Bangkok (Tailandia)

IMG_6485

Tras nuestro periplo por las Phi Phi, Bangkok lo tenía muy complicado, una gran urbe que ha tenido que empezar a escalar hacia los cielos para conseguir ser accesible. A ras de suelo resisten entre pilares de cemento las chabolas y las construcciones más antiguas que sustentan carreteras aéreas y aún por encima de éstas, las columnas prosiguen la escalada y nos ofrecen el skytrain que hoy permite cruzar parte de la ciudad. Cuando vuelas por el scalextric, la visión de Bangkok es muy moderna, se van asomando  los edificicios,  cada uno más vanguardista que el anterior, diseñados con diferentes formas geométricas, cubiertos de metal, cristal o nuevos materiales y por supuesto, más grúas edificando otros nuevos.
Luego la ciudad te sorprende con la tranquilidad del Parque Lumpini, que si tienes la suerte de poder pasear por ahí en domingo te encuentras a familias enteras disfrutando con sus cometas.
Pero Bangkok es ese destino que te entra bien desde el principio y lo digieres con gusto o se te tuerce y pasas a sufrir una indigestión constante.
A nosotras de Bangkog nos ha cautivado aparte de sus exquisitos templos, su barquichuela municipal que navega por parte de la ciudad con un sistema muy simple y encantador. Pequeños embarcaderos, desde los que saltas a la barca y aparece el cobrador saltando también entre los asientos para cobrarte el ticket. Cuando arranca la barca, son los pasajeros los encargados de subir unos plásticos laterales que impiden que salpique el agua del río. Nos gustó la casa de Jim Thompson, una casa de teca de estilo tailandés, montada sin un solo clavo. Una auténtica joya como los muebles, las sedas y las esculturas que se pueden ver en la visita. Americano, arquitecto y relacionado con la CIA llego a Tailandia y se enamoró del Pais, de su arte, de sus gentes y afincándose en Bangkok. Consiguió un gran prestigio empresarial revolucionando la industria de la seda, desapareció en la selva a la edad de 61 años … es una historia que anima a buscar bibliografía para ahondar más sobre este misterio. Además, nos han cautivado los cientos de cocinitas ambulantes que hay a lo largo de las calles, donde preparan y venden comida, algunos con mesitas instaladas, otros sólo el tenderete y todos ellos abastecen a los miles de tailandeses que se paran y comen a cualquier hora del día o se llevan la comida en una bolsita, … y es que es muy aconsejable parar y comer lo que a uno le apetezca. Huele muy rico y lo que hemos probado ha estado muy bueno y por último, nuestro rincón de la calma preferido, el bar-restaurante La Rajdhevee, un lugar con mucho encanto, con música en vivo y unos platos de picoteo muy ricos.
Extresantes los taxistas, que se niegan a poner el taxímetro y tratan de negociar el importe del viaje. Una mañana nos sorprendió conseguir a uno que sin ninguna pega, nos puso el taxímetro en marcha tras pedirle que nos llevase al Palacio Real. Tardamos dos horas y media, le metieron una multa y al final cuando pensábamos que ya nos quedábamos a vivir en los asientos de atrás, conseguimos abrir la puerta y volver al mundo. Terrible experiencia y no nos queda la menor duda que simplemente era novato y torpe, pero que muy torpe.  Nos despedimos con preocupación, aún pensamos, que ese hombre todavía anda dando vueltas buscando su casa.
Si bien los templos son impresionantes, el que nos llegó al corazón fue el grandullón del Buda tumbado, que no descartamos que estaba así tras unas jornadas turisteando por Bangkok y contactar con un familiar de nuestro sagaz taxista.
Abandonamos Bangkok de madrugada, agotadas y ya a esas horas se veía el movimiento de los cocinillas que ya preparaban las comidas para ese nuevo día.
Todo ello ha quedado en nuestra memoria y junto a Eguzkilore abrimos para estas vivencias un rinconcito y los guardamos en nuestro Lugares con Encanto.

Scalextric en Bangkok.
Scalextric en Bangkok.
Bangkok
Bangkok
Uno de los  guardianes del Palacio Real
Uno de los guardianes del Palacio Real
Nuestro medio de transporte favorito en Bangkok.
Nuestro transporte favorito en Bangkok.
Los templos
Cerámica y azulejos en los templos.
Proceso de sericicultura.
Proceso de sericicultura.
Nuestro bar-restaurante favorito La Rajdhevee.
La Rajdhevee, bar-restaurantermuy especial
La Rajdhevee
La Rajdhevee
Estos se vienen a casa con nosotras.
Estos buhos tai se vienen con nosotras.

Maya Bay ( La Playa ) – Phi Phi Islands (Tailandia).

 

imageKo Phi Phi Don.  Ahora nos situamos en Ton San Bay, que es la zona bulliciosa de la isla,  tras los días de retiro nos apetecía un montón.  Acertamos con el alojamiento,  que nos aportó un rincón tranquilo sólo a unos minutos del centro.  Desde aquí teníamos la intención de visitar Maya Bay (La Playa), la misma que un día, hace ya unos años descubrimos desde una butaca de cine y pensamos: “… algún día, tenemos que ir allí” …. y aquí estamos.
Concertamos con los pescadores de la zona el viaje y cruzamos los dedos mirando al cielo para que nuestra amiga “nube negra” se relajara y nos dejase disfrutar esta aventura soñada con estética dry (es decir, “stop Noe”) y allí hemos ido.
La isla es tan bonita, con un aspecto inexpugnable, rocosa en medio del mar, con un oleaje tremendo como si quisiera impedir que te acercaras, pero cuando la rodeas, te encuentras con una abertura gigantesca y entre dos colosales rocas, se abre una pequeña bahía y allí al fondo Maya Bay (LA PLAYA).
Arena blanca, nos bajamos y de cabeza al agua … y dentro de ella no sabes donde mirar, si a la playa, a la bahía, a sus paredes rocosas, a ese agua turquesa, verde … maravillosa.
Como os podéis imaginar, no estábamos solas, pero ,… si hubiésemos conseguido estarlo, estamos convencidas que hubiese sido una tragedia vernos fuera de allí.
Abandonamos la playa, pero la isla nos siguió ofreciendo rincones maravillosos.  “Viking Cave”,  unas cuevas donde vive una pequeña comunidad que elabora una sopa de nido de pájaros muy apreciada por los chinos, otra bahía maravillosa donde pudimos disfrutar solas de una playita minúscula preciosa, … en las zonas donde las olas no eran tan fuertes hicimos snorkel y estuvimos rodeadas en todo momento de pececitos de colores, … y volvimos impresionadas.
Esa tarde, ya desde Ko Phi Phi Don rematamos con una intensa subida (tremenda, terrible, agotadora….), para tener una panoramica de la isla. Preciosa las vistas y muy poco amigables los mosquitos que pasando del fumigamiento que llevábamos encima para evitar sus achuchones, se debieron de quedar tan impresionados con nuestra presencia que incluso, arriesgándose a morir (que así lo esperamos), se dieron un banquete sin precedentes.
Destacables nuestras siestas en la piscina, las partidas de parchis en el Carpem Dien con una cervecita y buena musica al borde de la playa, nuestras comiditas (las sepias, los calamares, los pescados, los mejillones y almejas, los tigers prawns, … a la plancha, acompañados con una salsita de ajo y pimienta riquísima), su pan de ajo (memorable), … y el bullicio de una isla que se recupera poco a poco de las secuelas del tsunami (2004) que la arrasó, .. todo ello hace que estás vivencias con encanto figuren en el rincón de nuestro blog de la mano de Eguzkilore.
Está claro que en las Phi Phi Islands se encuentra uno de los Paraisos y curiosamente desconcierta que no avistásemos ningún manzano, … hemos llegado a pensar que Eva antes de trasladarse a Cupertino, tras fichar con Apple arrasó con todas y ahora comprendemos y tiramos nuevamente de sus Memorias, cuando en el prólogo manifiesta “Odio las manzanas”, … ¡¡¡ GOLOSA, MAS QUE GOLOSA!!!

Maya Bay (La Playa), Koh Phi Phi Lee, muy recomendabe ir por la tarde.
Maya Bay – Koh Phi Phi Leh recomendabe ir por la tarde.
Maya Bay  (La Playa)
Maya Bay (La Playa)
Ko Phi Phi Leh con un aspecto inexpugnable.
Ko Phi Phi Leh con un aspecto inexpugnable.
Bahía Ko Phi Phi Leh
Bahía Ko Phi Phi Leh
Vista panorámica de Ko Phi Phi Don
Vista panorámica de Ko Phi Phi Don
En Carpe Diem , Ko Phi Phi Don un rincón muy especial.
En Carpe Diem , Ko Phi Phi Don un rincón muy especial.
Llegando al muelle de Ko Phi Phi Don.
Llegando al muelle de Ko Phi Phi Don.
La isla cuenta con su special english.
La isla cuenta con su special english.
Eva al final no se comió todas.  Manzanas tailandesas.
Manzanas tailandesas, Eva al final no se comió todas.
Phi-Phi Islands entra a nuestro rincones con encanto.
Phi-Phi Islands entra a nuestro rincones con encanto.

Lasaña de anchoas con verduras al dente.

2013-07-27 21.56.44

Maravilloso plato, fresquito y sano,  como nos gusta.
Proponemos para ese día que tenemos anchoas, poner algunas rebozadas ¡que ricas! , otras en aceite con sus ajitos y su perejil y con las últimas,  nos hacemos un entrante a modo de lasaña que nos va a encantar.
Si me conocéis sabéis que soy muy fan de estos animalikos, hace bien poco os animaba a rellenarlos con una mezcla extraordinaria.
Pero estos días que azota el calor, hay que reinventarse con  nuevos platos que nos esperen fríos cuando nos sentemos a la mesa, que sean ligeros, para que no nos dé por apoyar la oreja y tras la ingesta nos lancemos a una siesta de pijama y orinal.
No descarto, …en una terraza, en la silleta de la playa, en el sillón de orejones, … esa cabezadita que sabe a gloria.

INGREDIENTES:

Por lasaña:
8 Anchoas.
4  Tiras de pimiento rojo.
4  Tiras de calabacín.
4 Tiras de puerro.
3 Espárragos verdes.

Para la vinagreta:
1 diente de Ajo.
1/2 Cebolleta.
1 rama de Perejil.
2 ramas de Cebollino.
1/2 zumo de Limón.

1 bolsa especial cocina a vapor.

ELABORACION:
Preparamos las anchoas:
Limpiamos las anchoas, retiramos cabeza y espina.
Lavamos, salamos y las cubrimos de vinagre de vino.
Reservamos.

Preparamos las verduras:
Ponemos una cazuela con agua y cuando rompa a hervir, metemos la bolsa especial de cocina a vapor, en la que previamente hemos metido toda la verdura y hemos sazonado y echado un chorrete pequeño de aceite.
Mantener en el fuego de 12 a 15 minutos y conseguiremos que las verduras estén al dente.  Reservar.

Preparamos la vinagreta:
En un tarro echamos cortaditas las cebolletas, los ajitos y el perejil.
Incorporamos sal, aceite y el zumo de medio limón.  Cerramos.
Agitamos fuerte hasta que se emulsiones todo bien.

Preparamos la lasaña:
Ponemos dos anchoas (cuatro trozos).
Seguido cruzado los puerros, cuatro trozos.
Seguido otras dos anchoas (cuatro trozos).
Ahora le toca colocar los cuatro trozos de calabacín.
Nuevamente ponemos otro piso de anchoas.
Pimientos rojos cuatro trozos,
Último piso con las anchoas.
3 Espárragos verde.

Cuando sirvamos la lasaña, echamos por encima la vinagreta (al gusto).

GALERIA DE IMAGENES:

FOTO 1:  Verduras en la bolsa especial de cocción.
FOTO 1: Verduras en la bolsa especial de cocción.
FOTO 2:  Verduras al dente.
FOTO 2: Verduras al dente.

Ensalada en Pastel de Gelatina con Langostinos

2013-07-07 15.10.28

En un alarde meteorológico sin precedentes en este año 13 aniversario de Noe, porque si no las gentes del norte no lo pillamos!!”, este finde hemos podido salir del arca y hasta el flequillo cargados, con las sillas que no hamacas,  cremas nutritivas solares, anti solares, para las manchas, para los pelos, para los ojos ….. e incluso que no es el caso, los que se encuentran en edad de criar,  con los rastrillos y la pelotita de Nivea, ésa que con Herodes ningún niño se hubiese atrevido en la arena a patear, …pero a lo nuestro, nos vamos de playa y eso nos exige preparar una receta fresca, ligera y divertida.  Y ahí va, … cómo lo mejor de este pastel es que cuando lo desmoldas se quede en pie, el día anterior me lo monté en un periquete, así que cuando ha llegado el momento,  ha resistido como un campeón,  recibiendo una merecida ovación.

Gentes que miráis, a qué esperáis, …. atentos que empezamos.

INGREDIENTES (para 4 personas):

Para la vinagreta:
1/2 Pimiento rojo.
1/2 Pimiento verde.
1 cebolleta mediana.
1 cucharada de mostaza.
200 g de aceite de oliva.
50 g de vinagre o zumo de limón.
1 cucharadita de sal.

Elaboración Tradicional:
Picar en trocitos muy pequeños el pimiento rojo, el pimiento verde y la cebolleta.  (Reservar)
En un bote de cristal echar el aceite, la vinagre ó zumo de limón, la sal y la mostaza y agitar muy fuerte hasta que emulsionen bien.
Echar la emulsión a la verdura y guardar en frío hasta que lo necesitemos.

Elaboración Thermomix
Echar en el vaso todos los ingredientes y programe 3 segundos, velocidad 5.
Retirar la vinagreta en un recipiente y guardar en frío hasta que lo necesitemos.

INGREDIENTES para el pastel:
4 huevos cocidos.
1/2 K de langostinos cocidos.
1 tomate maduro.
1 aguacate.
1/1 pepino.
1/2 lata de espárragos.
1 berenjena (previamente asada a la plancha y pelada).
4 hojas de gelatina.
1 molde.
1 vaso de agua muy fría.

ELABORACION

  • Pelamos los langostinos (reservamos) y con las cáscaras preparamos un fumet que dejamos reduciendo en el fuego hasta que lo necesitemos.
  • Vamos fileteando los huevos, el tomate, el aguacate, el pepino y la berenjena. (Reservamos)
  • En el vaso de agua fría metemos las hojas de gelatina y seguimos las instrucciones de la marca que utilicemos.  Cuando estén preparadas, sacar del agua y escurrirlas bien entre las manos para quitar el exceso de agua.
  • Echamos las gelatinas en el fumet y revolvemos hasta que estén bien disueltas.
  • Seguido los mezclamos con la vinagreta y revolvemos.
  • Empezamos a preparar el pastel echando los ingredientes en diferentes capas.  Empezamos con los langostinos, cubrimos el fondo y echamos vinagreta para que la gelatina penetre y nos ayude a formar un bonito pastel, seguido echamos un piso de huevos (cubrimos con la vinagreta), luego piso de tomate, de nuevo vinagreta y así a nuestro gusto todos los ingredientes hasta el final que volveremos a echar vinagreta.
  • Seguido metemos el molde en el frigorífico mínimo 3 horas.

Servir.

GALERIA DE IMAGENES:

2013-07-07 09.38.34
Foto 1: Vinagreta
2013-07-07 10.12.12
Foto 2: Ensalada
2013-07-07 14.51.04
Foto 3: Ingredientes en el molde.

Rico, rico, súper rico.  Un éxito. Ha sido meterle un corte y repartir las raciones en los platos y aquí parecía que había pasado un ángel, porque no ha dicho nada ni Dios. Ya se sabe, boca que bala, “bocao” que pierde.  Bueno, un día memorable, sol, playa, excelente compañía y en la mesa … que más se puede pedir.

Tortilla de champiñon con pimientos de colores y jamon. Koh Phi Phi Don (Tailandia)

image
Poulette, nuestra ponedora favorita, nos dejo sin duda en buenas manos al recomendarnos la compañia por estas tierras de Chicken Thai.
Hoy nuevamente nos ha sorprendido con los huevos y nos ha propuesto la posibilidad de elegir tambien de codorniz. Si bien se lo hemos agradecido mucho, al final nos hemos inclinado nuevamente por los morenitos.
Este gallo, que es un detallista, como esta llegando la fecha de nuestra marcha, nos ha regalado unos platos preciosos para presentar la tortilla.
Claro! nos ha emocionado tanto el gesto que le hemos dado un par de picos y entusiasmadas mientras le abrazabamos, le hemos dicho que no le vamos a olvidar. …, ¡Pues se nos ha venido abajo!.
Al principio hemos notado que se le ha puesto la cresta roja y le han salido unos gallos tan lastimeros que nosotras, que somos de lagrima facil, hemos salvado la situacion sirviendo una espectacular tortilla.
Parece que Chicken Thai en las distancias cortas se revela como un romantico empedernido.
Se lo kakarearemos a “Poulette”.

INGREDIENTES:
2 Huevos
Jamon York
Pimiento verde
Pimiento rojo
Champiñon
Cebolla
Aceite

ELABORACION
Trocear los ingredientes. Poner la sarten al fuego con un poquito de aceite y cuando este caliente echar toda la verduras. Con fuego muy lento pochar, sacar y reservar. Batimos bien los huevos e incorporamos las verduras y los trocitos de jamon. Reservamos. Necesitamos nuevamente la sarten, con un poco de aceite y cuando este caliente echamos el huevo con todo el contenido incorporado. Ir dando forma poco a poco. Sacar cuando la tortilla alcance el grado de cuaje que nos guste.

Hoy tenemos para elegir tambien de codorniz.
Hoy tenemos para elegir tambien de codorniz.
image
Vajilla Chicken Thai