El silencio de Mikel Antza

Jueves 27 de enero de 2022

Imanol Lizarralde(*) ha escrito una buena reflexión sobre el libro de Mikel Antza  y su visión de lo que ha sido ETA en este país. Es un buen trabajo ante el blanqueamiento que está desarrollando este mundo para justificar aquella aberración con el deseo manifiesto de darnos gato por liebre. Dice así:

“EL libro más reciente de Mikel Antza, alias político-literario de Mikel Albisu, es un relato de la historia de ETA tal como la sintió, y en parte la vivió, el que llegó a ser su jefe político durante un largo tiempo (Arroz urez, Txalaparta, 2021). Allí cuenta la visita a un tío y una tía y, tras larga charla, la pregunta de esta al despedirse: «¿Mereció la pena todo ese sufrimiento?» (p. 165). Obviamente se refería a ETA y su historia. El autor responde más adelante: «Yo le diría que sí, por razones que son solo mías, que no puedo decir en público, pues podría hacer daño a mucha gente que ha sufrido con este contencioso». Concluyendo que, tras la muerte de Franco, de responder a la pregunta «el aparato de justicia español que ni siquiera se ha puesto el disfraz de la transición democrática me pondría bajo sus pies» (p. 171).

El silencio de Antza se corresponde con su silencio ante la judicatura acerca del caso del asesinato del concejal del PP Gregorio Ordóñez. Representa, por tanto, una práctica que tiene implicaciones vinculadas con la propia ETA. Así lo da a entender en el libro antes citado (que se va a convertir en la base de este análisis): «es parte de la naturaleza de una organización clandestina no dar noticia de sí misma, ni tan siquiera para poner en duda las leyendas inventadas a su cuenta» (p. 57). La palabra euskérica «clandestina» tiene aquí el significado literal de «bajo el silencio» (isilpeko). ¿Por qué calla ETA? En la razón del silencio de ETA encontraremos la respuesta del silencio de Mikel Antza.

El silencio de ETA deriva de su estrategia político-militar. La forma inequívoca con la que una organización armada proyecta su ideología es marcando el surco de su propia práctica. Volviendo a Antza, vemos que en su libro establece una línea continua entre el secuestro asesinato del capitán de farmacia Martín Barrios en los 80 y el del concejal del PP Miguel Ángel Blanco en los 90 (p. 116). Da lo mismo que la primera de las acciones la cometa ETApm y la segunda ETAm. Lo que parece interesar a Antza es la continuidad de las acciones. Si ante el secuestro el Estado no responde con la exigida liberación de presos de ETA, entonces el secuestrado, como dice Antza, es «ejecutado». Se cumple una acción que tiene el rango de ley en cuanto advertencia y castigo. No hace faltan palabras ni justificaciones. La acción basta por sí misma.

La práctica de ETA y la de los grupos de violencia callejera surgidos durante la «socialización del sufrimiento» (época del mandato político de Mikel Antza) tenía como objetivo el que toda la población vasca supiera qué podía pasar si se transgredían sus mandatos. Era una práctica que trataba de imponer una ley que, de transgredirse, suponía un castigo. Y eso valía tanto para el policía, el ertzaina, el empresario o el simple viandante. La ley de ETA establecía una línea que separaba a los amigos de los enemigos. Lo ideal para ETA era que la gente lo entendiera sin necesidad de explicaciones, del mismo modo que aceptamos una multa de tráfico o la elaboración de la declaración de la renta. Y como se trataba de una ley en lucha con la ley del Estado, cuanto mayor fuera el miedo que impusiera, mayor sería la fuerza de su obligatoriedad.

Por eso, cuando ETA mató a Gregorio Ordóñez y comenzó la caza de, primero, el cargo público y luego el afiliado PP y del PSOE, el miedo se extendió por toda la sociedad porque la gente entendió que podía ampliarse el campo de los objetivos hasta el infinito. Luego caerían Eugenio Olaziregi (vendedor de bicicletas), Manuel Indiano (vendedor de caramelos afiliado al PP), Francisco Gómez Elosegui (funcionario de prisiones, afiliado a ELA), Ramón Díaz (cocinero del cuartel de Loyola, afiliado a CCOO), Santiago Oleaga (director financiero del Diario Vasco) y muchos otros. La Ponencia Karramarro de KAS (cúpula de la izquierda abertzale, incluida ETA) proclamó con nitidez victoriosa que el asesinato de Ordóñez había causado «un terremoto» no sólo en la sociedad vasca sino también dentro de la izquierda abertzale. ¿Es posible que la tremenda decisión de abrir una barrera para los objetivos de ETA extensible a los cargos políticos primero del PP, segundo del PSOE y luego a otras gentes no estuviera programada por la cúpula, de la que Mikel Antza era el jefe político? Resulta impensable.

Otro de los aspectos del silencio de ETA es recogida, en el libro de Antza, en la frase de uno de los fundadores de la sigla, Iñaki Larramendi, que dice: «No hablaré hasta que ganemos. Y no parece que hemos ganado, ¿no?» (p. 112). Decir que mereció la pena sería sinónimo de que se ha conseguido un logro a la altura de los medios y el tiempo empleado en ello. Sin embargo ¿qué tiene que ofrecer Mikel Antza tras 35 años de lucha político-militar? Como dice Larramendi, una no-victoria, un fracaso. La ETA del proceso de Burgos, la que Antza reivindica en su libro, prosiguió el método de la Guerra Popular que pretendía que las masas populares apoyaran y justificaran masivamente la legitimidad de su propia ley, los medios y las acciones utilizados en la lucha. No lo consiguió. ¿Qué tiene que ofrecer a los militantes de ETA, que salen de forma poco gloriosa de la cárcel tras cumplir íntegras las penas? ¿O a los miembros de la izquierda abertzale, a los que les prometió una paz negociada y con contenidos políticos?

¿Por qué no dice Antza sus razones? ¿Qué es más grave para él? ¿El juicio de los tribunales españoles, ante los que sonríe? ¿O el del pueblo de Euskadi, que considera nefasta la aventura de ETA así como las razones que llevaron a ello? ¿Qué tiene que ofrecer Mikel Antza al tribunal del pueblo de Euskadi? Cientos de muertos, de encarcelados y de gente traumatizada como Consuelo Ordóñez. El silencio de Antza es comprensible. Porque si dijera la verdad, el rey, envuelto en la nada de su fracaso, quedaría desnudo. Y eso no supondría buena publicidad para la causa.” * Doctor en Historia Contemporánea

9 comentarios en «El silencio de Mikel Antza»

  1. Hombre, cualquier resumen serio y honesto del resultado (resultado práctico) de los últimos 35 años de terrorismo de ETA son demoledores para cualquiera que haya sostenido, apoyado o creído en su estrategia. No digamos para los que la han ejecutado; Ni independencia ni socialismo y todos los presos cumpliendo condena hasta el último día y más allá. Del «amnistia ez da negoziatzen» y la mofa a otros por acudir al congreso Español y al «parlamento vascongado» a apoyar presupuestos gratis al gobierno carcelero y pasarse el día Levantando la cabecita a ver si salen en la foto con alguien del PSOE del GAL y suspirando por formar gobiernos con ellos, supongo que para traer la independencia a este pueblo, ahora sí. Y todo esto tras causar y padecer toneladas de dolor y muerte, de extorsionar y ejercer el matonismo hasta el límite…..para qué?: para nada, para absolutamente nada, para terminar en las mismas claves político-prácticas que un vulgar PNV, para volver a la casilla de salida.
    La realidad desnuda es muy dura y explicita una derrota y un fracaso total de la estrategia violenta, por eso no se puede admitir, por eso hay que vestirla, por eso hay que escenificar y estar todo el día intentando vender su nueva estrategia (ongi etorri) como el descubrimiento de Ámerica aunque sea todo lo contrario a lo predicado y ejercitado durante 35 años. Ahora las lentejas de Madrid son cojonudas, y venga selfis comiendo lentejas que eran una puta mierda durante 40 años y sin admitir, humildemente, que estaban equivocados, al contrario, soberbia y adanismo a saco. Pues así todo.

  2. ETA, derrotada y vencida por la Guardia Civil. Este debiera ser un buen titular para el siguiente libro del escritor y poeta Mikel Albizu. M.Antza, A.Rodriguez, D. Pla, A. Otegi, etc. etc. etc. Artífices de un drama y de unas consecuencias catastróficas para Euzkadi, Nafarroa, Iparralde. Independentistas-socialistas de la nada; o mejor dicho: de la destrucción y la ruina. Promotores de sentencias a muerte para nada; bueno sí, para la viudedad y la orfandad. Líderes de un cinismo monumental. Hoy en día, parlamentarios, juntemos, ediles, etc. de un sistema que los alimenta; sistema que combatían a bombazo limpio. Hoy pisan moqueta, se relacionan con personajes como el Pablo Iglesias sin coleta. Internacionalistas españoles y caraduras profesionales. Lo mas lamentablemente de todo ello, es el trabajo sucio y de cobertura antisistema que les hace ELA; una ELA que ha enterrado la otra parte de sus siglas: STV. Hoy SORTU, LAB y ELA sólo tienen un objetivo: anular a EAJ-PNV. Espero y deseo que ello les suponga un fracaso mas, siempre y cuando el Alderdi se cargue las pilas y les de la replica, justa y necesaria, desde códigos culturales y democráticos sólidos y contundentes; aquí las tibiezas serían la antesala de un fracaso imperdonable.

  3. Los bultzagiles en clave incluso pre Pacto de Ajuria enea, pobrecillo ellos, nosotros a lo nuestro

  4. Partiendo de la base que ETA nace en 1958 en un contexto histórico concreto y el PNV en 1895, lo cierto es que en pleno 2022 todavía seguimos siendo una región administrativa en Francia y 2 comunidades autónomas en España. Nunca he estado a favor de la lucha armada ni de aquel círculo vicioso de acción – reacción vicioso en el que estábamos metidos. También he sido discordante con muchos aspectos del PNV, principalmente, en la etapa que se inicia en 1980 tras la aprobación del estatuto. Tampoco estoy de acuerdo con alguna cosas que hace EH Bildu. Ahora bien, abertzales / nacionalistas, ¿es éste el camino que queremos seguir? ¿Ir acusando a los demás que lo que ha hecho no ha servido para nada? ¿mira lo que has hecho años atrás? Las condenas están muy bien pero no podemos poner una canción en bucle permanentemente. ¿Acaso nuestro futuro como nación independiente no se ve? El pasado ha pasado y por él nada se puede hacer.

  5. pues si KARASKOL, seguimos siendo unos banderizos, y como decía Ormaza , el enemigo debería de ser Madrid, pero para iñaki ekl enemigo es Bildu, que no es más que el hijo putativo del PNV y por eso le tenga tanta tirria, y Maduro en venezuela.

    Vargas Llosa, y sus colegas senadores y congresistas de Madrid, son amigos.

    Pues ala, españoles y franceses, Euzkadi no existe ni existirá con esta división del y tu más bobo entre los vascos, así que no os preocupéis.

  6. Karakol, no intentes equiparar caminos. En este tema las equidistancias no existen.

  7. Cuanto jugo en tus posts Iñaki. Bueno aquí hay para todo y de todo. Por una parte, te diría que comparto los análisis de Intza y Rafa Agirre, ya que la cruda realidad para la IA es que después de tanto dolor, de nada ha servido ni para la causa particular de los militantes de ETA ni para la causa global de ETA y mucho menos para el de la población vasca, que se hartó de tal modo que casi hacen Lehendakari a Mayor Oreja.
    Por otra parte, también coincido con Karakol, si queremos una Euskadi libre, más vale que tengamos más proyectos conjuntos entre los que creemos en una democracia plena (incluye el derecho a decidir), porque de lo contrario, nunca alcanzaremos el objetivo.
    Mikel Antza, ha estado en la cárcel más de 20 años, probablemente la pena máxima que puede estar un preso según las leyes españolas, ya que la pena se limita a 30, pero puede disminuir por buena conducta.
    Rechazo, me dan asco las decisiones que otrora tomó este señor, pero es verdad que hoy Antza, no es un peligro para la sociedad.
    Alguien habla de bultzagile, no sé quien es bultzagile, me ha hecho gracia porque hacía tiempo que no oía hablar de ellos. Tenían sus razones, desde luego que más que ETA.
    Lo que si coincidimos todos, incluso los contertulios o no sé como llamarlos cercanos a la IA, que ETA no arregló nada, que ETA no fue humana, que ETA llevó a la muerte, cárcel, exilio a cientos de jóvenes que mejor hubieran estado en la Universidad o en su trabajo construyendo desde el bienestar común una nación que se llama como a uno le da la gana, Euskadi, Euzkadi, Euskalerria, Euskal Herria, porque lo importante es el concepto de la nación y no su denominación.

  8. Tiene que tener alguna explicación para que aquellos que fueron acusados de tibios por los demás partidos cuando ETA actuaba, sean los que ahora, cuando ETA ya no existe, sean los que mas duramente analizan su pasado.
    Sin aportar nada a la superación del conflicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.