Meter la pata

images

Cuando ayer repasé lo que se decía en twitter y vi que el hashtag  #FelizDíaDelPeriodista se había convertido en trending toppic, me puse a pensar que este año yo ya había celebrado el día del periodista. El patrón de los periodistas es San Francisco de Sales y se conmemora el 24 de enero. Por cosas de las redes sociales y de la globalización, tuits lanzados desde Argentina llegaron hasta aquí y los tuiteros, especialmente los periodistas, se lanzaron a celebrar el día y a lanzar reivindicaciones periodísticas, que, por cierto, son muchas y muy urgentes. En Argentina, el día del periodista se celebra el 7 de junio por ser la fecha en la que se fundó la “Gazeta de Buenos Aires”, el primer periódico de la etapa independentista del país.

La verdad es que es muy poco periodístico ponerse a hacer retuit y a comentar cosas sin comprobar antes si, en efecto, celebramos algo o no. Pero que tire la primera piedra quien no ha metido la pata alguna vez. De lo que nos da una idea todo esto es del enorme poder que tienen las redes sociales. Un tuit lanzado desde cualquier parte del mundo tiene una capacidad de reproducción casi infinita. En este caso no tiene una importancia capital. ¿No celebramos Halloween?, pues de la misma manera podemos conmemorar aquí el día del periodista cuando lo que hacen a miles de kilómetros y podemos aprovechar para denunciar la situación de nuestra profesión y de sus profesionales. Que se hable de nuestro trabajo es bueno y, sobre todo, que quienes consumen información sepan de la importancia que tiene que le ofrezcan una información de calidad hecha por periodistas formados y con oficio para contar.

A mi lo del periodismo ciudadano no acaba de convencerme. Porque alguien cuente algo en una red social, no se convierte en periodista. Simplemente ha contado algo y quien recibe esa información debe acudir a los medios convencionales para saber si es cierto o no lo que lee. Los profesionales tienen las herramientas adecuadas (aunque la crisis, o las ganas de ganar más dinero con menos de las empresas, las ha mermado) para contar de manera fidedigna y eficaz.

Total, que si a los profesionales nos la cuelan y acabamos celebrando algo que no es, ¿qué pasará con todas las personas que presuponen que la información que les dan es cierta?. En muchas ocasiones hemos escuchado eso de “lo ha dicho la radio” o “lo pone en el periódico” como sinónimos de certeza. Ya vemos que no siempre es así. Hay que comprobar que las cosas que nos cuentan son ciertas y más si vienen de alguien que escribe en una red social y no es periodista. Como tal, me sería imposible hacer click en  “publicar” o en “tuietar” sin tener la constancia de que lo que escribo es real.

Recomendación: hagan ustedes lo mismo. Comprueben antes de retuitear o de compartir. La información es muy valiosa, siempre que sea verdadera.

Compañeros periodistas argentinos, #FELIZDIADELPERIODISTA