Mujeres de negro

negras

Todas las personas que rechacen la violencia de género y el feminicidio que traspasa fronteras deberían hoy vestirse de negro. Puede verse el luto como algo antiguo, pero podría ser la mejor manera de denunciar, una vez más, el acto terrorista que supone agredir y asesinar a una mujer por el mero hecho de serlo y porque su agresor se siente más poderoso que ella.

Ayer fue otra de esas jornadas negras. Tres mujeres fueron asesinadas, presuntamente, por sus parejas o ex parejas. Una en Bizkaia, otra en Murcia y otra en Vigo. Suman así 32 mujeres muertas, las mismas que en el mismo periodo del año anterior. Eso quiere decir que no hemos avanzado nada, que la despreocupación política por este asunto es evidente y que lo que se hace para erradicar esta lacra, no funciona.

Hay un movimiento surgido en Bilbao, Women In Black, que ha nacido con vocación internacional y que ya se está extendiendo por ciudades de todo el mundo. Women in Black es una acción de protesta ante los asesinatos de mujeres que consiste en reunirse en un punto prefijado vestidas de negro y tumbarse sobre la vía pública emulando a las mujeres muertas. Han sido varias las convocatorias realizadas desde el pasado 2 de septiembre, cuando mientras en el Senado se rechazaba la moción por la que se instaba al Gobierno a promover un Pacto de Estado contra la violencia de género, diversos colectivos se unían al llamamiento de Maria Seco y May Serrano, ideólogas de WIB, para participar en una performance simultánea contra la violencia de género.

Esta forma de protesta nace de la necesidad de visibilizar y concienciar al mayor número de personas posibles. Los asesinatos a mujeres se han convertido en una rutina con la que convivimos y la repercusión mediática y política va poco más allá del día del atentado. No me cansaré de denunciar esta violencia y de insistir en que sin una implicación política firme, seria y contundente, será muy difícil salir de este callejón en el que nos encontramos como mujeres y como sociedad.

Desde Women In Black continuarán realizando acciones de protesta. Quienes deseemos alzar nuestra voz contra el terrorismo doméstico debemos acudir. Es bien cierto que la unión hace la fuerza, así que debemos estár más unidas que nunca para que se nos oiga bien, para que quienes nos gobiernan sepan que cada vez que una mujer es asesinada, nos embrutecemos un poco más.

El próximo 7 de noviembre, mujeres de todo el Estado, organizadas y a nivel individual, marcharán hacia Madrid convencidas de que el terrorismo machista es una cuestión prioritaria y que para combatirlo hay que realizar un pacto de estado. Se pretende que ese día se convierta en una fecha histórica en la lucha contra esta barbarie y que las víctimas dejen de ser una mera cifra.

El 7 de noviembre, La “Marcha contra las violencias machistas” del 7 de noviembre cuenta con el refrendo de organizaciones de mujeres de todas las tendencias. Las calles de Madrid se llenarán de gente pidiendo ese pacto de estado contra la violencia de género. Esta forma de terrorismo ataca a mujeres de toda raza y condición, del este y del oeste, del norte y del sur. Por eso es tan importante que nos sumemos a este llamamiento y gritemos bien fuerte que es un problema de todas. Y de todos.

La humildad del atleta

Descripción: copa mundial de triatlon en guatape

Este fin de semana se ha celebrado la Milla más importante de cuantas se celebran en el Estado, la Milla de Berango. Una vez más hay que felicitarles por la magnífica organización y por haber conseguido acercar a Euskadi a los y las atletas más importantes en la categoría de élite. Había desde campeones del mundo en distintas modalidades hasta atletas llegados recientemente del mundial  de Pekin. Por algo es la Milla más potente.

Me pasé tres horas viendo carreras el sábado, desde la categoría de alevines hasta la élite. En tanto tiempo te da margen para ver muchas cosas, además de las carreras propiamente dichas. Si en algo me fijé especialmente fue en la humildad y la modestia con la que los y las atletas se comportan, corran la milla en 6 minutos o en 04:27 como fue el caso de Carlos Alonso, el vencedor en élite masculina o en 05:05 como Solange Pereira ganadora femenina. Todos, ellos y ellas, reflejaron perfectamente lo que significa ser el mejor, el más rápido o el que mejor técnica tiene, y saber que su gasolina se la da el público con su aplauso y su aliento.  No hubo mano que no chocaran, antes y después de la carrera, o foto que negaran. Y todo como una mirada y una sonrisa de agradecimiento hacia quien le pedía la mano o el selfie.

No es fácil ser atleta de élite en España. La mayoría de ellos tienen que compaginar sus competiciones y entrenamientos con su actividad profesional, con un trabajo como el de cada uno de nosotros. En los últimos años, si bien todos los deportes han sido castigados por la crisis, el atletismo y otros deportes minoritarios han sufrido recortes de hasta el 50% en subvenciones. Es cierto que en 2014, las ayudas del Ministerio subieron un 23%, pero aún así representa menos de la mitad de lo que recibían antes de la crisis.  Así que a pesar del esfuerzo, los entrenamientos y el dinero invertido, son muy pocos los que consiguen vivir exclusivamente de ello y prácticamente ninguno puede asegurarse un buen futuro con lo ganado en su etapa de atleta de élite.

Todo esto lo saben quienes están empezando y peleando por estar cada día más cerca del podio, y es una alegría grande saber que tienen modelos en los que fijarse, otros atletas que, a pesar de las dificultades, saben que ser atleta es especialmente sacrificado, que van a ser muchas horas de entrenamiento en soledad, tú y tu cabeza, tú y tus ganas de alcanzar la meta, tú y tu lucha contra la lluvia, el sol, el viento, el frio, la nieve, las renuncias, los sacrificios, los esfuerzos y la gloria poco amplificada porque los medios rara vez nos fijamos en estos deportistas.

Hay esperanza cuando vemos a más de 350 atletas, desde alevines hasta veteranos, corriendo algo tan explosivo como una milla y fijándose en la élite, que se comporta con un agradecimiento hacia el público que rara vez se ve en otros deportes.

El atletismo es una escuela de vida. Todo se consigue con tesón, esfuerzo y sacrificio. El asfalto y las pistas no te regalan ni un solo metro. La vida tampoco.

 

Escribir a tontas y a locas

santurce

Correr esta de moda, innegable, y como moda que es, los medios nos lanzamos a aprovechar el tirón y hacer todo tipo de reportajes, entrevistas o informaciones relacionadas con el tema.

No se si os ha pasado a vosotros/as o no, pero yo, a veces, noto cierta animadversión hacia los corredores. Que si somos unos yonkis, que si padecemos “runorexia”, que si salimos hasta debajo de las piedras, que si nos va mucho el postureo, es decir, chulearnos en las redes sociales de lo que hacemos, etc, etc, etc.

Mi compañero Javier Vizcaíno me hacia llegar anoche un artículo publicado en eldiario.es en el que se enumeraban 10 argumentos en contra del running. Perpleja me quedé al leerlo porque simplemente es un corta-pega de textos cogidos de aquí y de allá que sería capaz de desmontar cualquier aficionado. O simplemente asegurar que, en muchas cosas de las que escriben, tienen razón, pero que si quitas la palabra “correr” y la sustituyes por cualquier otro deporte, el artículo serviría igual. Practicar deporte es algo muy sano pero no exento de riesgos. El running y cualquier otro.

Vamos por partes.

Dice que los runners son unos yonkis. Así, tal cual. Asegura que correr genera todo tipo de alcaloides similares a los derivados del cannabis y que son los responsables de la “euforia” y bienestar psicológico que experimentan los corredores. Les recomiendo que lean al psicólogo Miguel Morilla, por ejemplo, en su tesis sobre ejercicio físico y bienestar psíquico. Asegura, y no solo él, que practicar cualquier deporte está relacionado con la disminución de la depresión, y que la intensidad del ejercicio no está relacionado con cambios en esa enfermedad, es decir, que a poco ejercicio que hagamos obtendremos ese beneficio. Las endorfinas que se generan al correr se generan en la práctica de otras disciplinas, así que no solo quienes corren sienten que su vida es más plena al hacerlo sino que todos los deportistas lo perciben así.

Se citan en el artículo diversas lesiones que puedes padecer si corres. Los enunciados son como para echarse a temblar. Los plantean así:

.. Puedes fastidiarte los tendones.

.. Puedes romperte los ligamentos.

.. Puedes machacarte la zona lumbar de la columna vertebral.

.. Puedes tener todo tipo de lesiones musculares.

.. Puedes padecer espantosos dolores de rodilla.

.. Puedes ver las estrellas al pisar el suelo.

.. Puede llevarte a la incontinencia urinaria.

.. Puedes morir de muerte súbita.

.. Puedes tener roturas de huesos.

Vale, de acuerdo, todas esas cosas pueden pasarte corriendo. Y jugando al fútbol, al baloncesto, al golf, lanzando jabalina o practicando el tenis por poner algunos ejemplos. O andando por la calle.

Yo se algo de correr y algo de baloncesto porque estoy rodeada de jugadores de ese deporte además de por haberlo practicado. Las lesiones en uno y otro deporte no son las mismas, pero todo lo que enumera quien escribe ese texto nos puede pasar, y nos pasa a veces, a unos y a otros.

Podría ahora buscar informes de especialistas en deporte hablando de cada uno de los puntos que se enumeran en el artículo, pero no es esa la intención de este post. La única intención es denunciar la escasa calidad de algunos artículos que escriben en muchas ocasiones personas que poco saben del tema que les ha tocado para ese número y que se lanzan a escribir sin tener en cuenta que muchas personas lo van a tomar como referencia cierta. Porque si de algo tenemos que ser conscientes los periodistas es de que nuestra palabras son tomadas como referente por quienes nos leen o nos escuchan. No podemos tomarnos los temas a la ligera y hablar o escribir como si nadie fuese a cuestionarnos. Si voy a escribir de algo tengo que documentarme, contrastar fuentes, buscar expertos/as que refuercen mis palabras. Lo hago así porque soy PERIODISTA,  y quien no lo haga de esta manera será otra cosa, pero no periodista.

Tambien los medios se dejan llevar por la ola y por la moda. Ahora hay que hablar del running. De acuerdo, pero que lo haga quien sabe del tema. En Onda Vasca hemos puesto en marcha un nuevo programa, MendiRun, en el que se habla de asfalto y montaña y se hace porque hay una persona que puede hablar de algo tan especializado porque lo practica. De la misma manera que Aintzane Juaristi habla de cine y otros de naturaleza, pesca, música, etc. Si queremos programas y artículos de calidad, no dejemos los temas en manos de cualquiera que puede escribir con mucho tino de unas cosas pero no de otras.

Por cierto, os dejo el último MendiRun. Viene completísimo. Y vuelve el domingo.

https://www.ivoox.com/tercer-programa-mendirun-audios-mp3_rf_8583361_1.html

 

Calidad de muerte

electricidad

A veces la vida deja de ser bella y nos coloca ante situaciones que jamás hubiésemos querido vivir. Imagino el dolorosísimo momento por el que están pasando los padres de Andrea, la niña de 12 años que sufre una enfermedad rara y degenerativa, para la que han pedido una muerte tranquila. Andrea nació con una enfermedad neurodegenerativa y su madre, Estela, y su padre, Antonio, han sido para la cría las manos, los pies, la boca y la voz.

Desde septiembre de 2014, la niña ha empeorado gravemente y su estado se ha deteriorado hasta extremos muy dolorosos. El cuerpo de Andrea, que ha luchado durante años “como una campeona” , ya no aguanta más. Su mal es uno de esos poco comunes e incurables y nunca tuvo grandes esperanzas de vida. Los obstáculos se han ido salvando durante años, pero ha llegado un momento en el que el cuerpo agotado no da más de sí.

Estela y Antonio han pedido a los médicos “dejarla ir tranquilamente” y no prolongar artificialmente un sufrimiento que no lleva a ningún sitio. El camino será más largo si no se atienden sus peticiones, pero el destino será, más tarde o más temprano, el mismo. Piden que se deje de alimentar de forma forzosa a la niña y que no haya encarnizamiento en el tratamiento.

El servicio de pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago asegura que está tratando el caso según los principios de la ética y que se compromete a limitar el esfuerzo terapéutico y la obstinación, tal y como recoge la ley. Los padres de la niña han presentado un informe del Comité de Ética de la gerencia de Santiago avalando sus peticiones pero, aseguran, no ha sido tenido en cuenta.

Sin duda una de las decisiones más difíciles a las que alguien tiene que enfrentarse es la de decidir que su ser querido debe marcharse. Nos empeñamos muchas veces en pelear por su vida y es lógico hacerlo, pero llega un momento en que los esfuerzos terapéuticos no van a dar respuesta, que la vida va a ser prolongada artificialmente sin sentido y que la persona enferma va a ver incrementado su sufrimiento sin razón alguna.

Es cierto que los médicos están para garantizar la salud y la vida, pero también los hay que están para acompañar en el momento de la muerte y garantizar que ese trance sea lo menos doloroso posible. Los equipos de cuidados paliativos ayudan a las personas enfermas y a sus familias a vivir de la mejor manera posible el momento de la muerte, tanto en el aspecto físico como en el espiritual. Como dice el médico especialista en cuidados paliativos del Hospital San Juan de Dios de Santurtzi, Julio Gomez, estos cuidados no son sinónimo de muerte sino de vida, de vida plena hasta el final, de vida digna.

Lo que los padres de Andrea reclaman es una sedación paliativa y sería triste que tuviesen que reclamar a la justicia y prolongar así el sufrimiento que desde los 8 meses de edad padece la niña.

El paliativista Jacinto Batiz y su equipo, con quienes he vivido de cerca la sedación de una persona, opinan que cuando el médico seda al enfermo que se encuentra en fase terminal y sufriendo, no está provocando la muerte; está evitando que sufra mientras se muere.

Supongo que a nadie se le escapa la dificultad de la petición que lanzan los padres de Andrea. Tenemos, sí, derecho a una calidad de vida aceptable. No es menos cierto que debemos tener derecho a una buena calidad de muerte.

 

 

Violadas, torturadas, asesinadas

juarez

Susana Chávez Castillo, periodista y poeta mexicana, fue un símbolo de la lucha contra los homicidios de mujeres en Ciudad Juárez, considerado el lugar más violento de México. Digo fue porque le asesinaron precisamente por eso, por ser mujer y por denunciar con su mítica frase “ni una muerta más”, el clima de violencia extrema que se vive allá. Ella fue una de las primeras en denunciar los homicidios sistemáticos, especialmente de mujeres. Era la década de los 90 y apenas se hablaba del tema. Las víctimas, como hoy, eran en su mayoría adolescentes.

La noche del 6 de enero de 2011, el cuerpo de Susana apareció tirado en el centro de la ciudad. La versión del fiscal de Chihuahua fué que la periodista tuvo “un encuentro desafortunado” con tres menores de edad que “decidieron matarla”.

Hoy, conocemos cada día casos de jóvenes asesinadas en Ciudad Juárez. Casos como el de la hija de la fundadora de la Asociación “Nuestras hijas de regreso a casa”. La chica fue secuestrada cuando salía de trabajar, violada, salvajemente torturada y asesinada. Pese a que había restos de semen y huellas de los asesinos, el crimen no se ha esclarecido.

Hay impunidad absoluta. El crimen organizado se ha cobrado en apenas ocho años, la vida de 7.000 mujeres en Ciudad Juarez y más de 70.000 en todo México.

Tras el asesinato de Susana Chávez, un grupo de jóvenes escritores comprometidos con la paz convocaron el “Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez” con la intención de recuperar los espacios públicos, esos que están secuestrados por el miedo. Querian provocar la convivencia allá donde se imponía el lenguaje de las armas.

Desde entonces, escritores y escritoras de todo el mundo se han sumado a esta iniciativa y así ha llegado el V Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez. Euskadi también se ha unido a esta denuncia. El viernes día 2, en el Hika Ateneo de Bilbao, 45 escritores/as y 3 cantautores harán una lectura solidaria a favor de la no violencia y la convivencia. En Donosti, en el Centro Cultural Ernest Lluch, sonaran las voces y los textos de personas comprometidas con la lucha de tantas mujeres y hombres mexicanos.

La tragedia de Ciudad Juárez comenzó allá por 1993, cuando empezaron a desaparecer mujeres y a aparecer días más tarde torturadas, violadas y asesinadas. Sin pistas ni sospechosos. Han pasado muchos años y el número de mujeres sometidas a esta violencia no ha hecho más que aumentar. Algunas no ha aparecido más, ni vivas ni muertas. Ahora si hay pistas y sospechosos, pero nadie parece querer perseguirles.