Sí, recordémoslo

El exalcalde socialista de A Coruña, Javier Losada, recordaba en Twitter cómo hace ahora dos años un gobierno alternativo al de Mariano Rajoy era una opción viable. Entonces lo supimos y lo contamos, pero parece que sigue siendo necesario recordarlo: Pablo Iglesias dinamitó aquella opción en la que estaban implicados más partidos por su ambición con la rueda de prensa vergonzosa en la que presentaba, uno a uno, a sus ministros mientras Pedro Sánchez se reunía con Felipe VI.

Yo tampoco lo veo

No comparto la huelga de mujeres del 8 de marzo, pero tampoco comparto los motivos que expresa Milagros Martín-Lunas en El Independiente en el mismo sentido. Sin embargo, creo que apunta una cuestión muy interesante: el movimiento feminista ya no necesita visibilización (lo que pretende la huelga), la ha logrado, y ahora tiene que abordar otros objetivos y, sobre todo, el modo en el que alcanzarlos. Si se empeña en su visbilización, ¿no es una mala señal?

Y lo llaman trabajo

Glovo, la empresa de reparto que no tiene repartidores ni vehículos, pero sí una gran mochila amarilla con la marca bien visible, va a cobrar por sus repartos a los propios repartidores. ¡Viva el mercado libre, las empresas de base tecnológica, las aplicaciones en nuestros móviles de 600 euros y que hayamos logrado que ya a cualquier cosa le llamemos trabajo! Con ese cobro por envío, Glovo pretende driblar la inspección que considera que sí tiene trabajadores y debe cotizar por ellos.

Consagrando a cualquiera

El Luther King del rap, el Mandela gipuzkoano, la Teresa Parks del feminismo… Y a golpe de tuit quieren que consagremos a personas que ni por casualidad se acercarían a los nombres propios que les acompañan. Ahora nos toca defender a raperos que no pasan de tipos que tienen facilidad para rimar insultos cuando van de duros y para hacerse los inocentes cuando van a LaSexta a explicarnos qué es la libertad de expresión. Y no olviden que en este circo cobran entrada.

El fútbol vuelve a ponerse de luto

El fallecimiento de Davide Astori ha vuelto a sacudir al mundo del fútbol y nos ha recordado que la inmensa mayoría de aficionados y profesionales de este deporte son personas con humanidad. Además de tragedias inevitables como la del capitán de “la Fiore”, las excepciones violentas evitables son las que nos amargan el espectáculo y a las que debemos arrancar de los estadios. No dejemos que lo sucedido ante el Spartak se lo apropien los sindicatos policiales: el problema sigue entrando a San Mamés.

Todos contra el PDeCat

He elegido una noticia de OK Diario para ilustrar esta noticia pero desde este digital, que puede ser uno de los más extremos, hasta los más moderados, todos tienen algo en común: todos están en contra de que sea President un miembro del PDeCat, el partido nacionalista más votado en Catalunya. Por desgracia para los nacionalistas, a veces parece que hasta Puigdemont está en contra de su partido ante una oportunidad única de seguir liderando Catalunya.

La España de Ciudadanos

De lo suyo gastan: hasta uno del PSOE como José Carlos Díez, gran asesor económico de Susana Díaz, colabora con la estupidez de Tabarnia que caerá por su propio peso en las próximas municipales, cuando ese territorio que ha votado mayoritariamente a Ciudadanos en las autonómicas, vuelva a elegir alcaldes de otras opciones. Mientras tanto, entre todos engordan al burro (un animal muy catalán) que monta Albert Boadella, encantado de verse otra vez en las fotos.

A González solo le llama Rivera

¿Se acuerdan de aquello de que no hay nada que se parezca más a un español de izquierdas que un español de derechas? Pues volvemos a confirmarlo: en El Plural destacan, de la entrevista a Felipe González en la SER, que el expresidentes solo habla con Rivera. Dentro de la noticia lo cuentan mejor: Mariano Rajoy no le ha llamado en tres años y Sánchez hace mucho que no marca su número. El que sí lo hace (y González le responde gustoso) es Albert Rivera. Cosas de España.

El modelo de conducta

No niego que después de cinco años en el mismo edificio a uno se le puede ir la cabeza, pero tampoco hay que olvidar por qué Julian Assange se ha tirado todo ese tiempo refugiado en la embajada de Ecuador en Londres: tiene dos órdenes de detención en Suecia por violación y agresión sexual. Por fin el embajador le ha señalado el camino de salida y los trabajadores se ven libres para hablar: hábitos higiénicos poco recomendables parece que han sido claves para esta decisión.

Yo no escuchaba a The Cranberries

Lamento el fallecimiento de Dolores O’Riordan por su juventud y porque, como cualquier artista, ha dejado tristes a sus seguidores. Lo que no sabía es que hubiese tantos aficionados a la música de The Cranberries. “No puede ser que todos los famosos que se mueren sean vuestros más mejores favoritos. Venga, hay que elegir 3 para que el día que finen tengáis derecho a gritar (ya con pruebas) que erais sus muy mejores fanes”, pedía una usuaria en Twitter. Me sumo.

Sin argumentos

El tuit de Nacho Toca sobre lo sucedido esta semana en Barcelona es muy significativo: el texto (“Imágenes propias de otros tiempos. No hay nada más penoso que no dejar a unos profesionales trabajar. ¡Todo mi apoyo a la Guardia Civil!) no casa con las imágenes que muestra, y eso que están muy rebuscadas: un coche de la “benemérita” acabó bloqueado, cubierto de propaganda independentista y con una rueda pinchada. Ya ven qué terrible es todo.

No olvidemos esto

La primera crónica de Fernando Garea en El Confidencial después de ser durante años el cronista de El País en el Congreso no ha perdido vigencia a lo largo de la semana, aunque el ambiente es totalmente diferente al que vivíamos cuando la publicó: el procés independentista sigue careciendo de garantías suficientes, y eso, lejos de perder relevancia, es ahora más importante, con las emociones lanzadas y el melón abierto como nunca ha estado.

Lo demás sigue pasando

Insisto: la crisis catalana está viniendo muy bien a Rajoy y los suyos. Como presidente del PP está tapando conclusiones de investigaciones que deberían acarrear dimisiones al más alto nivel porque las pruebas apuntan a desvíos y enriquecimientos ilícitos. Como presidente del Gobierno está metiéndonos de tapado 10.000 millones más de deuda para pagar las pensiones. La hucha famosa parece que sigue vacía y, según El Confidencial Digital, solo aguanta hasta Navidad.

Sigue el lío en el PSOE

Este titular me vale para prácticamente cualquier momento entre el relevo de Rubalcaba a Zapatero hasta hoy. En España y en Euskadi. Pero es la verdad: Susana Díaz, lejos ya de Madrid, por lo que leemos en Público, no ha dudado en ejercer su mando severo en su territorio y, así, ha barrido (o lo intenta) el “sanchismo” en Andalucía. Por lo menos, en sus dominios ella será la única reina y señora, y me da que Sánchez va a ceder a cambio de la paz.

Una industria que va bien

Por supuesto, me refiero a la industria del porno en Internet. Eso no quiere decir que la producción de este tipo de “entretenimiento” vaya viento en popa: al contrario, son muchos los artículos que leemos de que actores, realizadores y empresas pasan por su peor momento. ¿Por qué? Porque Fabian Thylmann revolucionó la oferta gracias a Internet y al contenido gratis subido por los usuarios, según Magnet. En 2012 el 80% del tráfico pasaba por una de sus webs.

El “peligro” de votar

La imagen de España hoy es la de un estado desquiciado que no sabe cómo parar la voluntad popular de la ciudadanía catalana. Las fotos que hace públicas el propio ministerio de Interior, de material requisado que llama al voto, a la participación, a la expresión de un sentimiento, son las fotos de una derrota moral. No es menos cierto que la única victoria que cuenta es la legal, pero hay triunfos lastrados, y el de Rajoy, si lo consigue, puede ser ejemplo de ello.

Sin puertas a Internet

Si quieren seguir toda la información del proceso hasta el 1 de octubre, la Generalitat ha puesto en marcha una cuenta oficial en Twitter: @ref1oct. Desde allí o directamente en su navegador pueden acceder también a la web: ref1oct.eu, donde encontrarán información y material descargable para hacer público lo que España ha prohibido y quiere convertir en proscrito: que se vote y que se anime a votar. ¡Menudo selfie se está sacando España!

Pero no todo vale

Llamar a la participación, el derecho de autodeterminación y la capacidad de independizarse pacíficamente de un estado cuando la mayoría lo quiere, me parecen tres hechos indiscutibles, irrefrenables, absolutamente legítimos y loables. Pero el cómo es muy importante: el director de comunicación exterior del Govern no puede señalar a Beatriz Navarro, de La Vanguardia, por contar la verdad, que Juncker pide acuerdo previo con España para reconocer a Catalunya en Europa.

Sí, es información real (y valiosa)

Miquel Roig precisamente es uno de los corresponsales en Bruselas que interpreta a Juncker del mismo modo que Beatriz Navarro, y que anunciaba un día antes que el titular del Financial Times no gustaría a muchos. El periódico británico asegura en su editorial que el Govern no tiene legitimidad para establecer el mecanismo de desanexión, ni siquiera aunque se apoye en la voluntad popular. Este tipo de información no se puede negar: hay que conocerla y tenerla en cuenta.

¿Nadie tiene la culpa?

Me preocupa desde hace tiempo la tendencia que he detectado en política, sobre todo en comunicación, al olvido, especialmente, de las responsabilidades: nadie se hace cargo de ninguna consecuencia, como si los hechos se sucedieran aislados, mágicamente, sin antecedentes. El último que se ha sumado es Pedro Sánchez: “No somos responsables de la situación actual en Catalunya”, dice el presidente del mismo PSOE que pidió y frenó el nuevo estatuto catalán.

Todo es España

¡La que ha liado otra vez Pedro Sánchez con su peculiar concepción de lo que es una nación y lo que es España! El secretario general de los socialistas afirmó que “todas las naciones son España”. ¿Todas las del mundo? En El Confidencial recogen lo que, según fuentes socialistas, quería decir: que todas las naciones, “que son culturales”, caben en España. Sinceramente, no sé si prefiero una afirmación absurda o una explicación ofensiva. ¿Qué diferencia hay con Rajoy?

Curioso concepto de “democracia”

En España parece que tienen claro que la “democracia” se va a aplicar en Catalunya impidiendo su ejercicio. Y para ello, según La Información, más de 2.000 policías y guardias civiles, antidisturbios incluidos, serán desplegados hasta el 1 de octubre en Catalunya con el objetivo de retirar las urnas. El dispositivo tendría hasta nombre: “Operación Referéndum”. Por cierto, contemplan “todas las vías de actuación para defender la soberanía nacional”.

Te lo contará Carlos Herrera

En la calle, la Policía Nacional y la Guardia Civil, y en casa, Carlos Herrerá será uno de los garantes de que Catalunya siga siendo España quiera o no la ciudadanía catalana. El fichaje de la estrella de la COPE para que en la televisión pública española modere un debate político no puede estar exento de intencionalidad en un momento en el que la salvación de España es una prioridad. Eso, sí: hacer frente a la amenaza con caspa y “fósforos” también define a esta España.

Y en Podemos sigue el lío

No soy capaz de resumirles la historia en un párrafo, lo siento, así que asumo el riesgo de tirar de trazo muy grueso: en Podemos hay ahora mismo dos presidentes de la comisión de garantías después de que Echenique se haya cargado a la primera (con apoyo de las federaciones autonómicas) por negarse a aplicar las modificaciones estatutarias que la cúpula de Iglesias ha aprobado en agosto y, al parecer, en contra de lo decidido en Vistalegre II. Y esto continuará.

Cuando eres un partido más

A falta de ideología, Podemos se ha compactado por su singularidad. Creerse diferentes es lo que ha unido a una amalgama tan heterogénea que va a vivir en el desacuerdo y la disidencia por definición. Pero en cuanto esa excepcionalidad caduque, Podemos solo será una empresa dedicada a la política. Lo peor es que ya van camino de ello, como muestra que Lagarder Danciu, de profesión reventador de mítines, ya haya aparecido en alguno de los morados.