Ondo izan

Una semanita de descanso más que para coger fuerzas para dejarlas todas en los 42 kilómetros 195 metros que recorreré el domingo 5 de noviembre por las calles de Nueva York.

Quien quiera seguir las peripecias de Veterana B por las calles de esa gran ciudad puede hacerlo a través de mis perfiles en Facebook , en Twitter y en Instagram. Fotos, vídeos y comentarios de todo lo que vaya pasando que, ojalá, sea bueno.

A la vuelta seguimos dándole a la tecla.

¡Ondo izan!

 

 

 

A mí no me pasa

 

unnamed (8)

Pues no. Reconozco que a mí no me pasa eso que dicen algunos estudios y estudiosos que aseguran que el estrés y el desgaste que suponen la organización de un viaje, la ordenación de equipaje, los atascos y la adaptación a un nuevo lugar y a nuevas rutinas hacen que la vuelta de unas mini vacaciones nos lleve directamente al diván del psiquiatra.

Lo he leído en un estudio de Coaching Club y, la verdad, yo veo más sonrisas por las vacaciones que caras largas por el estrés que previsiblemente van a a sufrir quienes las disfruten.

A mi me parece una milonga todo eso, aunque si los/as profesionales lo dicen, será. Imagino que es una situación que puede darse si tu trabajo te tiene ya quemado y la vuelta va a ser tan dura como el día a día o si la perspectiva de compartir días libres con alguien que no te llena oscurece el panorama.

De lo contrario, las vacaciones son eso que dice la RAE: descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo o los estudios. De esto se deduce que quien coge vacación es porque tiene un trabajo o realiza estudios. Y eso ya es positivo en si mismo.

Así que dejemos de ver el lado oscuro de las cosas y disfrutemos de estos días libres que nos hemos ganado.

Volvemos el lunes!

www.begoberistain.com