CIE Automotive, el reconocimiento a la innovación y el respeto al medio

Aunque la historia de CIE Automotive es relativamente corta -el proyecto comenzó en 1996 con la creación de INSSEC y su participación en Corporación Industrial de España aunque el nacimiento del grupo no se da hasta la fusión entre el Grupo Egaña y el Grupo Aforasa- su huella en la economía vasca es cuando menos relevante.

La multinacional es un proveedor y subconjuntos para el mercado global de automoción con un especial énfasis en el uso de tecnologías complementarias así como diversos procesos asociados. Dominion, la otra unidad de negocio del Grupo se centra en buscar multiservicios y soluciones que optimicen la eficiencia en los procesos productivos a través de la innovación.

Con 98 centros productivos repartidos por los cinco continentes, las plantas de CIE Automotive están presentes en 17 países. Su unidad de “smart innovation”, Dominion, está presente en 30 países. Entre sus clientes se encuentran empresas como Renault, Daimler, Chrysler, Ford o Volkswagen, así como proveedores como  Magna, ZF, Schaeffler, Nexteer o Faurecia.

Con certificados de calidad en 17 países, la preocupación por minimizar su huella de carbono es una de las señas de identidad de la empresa: su sistema de reciclaje de virutas de aluminio así como la reutilización de la chatarra o la gestión del agua convierten a la compañía en una referencia en el sector industrial.

Por todo ello, el reconocimiento de la empresa vasca en forma de acceso al Ibex 35 ha sido recibido como “una motivación para seguir con la misma estrategia” además de un incremento de la visibilidad para acceder a clientes potenciales extranjeros a los que es complicado llegar si no se está en los principales índices bursátiles.

“Mantener el enfoque industrial”, seguir siendo una de las empresas tractoras de referencia en la industria vasca y un ejemplo en gestión ambiental, innovación, investigación y calidad serán las prioridades de la empresa.

Los criterios que se tienen en cuenta para que una empresa forme parte del selecto Ibex 35 son que tengan un valor bursátil elevado así como una “negociación activa” por parte de los inversores. Además, se busca que sean compañías con una “gran representatividad” en el Estado.

La empresa de componentes con sede en Bilbao tiene un capitalización de más de 4.500 millones de euros y en 2017 obtuvo un beneficio neto de 215,4 millones de euros, un 32,7% más que en 2016 por lo que no es de extrañar que, en lo que va de año, se haya revalorizado más de un 50% y un 360% desde el cierre de 2013.

CIE Automotive lleva tiempo siendo una de las referencias de los fondos de inversión estatales que siempre han aplaudido su fuerte capacidad exportadora así como que sea una empresa con fuertes accionistas de control

BIEMH 2018, éxito económico y de asistencia

Desde que comenzó a plantearse nada más acabar la anterior edición, la trigésima Bienal Española de Máquina Herramienta debía ser especial. Debía mostrar, más que nunca, su adaptación a un nuevo mercado, a un nuevo sector y a una nueva sociedad que demanda mucho más que antes: soluciones avanzadas para ganar competitividad que permita seguir siendo un referente industrial -así como mantener puestos de trabajo de calidad- y un sector eficiente, eficaz y respetuoso con el medio. Una feria que abrazara la digitalización para mostrar al mundo Euskadi como vanguardia industrial y económica.

Y ahora que ha cerrado sus puertas hasta 2020 podemos asegurar con rotundidad que ha sido un éxito tanto por asistencia (ha recibido más de 42.000 asistentes de 61 países, lo que supone un 5% más que la edición anterior) como por impacto económico que ha superado los 42,7 millones de euros.

El 40% de todos los visitantes lo han hecho desde fuera de Euskadi, siendo Nafarroa, Catalunya, Madrid, Cantabria, Castilla y León los principales orígenes desde la península, aunque cabe destacar el crecimiento de Andalucía y Canarias. Un 5% lo hicieron desde el extranjero con Alemania, Francia y Portugal como visitantes más habituales, este año China, India, México, Colombia y Estados Unidos han sido mercados en los que ha crecido con doble dígito el número de visitantes.

Con 1.750 expositores y “un gran ambiente y sensaciones por parte de quienes nos han visitado”, en palabras de Xabier Basañez, director general del BEC, la cifra de asistencia tiene aún más importancia si tenemos en cuenta que la anterior edición contó con un día más. Si lo “descontamos”, el incremento se dispara hasta un 20%.

Basañez explicó que el impacto económico se tradujo, además, en la creación de 894 puestos de trabajo directos y una recaudación fiscal de 5,3 millones. El 65% de esos 42,7 millones se generaron fuera del BEC, en comercio y hostelería, por ejemplo, que vivió la semana pasada con casi un 100% de ocupación hotelera.

Para la Asociación de Fabricantes de Máquinas Herramienta (AFM) destaca la “imagen potente” que se ha mostrado en la Bienal gracias a expositores con las mejores máquinas y, sobre todo, con productos y soluciones adicionales tecnológicamente muy punteras que servirán para dinamizar el sector y, a buen seguro, atraer aún a más empresas y visitantes la próxima edición.

Según una encuesta propuesta por la AFM a sus asociados participantes, estos valoraron la calidad y resultados del evento con un 7,9 sobre 10. Además, en todos los parámetros evaluados suben la nota respecto a la edición de 2016.

Basañez también quiso subrayar la “calidad” de los visitantes de la Feria por su capacidad de compra o de hacer negocios. Un 12% de quienes han acudido son propietarios de empresas, un 15% directores generales, un 18,5% jefes de departamento y un 29% técnicos.

Por sectores, los que más interés han mostrado en el evento han sido la automatización (14% de los visitantes), accesorios (13,6%), herramientas (10,4%), componentes (10%), fabricación aditiva e impresión 3D (7,7%), digitalización (6,1%) y robótica (4,5%).

Mención aparte merece BeDIGITAL by BIEMH, el primer foro de tecnologías digitales de la industria que se estrenó con 32 empresas que han ofertado 250 puestos de trabajo y han gestionado más de 1.500 CV. Un evento que ha servido para dar voz a una parte pujante e innovadora del sector que se antoja fundamental tanto para modernizar las empresas tractoras del sector como para ofrecer soluciones a medida y accesibles PYMES con menos recursos pero la misma importancia dentro de la economía vasca.

Noticia recomendada por Binary Soul

Digitalización, la nueva herramienta para el desarrollo comercial de la Industria 4.0

Si la semana pasada hablábamos de la importancia de nuevas soluciones de digitalización y virtualización para la entrada de la industria en su cuarta revolución gracias a sus ventajas como herramientas de capacitación, el ahorro de costes derivado de su modularidad o el incremento de la motivación de las plantillas, esta semana queremos centrarnos en nuevas soluciones comerciales que llegan también de la mano de la revolución digital.

Unas de las más potentes son, sin duda, los configuradores 3D de ofertas. Estas herramientas permiten a las empresas acudir a sus clientes con propuestas consolidadas y, lo mejor, permiten a este último ver sobre el terreno el resultado final de lo que están planeando contratar.

Como ejemplo práctico, si el cliente es una planta industria, verá cómo queda su nueva fábrica de forma “real”, con todos los elementos que necesite y con animaciones y simulaciones de los procesos productivos que le permitirán prever y solventar posibles problemáticas antes de que la instalación definitiva se lleve a cabo.

Binary Soul, una de las start ups más centradas en el desarrollo de soluciones 4.0 para la industria ya ha desarrollado configuradores de este tipo para IPF Ingeniería y actualmente está desarrollando uno para GH Cranes & Components, líder del mercado en elevación de cargas.

El sistema desarrollado para IPF es una solución multiplataforma con un editor de modelos 3D con animaciones de configuraciones y un visor para los clientes. Así, el configurador genera las áreas de fabricación para gestionar la distribución final con los clientes gracias a un archivo 3D que permite el visionado en la pantalla del dispositivo o mediante realidad aumentada.

Se puede explorar la planta, ver una simulación del funcionamiento y proporcionar información relativa a todos los elementos de la configuración para enriquecer la manera de realizar ofertas en un sector en el que la instalación requiere obras complejas e inversiones elevadas.

Los dispositivos móviles también se antojan una herramienta crucial en el desarrollo de aplicaciones que aprovechan tecnologías inmersivas de realidad virtual o aumentada que permiten digitalizar un catálogo, compartirlo con los clientes y establecer una nueva vía de comunicación más sólida y ágil que una página web. En definitiva, perfectas para fidelizar a los clientes y potenciar los departamentos de marketing.

Iraupen, con su app Vívelo, o Larrialdiak, con una programa móvil que permite digitalizar los partes de asistencia de las ambulancias son ejemplos prácticos del impacto de la revolución digital en el sector industrial.

Noticia recomendada por Binary Soul

GTS, solución integral de formación para industria 4.0

A puertas de la BIEMH más digitalizada en sus 30 ediciones, es momento de recapacitar sobre el papel de las herramientas de virtualización y capacitación pensadas para la industria. Soluciones que más allá de realizar una propuesta adaptada a cada cliente, permiten una configuración exclusiva y a medida en función de la realidad y las necesidades de cada caso.

GTS de Binary Soul es la máxima expresión de este concepto. Una plataforma de formación de operarios que además de facilitar el aprendizaje de los procesos productivos mediante una formación gamificada, permite que las personas puedan trabajar en entornos industrializados. Esto, teniendo en cuenta el profundo proceso de reconversión que está viviendo el sector, supone una enorme ventaja competitiva gracias al ahorro de tiempo, de costes y a la capacidad de prever posibles problemas en los procesos productivos.

Las virtudes de una solución así, no obstante, van más allá de ese ahorro de costes (al tratarse de una propuesta servitizada el cliente paga solo por lo que usa) y los beneficios son tanto tangibles como intangibles.

Entre los primeros destacan una formación sin riesgos puesto que aprender en un entorno virtual es mucho más seguro que hacerlo con maquinaria real -tanto para los operarios como para la propia maquinaria-. Asimismo, permite evitar parones en la producción derivados de tener que emplear parte de nuestro equipamiento en formaciones. GTS, incluso, posibilita la formación antes de la puesta en marcha de un proceso.

Entre los intangibles -más difíciles de cuantificar pero igual de importantes a la hora de conseguir un resultado final satisfactorio-, se encuentra la motivación. El componente de gamificación genera un aprendizaje más orgánico con una mejor experiencia de usuario y, además, requiere de menos esfuerzo para el aprendiz que un sistema convencional.

 

GTS facilita el acceso a toda la información generada por los empleados y permite evaluar su progresión con tests gamificados a medida.

 

Por otro lado, al tratarse de un sistema basado en la nube, su despliegue puede realizarse de forma instantánea en múltiples lugares con una puesta en marcha rápida y sencilla. En definitiva, es un proceso sin barreras: multilenguaje, multidispositivo, seguro y sin límites de almacenamiento.

Y este último punto es importante puesto que una de las principales fortalezas de GTS como herramienta es que se constituye como un pilar sobre el que construir procesos formativos completos en los que plasmar el know how de cada compañía de forma independiente y segura.

Gracias al diseño modular se pueden añadir características y funcionalidades personalizadas para crear un sistema de formación individualizado para cada empresa. Además, Binary Soul puede digitalizar los procesos (ya existentes o a implementar) y desarrollar las herramientas de formación necesarias -cursos, por ejemplo-.

Son ya tres los grupos industriales de referencia en su sector que, a modo de early adopters, están pilotando la plataforma en algunas de sus plantas. Se trata de Maier, CIE Automotive y Fagor Ederlan. Empresas que han confiado en esta ventaja competitiva y que ya están disfrutando de sus virtudes de primera mano.

Hannover Messe 2018, de la evolución a la revolución

La semana pasada, del 23 al 27 de abril, Hannover ha sido la capital mundial de la industria gracias a la última edición de la Hannover Messe, una feria nacida después de la II Guerra Mundial que ha permitido colocar a la ciudad de Baja Sajonia como referencia ineludible en sectores tan críticos como la fabricación avanzada, robótica, impresión 3D, digitalización del conocimiento, energías limpias o inteligencia artificial.

El evento, que tuvo como país invitado a México, demostró el enorme avance del sector año tras año y, sobre todo, plasmó lo aprendido por las empresas durante los últimos meses, lo que permite mostrar una evolución responsable y adaptar las novedades a las necesidades del sector. De esta forma, hubo espacios dedicados a la robótica colaborativa, al mantenimiento predictivo, a los gemelos digitales (fundamentales para perpetuar el know how y garantizar una formación adecuada para los operarios) o la inteligencia artificial.

Todos estos avances, resultado de la evolución del internet de las cosas y herramientas como el Big Data y el Blockchain que permiten multiplicar el valor añadido de los fabricantes y conseguir productos y soluciones no solo más personalizadas sino también más eficaces.

La sostenibilidad, otra de los pilares de la industria 4.0, fue también uno de los temas recurrentes. Es necesario la consecución de energías limpias fácilmente integrables en los procesos productivos así como el reciclaje de los excedentes energéticos de los procesos industriales (algo que nos recuerda iniciativas tan interesantes como el Proyecto Calor de Innobasque) no solo para minimizar la huella de carbono de la industria sino también para conseguir una mayor independencia y competitividad respecto a otras regiones.

En todo ello también tiene un papel fundamental la consecución de materiales más ligeros, resistentes, maleables y adaptables que adquieren mayor relevancia gracias a procesos como la fabricación aditiva y la impresión 3D. Una nueva generación de materias que unida a una cadena de suministros inteligentes y una logística 4.0 adaptada a esta nueva era multipliquen la competitividad del sector y lo hagan crecer dentro de sus economías.

No obstante, al margen de toda esta demostración técnica, la feria fue también un lugar para la reflexión y el debate. Para el análisis de las nuevas estructuras de mercados y para aprender de otros sectores que se han adaptado o, directamente, han generado la revolución digital de la industria. Especialmente interesante fue el estudio de las “economías de plataforma” en las que se estudió al detalle los modelos de éxito de empresas como Microsoft, Amazon, Google, Apple y Facebook y se vio qué se podía importar de su comportamiento.

De esta forma, la industria ha de sopesar la posibilidad de relacionarse con su consumidor final a través de internet con los beneficios y riesgos que esto conlleva: desde acercarse de una forma menos costosa a cualquier cliente potencial en cualquier rincón del planeta a entrar en una carrera de precios y servicios al tener a la competencia a un solo “click”. Empresas como Siemens ya han comenzado a generar sus propias plataformas digitales, no obstante, parece un proceso que llegará de una forma diferente a otros sectores.

En definitiva, el evento se centró más que nunca en la unión de diferentes sectores para un desarrollo del sector integral. Desde la forma en la que la digitalización ha transformado la obtención de materias, su transporte, transformación y comercialización hasta la forma en la que los avances tecnológicos cambiarán las fábricas a otras más inteligentes y los productos y soluciones finales de los actores del sector cambiarán otros negocios (automoción, domótica, transporte, componentes, medicina, etc.).

Una etapa (la cuarta revolución industrial) que más que nunca se muestra como la suma de varias revoluciones parciales de otros sectores sociales y económicos y que puede convertirse en la más profunda reconversión hasta la fecha.

Noticia recomendada por Binary Soul