EL COCKTAILBAR Y YO

Varios pies más abajo de mi dormitorio han abierto un “Club” de mesopotámico nombre que ocupa el lugar de un “Pub”  bilbaíno de larga duración y reconocido prestigio ya extinto.

El mentado Club se presenta a sí mismo como lo más de lo más pues resulta ser un nuevo cocktailbar  ” vestido” ( sic) por una supuesta prestigiosa firma de esotérico nonbre “que vuelve a sorprender creando interiores con carácter y con cosas que contar”.

Y yo no pongo en duda lo anterior, pero da toda la impresión de que en la premura de la apertura ( ¡ toma ya rima en consonante!) se olvidaron de aquello de “Vísteme despacio que tengo prisa” y no calcularon bien la insonorización del local, lo cual que me trae loco al tener que escuchar hasta altas horas de la madrugada unos tam-tames sumerios entre alaridos de júbilo nocturno ( lo cual que , a su vez, indica que el palurdismo local no está todavía preparado para finezas de “cocktailbar” y tal.

He pasado por el local en horario diurno y he manifestado civilizadamente mi queja; también he llamado reiteradamente al filo de las tres y media de la madrugada a un teléfono que nadie ha descolgado ,y el administrador de mi comunidad más allá de invocar la presencia de la PM, me ha sugerido que me presencialice en bata y zapatillas en la oscura noche con expresion severa…

No sé…Pero evitaré esta última opcion al menos ante la inminencia del desembarco de todos esos “muchachotes picarones ” que vendrán  (dicen) a las finales de rugby y okuparán ( con k) todos  los locales sean o no cocktailbars…No vaya a ser que me tomen por un tipo al que no le gusta ese deporte tan arraigado en estos lares…

3 comentarios sobre “EL COCKTAILBAR Y YO”

  1. Todo sea por “poner Bilbao en el mapa” y para que vengan más cruceristas de 6 horas en Bilbao y para bien de la ciudadanía (sobre todo hoteles y bares).
    Bienvenido Mister marshall.

Responder a Vicente Huici Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *