Volver a empezar

NADA nuevo. Algo ya conocido, un clásico. El Athletic nos bajó a la realidad en cinco minutos. El tiempo que pasó desde el pitido inicial hasta el gol en propia puerta de Aymeric Laporte. Veníamos de una racha de tres triunfos seguidos en liga y ahora diremos que el parón vino mal. Lo cierto es que el domingo en Los Cármenes resultó muy difícil encontrar las señas de identidad de un equipo que nos tenía encandilados tras sus últimos encuentros.

Por si hay dudas, el Athletic es un conjunto normal. Uno más de la categoría. Ahora bien, si se emplea a tope, mete velocidad, juega vertical, presiona y mueve el balón, entonces sí tiene opción, sino, del montón. Y esto es lo que le pasa cada vez que no hace todas estas cosas. En Granada algunos dicen que los pupilos de Ernesto Valverde salieron dormidos, otros les vieron confiados, y los menos, desmotivados. Lo evidente es que sí se juega como el domingo poco hay que hacer.

Laporte no fue ni mucho menos el principal problema del Athletic en Los Cármenes

Laporte no estuvo bien, de acuerdo. Es más, él mismo lo ha reconocido, y punto. Pero de ahí a reflejar el signo del partido en él… va un mundo. El galo no fue ni mucho menos el principal problema del Athletic en Los Cármenes. Los leones no estuvieron a la altura exigida y por ahí vinieron sus males. Corrigiendo eso no hay mayor problema.

Valverde tendrá que incidir nuevamente el abecé de este equipo. Puede sonar a chiste pero es así. El Athletic hace de estas unas cuantas. La regularidad es esquiva y es lo principal. No hay mal que por bien no venga. Los resultados de la jornada no han complicado las aspiraciones rojiblancas, ni mucho menos. Lastima no haber sumado porque encima el objetivo se situaría aún más cerca.

Tres partidos más fuera de casa para cambiar drásticamente y retornar a lo que vivimos hace escasamente quince días. Este equipo tiene mimbres y trabajo de sobra. Toca resetear lo de Granada y ponerse en el modo de antes del parón. Goazen Athletic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *