Amazon, en guerra con las discográficas

Todo comienza con un almacén digital…


El pasado 29 de marzo Amazon abrió su “servicio mundial de almacenamiento” desde la nube en Internet. Las ventajas que ofrece son muchas, como el acceso a los contenidos guardados desde cualquier equipo con acceso a la red y, en el caso de los archivos musicales,  también desde teléfonos inteligentes equipados con sistema operativo Android.

Con una capacidad gratuita de 5 gigas, puede aumentar hasta los 20 si se compra un disco en formato mp3 en amazon.com. A partir de aquí la personalización es total: hasta un terabyte (1.024 gigas) por 1.000 dólares. Con esto se pueden guardar unas 200.000 canciones, 400.000 fotos o 70 horas de vídeo.

Amazon aprovecha toda su experiencia de almacenamiento en línea adquirido con Kindle -su línea de libros digitales- y lo suma a la nueva tienda de aplicaciones de entorno Android que ya tiene preparada. Además, no debemos olvidar tampoco los rumores que apuntan al nacimiento de Google Music: la competencia, sobre todo Apple estarán alerta.

… que pone en pie de guerra a las discográficas


Precisamente, el total acceso a los archivos musicales desde cualquier dispositivo móvil -teléfonos incluidos- no ha sentado nada bien a las discográficas. Una de las más beligerantes, Sony, ha manifestado mediante la agencia Reuters “su oposición a este servicio” ya que considera que Amazon debería haber negociado licencias para poder abrirlo ofertar “música en streaming”. Amazon, mientras, se defiende alegando que su servicio no se diferencia en nada de un disco duro externo. Para entenderlo, hemos de tener en cuenta que en el mundo anglosajón no existe el concepto de copia privada, lo que complica aún más todo esto.

De este modo, y como antecedente, EMI -una de las principales discográficas- tiene interpuesta una demanda contra un servicio similar: MP3Tunes. Desde esta última compañía esperan una sentencia favorable durante el verano ya que consideran que las discográficas pretenden que los usuarios paguen de nuevo por usar contenidos que ya han adquirido previamente.

Sin embargo, las discográficas no serán el único problema de Amazon: Apple la ha demandado por usar el término App Store. Google planea hacerlo por su intención de convertirse en la tienda de aplicaciones de referencia de Android por delante del propio Android Markt y Netflix baraja también la posibilidad para defenderse de lo que considera una intromisión en el mercado: el nuevo sistema de alquiler de coches en línea que llevas unas semanas funcionado en Estados Unidos. El servicio jurídico de la gran librería de Internet va a estar muy ocupado los próximos meses.

Xperia Play, una PlayStation con teléfono

Cuando en un mercado hay un líder destacado -Android- y un icono -iPhone- la competencia sólo tiene dos alternativas: sacar un producto a la desesperada -Nokia y Microsoft son el ejemplo- o algo radicalmente distinto. Sony Ericsson ha optado por lo segundo. Ya ha llegado el Xperia Play, la primera consola que llama por teléfono.

A simple vista es un teléfono normal con pantalla deslizable. Sus especificaciones indican que es un poco más grueso y pesado que otros de la competencia como algunos serie N de Nokia. Sin embargo, cuando el terminal se abre no aparece un teclado qwerty como en algunos otros Xperia. Ni tampoco una pantalla táctil como se pudo ver en el CES en algunos prototipos. Lo que se ve es un panel con las dos crucetas clásicas del mando de la PlayStation.

Y en plena era de Internet los juegos se descargan directamente de la red al móvil y se almacenan en los 8 gigas de memoria interna. De momento sólo hay 50 títulos que están disponibles tanto en Android Market como en PlayStation Suite, la tienda online de Sony. En el catálogo no hay sorpresas y, del mismo modo que ha hecho Nintendo con su 3DS, están todas las estrellas de la casa: Assassin’s Creed, Mortal Combat, Splinter’s Cell, FIFA 2010 y hasta Tetris y Sims 3.

En cuanto al hardware, los japoneses han echado el resto: pantalla de cuatro pulgadas, procesador de última generación, un potente motor gráfico dedicado, etc. Todo pensado para mejorar la experiencia de juego. A esto hay que sumarle 3G, WiFi, Bluetooth, cámara de 5 megapíxeles y un largo etcétera de extras que lo convierten en un smartphone con muy buena pinta.

Su cerebro es la versión 2.2 del Android de Google. Esto garantiza una buena transición entre aplicaciones, además de acceso a mapas (Google Maps), gestor de correo (Gmail), compatibilidad total con formatos de vídeo, acceso directo a YouTube -todo ello potenciado gracias a su pantalla de gran formato-…

Desde la casa aseguran que uno de los puntos fuertes es la batería y garantizan una duración de cuatro horas con un uso intensivo de la consola. Ya está disponible con Orange, Movistar y Vodafone y su precio libre es de 649€. Un juguete bueno pero caro.

Nintendo 3DS, úsese con precaución

A duras penas lleva unas semanas en el mercado, pero la nueva Nintendo 3DS ya tiene una legión de fans y detractores que han podido disfrutar de la nueva pantalla en tres dimensiones… durante unos treinta minutos a la hora.

Como reflejaba un reportaje del [Enlace roto.] hace sólo unos días casi todo en esta máquina es perfecto: las fotos tridimensionales sorprenden; el manejo es intuitivo; el acceso WiFi, eficiente; los juegos, al nivel al que nos tiene acostumbrados Nintendo… pero su uso, literalmente, marea.

Y es que ya lo avisa el manual de seguridad que se adjunta con las instrucciones: “descansa de 10 a 15 minutos cada hora de juego (o cada media hora si usas las función 3D), aunque creas que no lo necesitas”. Toda una declaración de intenciones. El efecto se minimiza mucho si no se usa el efecto 3D -es regulable- pero para eso nos podemos comprar un Nintendo DS “normal” que, por cierto, es más barata.

Este ingenio hace que el usuario no necesite las gafas para ver las imágenes en tres dimensiones. Y lo hace de un modo que se convierte en adictivo. Recomiendan no acercar la cara a la imagen a menos de 35 centímetros, pero todos los que la han visto encendida tienen la necesidad de acercar la nariz más a la pantalla. El efecto es impresionante.

No menos impresionante es el generador 3D que permite utilizar aplicaciones tridimensionales para que no tengamos que desembolsar dinero desde el principio por uno de la veintena de juegos creados específicamente para el gadget. El atrapacaras es un buen ejemplo: te sacas una foto, la retocas, te pone un sombrero con una hélice y ya puedes empezar a lanzar “bombas” a cambio de puntos.

O la cámara tridimensional que coge fotos de gran calidad, permite editarlas, guardarlas en una “tarjeta” y, si tiene acceso a WiFi, enviarla a quien se desee.

Los juegos de los que hemos hablado antes no tienen desperdicio. Son clásicos de la casa: desde Streetfighter hasta Nintendogs. Incluso Pilotoswings permite imbuirse totalmente en la acción gracias al giroscopio y al acelerómetro. El problema es que cuándo empiezas a cogerle el truco… ha pasado ya la media hora y es necesario apagar la máquina. Una pena.

Microsoft, contra el software pirata

La empresa fundada por Bill Gates está estos días imbuida en una batalla legal en varios Estados para intentar que el Gobierno de Estados Unidos apruebe una Ley que castigue y multe a los fabricantes cuyos suministradores utilicen software pirata en sus procesos de producción.

Los abogados de la multinacional de Windows alegan que se trata de un caso de “competencia desleal” y pretende que se emprendan acciones legales contra todas aquellas compañías que no tomen medidas para que no ocurra. Todo ello ha alarmado a gran parte de los productores locales que consideran que Microsoft sólo pretende ahorrarse la persecución de infractores y repercutir en los pequeños fabricantes locales el enorme despliegue de recursos que requiere seguir la pista de todos los proveedores.

Un sector menos pragmático cree que este movimiento tiene como objetivo evitar que tanto los proveedores como los fabricantes comiencen a decantarse por el software libre en detrimento de las caras licencias Windows.

Ante la dificultad de conseguir que aprueben rápidamente esta ley a nivel federal -según los expertos caería fácilmente ante cualquier recurso de inconstitucionalidad- el equipo jurídico de Microsoft está intentado que sean los parlamentos de cada Estado los que la aprueben. De momento han tenido suerte en Louisiana, no así en Utah… y los siguientes objetivos son Oregon, Washington y, para algunos, el propio Senado en la capital.

Uno de los ejemplos de empresas que resultarían perjudicadas por la aplicación de esta Ley es el gigante automovilístico General Motors, puesto que uno de sus suministradores utiliza en su fábrica una versión pirateada de Excel, uno de los programas de Microsoft Office. Sin embargo, esta lista no tardaría mucho en crecer, puesto que muchas empresas tienen proveedores en países como China, donde el empleo de licencias poco legales es una práctica habitual.

Nokia, semana de juicios

Últimamente Nokia ha sido noticia por su alianza con Microsoft y por abandonar la plataforma Symbian. Un cambio estratégico necesario por la pérdida de cuota en el mercado de la telefonía móvil y, sobre todo, por una alarmante pérdida de prestigio en el sector tecnológico.

No obstante, la última semana los finlandeses han llegado a los medios por su guerra con Apple. Después de que un juez decidiera hace dos semanas que los de Steve Jobs no habían vulnerado patentes de Nokia, desde Espoo han decidido interponer una nueva demanda contra el fabricante del iPhone por aprovecharse de otras de sus creaciones.

Desde Nokia afirman que la empresa de la manzana ha infringido la ley en al menos siete ocasiones… que se suman a otras demandas por un total de 46 en todo el mundo. La decisión será firme si en los próximos 60 días la comisión de la competencia no opina contrario al juez.

Aunque, según medios estadounidenses, esta réplica podría tener más sentido si tenemos en cuenta que esta comisión tiene la potestad de bloquear la importación de productos de Apple durante un periodo prudencial como ya hiciera LG con algunos contenidos del catálogo de Sony.

Las patentes que defiende Nokia se refieren a cámaras, baterías, pantallas táctiles y sistemas de mensajería principalmente. No obstante, la pugna entre ambas multinacionales viene de 2009, con una primera demanda de Apple contra Nokia.

Este litigio se suma al que tiene junto a RIM (BlackBerry) contra Kodak, que les reclama 1.000 millones de dólares en concepto de vulneración de patentes en lo referido a la captación de imágenes en alta y baja resolución y que ya consiguió 964 millones de dólares de un acuerdo con Sony y LG por el mismo motivo.

[Enlace roto.]


Si ayer hablábamos del canon digital en España y de la victoria de una pequeña tienda frente a la poderosa SGAE, hoy le toca el turno a Dell y los finlandeses que han quedado exentos del pago de este pago de acuerdo a la sentencia dictada por los juzgados de lo mercantil número 6 y 7 de Madrid.

De este modo, se sigue la doctrina europea que resuelve que los fabricantes no tienen obligación de pagar el canon y que, de hecho, pueden solicitar a las gestoras de derechos el reembolso del dinero adelantado. Así, tanto los tejanos como los de Espoo han mantenido la batalla legal ya que consideran que son compañías que no deberían estar sujetas al pago de este impuesto, dado que sus equipos no tienen como fin la copia de contenidos protegidos por la Ley de la Propiedad Intelectual.

En 2009 Nokia fue demandada por el impago -según SGAE y otras dos entidades de gestión- de más de 5 millones de euros, aunque la cantidad fue posteriormente rebajada a 4,5 millones. Durante este tiempo la multinacional nórdica había realizado ingresos fraccionados de esta cuantía pero de modo que no pudieran ser accesibles para las entidades demandantes.