Latigazos para Ana Rosa

Una vez más, ha quedado patente que Twitter no es lugar para matices ni tonos grisáceos. Este domingo Salvados iba sobre la educación en Finlandia, considerada tan excelente como ejemplar. No tuve la oportunidad de ver el programa pero puedo imaginarme la riada de mensajes en Twitter haciéndole el caldo gordo a Jordi Évole. No niego que su programa tiene ciertas virtudes pero tampoco soy ajena a algunas de sus debilidades, como Iker Merodio identificó después de un programa sobre las televisiones públicas sesgado y simplón.

Tampoco puedo negar que la situación socioeconómica actual no puede ser más propicia para que espacios como Salvados o El intermedio exhiban su artillería. Un porcentaje nada desdeñable de espectadores se lame las heridas y encuentra en sus gurús un triste amparo y el recurso al pataleo colectivo que, por lo visto, es de lo poco que queda en una coyuntura tan putrefacta como desesperanzadora. El regreso de Salvados tuvo más de cuatro millones de espectadores el domingo, y El intermedio bate también sus récords a base de parodias del infame vodevil que nos toca vivir y costear.

Y en estas llega Ana Rosa Quintana, tan fresca y juvenil, tan de quitarle hierro al asunto, y publica un tweet “irónico” preocupada porque los finlandeses sí, disfrutan de un sistema educativo envidiable pero ah, no pueden sentarse en una terraza a tomar el sol, sus cañitas y sus tapitas. ¿Y qué más quiere el ciego que ver? La Twittesfera se lanza a degüello contra la sonriente oficiadora de uno de los programas más sórdidos de la televisión española. Sí, ese que combina con esmero la narración de la tragedia con el comentario frívolo, el caso Bretón con los Jimmy Choo. Y esa marea de twitteros enfadados, soliviantados y alentados por la nada fina ironía de Évole no la entiende. La prejuzga. La retuitea. La apalea.

Ana Rosa, no te metas donde no te llaman. Porque está claro que ir contra marea en Twitter es tarea de titanes. Y el  matiz, la aclaración, el comentario o la enmienda no tienen cabida. Los medios simplifican la realidad. Pero es que los tweets la convierten en un club de la comedia en el que el rol que juega cada personaje es tan claro que es imposible salirse del guión. Un tweet tan fresco, oportuno, desmitificador y valeroso como el tuyo tendrá que enfrentarse al muro de quienes te tienen crucificada. Ahí les va un nuevo clavito: es Cuarzo, la productora de Ana Rosa Quintana, quien se hará cargo del nuevo reality con famosos que prepara Telecinco. Sí, ese que [Enlace roto.]. Para comentar en la terraza al sol, con cañitas y tapitas. Es que a veces no te entiende, el público, Ana Rosa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *