Nueva actualización para el Huawei P10 Lite con Android Oreo y más

El exitoso teléfono de Huawei, el P10 Lite, recibe por fin la tan ansiada actualización de Android Oreo, algo que muchos de sus usuarios pedían a gritos.

“Todo llega, y todo pasa”, es una de esas frases llenas de sabiduría que tus mayores nos espetan cuando, cómo no, nos estamos quejando de los retrasos en tal o cuál cosa. Y como sabiduría popular que es, bien podría aplicarse a lo que nos ocupa; desde hace aproximadamente una semana, y después de más de 1 año desde el lanzamiento de Android O, incluso ya en la 3ª Beta de Android P, ya tenemos, de forma oficial, EMUI 8.0 y Android Oreo en los terminales de la serie P10 de Huawei.

En concreto, el terminal con el que me encuentro ahora, el Huawei P10 Lite, uno de los superventas de la marca del año pasado, había pasado por un proceso de Beta para Android O hasta el pasado mes, lo que hacía esperar que el lanzamiento de la actualización sería inminente. Y así fue, aunque por países (primero en China, luego en Alemania…) hasta que llegó, por lotes y escalonadamente, a nuestro país.

Dado que Huawei, hasta el momento, ha actualizado este terminal de EMUI 5.0 a 5.1.1, y ahora a EMUI 8.0, podemos dar por terminado el ciclo de actualizaciones del mismo (una “grande”, y otra “menor”), siendo sólo esperables las actualizaciones de seguridad que, hasta el momento, han ido llegando con dos meses de retraso aproximadamente.

Vayamos a la actualización: el primer punto es que es grande, supera los 2 GB, lo que sin duda tendrá que ver con que, además de todos los cambios esperables al pasar a Oreo, hay que contar con los parches de seguridad de, en este caso, 2 meses de retraso. Paciencia, y este es el resultado final:

Como podéis ver, la nueva versión de EMUI ya refleja el mismo nº de compilación que Android, la 8.0.0.

Bueno, ¿y qué nos encontramos tras la nueva actualización? Dado que Android Oreo tiene, como ya hemos comentado, un año de edad, las características principales del mismo son por todos conocidas. De manera que voy a centrarme en algunos aspectos que, aparte del rendimiento y fluidez del sistema (que, en mi opinión, no han sufrido cambios destacables), me parecen de interés para los poseedores de este terminal.

El primero es que, con la actualización, Huawei nos ha instalado su propio mercado de aplicaciones: “App Galery”

Y aquí lo tenéis en todo su esplendor:


De modo que, de repente, tenemos dos “mercados” de aplicaciones en el móvil; el de Google, y el de Huawei. Este último está en crecimiento, y algunas de sus aplicaciones pueden ser encontradas también en Google Play; será cuestión de ver cómo evoluciona esta propuesta en el tiempo.

“¿De modo que la actualización instala aplicaciones sin mi permiso?”. Pues sí, pero no se vayan todavía: aún hay más. Os presento “Game Suite”

¿Y para qué sirve ésto?, diréis. En principio, parece un conjunto de optimizaciones para los juegos en el terminal, en función de si queremos priorizar el rendimiento sobre el gasto de batería, o viceversa. También viene con un modo de juego “sin interrupciones”, en el que las notificaciones no te molestarán mientras estás jugando.

 

Otra de las aplicaciones que ha sufrido un cierto lavado de cara es el gestor del sistema; de cara y de funcionamiento, dado que las opciones que deja modificar al usuario parecen haber sido reducidas. Además, no entiendo por qué razón, el grado de optimización, según esta aplicación, es menor ahora (75-76%) del que alcanzaba con la versión anterior de Android (80-85%). No deja de ser curioso.

 

Más cosas: las notificaciones, al ser desplegadas, dejan la pantalla por debajo en modo translúcido, no completamente negro, como hasta ahora:

Además, por supuesto, todo lo ya conocido en Android O, como los menús contextuales con acciones desde los iconos de cada aplicación; y otros como la posibilidad de ocultar el dock de botones inferior, y desplegarla de nuevo con un gesto hacia arriba. Y que no falte la tan manoseada últimamente “inteligencia artificial”, supuestamente presente en la optimización del sistema, además de las llamadas “sugerencias inteligentes”, que proponen maneras de optimizar la tarea que estés realizando y que, de momento, no he visto aparecer. Probablemente, lo hagan con el uso.

En cuanto a fluidez, rendimiento y batería: siendo sinceros, no he sido capaz de detectar cambios muy llamativos en ese sentido. Como casi siempre que tenemos una actualización importante en nuestros dispositivos, el “efecto placebo” siempre está ahí. Algo más de fluidez en aplicaciones nativas del teléfono (como la Galería, por ejemplo), y una gestión de la batería algo más eficiente, sí que son apreciables hasta el momento.  Se echan en falta mejoras en la cámara, por ejemplo, el punto más mejorable de este terminal.

En resumen: una buena actualización, que al menos no ha roto nada (hasta el momento), y que salvo sorpresas, será la última que veamos de este calibre en el Huawei P10 Lite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *