… monjas, putas, presas, locas y ¡endemoniadas!

Munilla, aquí una endemoniada que no puede más que reconocer que sus palabras constatan que vamos por el buen camino. Si usted dice que estamos endemoniadas es simplemente porque nos tiene miedo a todas las mujeres, a su poder, a sus avances, a su forma de organizarse y sobre todo, miedo a que a usted y todo lo que representa tengan los días contados de tanta ignominia contra nosotras.

Sí, estamos endemoniadas porque estamos empoderadas. Estamos endemoniadas porque somos feministas y encima nos sentimos orgullosas de serlo. Cuánto odio y cuánta humillación desprenden sus palabras desde su púlpito mediático, Radio María. Le imagino con un rosario en sus manos mientras su ignorancia se cuela por las ondas. Tenga lo que quiera entre sus manos, pero a nosotras sáquenos los rosarios de nuestros ovarios. Usted representa a la nueva Inquisición, la que deviene de aquella otra que durante siglos torturó y quemó a cientos de mujeres sólo por serlo, por nada más, queriendo ahuyentar con el fuego de sus hogueras, sus propios miedos. Pero no a todas, porque nosotras somos las nietas de las que no pudieron quemar los del hábito cruz en mano.

Señor Munilla, ha sido usted más que oportuno haciendo estas declaraciones a las puertas de la Huelga Feminista de este 8 de Marzo, una huelga que va a ser histórica y que a usted y a todos los suyos les van a poner los pelos de punta, no porque seamos brujas, sino porque van a poder ver, escuchar y oler muy de cerca nuestro poderío en las calles, en los trabajos, en las casas, en las universidades… por todos los lados, y no se lo van a querer creer. Puede que hasta usted diga que es un montaje mediático. Negacionistas siempre ha habido y usted tiene el perfil perfecto.

Yo, señor Munilla mientras tanto, le voy a mostrar cuál es el cartel de lo que las mujeres vamos a hacer en Bilbao, el día 8 de marzo además de la huelga. Y que le sirva de información, no vaya ser que quiera acercarse y no nos encuentre, aunque pensándolo bien también le puede servir para todo lo contrario, no vaya a ser que le entren ganas de exorcizarnos y la liemos. #EmakumeokPlanto  #YoParo8M.

Y deje de darnos clases de Feminismo. ¡Lo que nos faltaba!

Nota: el título de este artículo está parafraseado el de un libro de Marcela Lagarde “Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas” (1990).

Caldo machista en ebullición

Ane es una mujer joven de 25 años. Es parte de mi familia y desde hace tres, no es capaz de volver a casa sola por las noches. No sabemos qué le ha pasado porque por mucho que preguntemos para intentar ayudarla, no suelta prenda. Se nos parte el alma cada vez que llama a casa para que sus aitas bajen para acompañarla cuando ninguna de sus amigas o amigos han podido hacerlo. He hablado con ella mirándola a los ojos, para intentar convencerla de que no puede sucumbir al temor de que algo le vaya a ocurrir. Me mira con tristeza y me dice que tengo razón y que lo intenta, pero que por las noches a la hora de regresar a su casa, le invade el miedo y no puede dominarlo.

Es desgarrador comprobar como una mujer a la que hemos educado en la libertad, la igualdad y en el empoderamiento como mujer, no pueda hacer una vida normal en base a esos valores porque todos y cada uno se van al carajo cada noche. Ni que decir tiene que nos aterroriza pensar qué le ha podido ocurrir para que su vida se haya teñido de miedo y de falta de libertad.

Puede que Ane esté entre las 3.465 mujeres (un 7% más que en 2016) que han sufrido violencia machista en Euskadi entre enero y octubre de este año, según datos de Emakunde: más de once mujeres al día que han sido vejadas, violadas, humilladas… la última, ayer mismo en Barakaldo donde una menor ha denunciado haber sido agredida sexualmente por cuatro jóvenes. Ya ven, las manadas se han puesto de moda y conocemos nuevos casos cada día: es lo que tiene sentirse más machotes cuando uno se cree protegido entre colegas a cuál más machirulo. El caldo machista está en ebullición.

Pero termina el año y aunque duela hay que hacer balance. Un balance trágico en el que la violencia machista ha dejado dos mujeres asesinadas en Euskadi y  52 mujeres y nueve de sus hijas e hijos en el resto del estado español.  Sin olvidar que 26 menores se han quedado sin madre. Si llevamos esta cifra al número de feminicidios las asesinadas son 90, según aporta la red feminicidio.net. 

Vuelvo a preguntarme y les invito a que ustedes se hagan la misma pregunta, si en vez de mujeres hubiera sido otro tipo de asesinatos, ¿qué se hubiera hecho? ¿Una simple declaración institucional? ¿Un rechazo simbólico? Sólo a nivel mediático una cadena de asesinatos como la que se produce cada año en el estado español hubiera tenido una repercusión mediática exponencialmente más intensa. Recordemos, porque no hay que dejar de hacerlo, que en quince años 920 hombres han asesinado a sus parejas o exparejas. De nuevo cifras oficiales que dejan en los márgenes de las estadísticas todas aquellas que fueron asesinadas por hombres familiares, amigos…

Cifras, estadísticas, declaraciones, condenas de lo políticamente correcto… pero ¿saben? lo que necesitamos son medidas. La primera de ellas es la de dotar a la lucha contra la violencia de género de un presupuesto honesto con la gravedad de lo que está ocurriendo. Sin embargo, estamos asistiendo al arranque del Pacto de Estado contra la Violencia Machista aprobado en Julio, con importantes carencias desde mi punto de vista, y que de sus más de 200 medidas acordadas después de amargos debates, ninguna ha sido puesta en marcha a día de hoy.

Estos días hemos visto como por fin, se va a dotar al Pacto con 200 millones de euros. De ellos, 20 corresponde a los Ayuntamientos. Hagan la cuenta: unos 2.400 euros de media por cada uno. Una cantidad pírrica para hacer frente a lo que empieza a denominarse ya, terrorismo machista. Hace falta mucha, mucha voluntad política para acabar con la violencia machista, y esa evidente falta de voluntad es la que está permitiendo que las mujeres sean asesinadas, violadas, humilladas y despojadas de su dignidad. Alguien tiene que poner fin a esta lacra, y ante la pasividad de los políticos, me temo que solo las feministas vamos a poder hacerlo con mucha presión en las instituciones, sí, pero también en las calles.

Y es que el machismo campa a sus anchas y  los machirulos no dejan de insultar  a las mujeres y poner en entredicho la lucha feminista, incluso los que se tienen por más intelectuales porque oigan, si algo tiene el machismo es eso, que no distingue de condición ni de intelecto: pone a todos los machirulos al mismo nivel, es decir el del puñetero barro.

Sigamos luchando porque miles de mujeres se lo merecen y porque ya vale de simples condenas autocomplacientes. No nos cansaremos de insistir. Somos feministas y estamos acostumbradas a resistir. Soy feminista y mi compromiso es serio y contundente. Cada día mayor, cada año con más rabia, y este que acaba es solo un preludio de lo que vendrá. Si dicen que este 2017 fue el año del feminismo, ahora empieza lo bueno!

 

El clítoris es político

“Conocer el clítoris es profundamente político y estratégico”. Con esta afirmación la activista y luchadora guatemalteca Lolita Chávez, dejaba impactado al auditorio de la sala Petra Kelly del Parlamento Europeoen el 25 aniversario del descubrimiento de su asesinato por violencia machista, el jueves 19 de octubre  en la conferencia “Justicia Climática: La Transición Energética con Perspectiva de Género” en Bruselas, con una sala al completo y que hasta a sus propios organizadores y organizadoras sorprendió el interés suscitado.

Lolita Chávez está nominada al Premio Sajarov de los Derechos Humanos que concede el Parlamento Europeo, y por ello  fue invitada para abrir la conferencia  y dar su opinión con respecto al tema que se iba a tratar. Y empezó a hablar, y nadie, absolutamente nadie, pudo abstraerse de las palabras de esta mujer que se pasea por el mundo vistiendo como indígena que es, como forma de reclamar la identidad que le quieren arrebatar, y a la que unos momentos antes de que empezara la conferencia tuve el honor de saludar: daba gusto ver cómo se movía  por la cantina del Parlamento Europeo entre trajes, corbatas y tacones. Todo un ejemplo de dignidad.

Había conocido a Lolita el día 8 de este mismo mes en el acto político, Reconocer la Verdad de las Mujeres celebrado en Bilbao,  para reflexionar desde las experiencias de diferentes tipos de violencia machista en los últimos 50 años, qué y cómo pueden aportar al proceso de Paz, organizado por el Foro Social/Foro Soziala. Escuchamos a diversas mujeres con testimonios muy duros, violación, torturas policiales, lesbofobia, racismo… pero cuando Lolita cogió el micrófono fue cuando se nos encogió el corazón, con su sabiduría, con su dulzura, con su rabia, con su acumulación de sufrimiento por haber y seguir sufriendo la violencia en su carne por ser luchadora, por ser indígena, y sobre todo por ser mujer. Lloramos en silencio, sufrimos con ella y nos correspondió con una lección de tenacidad en la lucha, de no dejarse vencer, en  pocas palabras,  con una lección de esperanza. #NikSinistenDizut

Pregúntense qué tiene que ver el clítoris con la Justicia Climática, pero si la hubieran escuchado lo hubieran entendido. Lolita habla de las mujeres como motor del cambio y para ello defiende el empoderamiento de las mismas. Empoderamiento que no puede darse si no hay una lucha continua contra el patriarcado y sin una “revolución” desde lo íntimo a lo público. Y es ahí, cuando las mujeres son capaces de romper la barrera invisible entre ambos espacios, cuando se vuelven poderosas, pero también peligrosas. Nos contó que ella no supo lo que era el clítoris hasta estuvo en la universidad, y al decirlo se le notaba la rabia contra quienes ocultan y privan a las mujeres de armas poderosas para su lucha: el conocimiento y control de su cuerpo. Nada nuevo dirán, y esto lo aporta la autora de este post, nada que no deja de pasar. En la derecha es sabido pero en la izquierda, el machismo y el patriarcado se cuelan por  todas las rendijas para privarnos de lo que nos da poder.

Este pequeño análisis con el que comenzó la conferencia tiñó de morado y verde toda la tarde en Bruselas. Se habló de muchas cosas, y se puso en evidencia a través de las ponentes, la mayoría mujeres como no podía ser de otra manera, que las mujeres y las niñas son las que más sufren a causa del cambio climático y sus consecuencias, no sólo económicas porque de partida son más pobres, también a causa de las violencias machistas después de todos los desastres.

Las conclusiones a las que se llegaron fueron importantes, como la transcendencia de definir y visibilizar el rol que las mujeres juegan en la Transición Energética hacia energías limpias, y en la mitigación del cambio climático, porque ello beneficiaría a las mismas en primer lugar.

Sin duda, una de las ideas centrales es que para llevar a cabo esta transición hay que poner en el centro los cuidados de la vida: creo que ya nadie discute que somos interdependientes y ecodependientes, o lo que es lo mismo, todas las personas necesitan cuidarse entre ellas (sin que esto sea responsabilidad de las mujeres únicamente) y cuidar del planeta. Un planeta al que como dijo Nerea Ramírez de Ecologistas en Acción en vez de cuidarlo, le hemos declarado la guerra y no dejamos de hacerle daño.

Es por tanto prioritario, como conclusión final, reconocer que las mujeres son agentes imprescindibles en la Transición Energética y ahí las políticas locales juegan un papel importantísimo. Queda mucho por hacer, y la clave es saber cómo se van a implementar dichas políticas en todos los programas a nivel europeo, estatal, autonómico y local. Es difícil, pero es cierto que conferencias como estas ponen el debate en la agenda política y de paso se cuela el clítoris en la misma. No me quejo: me parece un triunfo.

Nota: La Conferencia estaba organizada por los Verdes/Ale del Parlamento Europeo. Gracias a Florent Marcellesi y Linnéa Engstrom por organizar debates en torno a la necesidad de la participación de las Mujeres en temas de gran calado político.

Hay política #MásAlládeCatalunya

¿Quién mató a Petra Kelly?

“Cuando la justicia se convierte en injusticia, la resistencia se convierte en un deber”

Descubriendo a Petra Kelly

Hace un par de meses, de Petra Kelly yo sabía lo justito, que era una de las fundadoras del Partido de los Verdes, y diputada en el Bundestang. En aquellos años, los 80, me temo que estaba más interesada por trabajar, estudiar y divertirme. La ecología para mí por entonces consistía en ir a las manis contra la OTAN y las centrales nucleares, y cómo no, llevé en mi solapa la típica txapa de “Nuklearrik EZ, Ezkerrik Asko” durante años. Esa que el pasado sábado día 4 de febrero nos tuvimos que volver a poner para exigir, todavía hoy, el cierre de Garoña: Orain eta Betiko.

Sol Garoña

Petra además estuvo en Gernika en abril de 1987, donde depositó un ramo de flores debajo del árbol de Gernika en memoria de las víctimas del Bombardeo. Era alemana y profundamente pacifista y como gesto de reconciliación por parte alemana, reivindicó la creación de un Centro por la Paz y la Reconciliación. 

El libro Vida y muerte de Petra Kelly en mis manos

portada libro Petra Kelly

El caso es que el reencuentro con Petra Kelly, fue a raíz de que Rosa Martínez Diputada de Unidos Podemos por Bizkaia en el Congreso, pusiera el libro en mis manos en forma de regalo. Estoy convencida de que de alguna manera este libro me eligió a mí y no al revés. Y ha sido ciertamente una revelación. Sobre todo por conocer a esta admirable e incansable mujer, tan desconocida. Una cosa que me sorprendió, por ejemplo, su biografía en la Wikipedia es cortísima, apenas 30 líneas…

Así que me puse a leer el libro y lo engullí. Y pasé por diferentes estados de ánimo mientras lo leía: admiración y decepción, compasión, desacuerdo en algunos temas y total acuerdo en otros, y sobre todo al final, mucha rabia en lo que tiene que ver con su muerte. Petra se definía según leemos en el libro, como “intuitiva, intensa y subversiva”, y eso es toda una fuente de inspiración para mí, porque ciertamente he conocido pocas personas que me inspiren, pero las que lo han hecho siempre han sido mujeres, y no siempre famosas.

Las Leyes de la física política

Más allá de este descubrimiento de esta gran mujer, el libro me ha sorprendido también, porque a pesar de los años que han pasado, he identificado muchas cosas que están de plena actualidad.  Cosas que ya por entonces se hicieron mal y que fueron el germen del fracaso de la acción política verde: por ejemplo cuando pierden las elecciones de 1990, Petra afirma con rotundidad que el partido había ignorado las “leyes de la física política” (concepto muy interesante a tener en cuenta) “al mantener un perfil bajo e ignorar la importancia de liderazgo y de una estructura fuerte”… díganme si esto no lo han leído hoy mismo en el periódico y no sólo con respecto a un partido político.

Petra horizontal

Pero también en el libro se habla del  apego al poder, luchas internas iguales que las de ahora, conceptos organizativos caducos que ya entonces Petra denunciaban como “las nociones desfasadas de la lucha de clases” que impedían abrir un espacio nuevo aglutinador que aún hoy algunas seguimos buscando y trabajando para que sea una realidad. Creo que Petra a pesar de todo, nunca perdió la esperanza, así que nos inspiraremos en ella en los momentos más difíciles.

La larga marcha a través de las instituciones

La verdad es que su lectura también ha sido una inspiración para mí en mi quehacer político diario. Decía Kelly que hay que  perseguir el cambio en “la larga marcha a través de las instituciones” pero sin perder el contacto con la gente, promoviendo el activismo y la resistencia y así afirmaba “cuando la justicia se convierte en injusticia, la resistencia se convierte en un deber”. Un cambio que ella ya decía “debiera ser desde abajo y no desde arriba”, concepto que oímos en la actualidad muy a menudo.

Petra feminista

Petra hablaba de feminismo. Ella era feminista y hacía y decía cosas de gran calado intelectual en aquellos años en los que se estaba escribiendo uno de los capítulos más importantes de Teoría Feminista: “Estamos tan condicionadas por los valores masculinos, que hemos cometido el error de emularlos al precio de nuestro propio feminismo”.

Ojalá hoy, 30 años después esta frase fuera solo parte de esa historia téorica. Sin embargo el patriarcado no ha dejado de avanzar y las mujeres seguimos infrarrepresentadas en todos los ámbitos de poder, uno de ellos la política tan masculinizada y tan llena de machos alfa, que pones la tele o lees la prensa y el olor a testosterona (o a Varón Dandy) lo impregna todo. Petra fue y es un referente para tantas mujeres que creemos que la política ha de feminizarse. A ella también le costó el rechazo de compañeros de partido: fue desplazada y cruelmente marginada dentro del que ella había sido fundadora.

Asesinada por Violencia Machista

Y llegamos casi al final porque es el final de su vida y el libro también retrata sin ambages la otra cara de Petra, la de la mujer que en su vida privada no era tan fuerte y que aunque vivió con total libertad sus relaciones con diferentes amantes, la relación que la marcó fue altamente tóxica, y así con el que decidió vivir terminó matándola. Todo el mundo quiso sellar su muerte y la de su compañero de un plumazo y se dijo que habían acordado suicidarse. Hoy podemos afirmar que fue un asesinato machista de manual. Su compañero Gert Bastian, ex general de la OTAN y dicen que colaborador de la Stasi, la mató mientras dormía y luego se suicidó. Ella tenía 45 años, él 69.

Verhaftung von Petra Kelly

Fatal destino para una mujer que dicen quienes la conocieron que su capacidad de análisis y argumentación eran absolutamente incontestables. Menos mal que este libro aunque sea 23 años después, nos la devuelve entera, con grandezas y miserias, por eso, más humana y más cercana. Y sólo me queda preguntarme que nos diría ahora en este año en el que hubiera cumplido los 70.

De una cosa estoy segura, que hubiera acudido a la manifestación del sábado pasado en Bilbao contra Garoña con nosotras, con su casco y sus flores, no lo sé… pero a mí al menos me gusta recordarla así.

 NOTA: Este texto forma parte de la presentación del libro Vida y muerte de Petra Kelly en Bilbao  en  Louise Michel Liburuak. El libro ha sido editado en España por Ecopolítica a los de 25 años de su publicación. 

¡Agarrarlas por el coño!

Esta lindeza es obra de uno de los hombres con más poder del mundo que odia a ciencia cierta a las mujeres, el nuevo presidente de E.E.U.U., Donald Trump.

Este elemento decía esto a propósito de que si eres una estrella (como lo es él) puedes hacer con las mujeres “lo que te dé la gana”, por ejemplo “agarrarlas del coño”. Este individuo, de facto ya uno de los hombres con más poder del mundo, alardea públicamente y sin ningún tipo de tapujos de despreciar y denigrar a las mujeres, de considerarlas un simple objeto y de insultarlas y vejarlas si está a su alcance. A mí personalmente me da mucho asco, tanto oírle como verle. Tipejos como este debieran estar en cursos de reeducación, pero hete aquí que va y gana las elecciones del país que marca los designios del mundo en muchos casos.

WMartxa 5

Me da mucha pereza hablar de este misógino machista de apertura de bragueta rápida y fácil, y testosterona hasta en las uñas, con cuatro denuncias de acoso sexual a mujeres a sus espaldas que al parecer no le pesan: todo lo contrario, alardea y se jacta de perseguirlas. Ciertamente da mucho “miedito” pensar en qué va a pasar con las políticas públicas a favor de las mujeres que están en marcha en dicho país. El viernes ya se desayunaba firmando un decreto contra el sistema de salud conocido como “Obamacare” que ha sido considerado uno de los mayores logros del mandato de Obama.

trump 2

A este tipo no le tiembla ni una pestaña para darle la vuelta a todo lo que tenga un tinte social que mejore la vida de las personas, excepto la de las que son multimillonarias, que para ellas nunca es poco y el dinero al fin y al cabo lo consigue todo: hasta una presidencia en un país que abandera la democracia.

washington Marcha

Pero a las mujeres tampoco, y una Marea Rosa se ha desplegado en 670 ciudades del país, con una asistencia de más de un millón de personas en total, y en otras 70 ciudades de todo el mundo, lanzando un mensaje de resistencia al nuevo presidente para dejar bien claro que ni le apoyan, ni van a dejar que se dé un paso atrás en los derechos y dignidad de las mujeres. Estas Marchas de las Mujeres no serán las últimas porque desafortunadamente vamos a tener mucho que ver y oír contra las mujeres de boca de este impresentable, y por tanto es necesario que cristalice también en Europa porque aunque la sombra de Trump es demasiado alargada, muchos países cercanos se pasan los derechos de las mujeres por la “entrepierna”, y nunca mejor dicho.

WMartxa 4

Es cierto, Trump no es el único representante político machista del mundo (y si hablamos del estado español nos salen unos cuantos) pero si el que más poca vergüenza tiene. Si la feminista norteamericana Kate Millet levantara la cabeza, no se creería que en 2017 esto estuviese ocurriendo y su famosa frase de “lo personal es político” hasta se le quedaría corta. ¡Me temo!

WomensMarch#Emakumeen Martxa