Viabilidad financiera del 15-M

La Utopía funciona muy bien sobre el papel, pero a la hora de llevarla a la práctica como pudo comprobar Platón en Siracusa, ya no parece tan buena; Entre otras cosas, porque necesita dotarse de concreción en tiempo, forma y lugar, cosa que le despoja de su idealismo. Precisamente ante esta tesitura, se sitúa el Movimiento 15-M tras las vacaciones, siendo su mayor problema a la hora de sobrevivir en una sociedad de organizaciones, asociaciones, partidos y sindicatos domesticados, la de, cómo componérselas para mantenerse económicamente sin subvenciones como hace la CNT, cuando la mayoría de sus potenciales seguidores, a saber, jóvenes, jubilados, pensionistas, desempleados, trabajadores en precario, con bajos recursos, desahuciados…- ¡Menuda tropa! que diría Rajoy – son gente que, por mucha voluntad que le ponga, con sus ganas e intenciones no puede hacerse más que una sopa boba de reivindicaciones colectivas, al carecer de los ingredientes adecuados para impulsar las iniciativas en las Instituciones democráticas; Y no me refiero sólo a los gastos derivados de toda infraestructura que un Movimiento de estas características genera a nivel estatal, que también a los montantes económicos necesarios para sobornar a los legisladores y persuadir a los periodistas para que los primeros den su aprobación en el Parlamento a las demandas populares, y los segundos ayuden con su opinión favorable durante los momentos previos a las votaciones para facilitarlas. Pero, hete aquí, que de donde no hay, no se puede sacar. Y no le veo yo a Botín muy por la labor de patrocinar nuestro 15-M, ni aun desgravando en Hacienda por la Ley del Mecenazgo, siquiera otorgándonos jugosos préstamos multimillonarios a bajo interés como hace con todos y cada uno de los Partidos Políticos del arco parlamentario.

Debido a mis estudios de Filosofía y Teología, el 15-M de Valladolid – donde todavía no me conocen bien – me han confiado la Comisión de Economía en la creencia de que iba a dedicarme a hacer pedagogía de la jerigonza con la que esta pseudociencia asusta al común de los mortales en prensa, radio, televisión e Internet, pues a fin de cuentas, palabrotería no es que falte en mis dos especialidades. Sin embargo, nunca ha sido ese mi propósito, pues a palabras necias, oídos sordos. Por el contrario, me he dedicado este verano a investigar un poco el mundo financiero contemporáneo para aprender de él y aplicar sus enseñanzas en la buena dirección que me corresponde, dejándome de debates morales estériles sobre su perniciosidad social, aplicándome a fondo para presentar a los Indignados un “Plan de Viabilidad Financiera del Movimiento 15-M” que de ponerse en marcha, nos reportará los beneficios suficientes, no sólo para mantener la lucha en la calle, sino para poder untar a todo el Gobierno, con todos sus Ministros, a la entera oposición y pagar abundante publicidad a los medios de manipulación al objeto de que nos mimen en las noticias como a Israel, por muchas fechorías que cometamos, no sin antes, claro está, tener igualmente de nuestra parte el favor de todos los cuerpos policiales, para que nos dispensen un trato como el recibido por traficantes de armas, droga, blancas y los capos de las distintas mafias que invierten en nuestra costa mediterránea.

Lo primero que ha de hacer el 15-M antes de meterse en más berenjenales, es construirse en un Banco, cuyo nombre podría ser “Banco Indigno 15-M”. Dado este paso crucial para el éxito del “Plan de Viabilidad Financiera” lo siguiente que hemos de hacer, sería anunciar un 15% de interés TAE a plazo fijo y largo. Para que la gente se confíe y nos entregue sus ahorros, con los primeros ingresos, pagamos a varios de ellos sus primeros dividendos para que corra la voz y se cree un sistema piramidal. Al mismo tiempo, emitimos deuda y la prometemos pagar también al 15% de interés para atraer a los inversores. Hecho todo lo anterior, a nadie le extrañará que en un momento dado, anunciemos nuestra quiebra, suspensión de pagos, nuestros directivos se den a la fuga, el capital haya desaparecido en Paraísos fiscales y en consecuencia, nuestros accionistas y acreedores – que bien podríamos ser nosotros mismos los perroflautas de siempre – acudan al Estado para exigir su rescate y la recapitalización de la Entidad antes de su reprivatización. Por supuesto, el 15-M no debe readquirir el Banco Indigno, más que nada, porque segundas partes, nunca son buenas. Lo que tocaría en una segunda fase del “Plan de Viabilidad Financiera”, sería reconvertirnos en un “Trust social” para garantizarnos de por vida la financiación Pública, o sea, deberíamos crear un Partido político que hiciera leyes a nuestra conveniencia, un sindicato que domesticara a nuestros trabajadores, una Oenegé que solicitara por nosotros las subvenciones, una Iglesia que nos diera soporte moral jamando el tarro a la población con eso de “poner la otra mejilla”, sin olvidarnos de montar una “Lotería Indigna” con boletos de diez cifras para garantizarnos no tener que dar el premio y quedarnos con todo lo jugado.

4 comentarios sobre “Viabilidad financiera del 15-M”

  1. Si el movimiento de los indignados no cuaja, se mantendrá dentro de unos niveles aceptables de pureza e idealismo; pero si tiene éxito, no cabe duda de que lo que dices en la parte final se cumplirá. Es muy probable que de él surjan las nuevas generaciones de corruptos de este país, que revitalicen el trinque y el choriceo, los cuales, aunque siempre presentes en la vida nacional, parecen resentirse de cierta falta de imaginación.

  2. El 15% me parece excesivo y deberíamos bajarlo para hacerlo más creíble. Y de momento, no se debe nombrar el término “piramidal”, que da mala suerte.
    Por lo demás de acuerdo; alguna vez nos tenía que tocar a nosotros. Si las masas no quieren ser liberadas, liberémonos nosotros, los esclarecidos.
    ¿Para cuántos liberados puede dar ésto a nivel de Valladolid?
    De momento debemos aparentar que somos indignados necesitados y humildes, por lo de que el que se humillare será ensalzado.

  3. Mi primera idea que no deseaba hacerla pública, consiste en hacerme con las huchas e introducir la práctica del cepillo dominical en las manifestaciones. ¡Para algo me he metido en la sección económica!

  4. Podemos enchufar a los adeptos en trabajos donde pagan, a cambio de compra del merchandisin de “sus” camisetas y accesorios, y apechugándoles a mano alzada para que ofrezcan nuestros productos a sus familiares y mejores amigos.
    Con los primeros ingresos, podemos jugar a las quinielas, y según podamos, contratamos gente para que las rellene por nosotros. ¿A quién no le gusta el juego?
    Cuando lleguemos a controlar eso por La Internet, ni tendremos que asistir a los actos, que ya deberían ir sobre ruedas.
    También podríamos pedir la ayuda de los Marines indignados y su presencia en La Fuente Dorada nos reportaría una gran venta de afiches y chucherías. Lo difícil sería fabricar esa cantidad tan rápido y dependeríamos de la industria china, extremo en el que pocos hasta ahora han pensado.
    Oye, que son propuestas, así como en plan tormenta de ideas, Puede que alguna de ellas no tenga tanta base y llame a confusión simplemente por estar bien escrita, pero no me hagáis mucho caso y luego me cargue yo todas las culpas.
    Si total, sólo se trata de ocupar el espacio previo a la cena, porque según están los de la tele…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *