Microsoft, el mercado pasa por un Surface barato

Hubo una época en la que Microsoft dictaba las normas del mercado. Ningún fabricante se atrevía a moverse al margen de Windows y algunos de sus programas, como Internet Explorer u Office se convirtieron en el sistema estándar de trabajo. Su éxito y control del mercado era tal que incluso recibió varias sentencias en contra por abuso de posición dominante.

Sin embargo, algo iba a cambiar en 2008 con la llegada del iPhone. Lo que muchos vieron como una excentricidad más de Steve Jobs -que ya demostró con el iPod que no iba en broma con esto de cambiar los mercados por completo- redefinió por completo la forma en la que nos relacionamos con las máquinas informáticas. El teléfono pasaba a ser un ordenador de bolsillo y los programas cambiaban completamente su configuración. Tanto es así que tanto iOS como su rival Android -su equivalente Google- han crecido sin parar durante una década al mismo ritmo que Windows perdía usuarios por su falta de adaptación a los nuevos tiempo.

La llegada de Satya Nadella sirvió para frenar la caída en parte, enmendar la malísima imagen de Windows y para centrarse en mercados que aunque hace un lustro parecían secundarios resultaron ser los más rentables para la empresa de Bill Gates.

Si la distancia en ordenadores de sobremesa sigue siendo abrumadora sobre el siguiente competidor (Apple), en tabletas no consigue romper el dominio del equipo de la manzana ni de sus equivalentes androides. El motivo es sencillo: aunque Surface es un equipos sobresaliente, su precio es extremo incluso para alguien que baraje un iPad Pro. Además, el lanzamiento de modelos de la tableta más asequibles pero con un buen rendimiento, no han hecho más que resucitar las ventas de los de Cupertino e incrementar su diferencia con el segundo clasificado.

Es por ello que se rumorea que Microsoft está preparando en sus laboratorios una versión de acceso de la exitosa Surface un nuevo modelo de ordenador-tableta híbrido por unos 400 dólares. Un rival directo al equipo lanzado hace semanas por Apple con el fin de fidelizar a los estudiantes: los consumidores del futuro. Ahora que han conseguido hacer frente a Apple entre los profesionales -aunque las ventas están un poco estancadas debido a que no “lavan” la cara de este Surface desde 2014- quieren su trozo de mercado en el gran consumo.

Según anuncia Bloomberg, esta versión tendrá Windows 10 completo, 10 pulgadas de pantalla y un procesador Intel. Aunque no traerá ni lápiz, ni funda ni ningún accesorio diferenciador, se podrá elegir entre 64 y 128 GB de capacidad y garantizará una autonomía de 10 horas (4 menos que la versión Pro). Como contrapartida, será un 20% más ligera que esta. En definitiva, un equipo que lo tiene todo para intentar desbancar a los Android del mercado -parece que ninguno es capaz de seguir la estela del iPad- y, sobre todo, para volver a traer de vuelta los buenos tiempos de Windows.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *