso no lo explican, pero sí en qué va a ocupar su mucho tiempo libre: deporte. Está preparándose para diferentes pruebas para veteranos, suponemos, gracias al sueldo o asignación de su mujer.

Y su cuñada triunfa

Iñaki Urdangarín puede preguntar qué hacer con su tiempo libre a su cuñada, Elena de Borbón, que lleva muchos años sin oficio conocido más allá del de Infanta. No solo la hija mayor de Juan Carlos I logra sacar adelante su día a día, además se está convirtiendo en una especie de icono kitsch. La última referencia es de Emily Shornick, que en InStyle da las razones por las que es fan de Elena. Estas pueden resumirse en una mezcla de eclecticismo y “a mí me da todo lo mismo”.

¿Qué hacemos con Trump?

Dori Toribio se pregunta qué hacer con Trump en Twitter. Es decir: ¿tienen que seguir tomando los periodistas esta red social del presidente como fuente oficial? La conversación que mantiene con otros tuiteros es bastante interesante, por ejemplo, con ideas como la de guardar esos tuits para un futuro libro. Algo que ya estará haciendo algún periodista avispado. Trump no es consciente del “rastro” digital que está dejando, para alegría (o desolación) de quienes siguen su actualidad.

La ciencia y la izquierda

La entrevista a Mauricio Schwarz (que está de promoción de su libro, “La izquierda feng-shui”) en El Español es bastante interesante como lo es, en general, la relación de quienes se autodenominan “la izquierda” con la ciencia. Por un lado es cierto que en la universidad hay mucha de esa izquierda. Por otro, en la izquierda han tenido cabida (y hasta justificado) alternativas poco científicas y próximas a la autosugestión como modo de resolver problemas médicos.

El éxito relativo de “Despacito”

Créanme: me parece que no he escuchado la canción de “Despacito” todavía. No estoy en edad ya de ir a los sitios en los que la “pinchan” para que la chavalada “perree”, y mis hijos son demasiado pequeños para ponerla en casa a todo trapo. Así que me estoy librando. Pero por lo que tengo entendido es un exitazo. También lo reconocen en Magnet, donde juegan a relativizar el bombazo cocinando cifras de Spotify para demostrar que “solo” es la quinta canción más relevante de su historia.

¿Y para los demás, Patxi?

20170308_patxi

Suscribo cada línea de la propuesta que ha hecho Patxi López a los socialistas para que los partidarios de los proyectos del propio López, Díaz y Sánchez, debatan en Internet de un modo constructivo. Ojala hubiera dado esas mismas recomendaciones a sus “activistas” en redes cuando fue lehendakari y candidato: anonimato, insultos, mentiras y trampas siguen formando hoy la dieta comunicativa de los pocos trolls que quedan en el PSE, movidos ya solo por sus propias obsesiones.

Podemos también nos presiona, ¿y?

Según la Asociación de la Prensa de Madrid, miembros de Podemos presionan a los periodistas y eso está mal. Es cierto, ¿y qué? Podemos, como cualquier otro partido político intenta que la prensa pase por su aro. ¿Sus formas son un poco agresivas? Bueno, peor lo llevan los que tienen que aguantar a Donlad Trump. Personalmente, celebro que cronistas parlamentarios en Madrid como Jorge Bustos, lejos de Podemos, también acepten esas presiones como parte del juego.

¿Cómo lo hace?

El problema es que Podemos intenta presionar (insisto, como todos los partidos del mundo) en público y en Twitter. Y es verdad que aporta una novedad que es el denominador común en las piezas de El Confidencial y El Independiente: muchos usuarios acríticos y anónimos dispuestos a zarandear a quien señalen Iglesias o Echenique. Pero antes también había trolls, y políticos con blogs que ponían nombres y apellidos de periodistas (el mío aparecía recurrentemente en el que escribía un concejal de Bilbao desde la oposición).

El mundo del toro, feliz

Si la bajada del llamado “IVA cultural” se consuma, entre los sectores que se verán beneficiados podremos encontrar al de la tauromaquia. Y no dudan en celebrarlo en la web Mundotoro.com, en la que recuerdan: “La bajada del IVA de las entradas taurinas era uno de los compromisos que PP y Ciudadanos acordaron en el pacto de investidura”. Mientras tanto, las cuotas de los trabajadores autónomos suben y el IVA de otros sectores se mantiene.

La Infanta Cristina es “la Eva”

No es un beneficio particular de la familia real: en la base de datos de la jurisprudencia española se modifican todos los nombres de las sentencias para preservar el anonimato de los sentenciados (o absueltos). Así, la infanta Cristina es “la Eva”, e Iñaki Urdangarín pasa a ser un tal “Julio” que consigue contratos por sus lazos con la Casa Real española. Me imagino que leer hoy la sentencia tiene que ser desternillante. Por suerte, está la hemeroteca para recordar qué y a quién se juzgó.

Gobernar con críticas es inevitable

20170306_gobernar

Espero que Ada Colau, por lo menos, se haya sorprendido cuando haya recibido el tuit de @Txell, una catalana que le ha enviado una imagen de su factura del agua en Barcelona: 0,91 € de consumo que suponen un pago de 59,54 €. ¿Por qué? Por el abono de diferentes tasas e impuestos. Ese abono de impuestos es necesario, por supuesto, pero sirve para recrudecer una realidad. ¿Qué puede hacer Colau? Exactamente lo mismo que todos sus predecesores y el resto de alcaldes: administrar y olvidar cierta demagogia.

¡Que me borren el rastro!

Algo parecido habrá exclamado la Infanta Cristina en este plazo que se está dando para pensar qué va a hacer, una vez absuelta del “Caso Nóos”. Primero, estaría pensando en cómo lograr que le reconozcan la injusticia de haber sido encausada. Y después, querría ejercer su “derecho al olvido” haciendo que Google borre su rastro relacionado con esta causa. ¿Puede hacerlo? Con tiempo y dinero, seguramente sí. Así que la memoria y todo lo que podamos escribir al respecto, son importantes.

Sí, es Europa

La frase de Santi Palacios, convertida en tuit, es de las que te deja helado: “Ninguna persona de mi generación podía imaginar que en 2017 íbamos a estar tomando imágenes así en Europa”. Pero más frío pasan las miles de personas que se amontonan en campos de refugiados de Europa a las que Palacios ha fotografiado. En la revista 5W nos enseñan imágenes de esta Europa (Europa, sí, Europa) que no acoge y sí encoge corazones, hombros y modelos solidarios.

Lo importante no va en un “meme”

Leyendo a Luis Arroyo (siempre imprescindible) uno se entera de que los “memes” no nacieron con Internet: el término lo inventó Richard Dawkins en 1977 para referirse a la mínima expresión de la cultura. Y ha sido subvertido, claro, en este tiempo de Internet en el que todo es banalizado. Y eso es precisamente lo que denuncia Arroyo, que tenemos la herramienta más increíble para transmitir información valiosa y la llenamos de tonterías… Y mentiras, añado yo.

Euskadi, en tecnología 3D de hace 80 años

La historia que hemos encontrado en El Confidencial no tiene desperdicio: el investigador Josu Martínez había oído hablar de una película, “Euskadi”, estrenada en 1937 (año de los bombardeos sobre nuestro país) pero en 3D, que llegó a considerar un rumor porque no lograba dar con ella… Hasta que encontró una carta de 1983 de su director, René Le Hénaff, en la que confirmaba la existencia de la cinta en la que grabó tradiciones folclóricas y culturales de Iparralde con una tecnología excepcional. La veremos en Loraldia, en Bilbao.

Patxi, ¿con Susana?

20170303_patxi

Uno mucho más listo que yo me explicó en una ocasión que en política lo más importante es saber lo que uno es. Patxi López tendrá que decirnos si lo sabe. Y si lo sabe, tendrá que explicárnoslo también, porque este ex de Sánchez podría estar haciendo ahora, según Vozpópuli, un frente común con Díaz para frenar, precisamente, a quien sirvió de apoyo. La teoría de que López es realmente un submarino del aparato contra Sánchez cada vez parece más sólida.

¿Quién está con Hazte Oír?

Facu Díaz ha hecho una buena recopilación de tuits para mostrarnos quién sí apoya a Hazte Oír, la asociación que ha pretendido poner en marcha un autobús contra la transexualidad y a favor del sufrimiento de los más inocentes, los niños y niñas que no tienen recursos emocionales para lo que les sucede. Empezamos: el ministro Fernández Díaz, que la declara “de utilidad pública”, cargos del PP (Mayor Oreja o Botella), Ciudadanos y Vox (Santiago Abascal) y periodistas (Isabel San Sebastián o Carlos Cuesta).

No, Urdangarín no tiene una “paguita”

Si siguen esta columna sabrán que la familia real española no es, precisamente, una de mis favoritas. Pero menos me gusta, aún, que se propaguen informaciones falsas y existan colaboradores necesarios. Así que les desmiento que Iñaki Urdangarín vaya a recibir “una paga en Suiza para sus gastos” y a nuestra costa (siempre lo es). La información sale de Hay Noticia, una web que, en nombre del humor, busca tráfico (y dinero) con noticias falsas. Y allá a quien se las cuelen.

¿Y qué gana Paola?

Cada vez soy más descreído. No me queda más remedio: vivo de observar Internet y, como acabo de explicarles, está lleno de mentiras y trampas. Así que, cuando vi retuiteado el mensaje de Juanfran Escudero, lo primero que hice fue preguntarle qué saca Paola, la niña a la que dice ayudar… ¡por medio de retuits! Porque lo que saca Escudero, ese “community manager de celebrities” lo tengo claro: más notoriedad en nombre de la solidaridad. Pero Paola, si existe y está enferma, no saca nada de la “acción” de Escudero.

Zorionak, Bego!

Begoña Beristain es una de las mejores amigas que he hecho en la profesión. Una persona con una fuerza extraordinaria y una capacidad inigualable para contagiar sus ganas de vivir intensamente. Así que, por supuesto, voy a dedicar unas líneas para felicitarle por el que es su último gran éxito de momento: quedar tercera mujer en el Sahara Maratón que acaba de celebrarse. El viaje, además, tenía un fin solidario real: llevar medicamentos y útiles que ella misma acompañó hasta los campamentos.