Bizcocho de zanahoria con chocolate blanco

Bizcocho de zanahoria con chocolate blanco portada_deiaFotorArgumentación para enfrentarte a ti mismo tras la ingesta de una buena ración de este bizcocho.
Primero: ¿Acaso insistentemente no nos amenizan con las virtudes de las verduras? …pues entonces ¡de qué estamos hablando!, si este bizcocho lo hemos preparado con el caviar preferido de los Bugs, de la familia Bunny conocidos propietarios de una empresa líder en desinfección gracias a su producto estrella, la clásica lejía conejo, … negar que los ingredientes de esta receta cantan como la Montserrat Caballé en la certeza de originar una expansión perimetral, sería absurdo, pero si somos capaces de atendernos con una ración razonable los beneficios que obtengamos en la ingesta tanto en la vista como en la piel, nos compensará de todas, TODAS!!!.
Dicho queda.
De hecho yo así me lo he planteado y para el desayuno he degustado una racioncita discreta que me ha sabido a gloria.
Desde luego que me he notado la piel más tostada y reluciente e incluso ha habido momentos que se me ha pasado por la cabeza quitarme las gafas, benditas zanahorias.  ¡Qué felicidad!
Si os apatece presentar a la mesa este postre medicinal, lápiz y delantal.
Empezamos.
bizcotxo zanahoria_Fotor
INGREDIENTES:
300 gr de zanahoria, 200 gr de harina, 150 gr de azúcar, 130 gr de aceite, 15 gr de levadura, 1 pizca de sal  y 4 huevos.
Para la cobertura: 90gr de chocolate blanco de hacer y 130 gr de leche, nata o agua.
Para caramelizar la zanahoria:  50 gr de mantequilla, 1 cucharada de azúcar, almíbar o sirope 3 cucharadas.
Bizcocho de zanahoria con chocolate blanco ingredientes_Fotor

ELABORACION:
Bizcocho de zanahoria con chocolate blanco elaboración_Fotor Preparamos el bizcocho
Limpiamos, rallamos las zanahorias y reservamos.
(Separamos unos 50 gr de zanahoria rallada que nos servirán para caramelizar y adornar el bizcocho)
En un bol ponemos los huevos, la pizca de sal y el azúcar.  Batimos bien hasta conseguir una mezcla espumosa.
(Cuanto más espumoso esté el bizcocho nos saldrá más esponjoso)
Vamos precalentando el horno a 180º.
A continuación añadimos el aceite y la zanahoria que tenemos reservada y lo mezclamos todo bien.
Incorporamos poco a poco el harina con la levadura y lo haremos con movimientos envolventes hasta que tengamos todo esté bien integrado. Reservamos.
Engrasamos el molde y vertemos la masa.
Metemos al horno y horneamos unos 40/45 minutos.
Antes de sacar del horno, comprobamos que al meter un objeto en punta al bizcocho éste nos sale limpio.
En este bizcocho hay que tener en cuenta que la zanahoria aporta humedad al bizcocho, por lo que no va a salir totalmente seco.
Sacamos y esperar a que se enfríe.

Preparamos la cobertura de chocolate

Calentamos en un cazo al fuego el ingrediente líquido (leche, nata o incluso agua) con el que vayamos a preparar la cobertura.
Cuando empiece a hervir, retiramos y fuera del fuego añadimos el chocolate troceado y mezclándolo bien hasta derretirlo y así conseguiremos una crema deliciosa para maquillar el bizcocho.
Esta cobertura permitirá que el bizcocho se mantenga muy jugoso y no se seque.

Caramelizamos la zanahoria
Calentamos la sartén a temperatura media/alta e incorporamos la mantequilla.
Seguido echamos la zanahoria y bajamos la temperatura.
Rehogamos bien la zanahoria con la mantequilla y espolvoreamos 1 cucharada de azúcar por encima.
Mezclamos bien y dejamos que se vaya haciendo poco a poco.
Cuando se nos vaya secando la salsa, podemos echar 1 cucharada de miel que previamente la habremos diluido en 2 cucharadas de agua o si tenemos algún almíbar o sirope 3 cucharadas.
Si no tenemos ni miel, ni almíbar, ni sirope, ponemos 1 cucharada más de azúcar y 3 cucharadas de agua.
En unos minutos 12/15 minutos que ya tendremos una salsa tipo jarabe, apagamos y dejamos que se vaya atemperando.

Preparación Thermomix
Precalentamos el horno a 180º.
Separamos las claras, ponemos un la pizca de sal, colocamos la mariposa y se baten en 3 minutos a velocidad 4. Reservamos.
Quitamos la mariposa, echamos las yemas con el azúcar y batimos 30 segundos, velocidad 3 .
Añadimos la leche y el aceite , 15 segundos a velocidad 3 .
Por último incorporamos el harina con la levadura, 15 segundos a velocidad 6.
Luego echamos en un bol y mezclamos las claras montadas con movimientos envolventes.
Cuando terminamos de incorporar todo bien, pasamos al molde que tendremos untado de aceite o mantequilla.
Metemos al horno y horneamos unos 40/45 minutos.
Antes de sacar del horno, comprobamos que al meter un objeto en punta al bizcocho éste nos sale limpio.
En este bizcocho hay que tener en cuenta que la zanahoria aporta humedad al bizcocho, por lo que no va a salir totalmente seco.
Sacamos y esperar a que se enfríe.

Montamos el bizcocho
Cuando haya perdido un poco el calor, con una lengua (de cocina por supuesto, que nadie se pase), vamos echando el chocolate y extendiendo la cobertura por la parte superior.
Y por último, vamos extendiendo sobre esta cobertura la zanahoria caramelizada.

Así nos queda un bizcocho que además de delicioso es precioso.
Espero que os guste.
Bizcocho de zanahoria con chocolate blanco 2

Bizcocho de zanahoria con chocolate blanco 1

Tortitas saladas con fiambre

Tortitas rellenas de fiambreUn invento que me permite unos desayunos de escándalo.
Elegimos saladas porque en casa somos de risa fácil y con este primer bocado mañanero ya salimos a la calle con subidón de alegría,  pero si sois más de los de iniciar el día con algo dulce entre los dientes, misma receta, pero con azúcar.
Aquí hemos preparado con cabeza de jabalí, mortadela y jamón de pavo, pero esta torta está deliciosa con todo. Si como comentaba perteneces al equipo de diente dulce, sugiero para el relleno una cremita de chocolate (blanco o negro), o una crema pastelera o una mermelada a tu gusto y que si además te la has preparado en casa, el no va más.
No voy a engañar a nadie y asegurar que cuando suena el despertador no se me pasa por la cabeza estrellarlo contra la pared, pero cuando lucho por enmudecerlo, me acuerdo que tengo las tortitas esperándome y empiezo a ver algo de luz.
Preparar estas tortitas te puede llevar 5 minutos, así que nos colocamos el delantal y empezamos.Tortitas saladas con fiambre_Fotor_Collage_FotorINGREDIENTES (para 2 tortitas):  100 gr de agua, 50gr de harina, 2 cucharaditas de levadura, sal, toque de pimienta y  fiambre a elegir (jamón de pavo, mortadela, cabeza de jabalí …

ELABORACION

Tortitas rellenas de fiambre_Collage_FotorTortitas rellenas de fiambre Collage Preparamos las tortitas
En un recipiente echamos el agua, la harina, la levadura, un toque de pimienta al gusto y la sal (muy poquito
porque luego vamos a incorporar el fiambre y corremos el riesgo de que nos quede salado).
Mezclamos con la batidora hasta conseguir una masa homogénea y la dejamos reposar unos minutos.
Mientras, calentamos la sartén (que sea antiadherente) y pintamos de aceite con una brocha.
Echamos en una sartén mediana hasta cubrir el fondo (1/2 cazo más o menos), con cuidado que no se peguen.  Que se doren por los dos lados y antes de sacar, pintamos la tortita de mahonesa y seguido colocamos el fiambre elegido.
Doblamos la tortita y al plato.

En casa cuando preparamos hacemos unas cuantas, esperamos a que se enfríen, cubrimos con papel de aluminio una a una y señalamos fecha e ingrediente en una pegatina y al congelador.

Ahí tenemos un arsenal de desayunos deliciosos que sacaremos según suene el despertador y cuando tengamos ya preparado el café, metemos un toque de microondas o sartén y a disfrutar.
Desayunos, meriendas, cenas…. siempre están riquísimas.

Tortitas rellenas de fiambre 1Tortitas rellenas de fiambre 3Tortitas rellenas de fiambre 2

 

Calamares a la romana

Calamares a la romanaCon tanta celebración la semana pasada por Roma,  en casa nos hemos querido unir a la fiesta y nos ha parecido muy bien traído preparar este plato que en principio sorprende que no figure en los anales de la gastronomía italiana.
Pero esta ausencia tiene su explicación en una historia que data del S. XVI.  Empieza en Portugal cuando un misionero jesuita se fue a predicar a Japón, concretamente a Nagasaki.  Si bien este religioso en su tarea evangelizadora no cosechó muchos éxitos, fue muy observado por los “cocinillas” nipones que advirtieron la costumbre del predicador por comer pescado rebozado en “tempora ad quadragesimae”,  lo que viene siendo ” en tiempo de vigilia”.
De estos guisos y diretes, nos ha llegado la tempura que tiene su origen en “tempora” y la expresión “a la romana ” está relacionada con el origen latino de la palabra “tempora”.
Curioso ¿eh?, pues con esta carga de responsabilidad histórica encima de los hombros, hemos preparados unos calamares a la romana, o fritos o rabas como se llaman en mi tierra,  que estaban de chuparse los dedos.
Delantal precioso, ganas de disfrutar de un aperitivo riquísimo y a la sartén.
Espero que os guste.

INGREDIENTES  (2 personas):

Calamares a la romana ingredientes Fotor

1/2 kg  de aros de calamar
1 huevo
½ cucharadita de  sal
30 g de harina
1/2  sobre de levadura Royal
Aceite de oliva virgen extra

ELABORACION:
Calamares a la romana_Fotor
Separamos la clara de la yema y batimos en un bol la clara con la sal.
Seguido agregamos la yema y batimos nuevamente.
Ahora le toca el turno a la harina que la vamos echando y batiendo poco a poco hasta tener una masa que al remover se empiece a separar de las paredes.
Añadimos la levadura mezclándola bien y dejamos que repose unos 5 minutos.
Incorporamos los calamares y dejamos bien rehogados con la mezcla unos 10 minutos.
Freímos los calamares en abundante aceite bien caliente.
Sacamos a un escurridor para que suelten el aceite sobrante.
Emplatamos y servimos calientes.
Calamares a la romana elaboración_FotorCalamares a la romana emplatado

Bizcocho de manzana

BIZCOCHO DE MANZANA1Un bizcocho con manzanas maravilloso, muy sabroso y que encaja de maravilla en los desayunos o en la merienda  de la mano de un cafecito cuando nos llegan esas visitas que tienen adición a los postres golosos.  Nunca he visto a las manzana tan contentas como cuando éstas han salido del horno encima de este brioche delicioso.  Fuera yo ya las estaba esperando con una brocha para pintarlas bien de un almíbar riquísimo que las he preparado con mermelada de pétalos de rosa.  Tras el maquillaje, este bizcocho brillaba como las estrellas.
Sólo me queda animar a que os entretengáis un ratito para preparar este dulce de Eva.
Primero ya sabéis, a ponerse  el delantal, luego tomar nota de los ingredientes y empezamos.

INGREDIENTES
BIZCOCHO DE MANZANA24 huevos
5 manzanas golden
125 g de mantequilla a temperatura ambiente
1 sobre de levadura en polvo
150 g de azúcar
200 g de harina
100 g de leche

Para el almíbar
1 limón (el zumo)
1 cucharada grande de agua
– 3 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de mermelada (en casa hemos puesto de pétalos de rosa, pero de albaricoque o melocotón está también muy rico)

ELABORACION
BIZCOCHO DE MANZANA4Precalentamos el horno a 180º.
Pelamos las manzanas y las cortamos en trozos, no muy grandes.
En una batidora, echamos los huevos, la mantequilla y el azúcar y batimos hasta conseguir que todos los ingredientes se integren perfectamente.
Añadimos la leche, y seguimos batiendo unos segundos.
Incorporamos la harina junto con la levadura y removemos bien para que la masa quede homogénea.
Colocamos la masa en un bol y vamos incorporando los trozos de manzanas mientras vamos revolviendo la masa-
En un molde desmoldable, se forra de papel de horno y vertemos la mezcla en él.
Horneamos a 180º, durante 45-50 minutos.

tartaPreparamos el almíbar
Ponemos todos los ingredientes en un cazo a fuego lento hasta que hierva.
Dejamos que vaya poco poco reduciendo hasta lograr un almíbar espeso.

Pinchamos la tarta para comprobar que ya está lista, sacamos del horno y con ayuda de un pincel de silicona, pintamos la superficie con el almíbar.
Dejamos que se atempere y desmoldamos
BIZCOCHO DE MANZANA6

Bizcocho con base de crujiente, cubierto de frutos secos y castañas

DSCF0074

Hoy es domingo y si has tenido la suerte de madrugar un poco y has observado los primeros claros que entran por la ventana, estarás conmigo que tiene toda la pinta de ser un día precioso. Aquí en casa, los días buenos como éste los recibimos poniendo a tope los fogones y se me ocurre preparar un bizcocho para desayunar esta mañana como se merece.
Propongo un bizcocho sencillo, a medio camino entre la textura del bizcocho y la quesada, con algún truquito que cuando lo desayunemos nos ponga un humor excelente para lo que resta del día y sobre todo para que nos acompañe el ánimo en la próxima semana.
Por cierto, en estos comienzos de otoño ya hemos hablado bastante de las manzanas, de los higos, … vienen las buenas naranjas y he conseguido un montoncito de las primeras castañas.  He puesto a cocer unas pocas  con un pizca de canela y al sacarlas las he envuelto en un paño para que suden y nos sea más sencillo pelarlas.  Nuestro bizcocho las va a llevar encima y además en el culete, se le va a hacer un crujiente con azúcar y almendras que va a ser difícil, tras el primer mordisquillo que no nos salga un irrintzi.
En unos días, el resto de las castañas, acompañadas de unas ramitas de romero que vendrán de Muskiz, serán la protagonistas principales del postre.  Hoy de momento hacen su entrada en escena como actrices de reparto.
¡Plas, plas, plas! aplaudid por favor, no vaya a ser que se mosqueen y se nos pongan pilongas.
Así, que seguimos con el desayuno, … sin hacer mucho ruido para que nadie se despierte, … me pongo el delantal y sigilosamente empiezo con el mortero a darle a los secos (hoy , sólo a los frutos).
No os despistéis, empezamos.

INGREDIENTES:
100 gr de harina de repostería
70 gr de azúcar
1/2 sobre de levadura química
45 gr de aceite oliva virgen
90 gr de leche (desnatada, entera, en nuestro caso de soja)
2 huevos
Aroma de vainilla ó raspadura de limón
Frutos secos para adornar y 3 castañas
Sal

Preparación tradicional:
En un cazo echamos tres castañas peladas a cocer con una pizca de canela.  Sobre 10 minutos, comprobar que están blandas pinchando con un palito y sacar.  Partimos en trocitos. Reservamos.
Machacamos en el mortero los frutos secos y reservamos.
Preparamos un molde y lo cubrimos con papel de horno.   Espolvoreamos la base con azúcar y encima esparcimos la mitad de los frutos secos.
Vamos precalentando el horno a 180º.
Echamos al vaso sólo las claras y una pizca de sal. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos en un bol grande.
En otro recipiente incorporamos la harina, la levadura, el azúcar que falta y mezclamos bien.
Añadimos a la mezcla anterior el aceite, la leche, el aroma deseado (vainilla o limón) y las yemas, revolvemos todo bien.
Vertemos todo en el bol del merengue  y con la ayuda de la espátula vamos integrando con movimientos envolventes para que el resultado sea como una mousse.
Echamos la mezcla en el molde preparado e introducimos en el horno 30 minutos a 180º.  Paramos, echamos sobre el bizcocho los restos de los frutos secos y horneamos 15 minutos más a 170º.
Comprueba con la ayuda de un palillo que está perfectamente cocido (pincha con el palillo hasta el fondo del bizcocho, si sale seco es que está cocido).

Preparación thermomix:
En un cazo echamos tres castañas peladas a cocer con una pizca de canela.  Sobre 10 minutos, comprobar que están blandas pinchando con un palito y sacar.  Partimos en trocitos. Reservamos.
Machacamos en el mortero los frutos secos y reservamos.
Preparamos un molde y lo cubrimos con papel de horno.   Espolvoreamos la base con azúcar y encima esparcimos la mitad de los frutos secos.
Vamos precalentando el horno a 180º.
Pesamos 30gr de azúcar y reservamos.
Ponemos la mariposa y echamos al vaso sólo las claras y una pizca de sal, programamos 8 minutos velocidad 3 1/2.
Cuando el merengue empiece a montar, añadimos el resto de la azúcar sin parar la maquina. Reservamos en un bol grande.
Agregamos ahora al vaso la harina, la levadura y el azúcar que falta y mezclamos durante 20 segundos en velocidad 6.
Añadimos a la mezcla anterior el aceite, la leche, el aroma deseado (vainilla o limón) y las yemas y programamos 10 segundos en velocidad 6.
Vertemos el contenido de vaso en el bol del merengue y con la ayuda de la espátula vamos integrando todo con movimientos envolventes para que el resultado sea como una mousse.
Echamos la mezcla en el molde preparado e introducimos en el horno 30 minutos a 180º.  Paramos, echamos sobre el bizcocho los restos de los frutos secos y horneamos 15 minutos más a 170º.
Comprueba con la ayuda de un palillo que está perfectamente cocido (pincha con el palillo hasta el fondo del bizcocho, si sale seco es que está cocido).

GALERIA DE IMAGENES:

Machacamos los frutos secos. Incorporamos en el molde azúcar y los frutos secos
Machacamos los frutos secos. Incorporamos en el molde azúcar y los frutos secos
Cubrimos con la "mousse"
Cubrimos con la “mousse”
Cortamos las castañas cocidas
Cortamos las castañas cocidas
Sacamos del horno
Sacamos del horno
Amanece, parece que viene un día precioso
Amanece, parece que viene un día precioso
Desayunamos
Desayunamos