Las primeras flores de la primavera

Brezo. Calluna vulgaris. Txilar arrunt. Foto: Pixabay.

En pocas semanas entraremos en esa estación de la vida, como la llamo, la primavera. Porque, si cada estación climatológica supone una serie de cambios en los elementos que componen los ecosistemas, la primavera puede ser calificada como el renacer y resurgir de la vida. Alimento y agua en abundancia, apareamientos, crianza, migraciones, floración…Una época sin igual para descubrir esos mágicos mecanismos que regulan el sorprendente equilibrio de los ecosistemas.

Y hablando de flores, marzo, es el mes de las flores rosáceas y malvas de lavandas, brezos rubios y romeros.

Las ofertas de la primavera son muchas, pero una de ellas, hermosísima, son ciertas coloraciones. Durante buena parte del mes de marzo, las laderas de las montañas de la península Ibérica se teñirán de rosáceos, malvas y azulencos. Los responsables son principalmente tres especies de la comunidad arbustiva: los brezos rubios, lavandas o cantuesos, y, en parte, los romeros.

Lavanda. Lavandula. Izpiliku. Foto: Pixabay

Con los primeros atisbos de abril, el paisaje, como si estuviera un poco harto de tanto morado, da un brusco giro hacia el limón. Ya estamos abriendo el calendario de los amarillos. Que comienza con los fogonazos, siempre muy espaciados, de los mimosos, árboles que se incendian incluso en febrero, pero que sujetan su flor hasta bien entrado abril.

La primavera es tiempo de flores. Por eso inunda todo el entorno con aromas, es decir, el lenguaje de las flores. Pero también de muchas cosas más. Es tiempo de canciones porque ni un solo pájaro deja de emitir músicas, las que compusieron el preludio de la primera sonata de la historia. La transparencia de un día que ya ha conquistado toda su estatura anual, permite que en nuestros ojos se multiplique la serena jugosidad del prado y del bosque. Y en todas las esquinas están eclosionando nuevas proles. En esta foto, tenemos al petirrojo, que canta a lo largo de todo el día, pero especialmente por la mañana muy temprano, incluso antes del amanecer, con un canto muy melodioso.

Petirrojo europeo. Erithacus rubecula. Txantxangorria. Foto sacada en Peñacerrada (Alava). 04.02.18. Auto: Julen Rekondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *