Lo más importante

Una cuenta en Twitter habitual entre los seguidores del Athletic clavaba en parte lo esencial en el fallecimiento de Inocencio Alonso: “Hoy otra persona que no vuelve a casa por culpa de un puto partido de fútbol. Puta mierda. Sin más”. Pero ese “sin más” es lo que se queda corto. Y la esencia del problema, también, es muy fácil de señalar sin intentar, como otros ya han hecho en Internet, apropiarse y politizar también a esta víctima señalando desde a Urrutia hasta a Urkullu.

El problema que tenemos en casa

En menor medida que en otros campos (y en mayor que en algunos), una parte de la grada de San Mamés resulta tan poco recomendable como la de los hinchas que vinieron de Rusia a buscar pelea. O como Ultra Sur. O los Boixos Nois. Sí, todos son lo mismo: grupos movidos por interés político y económico. Grupos a expulsar de los estadios y a erradicar de las aficiones. No son de los nuestros, son solo de los suyos, de sus obsesiones y sus jefes (que los tienen). Abramos los ojos y tratémosles como merecen.

Ni siquiera es algo nuevo

Juan Carlos Latxaga pone en su blog el contexto necesario a la tragedia del jueves: el fútbol siempre ha estado invadido por grupos violentos, de un extremo y de otro, a los que no solo se permitía acudir a los estadios, también se les facilitaba hacerlo. En los años 80 la violencia llegó a su cima (por lo menos, la difusión de la misma) y en los 90 empezó la concienciación. Pero nunca se ha intentado erradicar con firmeza a estos grupos que, en nombre del fútbol, dan libertad a su psicopatía.

Hay otro fútbol

Jorge Valdano decía que el fútbol es un deporte muy tonto para personas muy listas. Y estoy de acuerdo. Hay otro fútbol, el que ven personas muy inteligentes y con una gran sensibilidad: no son pocos los escritores, cantantes o científicos (en genérico, no en masculino) que son aficionados al fútbol. Y la mayoría disfrutamos con un deporte y un sentimiento compartido. Solo algunos encuentran en el fútbol una excusa y en los grupos violentos un entorno que les acepta pese a su incapacidad.

Y con esto, ¿qué hacemos?

Podíamos esperar que Alerta Digital u OK Diario llevase a ETA a sus titulares sobre la muerte del ertzaina del domingo. Pero también nos hemos encontrado con unos cuantos tuits de ciudadanos que no tenían problema alguno en mezclar la parte más deshonrosa de nuestro pasado reciente con la tragedia de esta semana. Es el legado real que nos deja la por fin irrelevante banda de pistoleros, y es la obsesión de los que nunca tuvieron que hacer frente a los que les apoyan.

Todos contra el PDeCat

He elegido una noticia de OK Diario para ilustrar esta noticia pero desde este digital, que puede ser uno de los más extremos, hasta los más moderados, todos tienen algo en común: todos están en contra de que sea President un miembro del PDeCat, el partido nacionalista más votado en Catalunya. Por desgracia para los nacionalistas, a veces parece que hasta Puigdemont está en contra de su partido ante una oportunidad única de seguir liderando Catalunya.

La España de Ciudadanos

De lo suyo gastan: hasta uno del PSOE como José Carlos Díez, gran asesor económico de Susana Díaz, colabora con la estupidez de Tabarnia que caerá por su propio peso en las próximas municipales, cuando ese territorio que ha votado mayoritariamente a Ciudadanos en las autonómicas, vuelva a elegir alcaldes de otras opciones. Mientras tanto, entre todos engordan al burro (un animal muy catalán) que monta Albert Boadella, encantado de verse otra vez en las fotos.

A González solo le llama Rivera

¿Se acuerdan de aquello de que no hay nada que se parezca más a un español de izquierdas que un español de derechas? Pues volvemos a confirmarlo: en El Plural destacan, de la entrevista a Felipe González en la SER, que el expresidentes solo habla con Rivera. Dentro de la noticia lo cuentan mejor: Mariano Rajoy no le ha llamado en tres años y Sánchez hace mucho que no marca su número. El que sí lo hace (y González le responde gustoso) es Albert Rivera. Cosas de España.

El modelo de conducta

No niego que después de cinco años en el mismo edificio a uno se le puede ir la cabeza, pero tampoco hay que olvidar por qué Julian Assange se ha tirado todo ese tiempo refugiado en la embajada de Ecuador en Londres: tiene dos órdenes de detención en Suecia por violación y agresión sexual. Por fin el embajador le ha señalado el camino de salida y los trabajadores se ven libres para hablar: hábitos higiénicos poco recomendables parece que han sido claves para esta decisión.

Yo no escuchaba a The Cranberries

Lamento el fallecimiento de Dolores O’Riordan por su juventud y porque, como cualquier artista, ha dejado tristes a sus seguidores. Lo que no sabía es que hubiese tantos aficionados a la música de The Cranberries. “No puede ser que todos los famosos que se mueren sean vuestros más mejores favoritos. Venga, hay que elegir 3 para que el día que finen tengáis derecho a gritar (ya con pruebas) que erais sus muy mejores fanes”, pedía una usuaria en Twitter. Me sumo.

Día uno

Tenía razón ya la semana pasada el usuario de Twitter que vaticinaba grandes ridículos por la espiral de españolismo y contra la democracia en la que algunos habían entrado. La escalada ha sido sin cuerda y sin miedo: la montaña de Catalunya tenía que ser conquistada sin importar cuánta vergüenza o decencia se quedara atrás. Ayer ya vimos algunos ejemplos y esta semana veremos muchos más. La cordura se ha independizado de (una parte de) España.

La tormenta

“El destino susurró al guerrero: ‘Tú no puedes soportar la tormenta’. Y el guerrero devolvió el susurro: ‘Yo soy la tormenta’”. Este tuit lo publicaron en la cuenta oficial de la Guardia Civil, al parecer, para dar ánimos a los agentes destinados en Catalunya de cara a estos días. Y hoy, pasado ya el fin de semana, es el ejemplo de cómo se tomaron el referéndum a los lados de la línea que divide ambos países. No podemos olvidarnos hoy de lo que vimos y vivimos hasta ayer.

“Niños de escudos humanos”

En una cuenta no oficial del cuerpo de “la benemérita” también antes del referéndum alertaban del posible uso de menores de edad como “escudos humanos” ayer. El ridículo no conoce fronteras espacio-temporales, por lo que se ve, y el nivel alcanzado en el “lenguaje del conflicto” sirve hoy para retratar adecuadamente a cada actor en este proceso. Pero ahora nadie se hará responsable ni de lo sucedido ni de lo que hubiera podido pasar. Internet es efímero.

¡Oh, no!

El argumentario contra la expresión pacífica de la voluntad de un pueblo alcanzo su cima con la campaña de “hispanofobia” que lanzó el PP. Para su vergüenza tiene que quedar. Pero no hicieron menos el ridículo los medios que insistieron con que el Barça saldría de la liga española o, como Vanitatis, los que alertaron que con la independencia están en riesgo los títulos nobiliarios de la infanta Leonor. El concurso al mayor ridículo sobre Catalunya ha sido peleado.

Termino

Finalizo ya mi repaso a los mensajes que nos trajeron a días tan señalados como el de ayer y el de hoy con una corrección de Josean Beloqui a Gaspar Llamazares. Porque hasta los más aparentemente razonables han patinado con Catalunya: ¡por supuesto que una república puede tener bases nacionalistas! Por ejemplo, como bien le recordaba el de Geroa Bai: Francia, sin ir más lejos, es un buen exponente. Y esto es solo un adelanto de todo lo que nos queda por leer.

Pablo Iglesias manda

20170316_pablo

De hecho, manda todo lo que puede, y eso, en una estructura vertical disfrazada de horizontal como Podemos, es mandar mucho: la fundación asociada al partido morado (en el que decían que las fundaciones de los partidos eran como cortijos) va a cambiar su dirección por decisión del órgano coordinador del partido (en el que hablan de independencia de los elementos), y por supuesto va a laminar a los “errejonistas” para colocar a afines a Iglesias, cómo no.

¿Qué CC.OO. se encontrará Unai Sordo?

Seguimos con Podemos, porque según El Confidencial Digital, Ignacio Fernández Toxo habría realizado una especie de última ronda en su sindicato, reuniéndose con líderes territoriales, para constatar que CC.OO. se ha “podemizado”. Los “críticos” le pedían un “cambio revolucionario”, no solo de caras: exigen la salida de representantes sindicales fuera de los consejos de administración para que no se repitan casos como el de las “black”, que ha podido ser motivo de desgaste.

¿Un nuevo modelo… de consumo?

No tengo nada en contra de que una gran empresa y un gran empresario obtengan cuantiosos beneficios de sus negocios. Sí me importa que existan modelos de negocio que empiecen a modificar el mercado laboral, con horarios difíciles, condiciones incómodas y sueldos bajos como norma general. Pero en el enfoque de Vozpópuli sobre lo mucho que ha ganado Inditex me llama la atención el cambio de modelo de consumo que se nos supone: la apuesta por tiendas más grandes y cierre de las pequeñas es una de las causas del crecimiento.

Las historias de “amor” de Juan Carlos I

El discurso oficial edulcorado impuesto (¿por quién?) sobre la monarquía española me sorprende menos de lo bien y rápido que lo acata una parte de la prensa. En OK Diario hablan de la “historia de amor” entre Juan Carlos I y Marta Gayá en pleno reinado del monarca como si fuera una especie de película romántica. Me sorprende, igualmente, que nadie se pregunte en voz alta qué pasaba por la cabeza de Sofía de Grecia entonces… Y qué piensa ahora que parece que su matrimonio fue solo para buscar un heredero varón.

Machismos del siglo XXI (y el mundo occidental)

¡Oh, qué modernos son los escoceses, capaces de hacer un referéndum de independencia con toda su campaña del modo más civilizado posible! ¡Oh, qué transgresores son los escoceses, que después del Brexit y las promesas incumplidas avanzan hacia otra consulta independentistas! ¡Oh, qué sorpresa cuando hemos conocido que por fin en el club de golf más antiguo del mundo, en Escocia, ha permitido que las mujeres puedan ser socias, en segunda votación, y pese al rechazos como el del jugador norirlandés Rory McIlroy!

Prepárense para indignarse

20170225_indignarse

Si les ha parecido mal que Iñaki Urdangarín siga en la calle, en su casa de Ginebra, después de haber sido condenado a seis años de cárcel y sin pagar una fianza, esperen, porque viene lo peor: en Magnet han escrito un imprescindible post para que vayamos indignándonos porque los recursos lograran bajar las condenas y veremos si el yerno del Rey acaba entrando en la cárcel. Es, simplemente, un proceso judicial normal, al parecer, para quien puede permitírselo.

Blesa, también condenado a seis años

¿Saben quién ha sido condenado, también, a seis años de cárcel? Miguel Blesa, por el agujero que dejó en Caja Madrid. Y Rodrigo Rato, a menos: cuatro años y seis meses. ¿Creen que entrarán en la cárcel? Pues después de leer el periódico estos días y el post en Magnet sobre cómo se desarrolla la justicia española, tengo mis dudas. En menos de una semana, las condenas de seis años para quienes han acaparado dinero ajeno, según sentencia firme, son el nuevo “aquí no pasa nada”.

¿Por qué no te callas?

Ramón Espinar es el ejemplo perfecto de lo que es Podemos: un niño bien de familia progre pero ampliamente acomodada al que su padre no fue capaz de colocar ni en el PSOE, y que abandera todas las causas del “lumpen” (una expresión de Pablo Iglesias) para alcanzar asientos políticos cómodos. Esta semana ha sido es capaz de criticar en Twitter lo de Urdangarín, y de callar ante la condena de su padre por pulirse 178.000 € con la “black” de Bankia: un año de cárcel (que con toda probabilidad no cumplirá) y 3.600 € de multa.

¿Culpa, de qué, Cayetano?

Si cuando todo apuntaba a que la Infanta Cristina no iba a poder librarse (ha tenido que soltar 265.000 € y eso que la han absuelto) y a que la losa de Iñaki Urdangarín iba a ser insalvable, estamos como les estoy contando, no voy a ser tan inocente como para pensar que la justicia española va a tirar de la manta. El propio Cayetano Martínez de Irujo asegura que el problema del yerno era su osadía y que el suegro “también ha tenido culpa”. Y esto que comenta alguien tan cercano lo barruntamos muchos muy lejanos.

Guardiacivil06

Esta semana hemos sido muchos los que hemos visitado la cuenta en Instagram del usuario GuardiaCivil06. ¿Por qué? Porque el community manager de la “benemérita” puso mal el enlace a Instagram desde la cuenta en Twitter y en vez de al canal oficial (Guardia Civil 061), iba a este que, en primera instancia, pertenecía a “Delfín Asturiano”, un usuario conocido en las redes sociales porque lleva años queriendo ser una especie de “rapero malo”. Ayer, aprovechando el tirón, colocó simbología neonazi y recomendaciones de tuiteros a seguir.