Almacenamiento en la nube, ¿cuál es la mejor opción?

Hace casi cuatro años que os presentamos en esta bitácora la nube un tipo de almacenamiento que estaba llamado a ganar relevancia con la explosión de los dispositivos móviles y la demanda de los usuarios de tener cualquier contenido en cualquier lugar dependiendo solo de su conexión a internet. Desde entonces todos los gigantes de internet han desarrollado y potenciado su opción y son pocas las opciones “independientes” que se han consolidado, aunque éstas sigan siendo la referencia. Atrás quedan los dispositivos externos de almacenamiento. Ahora, de la mano de Gizmodo, os presentamos las cinco opciones más importantes y os damos nuestras recomendaciones sobre cuál es la mejor para vosotros.

  • Drobox. El primero, el pionero, la opción que va unida mejor que ninguna otra a subir, almacenar y compartir archivos en la nube por su condición de multiplataforma. Su condición multiplataforma la ha convertido en la opción más popular a pesar de que su oferta gratuita es la más escasa (2GB) y sus precios no son los mejores para escalar la capacidad de almacenamiento. Han conseguido acuerdos con Samsung para los Galaxy de gama alta y con Microsoft para integrarse en Office y hacer una dupla muy interesante con OneDrive. En cualquier caso, sus clientes para casi todos los sistemas operativos la hacen ideal para aquel que no quiera complicarse mucho la vida. Eso sí, tendrá que estar atenta porque sus -poderosos- rivales están cada vez más cerca en cuanto a usuarios y usabilidad.

  • Google Drive. La empresa con más presencia en internet y en el negocio móvil debía tener una oferta en la nube a la altura. Su enorme oferta básica (15GB) su integración total con todos los servicios Google estén en la plataforma en la que estén y su precio son sus mejores bazas. La capacidad se puede escalar desde 100 GB a 30 TB (desde 2 hasta 300 euros al mes). Para los sistemas operativos para los que no tiene clientes se puede acceder vía web. Una oferta muy a tener en cuenta y la mejor opción si se cuenta con un dispositivo Android.

  • iCloud Drive. Si Google desarrolló una opción a medida de los productos y servicios de su catálogo Apple hizo lo propio con su nube. Funciona exclusivamente con iOS y OS X con los que está integrado de una forma absolutamente armónica. De este modo, para los usuarios del ecosistema de la manzana es la mejor opción por su forma de funcionar con las apps de la tienda de Apple así como por sus precios: 20 GB extras cuestan 0,99 euros al mes. De base nos regalan 5GB de almacenamiento.

  • OneDrive. La tercera de Silicon Valley que analizamos es la opción de Microsoft. La heredera de SkyDrive llega con 15 GB como oferta base gratuita y una integración con Windows y Office tan buena como la de Apple. Su talón de Aquiles es que su versión web es mucho más endeble que la de Google Drive. Sus precios para escalarla son francamente buenos: 100 GB cuestan 2€ al mes y 1TB con una suscripción a Office365 se queda en 99 euros. Tiene clientes muy buenos para iOS, Android y Windows Phone y tiene como función destacada que toda la música que almacenemos está accesible desde cualquier equipo con acceso a internet -como una consola-. Por cierto, el sistema Bing Rewards premia a aquellos que vinculen OneDrive con Dropbox y les puede regalar hasta 240 GB.

  • Box. La última opción de Gizmodo es un servicio más orientado a profesionales aunque tiene buenas opciones para los usuarios domésticos. La oferta base es de 10 GB aunque suelen lanzar opciones para iOS y Android que aumentan hasta los 50GB la capacidad de la cuenta. Lo mismo ocurre con los clientes de LG, HP o Dell que cuentan durante un año con esta cifra para sus dispositivos de forma gratuita. Con clientes para casi todos los SO destaca por sus opciones avanzadas de seguridad y transmisión de contenidos.

iCloud Drive, sus secretos

Sin duda es una de las utilidades más esperadas de los nuevos sistemas operativos de Apple. La solución que permitirá la gestión de documentos y archivos en iOS y OS X como si se tratara de una sola plataforma. En principio basta con tener la última versión de iOS y contar con una cuenta de iCloud (no es necesario tener un Mac para disfrutar de una).

El proceso para darse de alta es muy sencillo. En el momento de actualizar el dispositivo móvil se nos preguntará si queremos pasar a iCloud Drive. Si decimos que sí todo se pondrá en funcionamiento de forma automática. Si en su momento dijimos que no, es tan sencillo como entrar en los ajustes de iCloud y activarlo (podremos habilitarlo sólo para unas aplicaciones a nuestro gusto).

Para ganar funcionalidad conviene que revisemos si está activado en todos nuestros dispositivos iOS. Por defecto tendremos 5 GB de almacenamiento gratuito. Después -desde el mismo lugar donde hemos revisado y activado Drive- podremos escoger planes de almacenamiento más capaces. Los planes se estructuran desde 0,99€ al mes por 20 GBs (un buen chute de capacidad para cualquier dispositivo móvil) hasta los 19,99€ por 1 TB. En medio se quedan los 3,99€ por 200 GB y 9,99€ por 500 GB (la capacidad media de un Mac).

Modo de empleo

 

Si algo caracteriza (para bien) los servicios de Apple es su fiabilidad y la sencillez con la que funcionan. Una vez activamos iCloud en una determinada aplicación los archivos con los que trabajemos se subirán automáticamente a la nube y aparecerán al instante en cualquier otro dispositivo del que dispongamos.

Todos los cambios que realicemos en un archivo o documento quedan cargados en todos los equipos al momento. Si a esto le sumamos el aumento de capacidades de iWork, iLife y los paquetes de Microsoft para Apple nos encontramos con que las posibilidades de comenzar a trabajar en un iOS y acabar en un sobremesa (o al revés) se multiplican.

Es cierto que de momento hay bastantes aplicaciones que no tienen soporte para iCloud Drive, pero también es cierto que cada vez más desarrolladores están trabajando para entrar en un utilidad totalmente compatible con Windows y OS X.