El visón europeo mejora en Álava

El visón europeo (Mustela Lutreola) es uno de los mamíferos que corre más peligro en el continente europeo, y como tal está incluido en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas. Actualmente, su área de distribución ha quedado reducida a dos núcleos aislados: el oriental (Federación Rusa y Delta del Danubio), y el occidental (Sudoeste y norte de la península Ibérica), en el que se integra el País Vasco.

Los expertos señalan como principales causas de la recesión de esta especie en Euskadi, a las alteraciones sobre el hábitat fluvial, la competencia del visón americano (Mustela Visón), y las enfermedades.

El ciclo vital del visón europeo está íntimamente ligado al ecosistema fluvial, y uno de los factores importantes ha sido la contaminación de las aguas de los ríos y la degradación de los cauces y las márgenes, así como su modificación por canalizaciones.

En relación con su competencia con el visón americano, cabe decir que éste llegó a Europa en la década de los años 20, y en 1958 se instaló la primera granja peletera en el Estado español, mientras que en el País Vasco comenzaron a funcionar a finales de los 70. Hoy, gracias a las fugas y sueltas que se han producido en las granjas, el visón americano forma parte de la fauna silvestre. Parece que está claro que la regresión del visón europeo comenzó antes de la introducción del visón americano en Europa, pero la presencia del invasor ha agravado su situación. Este último  algo más grande, más prolífico, más oportunista y más cazador. Las dos especies ocupan nichos ecológicos casi idénticos, por lo que su coincidencia lleva a la exclusión de uno de ellos, que es el caso del visón europeo.

Las tres diputaciones forales del País Vasco cuentan con planes para la gestión y protección de las poblaciones de visón europeo en sus respectivos territorios. La pionera, que es dónde antes se detectaron ejemplares, ha sido Álava, y también donde las medidas adoptadas están dando mejores resultados.

Como he comentado anteriormente, una de las principales razones del peligro de esta especie ha sido la proliferación del visón americano, especie exótica invasora. ¿Cuáles son las soluciones para evitar la extinción del visón europeo? Con unas plataformas flotantes -como se puede ver en una de las fotos- se realiza un trampeo selectivo para atraer a estos animales; con la restauración ambiental de los ríos; y con la cría en cautividad del visón europeo para, luego, liberar ejemplares en la naturaleza.

Plataformas flotantes para capturar al visón americano.

El balance de estos años ha sido positivo. En Álava se han localizado más de 16 ejemplares de visón europeo, mientras que años atrás no se logró identificar a ninguno.

Desde que se inició el trampeo de visones americanos en Álava en 1997, se han capturado 556 visones americanos. El mayor pico se logró en 2015, con 150 capturas, gracias a la instalación de plataformas flotantes en los ríos. A partir de ese año, la presencia del visón americano ha caído de forma importante, hasta el punto de que en 2016 sólo se capturaron 11 ejemplares.

La cría en cautividad del visón europeo y su posterior liberación progresiva, junto a la captura del visón americano ha permitido que en junio de 2017 se haya logrado en el territorio alavés localizar a 16 ejemplares de visón europeo, cuando antes era imposible localizar a ninguno.

Por otra parte, en el territorio alavés se han llevado a cabo otras medidas de conservación, como la restauración ambiental del recodo de Gimileo, en el río Ebro, a su paso por Labastida, para generar un hábitat propicio para el visón europeo, y también la eliminación de puntos de atropello, en el marco del yecto proyecto europeo LIFE LUTREOLA.

Una de las amenazas principales del visón europeo es el visón americano que ocupan nichos ecológicos casi idénticos.

Visón europeo. Mustela lutreola. Bisoi europar.

 

Invasores de río con escamas, un gran peligro para la biodiversidad

En los últimos años, la introducción de especies exóticas en nuestros ríos se ha convertido en un verdadero problema para la biodiversidad. Hay distintos motivos de la llegada de estos invasores a nuestros ríos, como las necesidades económicas, su pesca o la cría en cautividad como alimento.

Una especie exótica es la que vino de fuera o, mejor dicho, la que nuestra especie trajo, se quedó y se reproduce con éxito. Toda especie exótica cambia, más o menos, el ecosistema en el que se establece. Si las alteraciones son graves, se dice que es una especie invasora. En Europa, en 2015 ya se habían detectado unas 13.000, incluyendo microorganismos, plantas y animales, de las que el 10% son dañinas para el ecosistema y, en último término, para la economía, que deja de recibir los usos y servicios que proporcionan los ecosistemas, y, además, también pueden perjudicar a la salud humana.

En lo que respecta a los ríos de la península Ibérica, hay quién afirma, como el profesor de Zoología de la Universidad de Córdoba Carlos Fernández Delgado, autor de uno de los informes clave para que el Supremo tumbara la revisión del catálogo de especies invasoras del Ministerio de Medio Ambiente, que “en los ríos españoles hay ya más especies invasoras que autóctonas”.

Según Ramiro Asensio y Javier Pinedo, en un artículo titulado “Invasores con escamas” y publicado en la revista Sustrai del Gobierno Vasco, es difícil concretar cuándo se introdujo la primera especie no autóctona en un río español. Para unos, la carpa (Cyprinus carpio) y el carpín o pez-rojo (Carassius auratus) fueron traídos por los romanos, que los utilizaban con fines decorativos en estanques, y quizás también como un elemento gastronómico más.

Hubo de transcurrir un largo espacio de tiempo, casi 2.000 años, hasta que volviera a hablarse de introducciones, que inició un período de experimentación encaminado a aclimatar a especies foráneas. De esta forma, a finales del siglo XIX y procedentes de Norteamérica, se volcaron de manera intencionada tres especies: la trucha arco-iris (Onchorhynchus mykiss), el salvelino (Salvelinus fontinalis) y el gobio (Gobio).

Trucha arco-iris. Autor: Marcoski-Flickr

En el caso de la trucha arco-iris y el salvelino, su destino inicial era el cultivo en piscifactorías con el único fin del consumo humano, que hoy en día sigue vigente. El de la carpa, en cambio, era adornar, en los estanques. Pero había otro propósito que ya en el siglo XX llevaría a traer otros peces desde muy lejos, y era incrementar las posibilidades de pesca. Es el caso del lucio (Esox lucius) y el black-bass (Micropterus salmoides) o perca americana, dos de los peces más conocidos en la actualidad, que se convirtieron en el recurso para llenar el nicho de especies pescables que había en los tramos fluviales medios y bajos, según Javier Pinedo y Ramiro Asensio.

Una de las especies exóticas más llamativas en la península Ibérica es el siluro (Siluro glanis), un pez que puede llegar a medir dos metros y medio y pesar más de cien kilos. El siluro apareció en el Estado Español en el embalse de Mequinenza (Zaragoza), desde donde se ha extendido a todo el río Ebro. Es terrible y poco selectivo con su comida.

Siluro, pescado en el río Ebro, en Tudela (Navarra).

En cuanto a la presencia del siluro en ríos vascos, se pescó en 2015 un ejemplar de siluro de en el barrio de La Peña, en Bilbao, en el límite de influencia de marea, y donde al parecer se han reproducido. De ser así, nos encontramos ante un hecho importante en la escalada de introducción de especies alóctonas en los ríos vascos.

Para Ramiro Asensio y Javier Pinedo, es muy difícil predecir las consecuencias de una introducción, ya que cada caso concreto es diferente, pero lo que es seguro es que, si la especie introducida es capaz de vivir y proliferar en el nuevo hábitat, lo hará a costa de romper el equilibrio dinámico preexistente y, de camino hacia el nuevo equilibrio que se establecerá ya con su presencia, es muy posible que deje fuera alguna o algunas otras especies. Esta es la razón por la cual son indeseables las introducciones de peces exóticos en ecosistemas de aguas dulces”.

Fotos:

  • La primera foto es del black-blass o perca americana. Foto del Diario de Noticias de Navarra.
  • Foto de un siluro de 1,8 metros pescado en el río Ebro a su paso por Tudela el 14 de junio de 2015. Foto del Diario de Noticias de Navarra.
  • Foto de una trucha arco-iris. Autor: Marcoski-Flickr. Publicada en eldiario.es