La ganadería vasca y lo que representa en nuestro País

Ovejas latxa en Montes de Vitoria

La actividad ganadera ha tenido una amplia significación en el País Vasco. Los modos de vida ligados al pastoreo se encuentran profundamente arraigados y han desempeñado un importante papel en la ordenación administrativa de las tierras.

Los contrastes climáticos, topográficos, etcétera, del espacio vasco han permitido y permiten desarrollar una gran variedad de formas ganaderas, enriquecida por la no menor variedad de especies que requieren la puesta en práctica de diferentes sistemas de explotación.

cabra azpi-gorri

Los animales de raza latxa, carranzana, sasi-ardi, azpi-gorri, terreña, betizu, pirenaica, monchina, pottoka o el caballo de monte alavés, han contribuido de manera determinante a modelar el paisaje que hemos heredado y que disfrutamos en la actualidad. Coincide que muchas de esas áreas tradicionales de pastoreo se encuentran en la actualidad dentro de la Red Natura 2000 (parques naturales, Lugares de Interés Comunitario (LICs), áreas de especial protección, etc.) que cubre algo más del 20% de la geografía vasca. Sin duda, nuestra ganadería debe pervivir. No sólo constituye un medio de vida importante para la población rural, sino que desempeña un papel fundamental en la conservación del medio natural, y también es una actividad íntimamente unida a la cultura del pueblo vasco.

Pottoka eguna en Turtzioz (Bizkaia)

En las fotos se pueden ver a las ovejas latxas en Montes de Vitoria, a la cabra azpi-gorri, y “Pottoka eguna” en la población vizcaína de Turtzioz.