El PNV tiene derecho a negociar

Es así de simple: la política es el arte de hacer posible lo difícil. Es de hablar entre diferentes para encontrar los espacios comunes. La política no va de bloquear, ni de cuanto peor, mejor, ni de hacer memes o tuits ingeniosos para cerrar los temas, aunque muchos lo crean. El PNV tiene derecho a negociar con el PP si quiere. Y los catalanes a hacer su camino que pasa, nadie lo olvide, por negociar con Rajoy. Y con una campaña española lanzada eso es imposible por mucho arte que tengan todos.

Cifuentes saca la metralleta

Muchos pensamos que la filtración del falso máster (según todas las pruebas) de Cifuentes venía del propio PP de Madrid. De pronto, apareció un miembro de la universidad afiliado al PSOE y todo cambió. Pero en El Español aseguran que la presidenta va a “morir matando”, como con su denuncia contra las irregularidades de su predecesora, Esperanza Aguirre, y que “el PP se echa las manos a la cabeza”. “Esto va a ser la guerra” se lamentan, según el digital de Pedro J. Ramírez.

Y en Podemos no la guardan

No salimos de El Español. No hace falta porque los de Pedro J. Ramírez han contrapuesto la información anterior con la que voy a trasladarles ahora: Podemos ha escenificado un aparente acuerdo entre Errejón (apartado en Madrid), Iglesias (el que le amenazó: “Ni media tontería”) y Espinar (el que le quería colar un equipo entero y le ha colado medio) para quitarse de en medio a Bescansa (que sigue intentando hacer frente a Iglesias), y pretenden que nos cuele todo.

Y en el PSOE no saben qué hacer

No suelo estar de acuerdo con Joaquín Leguina pero esta vez, sí: no creo que el PSOE necesite a Manuela Carmena, y con el “no” de esta a los de Pedro Sánchez acaban de darse un tiro en el pie. Porque esa negativa pone en entredicho al que sea al líder de la oposición actual y al candidato que, como sugiere Leguina, nada tendría que envidiar a Carmena salvo el maketing de Podemos. Y esa es la situación en Madrid: con un PP debilitado, Podemos y PSOE no son capaces de sacar cabeza.

Guerra de instagramers

¿Es intrusismo el que hacen los “influencers” en Instagram? Sinceramente, no lo creo. No son agencias de publicidad aunque la venden, no son modelos aunque usan sus cuerpos, ni son fotógrafos aunque sacan y, sobre todo, salen en fotos. Pero, sí: hablan de publi y marketing, sí, posan y hacen campañas y, sí, hasta se meten a dar cursos de fotografía. Solo es un tipo de prescriptor y, si me apuran, una nueva profesión que consiste en vender todo lo que puedas mientras dure.

El ventilador salpica a todos

Cuando en el PP se den cuenta de que la estrategia del ventilador les enfanga como al que más y perjudica a la calidad de la democracia en España, seguramente, ya será tarde. No quiero ni pensar que son conscientes ya y que su propio sistema les importa un guano, cuando tuitean, como hizo ayer Maroto, por ejemplo, dos mentiras en los currículums y una corruptela (la conocida como “beca black” de Errejón) de otros partidos para que el escándalo de Cifuentes parezca uno más.

Todo puede ir a peor

Cuando Ignacio Escolar anunció en Twitter que su digital, Eldiario.es, lanzaba esta exclusiva: “El ‘posgrado en Harvard’ de Pablo Casado fue un curso de cuatro días en Aravaca”, desde El Mundo Today le respondieron: “PERO VAMOS A VER” (sic) porque la realidad, a este paso, les deja sin chistes. Pero que todo el marasmo de currículums hinchados no nos despiste: lo que ha hecho Cifuentes es hasta delito si se confirma que falsificó documentos públicos y firmas. Casado solo chuleó.

Pero, ¿por qué mienten?

Eso es lo que no entiendo: ¿por qué nos mienten? ¿Qué necesidad tiene Cifuentes de exhibir el título de un máster que no cursa o Casado de hacernos creer que ha estado en Harvard cuando se pasó cuatro días en Aravaca oyendo a un señor que venía de EE.UU.? ¡Si van a ganar el mismo dinero y en su partido eligen los sucesores a dedo! Y parece que no son los únicos: “El máster de Ana Pastor y de otros cargos que desparecen de la web del Congreso” titulan en El Nacional.

¡Qué vergüenza!

La universidad tenía ya sus propios problemas, con el del sistema de publicación de trabajos científicos como uno de los más graves, pero pocos esperábamos que el de los títulos “easy access” fuera a ser uno de ellos hasta que hemos visto cómo la Rey Juan Carlos (¡poco hemos hablado de lo apropiado del nombre!) facilitaba “licenciaturas exprés” a altos mandos policiales o rebajaba el 50% de la matrícula de un máster a los afiliados a Vox, además de lo de Cifuentes.

Y va Podemos, y la caga

Con Cifuentes acorralada y Ciudadanos dudando entre apretar la soga o quitársela, va Podemos y se mete en un lío: Espinar maniobra para adelantar el proceso de “elección” de candidato que no servirá para nada porque Iglesias y él ya han acordado con el propio Errejón que lo será… Pero con el equipo de Espinar, a lo que Errejón se niega. “Ni media tontería”, le responde Iglesias, para alborozo de sus adversarios que ven cómo Podemos se diluye por sus propios medios.

¿Y si Emilio Botín está muerto?

Es lo que defiende Josele Sánchez, director de La Tribuna de Cartagena, un medio digital en el que César Vidal tiene un espacio de honor, para que se hagan una idea. Es más: Sánchez ha grabado un vídeo en primera persona en el que hace público un intento de soborno de 400.000 euros y que teme por su vida después de informar desde hace un par de meses que Emilio Botín, el expresidente del Santander, ha sido asesinado y su muerte, ocultada por el resto de medios.

Lo que quiere “la gente”

La nueva política necesita parecerse a la nueva política desesperadamente. Mala señal. En la cuenta oficial en Twitter de Podemos colocaron ayer una foto (de móvil, vertical y sacada en algún barrio castizo) que lo tenía todo para que le guste a “la gente”: el parabrisas de un coche nevado con el mensaje de “Amaia ganadora” y un corazón. Un postureo de libro al que se sumó Errejón, y que solo convencerá al que ya está convencido de que la nueva política tuvo alguna vez algo de nueva.

“La fiesta de la democracia”

Carles Puigdemont ha difundido en Twitter cuatro viñetas de Miquel Ferreres, humorista gráfico que ha anunciado que a final de mes dejará de colaborar con El Periódico por expreso deseo de la dirección. Ferreres no encaja en la línea del diario, como demuestra el president con cuatro ejemplos en los que el dibujante contraponía los modos de vida de Bárcenas o Iceta con el de los políticos catalanes detenidos, o ejemplos de cómo España entiende ridículamente la democracia.

España involuciona

Les he hablado de postureo político, les he hablado de cómo Ferreres caricaturiza a esa España trágica, y ahora les hablaré de las dos cosas a la vez. El PP con la prisión permanente revisable es oportunista, y es algo peor: está intentando engañarnos con lo que es, con que es una reclamación popular y con que es un avance social. La cadena perpetua disfrazada es un paso atrás de libro, y es claramente vengativa e innecesaria… A menos que seas el PP y necesites otra cortina de humo.

Internet da voz… al más tonto

Hablando de populismo, pocas cosas menos reales y más interesadas que todas esas frases grandilocuentes de que Internet y las redes sociales nos acercan los unos a los otros y nos dan voz. ¡Qué tontería! Altavoces como Twitter nos retratan como sociedad: durante el Espanyol-Barça, Shakira tuvo más menciones que Luis Suárez, casi todas para insultarla y vejarla como venganza ante la provocación (que también sobra) de Piqué. Y esto es solo una muestra, el día a día es absolutamente repugnante.

“El Gobierno legítimo de Catalunya”

Solo un día después de conocer la cuenta en Twitter “oficial” del “gobierno legítimo de Catalunya”, Carmen Forcadell reconoció ante el juez que la declaración de independencia fue simbólica. Puedo entender que intente eludir la cárcel, pero es evidente que su opción, tan comprensible como conservadora de su propia integridad, enfría la manifestación de hoy cuyo lema es: “Somos República” y deja la legitimidad de ese gobierno a merced ajena injustamente.

El bulo contra el bulo

El relato de este procés es muy complejo y por ello, como siempre, aparecerá uno que lo simplifique para ganarse durante un tiempo el aplauso de unos cuantos. Pero esa simplificación solo puede ser capciosa y falaz. Es mucho más complicado empeñarse en leer hasta lo que resulta difícil. También es necesario ya detener el victimismo: una foto de unas piedras sobre la vía se ha convertido en un bulo de ida y vuelta que, de nuevo, perjudica al independentismo.

Lo que no es una broma

Mientras medio govern catalán y los que no eran Guardia Civiles en aquella pelea en Altsasu siguen en la cárcel de moso preventivo y sin fianza, Ignacio González ha podido abonar 450.000 € para abandonarla. ¿Les parece mucho dinero? Pues solo es un 7% de lo que le descubrieron ayer: 5,4 millones de euros escondidos en Colombia que se suman a la fortuna ya conocida, porque este, de suelto en el bolsillo, nunca andaba mal. La imagen de un país y su justicia.

Iglesias sigue presionando a Errejón

En Podemos solo manda uno, y ese es Pablo Iglesias. Si Iñigo Errejón pensaba que después de su pulso a nivel nacional y su asignación a Madrid, por debajo incluso de Ramón Espinar, iba a gozar de margen y tranquilidad, se equivocaba: ahora el gran líder morado quiere colocarle a Julio Rodríguez como candidato. El que fuera Jefe del Estado Mayor con Zapatero colecciona fracasos (se ha quedado dos veces sin escaño) pero sigue siendo uno de los preferidos de Iglesias.

Guardiola, el entrenador

La propaganda sobre Catalunya está tapando un montón de noticias. Algunas perjudican directamente al PP y, por supuesto, en Génova están encantados. También está sirviendo para señalar enemigos, como Pep Guardiola, del que solo se habla mal en España, pese a que, como recuerdan en La Media Inglesa, está haciendo su trabajo extraordinariamente bien. Si solo hablamos de fútbol, en el Manchester City está triunfando. Si hablamos de política, también, vaya.

No supimos seguir la pista

20170520_pista

Cuando Morfeo avisa a Neo por medio de su ordenador: “Sigue al conejo blanco”, el protagonista de Matrix supo qué hacer. Ayer, cuando Pablo Echenique nos dejaba en Twitter la gran pista: el videojuego en el que Pablo Iglesias destruía corruptos con rayos que le salen por los ojos, no supimos interpretar que estaban a punto de dar el gran paso. Y eso me lleva a pensar que, sí, que somos tan tontos como creen en Podemos. Y cuando nos tratan como tal aciertan.

Más “Pablemos” que nunca

Hubo un momento en que sí creí que la moción de censura de Podemos la iba a encabezar una figura más o menos neutra (en esta misma columna hablamos de la posibilidad de que fuera Vicenç Navarro), simplemente por arrojarla a la cara de los otros partidos. Pero, no. Solo Pablo Iglesias puede estar al frente de los retos de Podemos. Por eso les contaba antes que el videogjuego que protagoniza no era una anécdota, si no una señal que no supimos leer. Podemos es Pablo. La revolución es Pablo. La gente es Pablo. España es Pablo.

El paso atrás, en otro momento

En este contexto, con un macho alfa destacado, tan macho, tan alfa que desbanca al que fue su máximo colaborador para colocar a su novia, que se rodea de otros machos, no tan alfa (por supuesto) para seguir en el machito, tuits bienintencionados como el de Podemos Bilbao quedan irremediablemente huecos: “Para que haya cuotas de poder equitativas entre hombres y mujeres los hombres debemos dar un paso atrás”. El paso atrás que lo den otros, Pablo es imprescindible.

Manifiéstate con Ynestrillas

La moción de Pablo (ya no es de “la gente”, ni siquiera de Podemos, es de Pablo, por Pablo y para Pablo) será hoy apoyada por todas las personas que han sido llamadas a secundarla sin saber que el personalismo iba por delante. Entre otros, votó la moción Ricardo Sáenz de Ynestrillas. El falangista, sí, reconvertido a feliz activista de Podemos que, visto su Twitter, puede estar presente en la manifestación de hoy en Madrid a favor de Pablo y su moción.

Entradas a 10 €

¿Saben lo que es “la gente” para Podemos? Se lo voy a explicar en un sencillo pantallazo: 10 € por entrada para ver en directo una entrevista a Íñigo Errejón y, al final, unas canciones de Feliu Ventura. Ahí lo tienen. Me da igual si la recaudación se la queda el Teatro del Barrio, el cantante, el político o el medio que accede al show (Ctxt). Me importa que candidato y cabecera accedan a hacer de una entrevista un acto de precampaña pagado. Y “la gente”, para pagar y aplaudir.