La vuelta al cole

Suponemos que ya has ordenado el armario. También que has discernido qué es lo que vas a desechar del mismo (si está en buenas condiciones no dudes en donarlo y, si no merece la pena, tíralo o recíclalo como prenda doméstica). Saber qué sobra es sencillo: si llevas más de un año sin ponértelo o si nunca te lo has puesto, sobra. Si está desgastado, roto -y no tiene arreglo- o tiene un olor (agradable o no) que no se va ni con los lavados, sobra. Si te queda pequeño (y sabes que nunca volverás a caber en él), sobra.

Una vez hecho esto te recomendamos que sigas esta lista de indispensables en cualquier fondo de armario, son el mínimo con el que deberías empezar cualquier temporada sin importar las idas y venidas de la moda. Si ya lo tienes, manténlo, si no, ve comprándolo poco a poco. Es una inversión que no te fallará nunca.

  • Pantalones: son, sin duda, la parte más versátil del armario. Precisamente por eso, te recomendamos que nunca te falten un par de vaqueros (uno claro y uno oscuro) que te sienten bien. Ni muy estrechos ni anchos. Ni con rotos ni pintados. Recuerda, son un básico y bien cuidados te durarán toda una vida. Respecto a los pantalones algo “más vestidos”, la apuesta ha de ser siempre un par de chinos. Uno en una gama cálida (beige, mostaza, marrón) y otro en una fría (casi cualquier variante de azul nos vale, pero si es marino, mejor). Aplicamos lo mismo que con los jeans. Busca uno que te siente bien -un poco de elastano lo hará más inmune al paso de los kilos- y con el que te veas cómodo.
  • Camisas: por muy cómodo que te sientas en camiseta (sobre todo después del verano) es necesario que tengas dos o tres camisas en el armario. Nunca debe faltar una blanca. Tampoco una azul clara (de azul medio a azul celeste) y alguna con estructura. Los cuadros son más atemporales (sobre todo el Vichy) pero si eliges bien, unas rayas pueden ser tu salvación en más de una emergencia. Si te gustan escoge diferentes gamas con estampados sencillos para ir aumentando tu colección.
  • Camisetas: más allá del verano preferimos las camisas. Aún así, siempre es bueno que mantengas en el armario modelos básicos (sí, no pasa nada porque no tengan dibujos o grandes letras y logos) en tonos básicos como el negro, el marino el gris y el blanco. Quedarán bien con todo y en cualquier situación -que no requiera traje y corbata-.
  • Jerseys: aplicamos lo mismo que con las camisas y las camisetas. Es mejor que te decantes en este “mínimo” por los modelos más sencillos. Tanto con cuello redondo como con un cuello pico cerrado -pasan mucho menos de moda- sin ser demasiado gruesos ni demasiado finos, uno azul oscuro y otro gris son indispensables. A partir de ahí todos los demás suman.
  • Chaquetas de piel: da igual que sea negra o marrón. Has de tener una. Y si quieres que te dure, invierte en ella y evita aditamentos extravagantes: no necesitan parches. Tampoco bordados extraños. Ni un exceso de cremalleras. Si escoges con cautela y cuidas bien su cuero… tendrás una compañera inseparable durante años.
  • Cazadoras, parkas y abrigos: no debe faltarte un impermeable. Puede tener forma de gabardina, de cazadora o de parka pero es necesario que tengas una prenda que te puedas poner en cualquier época del año. Si es algo más larga, mejor, protegerá tus americanas y trajes. Para el frío, un buen abrigo de lana o un plumífero son las mejores soluciones.
  • Americanas: más allá de un traje, también te recomendamos que escojas una americana casual (da igual de lana o de piqué) en tonos grises o azules -son más fáciles de combinar- que pueda darte un toque más sofisticado cuando la ocasión lo requiera. Si nunca has tenido una, déjate asesorar por el dependiente.
  • Trajes: sí, tanto si trabajas con él como si no, has de tener un traje para “esas ocasiones”. Si aplicamos el sentido común, es mejor que no sea negro (en ocasiones es demasiado vestido y en otras se queda corto). Por eso un azul oscuro o un gris marengo nos parece la mejor elección. Si no te guías demasiado por la tendencia del momento -escoge un corte moderno pero tampoco demasiado acusado en el talle y busca un tejido sin estructuras complicadas- te durará unos cuantos años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *