Entre Kanbo y el 155

Miren que es peculiar la política vasca. En la misma jornada, el PNV ha sido “el de Kanbo” por pactar con EH Bildu el preámbulo del nuevo estatuto que incluye la Nación y el Derecho a decidir y “el del 155” por haber apoyado in extremis los presupuestos del malvado gobierno español. ¿Bipolaridad o transversalidad? ¿Principios de quita y pon o pragmatismo a machamartillo? Servidor diría que cintura y ojo clínico para amoldarse a lo que desea la opinión pública en lugar de la publicada. Porque es verdad que a los jeltzales les están cayendo hostias como panes en las verdulerías habituales, pero allá donde se llevan los asuntos con discreción se piensa que este Madrid bien ha valido una misa.

Por lo demás, el juez soberano no será Llarena ni los postureros de rigor, sino la ciudadanía armada de una papeleta cuando toque. O he perdido definitivamente el olfato, o el digo-Diego no le va costar ni un voto. Como mucho, los de algunos irreductibles que serán compensados de largo con los de quienes prefieren el pájaro en mano al ciento volando.

No puedo ocultar que servidor habría preferido un corte de mangas a Rajoy que activase el dominó correspondiente, quién sabe si para llevar a Moncloa al figurín figurón Rivera. Ya que mola tanto el cuanto peor, mejor, juguemos en serio a la ruleta rusa. Sin embargo, doy por bueno el revés que yo mismo he recibido en la convicción de que estas cosas solo les pasan a los que están en la pomada. Desde la grada o la pancarta, no se corre el menor riesgo. Hay que ser muy miserable, oigan, para ir de dignos con las alubias de los demás teniendo las propias aseguradas.

12 comentarios sobre “Entre Kanbo y el 155”

  1. “el digo-Diego no le va costar ni un voto”
    Que aciertes en esto es lo me preocupa.
    Que nos traten como a tontos y les sigamos votando.

  2. Precisamente ahora, despúes de conocer la sentencia que acaba de dictar la Audiencia Nacional, ¿no se te hace difícil de digerir que le hayan abonado otro año de alquiler en la Moncloa al jefe Bárcenas?
    Repasa el final de tu artículo, Javier: “Desde la grada o la pancarta, no se corre el menor riesgo. Hay que ser muy miserable, oigan, para ir de dignos con las alubias de los demás teniendo las propias aseguradas”.

  3. No se trata de discutir sobre si sí o si no a lo de ayer. El error mayúsculo que pasará factura en la credibilidad, que no es poco, es la gestión nefasta del tema, prometiendo lo que no se iba a cumplir y dejando el crédito vasco a la altura del betún, no ya ante los catalanes sino ante nosotros mismos. Todo no vale Javier por un plato de lentejas, con mucho chorizo… Aunque el votante lo olvide, o se lo hagan olvidar “nuestros” medios. Victoria pírrica este cheque madrileño.

  4. Naturalmente que no solo no os va a costar 1 voto la nueva alianza PNV-Primo de Rivera, sino que añadiréis aún más.

    Para qué votar al PP o a Anticiudadanos en Vascongadas si ya está el PNV?

    Incluso muchos de los votantes más “clásicos” de Abando y de Areeta pasarán a votar al PNV por vez primera en su vida.

    EH Bildu, por su parte, seguirá anquilosada con una “agenda vasca” que al fin y al cabo no parece ser diferente de la del PNV (la votan juntos) e incluso perderá algún voto en favor del PASMA con su deriva antitaurina veraniega (ante la copia ya está el original “animalero”), bien los compensarán con el ya descarado espanolismo de Unidas Potemos -Vascongadas.

    En definitiva, el PNV sigue igual y jolgorio absoluto en el PP.

  5. Estimado Vizcaino:
    Creo que hace falta algo nuevo en la política, el problema es saber que es.
    Un día salen profetas, otro, los “coherentes” en sus palabra sin firma alguna.
    Por favor, alguien puede decirme que papeleta hay que marcar para que no te engañen.
    Un saludo.

  6. Entendiendo y comparto buena parte del pasmo con el que hemos asistido ayer al apoyo del PNV a los presupuestos de Mariano, pero lo único que realmente me preocupa de esta decisión no es si va a ser entendida o no en Euskadi sino la inoportunidad de tener que hacerlo precisamente la vispera de la lectura de la sentencia de la Gurtel (“manda carallo”).
    Porque, vamos a ver, Almudena Ortiz, de veras le parece que ha matrimoniado el partido de Urkullu con la Falange cuando es precisamente el miedo a los naranjitos lo que ha propiciado este apoyo?
    Tan dificil de entender es que a las huestes bienpagás y amorales de Rivera El Caudillito le deben de tener tanto miedo todos los que nos sean de extremo ” algo” y de que hay que echarles el freno como sea?

  7. Miedo a quien ha votado los PP del PNV, incluyendo lo que perjuran es un “Cuponazo”?

    Jejeje…

    Pero hombre, si incluso lo de atrubuirse al autoría de tal voz es de cartón (lo de “Cuponazo” lo inventó Peridis en una vineta dibujada tras la renovación del Cupo allá por los ‘90, me acuerdo perfectamente) !!!

    O quieres decir que dentro de dos annos ya no le va a tener miedo?

    Tengo cara de boba, Anlieber?

    Arriba el Esteban!

  8. No sé, tenemos por un lado “lo que desea la opinión pública (vascongada) en lugar de la publicada” y al mismo tiempo y por el mismo lado que “allá donde se llevan los asuntos con discreción se piensa que …”

    Vamos, Vizcaíno, tú sabes que la gente que va a votar al PNV lo va a hacer de todos modos -con o sin apoyo al Madrid de PP y Primo de Ribera- sin tener ni idea de qué supone en términos de supuestos beneficios. Del mismo modo que los votantes del PP seguirán votando al PP (o a Primo de Rivera).

    Va a crecer la economía vasca más y mejor que la catalana por este apoyo? Hará el AVE de Vascongadas, como a hecho de Andalucía desde 1992, la nueva Suiza? El bidegorri Getxo-Abando será la admiración del Mundo por si diseno?

  9. Me queda claro, señora Ortiz, que para usted la democracia es muy molesta. Qué es eso de que la gente no sepa votar.

  10. Vascongadas, Sra Ortiz…
    Lenguaje borbonesco, ezkerrabertzaleision y paleofascista.
    Entiendo q pretende ser sarcástica, pero ese pensamiento único del “o todo o nada” nos ha llevado siempre a callejones sin salida.
    La política sería, Sra Ortiz no es un casino.

  11. No, señora Ortiz, trols no. Un comentario basta. No cuatro seguidos. Son las mínimas reglas, máxime en un blog como este que por los hados de la informática deja fuera a mucha gente que quisiera opinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *