Huelga 8M: mil razones y un millón de motivos

Si nosotras paramos, el mundo se para. Por eso vamos a la huelga, porque hay mil razones y un millón de motivos y para demostrar que podemos detener el mundo. Este 8 de Marzo por unas horas pero es solo el comienzo.

La  huelga del 8M la hacemos las mujeres. Es una huelga contra la invisibilización a la que están sometidos nuestros trabajos de cuidados, nuestra doble (a veces triple) jornada laboral, la brecha salarial, las violencias machistas… Pero es una huelga que no podemos hacer en contra de un solo patrón porque quien es nuestro patrón es el propio sistema: el patriarcado.

Esta es una huelga para que se visibilice entre otras cosas, que realizamos trabajos no remunerados como el trabajo doméstico y los cuidados que son esenciales para la vida. Es una huelga para evidenciar nuestro papel fundamental en esta sociedad. Es una huelga de justicia social, ¿cómo no? Pero también, es una huelga para dejar claro que ese trabajo no remunerado de las mujeres, sufraga el costo en cuidados que sustenta a las familias, apoya a las economías y a menudo suple las carencias en materia de servicios sociales.

Sin embargo, pocas veces se reconoce como “trabajo”. El valor del trabajo de cuidado no remunerado y del trabajo doméstico representa entre un 10 y un 3 por ciento del PIB de los países; puede pesar más en la economía de un país que el sector del comercio o el del transporte. En la C.A.E representó un 32,4% del PIB en 2013, unos 21.300M de euros que se dice pronto.

Esta es una huelga laboral, de cuidados, de consumo y estudiantil. Una huelga reivindicativa sí, pero sobre todo, es una huelga política porque apelamos a las instituciones a que pongan en marcha iniciativas transformadoras que acaben con la discriminación de la mitad de la población, nosotras las mujeres.

Es una huelga internacional y feminista y que emana por tanto, del movimiento feminista y cuyos motivos son entre otros: el derecho a unas vidas libres de las    violencias machistas, la reivindicación del propio cuerpo y su deseo, el derecho a decidir, el derecho a la identidad sexual, el reconocimiento de la diversidad de las mujeres, y la reivindicación de una transformación económica y social que genere nuevas formas de vida vivibles para todas y todos, reorganizando el sistema de cuidados, de forma sostenible.

Pero mientras tanto, calladitas y encerraditas en casa. Así nos tienen entretenidas, nos “gasean” con su propaganda de lo que debe ser y hacer una buena mujer, y  una buena madre, hija, esposa, compañera… es decir todo aquello que nos lleve a que nuestra identidad se construya a expensas de otrOs (siempre en masculino).

Esta es una huelga contra el ninguneo de las mujeres. Es una huelga contra la ignorancia del valor de las mujeres. Es una huelga por dignidad: la nuestra, la de nuestras hijas y del mundo que construirán en el futuro, es una huelga en definitiva, porque ESTAMOS HARTAS, MUY, MUY HARTAS.

Díganme, ustedes que me están leyendo, con sinceridad después de lo dicho y si reconocen todo lo que acabo de decir, una sola razón para no apoyar esta huelga. Díganme si están del lado de lo que las mujeres reivindican este 8 de Marzo. Díganme a qué lado de la pancarta están.

¿Creen que tanta injusticia no lo merece después de siglos de dominación masculina? ¿Creen que esto es una exageración? Eso también pensaban las personas que veían como las sufragistas se manifestaban a principios de siglo para pedir el voto para las mujeres: las apedreaban y las insultaban, pero sin ellas no habríamos llegado hasta aquí. Por ello, vamos a hacer esta huelga, y todas las que sean necesarias.

Por eso, porque somos feministas y estamos acostumbradas a resistir, pero también a combatir, vamos a hacer esta huelga para que el mundo se pare, y para que con ello a partir de ahora, y con el reconocimiento de todo aquello que se nos niega, vaya un poco más rápido, quizás no en velocidad, pero si para avanzar en todos los derechos que sistemáticamente se nos niegan.

Nos preguntan los hombres si pueden hacer huelga. Les decimos que esto es una huelga de mujeres para para decir miren, hoy no estamos y a ver si se las arreglan sin nosotras. Y si ellos quieren contribuir ese día que se hagan cargo de todas las tareas de las que ellas se hacen responsables a diario sin reconocimiento de ningún tipo, tanto en el trabajo asalariado como en el doméstico: que cuiden a menores y mayores, que hagan la comida, limpien los baños… todo eso que hacen día a día las mujeres y nadie lo valora.

Dejen a las mujeres y al Feminismo que este 8 de Marzo sea el día de sus reivindicaciones, y si quieren ayudar  a lo causa feminista tomen nota de lo que dice claramente  Kelley Temple, activista feminista del Reino Unido:

“Los hombres que quieren ser feministas no necesitan  que se les dé un espacio en el feminismo. Necesitan coger el espacio que tienen en la sociedad y hacerlo feminista”.

Esta es una huelga internacionalista de mujeres para que se mueva el mundo, sí, pero para demostrar, como lo haremos el próximo 8M,  que también lo podemos parar. Yo como soy de la generación en la que te machacaban cuando decías que eras feminista, ver las calles llenas de ellas me produce tal emoción que este 8M será para mi un día histórico, porque ahora ya no hay marcha atrás. ¡Por fin ha llegado nuestro momento!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

… monjas, putas, presas, locas y ¡endemoniadas!

Munilla, aquí una endemoniada que no puede más que reconocer que sus palabras constatan que vamos por el buen camino. Si usted dice que estamos endemoniadas es simplemente porque nos tiene miedo a todas las mujeres, a su poder, a sus avances, a su forma de organizarse y sobre todo, miedo a que a usted y todo lo que representa tengan los días contados de tanta ignominia contra nosotras.

Sí, estamos endemoniadas porque estamos empoderadas. Estamos endemoniadas porque somos feministas y encima nos sentimos orgullosas de serlo. Cuánto odio y cuánta humillación desprenden sus palabras desde su púlpito mediático, Radio María. Le imagino con un rosario en sus manos mientras su ignorancia se cuela por las ondas. Tenga lo que quiera entre sus manos, pero a nosotras sáquenos los rosarios de nuestros ovarios. Usted representa a la nueva Inquisición, la que deviene de aquella otra que durante siglos torturó y quemó a cientos de mujeres sólo por serlo, por nada más, queriendo ahuyentar con el fuego de sus hogueras, sus propios miedos. Pero no a todas, porque nosotras somos las nietas de las que no pudieron quemar los del hábito cruz en mano.

Señor Munilla, ha sido usted más que oportuno haciendo estas declaraciones a las puertas de la Huelga Feminista de este 8 de Marzo, una huelga que va a ser histórica y que a usted y a todos los suyos les van a poner los pelos de punta, no porque seamos brujas, sino porque van a poder ver, escuchar y oler muy de cerca nuestro poderío en las calles, en los trabajos, en las casas, en las universidades… por todos los lados, y no se lo van a querer creer. Puede que hasta usted diga que es un montaje mediático. Negacionistas siempre ha habido y usted tiene el perfil perfecto.

Yo, señor Munilla mientras tanto, le voy a mostrar cuál es el cartel de lo que las mujeres vamos a hacer en Bilbao, el día 8 de marzo además de la huelga. Y que le sirva de información, no vaya ser que quiera acercarse y no nos encuentre, aunque pensándolo bien también le puede servir para todo lo contrario, no vaya a ser que le entren ganas de exorcizarnos y la liemos. #EmakumeokPlanto  #YoParo8M.

Y deje de darnos clases de Feminismo. ¡Lo que nos faltaba!

Nota: el título de este artículo está parafraseado el de un libro de Marcela Lagarde “Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas” (1990).

#8M: Tiran más dos tetas…

“Nos gustan las copas grandes. Amamos los grandes partidos”. Así de chulos se ponían los del Bayern para anunciar el partido de Eurocup que van a disputar esta semana contra el Unicaja de Málaga. Siempre lo digo, cuando la testosterona invade el cerebro de algunos (en este caso los que han diseñado y aprobado la campaña) el resultado es un anuncio como este, absolutamente vergonzoso por sexista y ofensivo para nosotras.

Bayer

Este 8 de Marzo, traigo este ejemplo a colación porque es  sólo uno más de las miles de formas en que la #ViolenciaMachista se manifiesta día a día, minuto a minuto, vejando a las mujeres, cuando no asesinándolas. Recuerden que este 8 de Marzo del 2017 carga con 20 mujeres asesinadas en España en lo que va de año (cifra oficial), la peor cifra desde 2008. Más de dos mujeres por semana. Según un informe que ha realizado feminicidio.net, entre 2010 y 2015 se han contabilizado 681 feminicidios en el estado español, incluyendo entre otros, los asesinatos a mujeres por prostitución, transfóbicos, infantiles… Un informe que pone los “pelos de punta” pero que les animo a consultar para ver la realidad invisibilizada más allá de los datos oficiales.

Mapa Feminicidio

Este 8 de Marzo, tenemos que poner sobre la mesa la invisibilizada violencia machista que sufren las mujeres que se dedican a la política, y hay que hablar sin pelos en la lengua de la brecha salarial, porque aunque una corriente negacionista quiera desviar la atención, en Euskadi las mujeres ganamos un 26% menos que los hombres.

Este 8 de Marzo, denunciamos también la escasa participación de las mujeres en los puestos de responsabilidad y poder en todos los ámbitos: económico, político, empresarial, académico, artístico, cinematográfico, científico… Todos menos en uno: el de la precariedad laboral, ahí y en el de la pobreza nuestra “participación” gana de lejos. Así lo denunciamos el pasado 1 de Marzo en la Casa de Juntas de Gernika donde tuve el honor de leer un párrafo de la Declaración del 8 de Marzo consensuada por todos los partidos políticos vascos y Eudel.

Este 8 de Marzo, llevaremos muy cerca de nuestros corazones a las mujeres y niñas refugiadas víctimas de explotación y acoso sexual, poniendo al límite sus ya deplorables condiciones de vida en su viaje en busca de una vida mejor.

Este 8 de Marzo, vamos a salir a la calle por todo esto y por mucho más que escribo en este blog de vez en cuando y que estos días nos cansaremos de oír en todos los medios. Vamos a salir a reclamar que ya vale de tanta pasividad institucional y que si todo lo aquí expuesto les sucediera a los hombres, otro gallo cantaría. Por ello, un movimiento organizado de mujeres a nivel mundial ha organizado el Paro Internacional de Mujeres 8M contra los feminicidios, la desigualdad salarial y la explotación económica.

Por todo ello, repito, porque es inadmisible, y porque no se puede estar impasible ante un sistema que maltrata, humilla, discrimina y mira para otro lado la mayoría de las veces ante las injusticias que se comenten con la mitad de la población. Saldré para reclamar justicia y una apuesta sólida, decidida e inequívoca por parte de las instituciones para acabar con la desigualdad entre hombres y mujeres. A las instituciones y a cada una de nosotras, porque como dijo Emma Watson en su discurso ante las Naciones Unidas, “Si no soy yo, ¿quién? Si no es ahora ¿cuándo?”. 

8M paro  bilbao

 #YoParo. Heteropatriarkatuaren aurkako nazioarteko enplegu, zaintza eta kontsumo etenaldia.

#8 de Marzo. Los privilegios de los hombres

Hace unos días escribía a propósito del Día Internacional de las Mujeres sobre la Violencia de Género, sus consecuencias y sobre todo, lo que desde mi punto de vista queda por hacer para acabar con esta execrable lacra que sufren millones de mujeres en el mundo, cada día, cada hora, cada minuto…

Enlace permanente de imagen incrustada

#8 de Marzo

Hoy #8 de Marzo es un día reivindicativo sí, un día para visibilizar las grandes desigualdades que existen todavía entre mujeres y hombres con cifras y con datos, pero sobre todo, para repensar qué se está haciendo realmente y para preguntarnos a quién, además de a las mujeres, les importa la Igualdad. Yo, cuando me lo cuestiono, llego a la tremenda conclusión de que importa poco y como causa de ello se frenan continuamente los avances conseguidos después de más de un siglo de lucha feminista. Como consecuencia de esa falta de interés y compromiso real, la Igualdad pasa a siempre a estar en los últimos puestos de la agenda política. Es ese carácter cíclico y perentorio que tienen las Políticas de Igualdad, que dependen de quién esté en el poder y de que las personas que estén tengan una gran capacidad de persuasión para hacer que la agenda cambie. Así, siempre nos encontramos con la eterna justificación de que hay cosas más importantes que solucionar: la crisis, el desempleo, la exclusión social, el cambio político… La cuestión es que en la base de todos esos problemas está la propia desigualdad de género y que la solución debe pasar por una implementación de las políticas de Igualdad a todos los niveles. Mientras no se afronte desde esta perspectiva de género, no se solucionarán y lo que es peor, se seguirán replicando continuamente. Por eso la Igualdad de Género debe estar  en la base de todas las Políticas, porque es Política en sí misma.

¿Qué puede hacer la UE?

Con este convencimiento he acudido esta semana a una interesantísima Jornada de trabajo en Bruselas The Fight for Gender Equality and Against Gender-Based Violence: European Perspectives 2015, (La Lucha por la Igualdad y contra la Violencia de Género: Perspectivas Europeas en 2015), organizada por el Grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo. Se dijeron muchas cosas y se lanzaron muchos datos que aunque ya sabidos, nos resistimos a dejar de repetir. Algunos de ellos:

  • La crisis se está cebando con las Mujeres: El número de mujeres desempleadas es mayor que el de los hombres (en Febrero en el Estado español la Tasa de paro es superior en dos puntos a la de los hombres y hay 276.000 mujeres más que hombres sin empleo).
  • 1 de cada 3 mujeres han sufrido algún tipo de agresión sexual en la Unión Europea. En Euskadi en 2014, más de 5.000 denunciaron haber sido agredidas).
  • Si se alcanzase la Igualdad en el mercado laboral, el PIB se incrementaría en Europa un 30% de media (32% en Estado español).
  • Si se contabilizase el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado de las mujeres, este equivaldría al 27,4% del PIB *.
  • Las Mujeres dedican diariamente más del doble de horas al cuidado del hogar y de dependientes que los hombres (1:50 ellos y 4:04 ellas)*.

Sin embargo, y a pesar de estos y otros muchos datos más que confirman que la Igualdad de Género sólo aporta beneficios para toda la sociedad, los frenos son inmensos. Así, y a modo de ejemplo, en la Unión Europea acaba de ser paralizada la Directiva por la que se ampliaban los permisos de maternidad y paternidad, parece ser que “por salir muy caros”. ¿Sólo por eso?. Y por poner otro ejemplo, a una pregunta que realicé en dicho Foro sobre si la UE podría hacer algo para frenar los ratios de desempleo voraz que atenazan la vida de las mujeres y las aboca a la pobreza presente y futura, la respuesta fue demasiado política y frustrante: “estamos en ello”.

LLeno PE

Los privilegios no reconocidos

Lo que está detrás de la Desigualdad de Género es la incapacidad de reconocer que los varones parten de una situación de privilegio y que admitirlo supone dejar sitio a las mujeres para ocupar el espacio que les corresponde en todas las áreas de la vida: la política, la social, la laboral y la personal. Ese sería un buen principio pero me resisto a llamarlo simplemente generosidad. En un día como este 8 de Marzo, reivindico el derecho a ocupar ese espacio a sabiendas de que ello se traduce sistemáticamente en estar continuamente cuestionadas y observadas, requiriendo además, un sobre esfuerzo pocas veces reconocido. Por contra, hasta tenemos que oír que muchas ocupan un lugar que “se les ha regalado” simplemente por ser mujer. No cabe más injusticia, más desconocimiento y más ignorancia que lo que esa frase encierra. La cuestión es, cuántos espacios y oportunidades se nos han robado por serlo. Mientras, seguimos trabajando por conseguirlo, para que haya más mujeres en los ámbitos de poder que defiendan nuestros intereses y sobre todo, para que el patriarcado y los que se instalan en él, desaparezcan. Trabajo arduo, pero convencidas de que aunque todos esos beneficios que la Igualdad entre Mujeres y Hombres son una realidad, aspiramos a que se conviertan en hechos efectivos sin posibilidad de involución… Nuestro lema mientras tanto, “insistir, insistir e insistir” ( y me temo que también resistir). 

* Datos de Encuesta Empleo del Tiempo 2009-2010. INE

#8 de Marzo. Una violación cada 7 horas

En vísperas de la celebración del Día de las Mujeres, #8deMarzo, es imperativo hacer un repaso a los avances conseguidos este último año y sobre todo poner en evidencia aquellos que no se han conseguido o que en el peor de los casos,  han retrocedido.

todos los dias

Comencemos por la lacra más repudiable: la Violencia de Género. El año pasado 53 mujeres fueron asesinadas víctimas de la violencia machista en el Estado español. Sólo una menos que en el 2013. De ellas, tanto la víctima como el agresor, en un 70% eran de nacionalidad española. En ese año hubo 125.000 denuncias por violencia de género, es decir 342 al día. En Euskadi esta estadística es más dramática en 2014: fueron asesinadas 3 mujeres, 2 más que el año anterior y 5.125 fueron víctimas de la violencia de género, casi un 3% más que el año anterior. Este año, ya han sido 3 las mujeres asesinadas, en el estado.

Viendo estas cifras no podemos ser muy optimistas: la violencia machista crece y sólo denunciarla como haremos este 8 de Marzo en las calles, en los medios y en todos los sitios que se pongan a nuestro alcance, no es suficiente. Es necesario revisar profundamente todas las políticas que se han diseñado y que claramente no están siendo eficaces. Hay una obcecación política general en querer tratar a las mujeres únicamente como víctimas y no abordar el problema desde la prevención y la educación. Así, la Ley de Violencia de Género estatal (Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género) se ha declarado abiertamente ineficiente: casi 800 mujeres asesinadas desde su puesta en marcha. Una secuela, en su décimo cumpleaños, que merece una sincera evaluación y una profunda reformulación porque hay temas que no están incluidos en la misma, como la trata de mujeres o la mutilación genital. Y es incomprensible que en la misma se defienda o proteja a las mujeres que  son maltratadas por sus parejas o ex-parejas sentimentales y se deje fuera a las demás,  porque así ¿dónde quedan el resto de mujeres que son madres, hijas, hermanas, etc? Y las prostitutas? La violencia machista también se ceba sobre ellas, pero con ello se evidenciarían unas cifras escalofriantes sí, pero las reales… las que son ciertas.

Y sobre todo, lo que la Ley necesita es una dotación de recursos importante para afrontar esta lacra que afecta a miles de mujeres. En vez de eso, en los tres últimos años se han reducido, por ejemplo, hasta en un 30% los fondos para prevenir la violencia de género.

Otro de los asuntos más espinosos que no incluye la Ley es la violación fuera de la pareja: en España se produce una violación cada 7 horas, más de tres al día (denunciadas). En Europa 10 millones de mujeres han confesado haber sido violadas. ¿Quién puede mirar para otro lado? El filósofo marxista Ludovico Silva dijo en 1975: “Ser heterodoxo no es violar un dogma, al fin y al cabo violar un dogma es como violar a una doncella: hay quejas, pero hay placer”. Aunque han pasado muchos años (igual no tantos), el imaginario colectivo sobre la violación permanece casi intacto sobre el tema de la violación. Un horrible “crimen” sexual que mutila la vida física y psicológica de tantas mujeres alrededor del mundo. ¡Todos los días!

Parece que este en el que vivimos es un mundo bastante hostil para las mujeres, ¿verdad? Y es que ya está bien de que las mujeres seamos educadas en el miedo  y ya basta de que los asesinos y agresores machistas tengan a menudo una presunción de inocencia casi “per se” que no ocurre si se cometen otro tipo de delitos. Un 8 de Marzo más, reivindicamos y mostramos nuestro hartazgo. Un 8 de marzo más saldremos a la calle,  aunque para nosotras todos los días son 8 de marzo. Yo por mi parte, este año voy a contribuir viajando como invitada con un grupo de mujeres hasta Bruselas, para trabajar en una jornada en el Parlamento Europeo cuyo objetivo es fomentar las políticas y estrategias por la Igualdad de Género y contra la Violencia machista en Europa,  #Greens4Equality. Ya les contaré…