Spotify, la referencia sigue mejorando

Sin duda, Spotify es una de nuestras aplicaciones favoritas. Los motivos son varios: fue la primera que arriesgo por un modelo de negocio que salvara a la industria musical de una forma realista más allá de la idea de Steve Jobs del pago por canción. A pesar de que las discográficas intentan estrangularla (ante la pasividad de la legislación europea que no hace nada por proteger uno de los productos “nativos” más valiosos) consigue sobrevivir año tras año. Es una mina de oro para aquellos que queremos disfrutar de música con una calidad de sonido relativamente nueva y sin depender de los éxitos guiados por las antes nombradas discográficas y sus herramientas (radio fórmulas) y, por último, porque su sistema de recomendaciones es el mejor (aunque el de Apple haya mejorado mucho con el tiempo).

Por eso fue una buena noticia su salida a Bolsa -que, sobre el papel, debería ayudarle a ganar independencia de las discográficas en su accionariado- y lo es ahora que haya decidido mejorar el servicio para aquellos que acceden a su plataforma de forma gratuita.

Aunque el evento celebrado en Nueva York generó multitud de rumores -como la presentación de un dispositivo físico para el coche que nosotros mismos cubrimos– pocos se esperaban una mejora sustancial para los suscriptores gratuitos. Así, en palabras de Gustav Soderstrom, responsable de investigación y desarrollo de la empresa sueca, la nueva versión “permitirá tener más control sobre la música que se quiere escuchar y mejora la personalización para ayudar a descubrir música a través de nuevas herramientas que permiten gestionar las listas”.

A día de hoy 90 millones de personas utilizan la versión gratuita de Spotify y se verán beneficiadas al poder elegir entre 750 canciones de 15 listas generadas por el algoritmo de la casa en función de las costumbres de escucha del usuario. En cifras más sencillas: 40 horas de música diarias que renuevan cada 24 horas a escuchar entre todos los dispositivos adheridos a una cuenta. Una vez sobrepasado ese límite -algo que parece complicado- se vuelve a activar la función shuffle que tienen ahora por defecto los clientes.

La nueva versión de la app, además, cuenta con menos botones para facilitar el uso e incorpora un modo de bajo consumo de datos que permite un ahorro de hasta el 75% del consumo. Una forma de ayudar a los clientes a llevar su música donde quiera sin necesidad de depender de redes wifi.

La idea de la empresa es “educar” al usuario sobre todas las ventajas de la versión de pago sin olvidar su doble función de radio y tienda de música. Además, el acuerdo con la plataforma de vídeos Hulu debería reportar en breve una mejora sustancial a los usuarios de pago que ya suman 80 millones del total. La cifra duplica los 40 millones de Apple Music que, aunque a distancia, cuenta con un mayor músculo financiero, independencia, por tanto, de las discográficas y un enorme rango de crecimiento potencial gracias a los cientos de millones de usuarios de iOS, tvOS, watchOS y macOS.

La presentación de la propuesta fue bien recibida por el parqué, que sigue estimando el valor de los suecos en más de 29.000 millones de dólares. Nada mal para una de las pocas tecnológicas independientes y, sobre todo, para el gran tesoro de la electrónica de consumo europea.

 

Spotify, decidida a no dejarse superar

Spotify vive un momento crítico en su historia. A pesar de ser el referente en el negocio de la música en streaming gracias a su número de suscriptores de pago y gratuitos (170 millones en total de los que 75 millones son premium, 10 millones más en conjunto y 15 millones más de pago que en julio del año pasado), la empresa sueca sigue luchando por sacudirse la presión asfixiante de las discográficas y poder ser rentable.

Por ese motivo, la compañía fundada por Daniel Ek anunció hace meses su salida a Bolsa -se estrenó el pasado miércoles 3 de abril con una valoración en el parqué de Nueva York de 29.500 millones de dólares- y ha estado trabajando en la contratación de especialistas en hardware e inteligencia artificial con el objetivo de mostrar un valor diferencial sobre sus rivales, especialmente Apple.

Spotify convirtió su deuda -acumulada por trimestres de pérdida- en acciones para los inversores y anunció tener un fondo de caja de 1.300 millones de dólares. Su objetivo al salir al mercado continuo, es demostrar a todos ellos que su modelo de música, el que permitió a la industria volver a tener beneficios tras la caída provocada por la piratería, es viable.

Las últimas ofertas de trabajo que se podían visitar en la web de la empresa estaban relacionadas con el desarrollo de software para el control por voz lo que hizo que muchos pensaran en la llegada de un altavoz inteligente. Ahora, por una filtración de la plataforma se ha podido saber cómo será ese primer dispositivo físico de Spotify.

Algunos usuarios han reportardo a la empresa la recepción de un anuncio de una promoción en la que la suscripción anual pasa a costar 12,99 dólares al mes incluyendo un nuevo dispositivo para el coche.

Esos clientes realizaron capturas de pantalla de la oferta -como la que tenemos al principio de nuestro post de hoy- en la que se ve un dispositivo circular con botones físicos laterales para controlar la reproducción así como un fino LED verde que rodea una pantalla circular en la que se nos muestra lo que está sonando en ese momento. Un diseño sencillo pero parece que práctico y, sobre todo, sofisticado. Además, parece que el equipo soporta comandos de voz, algo crítico al volante.

Por si fuera poco, otros usuarios apuntaron semanas después -el mes pasado- que su oferta tenía un precio de 14,99 dólares porque el dispositivo del que hablaban tenía conexión 4G, lo que lo haría independiente del móvil y nos deja ver que habrá diferentes categorías de producto adaptadas a las necesidades de cada uno.

Aunque los portavoces de la empresa aún  no han confirmado ni desmentido nada a este respecto, hace días que enviaron una invitación para un evento el 24 de abril en Nueva York en el que se supone que podríamos saber más sobre el dispositivo o, incluso, conocerlo.

Ahora solo queda esperar cómo recibirá el mercado un dispositivo tan especializado en un momento en el que cada vez más coches son compatibles con los dispositivos iOS y Android y que el mercado está acostumbrado desde hace años a exigir a nuestros smartphones que haga todo lo que necesitamos. ¿Será un precio razonable pedir 3 o 5 dólares al mes por llevar en el salpicadero un dispositivo que hace lo mismo que nuestro smartphone? ¿Tendrá más funciones -con lo que será entonces un rival de Parrot y no de los smartphones-? Dependiendo de las respuestas a estas preguntas el futuro de Spotify será más o menos placentero.

Sorgina, la mejor compañera para la noche de las brujas

Faltan solo cinco días para que llegue la noche de las brujas, Halloween y a los amantes de los videojuegos no se nos ocurre mejor forma de celebrarla que con “Sorgina, A Tale of Witches“. Este viejo conocido de nuestra bitácora lleva meses colgado en Steam y es una aventura individual en 3D con acción, puzzles y plataformas ambientada en nuestra mitología e imaginario.

Nominado al mejor videojuego vasco en los premios AZPlay 2016, el título está especialmente orientado a jóvenes con el objetivo de acercarles la cultura vasca a través del ocio. Así, inspirado en lugares emblemáticos de nuestra geografía, el aprendizaje y la diversión (gamificación al fin y al cabo) son el leitmotiv de la aventura.

La protagonista, como ocurre en Sorginen Kondaira (versión física publicada el año pasado) se embarcará con nosotros en una cruzada contra la oscuridad en la que iremos aprendiendo y combinando habilidades mágicas para ir resolviendo puzzles y obstáculos hasta vencer al señor de la oscuridad.

De esta forma, el alto valor didáctico de los puzzles; la exploración de puntos de interés a través de escenarios 3D (como el Bosque de Oma, Santimamiñe, Sorginetxe o Zugarramurdi, entre otros) y la interacción con seres mitológicos clásicos (como Mari o las lamias) son los tres pilares de esta historia mucho más adictiva de lo que parece a simple vista. El juego, además, incluye un apartado de Historia donde se explican todos los apartados anteriores desde un punto de vista más didáctico y completo.

Steam, cuenta con un fondo de más de 7.300 juegos y 142 millones de cuentas con las que ha llegado a picos de 12,3 millones de jugadores simultáneos. La plataforma, creada por Valve Corporation, es un sistema de distribución y gestión de derechos digitales, comunicaciones y servicios multijugador que permite colocar al mismo nivel a los grandes estudios y a los desarrolladores independientes.

Habitualmente, al inicio del verano (vacaciones) y la Navidad (era de regalos tecnológicos y de ocio por excelencia), Valve suele llevar a cabo ofertas de temporada en la que precios de cientos de títulos bajan considerablemente durante un periodo de tiempo limitado.

El otoño pasado, con motivo de Halloween, también se hizo una campaña similar que afectaba, sobre todo, a los juegos relacionados con el terror, las criaturas fantásticas, fantasmas, mitología, etc. Así, aunque este año no hay anuncio oficial sobre la campaña de ofertas relacionada con la noche de las brujas, son varios los foros que estiman que el éxito del año pasado empujará a Steam a repetir formula. Sea como fuere, desde aquí os invitamos a pasar una noche fantástica de la mano de Binary Soul y su bruja aventurera.

Spotify, TimeCapsule es el camino

No son buenos tiempos para Spotify. Es cierto que sigue siendo la plataforma de música en streaming de referencia y que sigue contando con más usuarios (gratuitos y de pago) que cualquiera que sus rivales, pero también lo es que la competencia cada vez es más dura, que el negocio cada vez está más diversificado y que su gran rival cada vez está más cerca gracias a su agresiva política de precios (plan familiar), contenidos (gasto continuo en oferta audiovisual) y calidad -radios y discos en exclusiva-.

Sin embargo, aunque las cifras dicen que hay un gran porcentaje de usuarios que han decidido dejar el programa “pionero” por otros mejor integrados con los sistemas operativos móviles (Apple Music o YouTube son los mejores exponentes) aún quedamos un gran bloque que seguimos consumiendo a una de las tecnológicas europeas de referencia por su capacidad de “tocarnos la fibra”.

Así, cada cierto tiempo hace un recopilatorio personalizado en el que nos trae las mejores canciones del año (las que más hemos escuchado) y nos da muchos datos y estadísticas de una forma muy llamativa para seguir teniéndonos enganchados y hacer que nos conozcamos mejor.

Ahora, sabedores de que su núcleo duro de clientes son aquellos que la vieron nacer como una alternativa a las descargas, ha preparado un regalo de gran valor. Y es que aquellos que hemos superado los treinta todavía recordamos la época de adolescencia en la que la música era un gran vehículo para comunicarnos y socializarnos: intercambiábamos CDs y cassettes y esperábamos el momento en que una radiofórmula ponía nuestra canción favorita para grabarla y escucharla en bucle en el walkman.

Una época en la que no soñábamos más que con DiscMan que no saltaran de canción cuando lo inclináramos y en la que llevar millones de canciones en el móvil era impensable.

Por esto TimeCapsule es un acierto. Si el funcionamiento habitual de sus recomendaciones es el mejor del mercado -con mucha diferencia- ahora han rizado el rizo creando una lista personalizada de títulos de dos horas de duración en la que damos un salto de veinte años para escuchar las canciones que nos marcaron.

Si bien al recibir el email pensé que se trataría de una suerte de listado de éxitos de los ’90 (casi toda la música buena se hace legendaria cuando pasa suficiente tiempo) me he acabado encontrando con un listado tremendamente acertado en el que salen canciones que escuché sin parar en mi adolescencia.

Por si esto fuera poco, el regalo (se puede seguir la lista para no perderla) mejora cuando vemos que podemos crear las típicas radios inspiradas en esas canciones y conseguir que la nostalgia pase a convertirse en una suerte de túnel del tiempo.

Mientras siga con esta estrategia Spotify seguirá mejorando, desmarcándose de la competencia y tendrá más cerca llegar a los ansiados números negros.

 

Sky, última en llegar a la guerra de los contenidos

Si parecía que la guerra por los contenidos televisivos en España tenía claros ganadores (Netflix y, en menor medida, HBO) y grandes perdedores (los canales generalistas y algunas plataformas de pago tradicionales), cada semana que pasa se suma un nuevo actor que viene con un as bajo la manga para intentar cambiarlo todo -de nuevo-.

El último en llegar es Sky, el conglomerado británico que viene con un formato ligeramente diferente al de sus rivales aunque con un precio similar: 10 euros al mes. Su oferta es sencilla: “cientos de películas, 12 de los canales más vistos y series de televisión completas”. Es decir, a una oferta teóricamente similar a la de Netflix y HBO (varían los contenidos en exclusiva) le suma canales de televisión “clásicos”.

Fox, Fox Life, TNT, Historia, SyFy, Disney Junior, Nickelodeon, TCM, Comedy Central, Calle 13, Disney XD y National Geographic podrán verse en directo además de en modo “catch up”: sus contenidos se almacenarán durante 30 días para que se puedan disfrutar cuando y donde se quiera. De momento, advierten, no habrá modo “sin conexión” aunque es algo en lo que están trabajando.

Lo que si disfrutarán sus clientes es de un modo online en el que podrán ver al completo las series de su catálogo. La mayoría, por cierto, pertenecen a los canales antes citados. De momento se trata de 61 series (solo 14 completas) y 258 películas a los que hay que sumar 31 contenidos infantiles.

Uno de los sinsabores del lanzamiento es el deporte. El actual reparto de los derechos ha hecho que no puedan tener oferta de contenidos deportivos, su punto fuerte en otros mercados. Si a esto le unimos que, de momento, no barajan la opción de contenidos propios.

Es cierto que parece que la oferta se queda un poco corta, aunque prometen que irá creciendo con el tiempo -según adquieran derechos- y que la posibilidad de reproducirlo solo a través de equipos iOS y Android -no cuentan por ahora con aplicaciones para smart TVs- puede hacerla algo más incómoda que sus rivales, sin embargo, ofrecen el Sky TV Box, que, por 25 euros, permite tener la aplicación en cualquier televisor.

Aunque parezca, a priori, que llega tarde para hacerse hueco en un mercado donde además de los antes citados también está Amazon Video, Wuaki, Filmin así como el cada vez mayor peso de YouTube, etc. la baza de Sky es captar a aquellos que no se animen a dar el salto definitivo al VOD puro o a aquellos que quieran tener un catálogo de canales de calidad y quieran pagar menos que a un operador clásico.

Los meses nos dirán si realmente tiene hueco en el mercado y no fracasa como ya le pasó a otras propuestas similares híbridas como TotalChannel y MagineTV.