La gran familia

Que te pego leche! y la leche (por supuesto, de Clesa) le sacudió. Pero más les ha atizado a los 500 ganaderos a los que debe siete millones de euros. Ruiz Mateos, ese discípulo aventajado de Gil y Gil, ese empresario friki, es el penúltimo animal que tropieza dos veces en la misma piedra y en la segunda se da más fuerte. “Si no devuelvo hasta la última peseta me pegaría un tiro, siempre que mi religión me lo permitiera”, es el nuevo grito de guerra de este expropiado y concursado. Y lo dice un personaje esperpéntico que enseñó a Madoff todo lo que sabe de estafas piramidales, aunque todavía quede alguno que le considere héroe en lugar de villano.
Quizá si recalase en el vestuario de los jugadores del Rayo Vallecano, a los que adeuda diez meses de salarios, le lloverían algo más que cuatro buenos flanes. El tipo recuerda a Berlusconi -por su afición al bótox- si al italiano le diese por disfrazarse de Superman y tomar un par de copazos de Garvey. Además los dos han dado trabajo a mucha gente, sobre todo a los jueces. Para anunciar su bancarrota virtual, el estrambótico sujeto se presentó con una imagen de patriarca decimonónico rodeado por sus seis hijos varones -las siete hembras se quedaron en casa-, y reclamó a sus acreedores paz y sosiego. Lo que no dijo es que todos los inversores que han picado con Nueva Rumasa recibirán en su casa unos riquísimos bombones trampa. Yo, sinceramente, lo que más siento es que el Cacaolat corra peligro.

A golpe de melena

Marilyn, un pelo de escándalo

Llevo nueve meses haciendo un minucioso estudio de campo. Desde verano estoy examinando las pelambreras de mis coetáneas entre 35 y 50 años. ¡Tranquilos, solo reviso cabelleras! Ríanse si quieren, pero les juro que ha sido riguroso. He concluido que hay una especie de fobia social femenina a cortarse el pelo. No hay una frase más pronunciada en cualquier peluquería que córtame solo las puntas. Si la peluquera se excede más allá de los dos o tres centímetros, el tema adquiere tintes de tragedia griega.

Abajo los ‘ninis’ y arriba los ‘tetes’

Desentrañen la adivinanza, si quieren: sufren una tasa de paro del 40%, no pueden independizarse, tienen que pedir dinero en casa hasta para el creditrans, pero sus conciencias permanecen más dormidas que sus bolsillos. Más pistas: les gustaría hacer edredroning en Gran Hermano y sueñan con salir de pintamonas en OT. Bueno, vale han acertado. Son los ninis, los jóvenes que NI trabajan NI estudian, NI están NI se les espera. Mientras sus coetáneos se manifiestan en Egipto, se movilizan en Yemen, protestan contra Berlusconi en Italia, en Francia montan un pollo por el retraso en la edad de jubilación; los jóvenes españoles tienen menos conciencia social que una ameba egipcia o peor, que una princesa de barrio de las que salen en La Sexta.

Quizá porque la generación nini es una filfa. Un camelo para que nos solidaricemos con una quinta sin oficio ni beneficio. Un apodo para encubrir que realmente pertenecen a la generación tete; TEngo iPod, TEngo iPad y TEngo una videoconsola que te cagas. También puede ser la generación del porque yo lo valgo. Porque ellos valen para que sus padres financien sus gastos, les abonen el coche en cómodas mensualidades y les mantengan en el domicilio familiar.

No son malos chicos. Solo practican un parasitismo benigno. Es decir, pido un poco por aquí, mangoneo un poco por allá y, en general, me adhiero a una vieja corriente de la sabiduría popular: “vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos”.

El día de la marmota

El miércoles, en Punxsutawney (en el mapa, arriba a la izquierda), la marmota Phil no vio su sombra y pronosticó que el invierno acabará pronto. ¡Uf, qué alivio! Mientras caían chuzos de punta en la costa oeste de EE.UU. y Australia vivía un ciclón de consecuencias catastróficas, el mundo respiraba tranquilo; solo seis semanas más de invierno. Nadie ha puesto en duda la credibilidad del roedor.

¡Hay que ser ingenuo! Si te despiertan de un sueño profundo, te sacan de tu madriguera a las 8.16 de la mañana, te exponen a un frío que pela en un pueblo que ni Dios fue a ver, y un tío con chistera te toca los cataplines, es como para boicotear el Meteosat hasta el día del Juicio Final. Por eso sus predicciones me ofrecen la misma confianza que si el Pastor del Gorbea sale disfrazado de oveja latxa a interpretar las témporas. En realidad, poco importa que Phil haya visto su sombra o no, que se equivoque casi siempre, que no pueda vivir 124 años que son los que lleva dando la vara, que el pulpo Paul intentara quitarle el puesto como oráculo pero palmara por una sobredosis de fama. El día de la marmota es un clásico. A menudo parece que vivamos el mismo día una y otra vez en una especie de loop perpetuo que los repipis dirían se repite ad infinitum. Que si Mubarak no dimite. Que si EA no abandona Nafarroa Bai, que si la pensión baja… Por no hablar de lo sucedido con la lanzadera del metro de Galdakao… Solo que eso es más bien una versión remasterizada del Camarote de los Hermanos Marx.

La paga o la vida

No sé de qué se quejan los egipcios o los tunecinos. Con la que está cayendo, cada vez encuentro más beneficios a un sistema dictatorial. Al menos, de esta forma, se lleva la pasta el de siempre. Alea Jacta Est. La reforma de pensiones se ha consumado y con ella nuestra suerte. Es inconcebible que nos retrasen la edad de jubilación cuando el 40% de los jóvenes está en paro. Es incalificable que se haya estado discutiendo que para cobrar la pensión máxima haya que trabajar cuarenta años cuando los diputados solo necesitan once para percibirla. ¡Ah! que nos hemos quedado en 38,5. ¡Vaya bicoca! Es vergonzoso que los ex presidentes cobren sueldos vitalicios de 80.000 euros, mientras ocupan poltronas a otros 10.000 euros la sentada (es lo que sale de dividir sus sueldos anuales como asesores entre las veces que van a un consejo de administración), o dan charletas a 30.000 euros la pieza.

No se me escapa que plantear ahora recortes para parlamentarios y ex presidentes es demagogo pero me importa un carajo que se haga populismo si eso sirve para apearles de una enésima parte de sus privilegios. Los políticos podrán tener un sueldo mayor o menor en función de su responsabilidad, pero mesurado. Cualquier privilegio, diferente al del resto de los ciudadanos, es un abuso y como tal debe tratarse. Pero a nosotros nos computarán 25 años de trabajo para calcularnos la pensión y, al final, nos quedará una porquería. ¿Y para esto queremos tanta democracia?