Plan para el sábado: manifestación

Si las movilizaciones del pasado 8M fueron históricas por lo multitudinarias y apartidistas, las que están protagonizando cada semana las y los pensionistas no lo son menos. El próximo sábado tendrán una nueva oportunidad de demostrar su fuerza y no quieren hacerlo solos. Piden a la gente joven que acuda al llamamiento, que su futuro también depende de la lucha que abanderan personas mayores que ya se movilizaron por conquistar sus derechos en el año 68 y que ahora, cincuenta años después, ocupan de nuevo las calles.

Hay otro importante colectivo que ha decidido sumarse a las manifestaciones. Las mujeres impulsoras de la huelga de la pasada semana participarán en las convocatorias lanzadas en defensa de las pensiones públicas y de su revalorización. Motivos nos sobran para sumarnos.

Hay más de tres millones de mujeres que cobran menos de 700 euros al mes. Las mujeres que enviudan y pasan a cobrar una pensión por su marido pierden el 48% de lo que cobraban y la brecha de las pensiones entre hombres y mujeres es del 37%. Mientras que los hombres cobran de media 1.200 €, las mujeres cobran 742,8 €. Las mujeres que cobran entre 150 y 500 € son cuatro veces más que los hombres.

Como consecuencias de todo esto, la discriminación de las mujeres continúa en el momento de la jubilación. Los sueldos y cotizaciones más bajas y una vida laboral, generalmente más corta que la de los hombres, provocan que, en el momento de calcular la base reguladora, ésta sea menor y que el tiempo de cotización no permita llegar a cobrar el 100 % de la pensión.

Con todos estos datos en la mano lo vemos claro. Efectivamente, nos sobran los motivos para estar en día 17 ocupando las calles con las personas jubiladas.

 

 

3 comentarios sobre “Plan para el sábado: manifestación”

  1. Totalmente de acuerdo. l Las protestas pensionistas han sido en defensa de las actuales y futuras prestaciones sin diferenciar viudas de viudos ni hablar de brechas, y menos de permitir que ciertos colectivos tomen por bandera lo que hasta ahora funciona por la preocupación de la desigualdad entre personas. Los mayores ellos solos han sabido ponerse al frente como hicieron antes.
    Bienvenidos@s todos y todas pero las banderas que se queden en casa.
    .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *