Ónega puede fracasar y fracasa

 

La vivencia del fracaso depende de las expectativas, así que tenga cuidado con el caudal de esperanza que pone en sus proyectos. Por ejemplo: Telecinco estaba ilusionada por conquistar a La Sexta la franja de mediodía con un debate político. Y pensaron que situando al frente a Sonsoles Ónega, currada en el reporterismo y avalada por su apellido, vencerían a Antonio García Ferreras, pontífice de la opinión. Transcurridas dos semanas, el rollizo conductor de Al rojo vivodobla en cuota de pantalla a Ya es mediodíay le saca más de 300.000 espectadores de ventaja. La sensación de fracaso de Vasile es mayor porque el golpe se lo propina la quinta cadena en audiencia y porque antes había suprimido Las mañanas de Cuatro, de Javier Ruiz, por izquierdista.

Sonsoles Ónega pertenece al selecto círculo de las periodistas que hacen televisión y escriben novelas de amor y mujeres heroicas, y ya son cinco sus libros. Como Carme Chaparro, Marta Fernández, Mónica Carrillo, Sandra Barneda.  Y Mara Torres (y no cito a Ana Rosa por plagiaria). Decir Ónega es decir “puedo prometer y prometo”, la retórica de la Transición. Quizás la hija de Fernando no tiene el perfil de una moderadora de debate. Es demasiado dulce. Y de derechas. Lo peor es que Ya es mediodíaes un calco de lo ya conocido: una mesa con cuatro contertulios consabidos y conexiones esporádicas con el exterior. Llegas tarde, amiga mía. Consuélate, tampoco ETB puede con Ferreras, a quien los vascos prefieren más que a Lapitz.

El fracaso es eso, mucha jactancia y nula paciencia. Pedro Sánchez falla con la designación sin consenso de Andrés Gil como candidato a la presidencia del consejo de RTVE. Nada ha cambiado. Apaleados por el fraude de cuatro décadas, la promesa de democratización de la televisión pública estatal, como de la plenitud competencial del Estatuto, no valen nuestra esperanza. Tal vez desahucien a Franco de su tumba abominable del Valle de los Caídos; pero una de sus obras predilectas, TVE, mensajera de intolerancia, sigue en negro. Mejor vivir desesperados.

12 comentarios sobre “Ónega puede fracasar y fracasa”

  1. Siempre me ha sorprendido el éxito de García Ferreras entre gente que se proclama y considera de izquierdas o, al menos, progresista (sea lo que sea lo que pretende englobar este término). Es la típica trampa de la definición previa de uno mismo que se espera que trascienda y empape todos las palabras y actos que realiza ese individuo. Es decir, me visto y peino de una manera identificable con una opción, hago cuatro guiños que refuerzan esa idea y me convierto y etiqueto como portavoz de esa corriente, ergo todo lo que digo y hago la representa. Simplificando: soy de izquierdas, ergo todas mis acciones también lo son. Con esta burda trampa hemos sufrido políticas neoliberales bajo gobiernos supuestamente contrarios a esa ideología. Y mensajes absolutamente reaccionarios de publicaciones y representantes públicos de opciones que pretenden encarnar los valores sociales más solidarios.
    Un saludo, José Ramón.

    1. Pues es verdad, Gabriel, lo de Ferreras tiene truco y habilidad, pero se gana a la gente, mientras que a Lapitz le ve el 3 o el 4% de la audiencia vasca.
      Le ha cogido el tranquillo Ferreras. Mucho ruido, pocas luces, mucho dinamismo, mucho ritmo, muchas conexiones, muchos dramatismo… y Lapitz es muy aburrido, que le vamos a hacer.
      Cambien, señores y señoras de ETB, cambien un poco, no han innovado nada en los años que lleva Lapitz. Nada, siempre el mismo producto.

    1. Lo dicho, Txutxi. Como en el fútbol el éxito se mide en resultados y goles, en la tele se mide en número de espectadores. Ferreras barre a Lapitz en Euskadi.

  2. Yo soy uno de los no abducidos por el orondo ferreras y que piensa que Xabier, le da cien vueltas…
    Ruiz sí merecía la pena, pero….

    1. El problema es la audiencia, amigo mío. Por mucho que Lapitz sea mejor, Ferreras le quintuplica la audiencia… en Euskadi. Un desastre, Txutxi, para ETB.
      Deberían ver por qué.

  3. Me ha parecido muy bueno su artículo de opinión abordando el tema sobre la televisión y el nuevo programa de Sonsoles.
    1 lo cierto que este nuevo programa no tiene audiencia y por lo tanto le queda poco tiempo de vida en la televisión.
    Parece que es muy difícil competir con la sexta y con el presentador Ferreras incluso también para el presentador vasco Xabier Lapitz.
    Este presentador hace más de Tertuliano que de presentador o moderador. Desconoce a mi parecer cuáles son las funciones de un presentador o moderador porque interviene como un puro Tertuliano. Un error. Me consta que admite muy malas críticas pero eso es otro error porque de las críticas constructivas una persona inteligente aprende.
    Muy bueno tú artículo muchísimas felicidades por ello

  4. Ya veo que este blog sigue dedicado a la españolización de Euskadi.

    Por cierto, qué hay de los 60 del muelle Drassanes que los traficantes de “Open Arms” (vaya paletada pijoteril típicamente hispana de nombre)?

    No se ha ofrecido Urkullu, en nombre del más generoso pueblo de Europa, a acoger a “un 10%” del cargamento?

    Tiene cojones estos sucedidos. Hubo un tiempo en que llegué a creer que Euskadi se parecía más por vocación a Baviera o Voralberg que a una región española al uso…

    Qué bisoñez la mía! Alguien se imagina a estas alturas al Gobierno Vasco [sic] departiendo con el de Baviera (en tiempos de Sáinz de la Maza, de Ardanza -quien incluso se entrevistó con el presidente de los Estados Unidos en despacho oval- y de Ibarretxe esas cosas pasaban) en lugar de comportarse como una provincia diligente subordinada del gobierno español y sus políticas de “SPAIN IS DIFFERENT”?

    Baviera, Salzburgo y Voralberg ya tienen su Turquía occidental a quien pagar para enviarles “refugiados”:
    EUSKADI.

    Si España es la tontadelculo-útil de Alemania y la Euskadi Sur de Urkullu y Barkos (y de EH Bildu, cuidado, que en esto son iguales PNV y EH Bildu) se pone al servicio de la España sancheziana, entonces…, ¿qué es Euskadi Sur?

    Somos la Turquía de Occidente. Ahora ya no solo en libertades y derechos civiles, ahora también en recepción de dinero para acoger los migrantes que Baviera, Salzburg, Tirol y Voralberg no desean.

    La decadencia que no cesa.

  5. He visto que en le Tour de France hay dos chicas azafatas entregando el trofeo, las flores y escoltando al maillot jaune…

    No com nosotros, que en lugar de dos azafatas tenemos al alcalde de turno, como por ejemplo a Tocinete, entregando el trofeo de etapa, cpmp el año pasado en el final de etapa en Bilbao de no sé qué carrera (la Vuelta hispana o la vasca).

    Qué van a hacer los tontos-del-culo y las tontas-del-culo al servicio del Islam que, bajo el argumento del “feminismo”, han conseguido quitar las azafatas de nuestras carreras ciclistas, cuando Le Tour de France vuelva a Hegoalde y en concreto por vez primera a Bilbo como final de etapa, como se lleva persiguiendo por parte de la propia corporación municipal bilbotarra?

    Van a vetar a las azafatas du Crédit Lyonnais los/las talibanes que nos gobiernan con su correción política a servicio de Ryad?

    Qué va a decir Veterana-B?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *