Los procesados catalanes y Emilio Olabarria – Matemos políticamente a Torra.

Jueves 17 de octubre de 2019

Los procesados catalanes y Emilio Olabarria

En 1995 se discutió en el Congreso el proyecto de ley de Rebelión. El Grupo Vasco presentó dos enmiendas. De las dos se aprobó una. La fundamental para que el llamado delito de sedición se aplicara con el criterio de que debería tener una pena distinta a la de Rebelión si no había habido violencia.

La otra enmienda no prosperó. Pedíamos que el delito de rebelión se acompañara de auténtica violencia. Gracias a la enmienda que defendió brillantemente el diputado de EAJ-PNV Emilio Olabarria, las penas del procés han sido menores y toda la argumentación del juez Llarena sobre la Rebelión y las acusaciones del Fiscall han decaído. Y eso gracias al EAJ-PNV y en concreto a Emilio Olabarria que defendió las dos enmiendas con vehemencia y buena argumentación jurídica.

Emilio Olabarria no solo ha sido diputado por Araba sino miembro del Consejo General del Poder Judicial y Secretario de la Mesa del Congreso. Y lamento que este dato no se ponga en valor y me entristece que a Emilio no se le pregunte por lo que hizo que fue fundamental. Suelo hablar del adanismo de la política vasca. He aquí un ejemplo más. Que también en Catalunya lo sepan.

Matemos políticamente a Torra

El principal delito de Quim Torra, según dicen de él, es que es un “activista” y no un presidente. Casado y Rivera deben ser exquisitos políticos que miran cada día por el bien de todos pidiendo la aplicación del 155 y estados de excepción. Gente que demuestran asimismo muy mala entraña deseando lo peor para los demás.

No siempre acierta Torra pero la campaña que le montaron el pasado miércoles para tratar de demostrar que no condenaba la violencia fue inicua. No se tuvieron en cuenta las mil declaraciones que había hecho en el pasado, ni su intervención de madrugada, ni sus intervenciones en el Parlament. Torra es culpable.

Verle a una periodista de la Sexta hacerle tres veces la misma pregunta buscando que no la contestara teniendo en cuenta que Torra no tenía que someterse a una reiteración semejante, aunque hubiera estado bien que hubiera dicho desde el principio que una vez más condenaba la violencia como no hizo nunca Rajoy en relación a la desproporcionada violencia del uno de octubre de 2017, era bochornoso. Todo estaba instrumentalizado para hacerlo parecer como un tipo sospechoso con el aditamento de que es un “activista” al parecer algo nefando. Institucional es el Rey que ni siquiera le ha contestado a Torra a su carta donde le pide una entrevista.

Recuerdo como en 1979 Felipe González y Alfonso Guerra llegaron a la conclusión de que no podían con la UCD gobernante y lo mejor era debilitar y acabar con la figura de Adolfo Suárez y hasta que no le presentaron una moción de censura y hasta que no le despellejaron como a un pollo no pararon metiéndose con él en lo personal de muy mala manera. El fin justificando los medios una vez más en el patio de la política española.

Y eso del cumplimiento de las penas y del respeto a los tribunales, sería bueno que quienes aporrearon la puerta de la prisión de Guadalajara fueran algo más discretos.

4 comentarios sobre “Los procesados catalanes y Emilio Olabarria – Matemos políticamente a Torra.”

  1. Zurekin guztiz ados Iñaki.
    Estaría bien que Olabarria escribiese sobre el verdadero alcance de la sedición, nadie mejor que él para analizar esa aplicación torcida del TOP, digo del TS…
    Lo de matar al líder incómodo con descaficaciones personales es muy manido. Que si messias, que si iluminados… Arzalluz, Ibarretxe, Más, Puigdemont, Torra… Pero con lo que no pueden es con las ideas, y con los derechos legítimos de los pueblos, se pongan como se pongan.

  2. Sr. Anasagasti

    Una suerte que esté ahí , escribiendo sobre la actualidad y valorando la importancia de trabajar en politica.

    Muchas gracias por la explicación

  3. Usted, Anasagasti, puede estar encantado con las contribuciones de Olabarria en ese tema, yo no, en absoluto.

    Los cabecillas sediciosos ya condenados no me merecen ninguna consideración. Y lamento que hayan salido del juicio con unas penas tan moderadas en relación con la gravedad del asunto.

    Es una memez considerable ese latiguillo de que «es tiempo de la política», como si la política debiera ser, en un Estado de Derecho también, un mero cambalache entre los que mueven el juego.
    Pues, no.
    En mi concepto del Estado de Derecho, la primacía de la Constitución, la defensa de su efectiva vigencia, es la mejor política.
    Lo otro son paparruchadas interesadas.
    Los nacionalistas, de Torra a Rufián, pasando por el huido, pueden intentar distraernos con sus palabras suaves,pero importan sus hechos, no sus palabras.

  4. ¿Y cuáles son sus hechos?
    Porque aparte de la declaracion denominada DUI, los hechos son que no se aplicaría y de inmediato se aplicó el 155.
    Es decir, condenados por una proclama.
    Se proclamó la DUI y de inmediato se dijo que no se palicaría para disgusto de los congregados en la calle.
    Es como si proclamo un asesinato, pero no lo realizo. No se me puede condenar de asesinato. A lo más de desearlo.
    Y desear una independencia, aunque se proclame con toda la oficialidad inejecutable, no es ilegal en un estado de derecho.
    Fuera aparte de que hayan hecho cosas mal, pero no es el delito que se pretende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *