Karrantza espera a Mathias

Viernes 12 de abril de 2019

Esta mañana, Mª Esther y yo, hemos ido a tomar un cafecito al bar Plaza de la Plaza Moraza, para poder agradecerle personalmente a la dueña, el día libre que le ha dado al chico venezolano que trabaja allí, a fin de que pueda asistir a la XXIV Comida de vascos venezolanos que celebraremos el próximo sábado 27 de abril en Ziortza-Bolibar, lugar de nacimiento del quinto abuelo de Simón Bolívar. Este chico llegó en abril de 2017 tras recibir en el lóbulo derecho de su cara una bala. La policía quería devolverlo nuevamente a Venezuela pero él solicitó asilo político. Estuvo en esa situación siete días en el aeropuerto de Barajas, hasta que finalmente le permitieron entrar. Hoy, trabaja en ese establecimiento y está feliz de poder contarlo.

A la tarde, Aitzbea y Alexeidry, directivas de la Asociación Tierra de Gracia y nosotros, nos hemos trasladado a Karrantza Harana/Valle de Carranza, a fin de llevarle a Luis, Nei y Mathias una pequeña ayuda que ha recibido la Asociación tras el llamamiento que hice en este blog y que aprovecho nuevamente la ocasión para agradecer a tanta gente generosa y a todas las personas que habéis aportado vuestro granito de arena que permite que vean con otra perspectiva la situación tan difícil que están viviendo.

Llegar a Karrantza es emplear una hora por una carretera sinuosa, muy bella, pero con muchas curvas y donde se pasa por Villaverde de Truzios y se ven casa indianas, algunas muy interesantes aunque algunas deteriorándose por el abandono. Llegar en tren es utilizar hora y media a una localidad con 32 barrios pedáneos, mucha ganadería. El Karpin y la Cueva de Pozolagua, son lugares dignos de ser visitados.

Hemos sido recibidos por Luis, Nei (quien como sabéis está embarazada de cinco meses y el nuevo bebé karranzano se llamará Mathias) y Miguel Ángel (el sacerdote que les ha acogido). Ha sido un encuentro muy agradable, humano, de paz, convivencia, en definitiva una belleza. Nos han preparado un zumo de manzana delicioso y como decía Luis, lo importante es pelar las manzanas y utilizar manzanas de varias clases para que el sabor sea más intenso y no haya restos de pieles. Han tenido el detallazo de regalarles a la Asociación una cartulina con la cita de de Jeremías 33-3 que dice así: “Llámame, y yo te responderé y prontamente te informaré de cosas grandes e incomprensibles que no has conocido” . Finalizan agradeciéndoles la humildad que tienen y con la que trabajan y les desean que Dios les bendiga el resto de sus vidas. Son chavales jóvenes muy agradecidos por la suerte que han tenido de encontrarse con esta Asociación y con mucha fe en su destino.

El padre Miguel Ángel fue el gran salvador de esta pareja gracias al contacto que entre el saxofonista Paéz y Alexeidry hacen con él, que como contamos en el relato sobre la maleta solitaria, hizo que dejaran de dormir a la intemperie y tuvieran un techo en esta localidad bizkaina. El Padre Miguel Angel, como le llaman los jóvenes venezolanos, es una persona muy interesante, culta, humana, agradable, muy social y que transmite paz. Nos contó que había nacido en Pamplona y que había estudiado Teología laica y vivido en Francia, había estado en la Comunidad de Taizé, y posteriormente en Deusto donde se había ordenado hacía una década. Ha sido alumno del recién ordenado Obispo de Bilbao, Joseba Segura, trabajó en Cáritas hasta que el obispo Izeta le asignó a Karrantza.

Hubiésemos estado muchísimo más tiempo, pero teníamos por delante el regreso. Nos han ofrecido también unas pastas deliciosas de la panadería “Matxako”. Ahí trabaja un nicaragüense que junto con su esposa, comparte vivienda con ellos. También está muy orgulloso de esta pareja y nos comenta la población nicaragüense que vive actualmente en Karrantza, fundamentalmente mujeres que vienen a través de una orden religiosa y trabajan en el cuidado de personas mayores y necesitadas. Nada menos que unas cien.

Regresamos a casa con una gran paz interior y con la sensación de haber estado de vacaciones una semana en un lugar precioso.

Un comentario sobre “Karrantza espera a Mathias”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *