Marmitako de alubias blancas con bonito

Marmitako de bonito con alubias blancas_deia FotorAlguien preguntará ¿si el marmitako está tan bueno con patatas qué haces metiéndole unas pochas?.
Pues se me ocurre a modo de ejemplo que si seguiríamos apostando por los dibujos de Altamira tirando de brocha rupestre hubiese sido muy difícil llegar hasta nuestros días y al entrar a la casa de mi madre encontrarse con esa sonrisa picarona de la Giaconda.  Por supuesto que también cuelgan marinas y el Gernika de Picasso que no falte y juro por lo que más quiero que hasta ahí llegan las ilustres láminas de la pinacoteca familiar que aún no se ha visto salpicada por esa clásica estampa de caza inglesa, rectangular y grande de …muy grande!!!, con sus caballos, sus perros de caza, los zorros y los jinetes con su chaqueta roja y pantalón inmaculado.  (muy jaleado el tema hace un tiempo por las comunidades de propietarios como pintura de portal)
Me he extendido, lo sé …, lo mismo me pasa con las raciones pero a lo que íbamos, sencillamente a mi la patata que no venga frita no me gusta y dicho esto confieso que este plato me lo sugirió un amigo en una cena hace bien poco donde en alegre “charleta” nos pusimos a filosofar sobre el mundo del bocado.  El propuso como acompañante para el marmitako de bonito una ricas alubias blancas y me pareció perfecto.  Prometí intentarlo y así soy yo, toda promesa que realizo sobre una marmita:  cumplo.  Como estábamos en plena expansión creativa, Nico también nos habló sobre unas propuestas totalmente rompedoras en la categoría de cócteles y ahí sí que nos inició a los comensales en el posible origen del coctel molotov …, no cuento más porque no estoy autorizada,
Ahora es el momento de que toméis nota de los ingredientes, os aseguro que el plato merece la pena, indispensable como siempre el delantal y a la de una, a la de dos y a la de tres: empezamos.
Marmitako de bonito con alubias blancas etiqueta

INGREDIENTES (para 4 personas):  1/2 kg de alubias blancas, 1 cebolleta, 1 pimiento verde, 1 guindilla, 1 tomate, 1 chorro de aceite, sal, perejil, 2 ó 3 pimientos choriceros (1 cucharilla de pulpa de choricero) y pimienta (opcional).  Para el pescado:  1 rodaja de bonito, 2 dientes de ajo, 1 ramita de romero, 1 trozo de cebolleta, 1 toque de pimentón (dulce o picante, a nuestro gusto), 1 rama de perejil, sal, unos granos de pimienta y aceite.
Marmitako de bonito con alubias blancas _IngredientesFotor
ELABORACION
Marmitako de bonito con alubias blancas elaboración_Fotor Preparamos el bonito:
El día anterior limpiamos retirando las pieles y las espinas.
Seguido lo incorporamos en un bol con los ajos troceados, el romero, la cebolleta picada, el pimentón, el perejil en rama y unos granos de pimienta negra.
Sazonamos y cubrimos con aceite.
Sacamos unos minutos antes de incorporar a la olla y colocamos los trozos sobre un colador para que se escurra bien el aceite.
Reservamos.

Preparamos las alubias.
Ponemos a cocer las pochas en una cazuela con agua.  Incorporamos la verdura limpia. El tomate y la cebolleta enteros y el pimiento y la guindilla cortadas en dos.
Echamos un chorrito de aceite y sazonamos.
Dejamos a fuego lento durante 1 hora.
Pasado este tiempo retiramos la verdura, las pasamos por la batidora y este puré lo añadimos a cazuela.
También incorporamos la pulpa de los choriceros.
Probamos las alubias y si están en su punto añadimos los tacos de bonito que tenemos reservado, dos cucharadas de aceite del marinado, subimos el fuego y dejamos que hierva fuerte durante tres minutos.
(Si las alubias todavía las notamos un poco tiesas, las dejamos unos minutos más y luego añadimos el bonito como hemos detallado)

Emplatamos, espolvoreamos en el plato perejil recién cortado y si tenemos una ramita de romero se la colocamos.

Han quedado muy buenas, espero que os animéis a disfrutar de este marmitako rico, rico.
Marmitako de bonito con alubias blancas_Collage_Fotor Marmitako de bonito con alubias blancas 2Marmitako de bonito con alubias blancas 3a>

Tosta de medallones de manitas con piquillo y almendras

Tosta de medallones de manitas con piquillo y almendras DEIAHoy es viernes …, para muchos el mejor día de la semana.
Además Viernes es un sustantivo excepcional de esos que con sólo oírlo percibimos un montón de sensaciones que alientan el ánimo, al menos a mí me ocurre y debe ser porque este día es la muga del fin de semana y por tanto el único objetivo a conseguir es disfrutar de este tiempo de ocio.
Resulta curioso no encontrar estudio alguno liderado por universidad prestigiosa donde tras una laboriosa investigación se arrojen datos estadísticos que refrenden mi comentario.
Pero, …ahí está Robinson (no la señora que seducía al son de los Garfunkel), sino Crusoe de la familia de los “Náufragos” que arribó a una isla solitaria situada en la mitad de ninguna parte del océano y descubrió a otro ser que andaba por allí también corto de ropa y se vino arriba bautizándole con el nombre de viernes.  Y así vivieron en la “Island” durante 28 años hasta que fueron rescatados disfrutando durante todos esos días de iniciar en cada madrugada un nuevo preludio de fin de semana (para Robinson weekend, porque era inglés).  Tremenda juerga.
Pues hoy estamos así desde estos fogones y vamos a celebrarlo con una “tosta isleña” deliciosa, donde han naufragado unos medallones de manitas de cerdo (anteriormente llamadas de ministro hasta que estos pobres animales se quejaron) con una salsa deliciosa y que mucho me temo que  vamos a abordar  el rescate de inmediato.
Nos ponemos el delantal y al abordaje.  Empezamos.Tosta de manitas de cerdo con piquillo y almendras_ingredientesFotorINGREDIENTES (para tostas):
manitas de cerdo, agua (para cubrir las manitas), cucharada de cebolleta, toque de mostaza, 6 cucharadas de caldo de las manitas, sal, pimienta, / cucharilla de pulpa de pimiento, 10 gr de mantequilla, cebolleta, pimientos del piquillo, toque de aceite y chorrete de aceite. Necesitaremos huevo para rebozar y ramita de cebollino para adornar.
Tosta de medallones de manitas con piquillos y almendras
ELABORACION
Tosta de medallones de manitas con piquillo y almendras 6 Fotor
Preparamos las manitas

Limpiamos las patas, salpimentamos y las metemos en la olla a presión a temperatura alta cubierta de agua.
Tapamos la olla y una vez que empiece a salir el vapor, bajamos la temperatura y dejamos sobre 45 minutos.
Sacamos y esperamos a que se atemperen un poco para ir quitando los huesos.
Reservar un poco de caldo.
Colocamos la carne limpia en un recipiente rectangular, esperamos que enfríe.
Desmoldamos y cortamos las rodajas.
Pasamos por harina, huevo y freímos en la sartén.
Reservamos.

Preparamos la salsa
Echamos una cucharada de mantequilla a la sartén y seguido la cebolleta en juliana.
Dejamos que se vaya haciendo a temperatura baja.
Cuando la cebolla esté pochada y un poco doradita, echamos la pulpa y revolvemos.
Vertemos el caldo, salpimentamos y dejamos que poco a poco se reduzca.
Sacamos e incorporamos la mahonesa y la mostaza,
Reservamos.
Tosta de medallones de manitas con piquillo y almendras elaboración_5 Fotor
Preparamos los pimientos del piquillo y las almendras
En una sartén echamos un chorrete de aceite y seguido las almendras.
Sazonamos y cuando estén doradas sacamos y reservamos
Ahora incorporamos los pimientos.
Sazonamos un toque de azúcar y dejamos que se frían por ambos lados.
Sacamos y reservamos.

Montamos la tosta
Tostamos la rebanada de pan, untamos con la salsa, incorporamos el pimiento en una esquina, los ricos medallones los extendemos a lo largo de la tosta y por último esparcimos las almendras y si tenemos un toque de cebollino picado.
Si sois de los que os gustan las manitas, seguro que vais a disfrutar un montón.
Tosta de medallones de manitas con piquillo y almendras 8
Tosta de medallones de manitas con piquillo y almendras

Manitas de cerdo en pastel con verduras y espárragos trigueros en su jugo

la foto-1673_Fotor
Tock, tock, ¡!! Estáis preparados? … pues que entre esa propuesta maravillosa que acabamos de preparar de la mano de ese animal, a veces incluso llamado ministro que tiene sabrosura hasta en los andares y es en éstos precisamente donde nos hemos parado y ya os aseguro que a éste que ha pasado por mis fogones los pies, ya no le vuelven a doler.
Unas patas de cerdo, lo indico porque a estas alturas es seguro que habéis acertado, patas preciosas, blancas, muy lavaditas, con unas formas sinuosas, que porque somos de buen pensar pero en estos momentos echáis un vistazo a las vistas que he sacado y que he colocado en los ingredientes y parecer, parecer ,… pues pueden parecer otra cosa, pero no, lo prometo son patas y nos ha quedado un plato estupendo.
Desfilo con el plato súper orgullosa, con ciertas prisas porque huele que alimenta y no vaya a ser que se enfríe y me encuentre en la mesa con morros, que por cierto el otro día comimos y estaban buenísimos, pero no! … mis boquitas cercanas están sonrientes,  preparadas con las armas afiladas de la ingesta a la derecha y trozo de pan a pie de plato para proceder al unte.
No hablemos más, sólo pido unos minutitos, … acabo con esto y si os apetece, por favor a tomar nota de los ingredientes y luego ya con el delantal puesto, empezamos.

INGREDIENTES (para 4 personas):
la foto-1662_Fotor4 patas de cerdo
3 dientes de ajo
1 Cebolla
4 cebollitas francesas
3 clavos
1 pimiento chili / cayena
2 zanahorias
Pimienta negra recién molida
1 cucharadita de pulpa de pimiento choricero
Sal
1 cucharadita de pimentón

ELABORACION
la foto-1675_FotorMetemos todos los ingredientes en la olla express, cerramos y esperamos a que silbe, a partir de ahí dejamos 90 minutos a fuego bajo. Sacamos, retiramos las patas y esperamos a que atemperen.
Colamos el caldo que lo dejaremos en un bol aparte y las verduras en otro.

la foto-1679_FotorPreparamos las patas.
Cuando enfríen un poco, deshuesamos.  Es una tarea complicada porque tienen que estar aún calientes y te quemas un poco.
Yo me suelo arreglar con un cuchillo pequeño, los huesos pequeños los voy buscando con la puntilla.
Luego cuando repasamos bien y hemos dejado la carne limpia, colocamos papel film y encima la carne.
Empezamos a enrollar apretando bien y vamos girando hasta conseguir la forma de un embutido.
Cubrimos bien y dejamos enfriar.  Si queremos conseguir otras formas, pues hay que echar imaginación y utilizaremos recipientes rectangulares o cuadrados, siempre apretando la carne y cubriendo con papel film.  Reservar.
Tendremos que esperar unas horas  para que se gelatinice bien y empezamos a cortar.

la foto-1670_FotorPreparamos la gelatina de las verduras.
Cortamos algunas verduras en pequeños trozos y extendemos sobre la base del recipiente que vayamos a utilizar.
Seguido, cubrimos con el caldo de las patas.
Reservamos y esperamos unas horas para que se gelatinice.

Reducimos el caldo, freímos los espárragos y soasamos las cebollitas.
En un cazo, echamos parte del caldo que tenemos reservado y ponemos al fuego a reducir a temperatura media, probamos y salpimentamos.
Cuando el caldo adquiera una textura más espesa, sacamos y echamos en la salsera.
Limpiamos los espárragos, cortamos y calentamos la sartén con un chorrillo de aceite y freimos.
Les ponemos un toque de sal y pimienta.
Rehogamos bien para que se frían bien.  Sacamos y reservamos.
Pelamos las cebollitas francesas que estarán cocidas con las patas y las ponemos en la sartén.
Salteamos un poco y al plato.

Emplatamos
Cortamos rodajas del pastel de manitas y fileteamos la gelatina de verduras.
Empezamos a colocar en el plato bien en plato bandeja donde hemos extendido la carne y las verduras e incorporaremos la salsera o en plato redondo donde incorporamos directamente la salsa al plato.
Espero que os guste. ON EGIN

la foto-1676_Fotor
la foto-1673_Fotor
la foto-1680
la foto-1681_Fotor

Morro en salsa

morrosEsta semana aquí en Bilbao tenemos ambiente de morros.  Nos han venido a visitar esta gente triunfadora del FMI que cada vez que se ponen arreglar sus propios saraos nos tocan el bolsillo y claro, hay gente que se lo toma a bien porque así se enseña al mundo esta ciudad tan maravillos que tenemos, … otros se enfadan porque lo están pasando mal, otros porque no se fían de esta gente …., en fin, yo he tomado el pulso a la urbe, me he agenciado de inmediato unos morros de ternera y me he encerrado entre fogones con ellos,  lógicamente con gesto huraño lo que viene siendo estar de morros.
Me ha parecido una salida muy digna y al final me los he comido yo sola.  Todos no, no me arriesgo a una acción  que me enfrente mañana mismo con la báscula, así que con las sobras, he preparado unas cuantas racioncillas y al congelador, que yo soy más de risas, pero claro, que si a lo largo de estas siguientes semanas hay un día que tengo torcido, me pongo otra de morros y me relajo.
En Mantel Bleu también respiramos esa sensación de indignación , eso sí  con unos morros que saben de miedo, el mismo que me dan todo este personal que nos visita.
Os animo a que os enfadéis conmigo y armados con un delantal bien limpio y unos cuantos ingredientes, empezamos.

INGREDIENTES:
morros 1-002

2 morros de ternera
1 cebolla
½ pimiento rojo
1 ajo
1 tomate
2 cebollitas francesas
2 tomate Cherry
Pimienta negra
Perejil
Sal
Aceite de oliva virgen extra
1/2 cucharada de pulpa de pimiento choricero

ELABORACION:
morro 1
Ponemos el morro y la verdura en la olla express, sazonamos cubrimos de agua y tapamos.

Cuando la olla silba, bajamos a temperatura muy baja y que se vaya cociendo sin prisas. (sobre 60 minutos)
Abrimos la olla, retiramos el morro y dejamos que enfríe.
La verdura la colamos y esperamos a que se atempere.
Por último dejamos enfriar el caldo.

Calentamos la sartén con un chorrillo de aceite y echamos la verdura para sofreírla.
Salpimentamos, echamos la pulpa de pimiento choricero y mezclamos bien.
Cuando esté doradito en unos 7 minutos,  incorporamos un cazo del caldo que tenemos reservado.
Previamente le quitamos la grasa que al enfriar se nos ha quedado por encima.
Revolvemos bien en la sartén y sacamos.

Pasamos por la batidora, el chino o thermomix y echamos a la cazuela donde vamos a preparar este guiso y donde ya tendremos la lengua troceada.
Incorporamos los cazos necesarios de caldo hasta que tengamos cubierto el morro y dejamos que reduzca la salsa poco a poco (sobre 10/12 minutos).

Probamos la salsa y rectificamos si es necesario.
Apagamos y a esperar.
Este plato merece la pena dejarlo en reposo unas horas, como toda buena salsa recién hecho está muy bueno, pero si le damos ese tiempo está superior.
Espero que os guste.
morros1
morros2
morros3