El mejor Pablo Iglesias

Soy muy pudoroso y lo paso muy mal cuando veo a alguien exponerse o arriesgarse en público. Por eso valoro tanto a quien es capaz de hacerlo. Y si es alguien que se dedica a la política, esa profesión tan injustamente despreciada, más. Así que cuando quien lo hace lo hace bien me entran ganas de levantarme y aplaudir a la pantalla, y eso fue lo que me pasó ayer cuando vi por primera vez el anuncio de “Lo de Évole” en Twitter: Pablo Iglesias se presta a un spot estupendo en el que él está de diez, se ríe de sí mismo y se juega al juego que le ofrecen para presentar una entrevista a Iván Redondo.

Segunda sorpresa

Cuando me sorprendí aplaudiendo a Iglesias me gustó: que lo inesperado sea bueno, para variar, resulta muy agradable. Así que seguí con los ojos abiertos y una actitud positiva hasta que me vi a mí mismo de acuerdo con Luis del Pino, el locutor de EsRadio, cuando tuiteó esto: “Si yo quisiera neutralizar a Vox, no usaría la homofobia, el racismo, el feminismo, ni ningún otro mantra absurdo. Lo que haría sería alentar al minoritario sector antivacunas que hay en Vox, para encerrar al partido en el frikismo más absoluto”. En efecto, en Vox están esos antivacunas como lo están en el resto de la extrema derecha europea.

La sorpresa estaba en la intrahistoria

Mucho menos me sorprendí cuando leí este titular de Eldiario.es: “Una grabación confirma que se simuló la donación del Goya para que Esperanza Aguirre y su marido pudieran venderlo”. Pero sí lo hice cuando leí la noticia: en una grabación, Beatriz Ramírez de Haro, hermana del marido de Esperanza Aguirre, cuenta a sus sobrinos (los hijos de la expresidenta de la Comunidad de Madrid) cómo la familia simuló una donación para que el cuadro pudiera ser vendido por el matrimonio de Fernando y Esperanza. Vamos, que esta “bonita historia familiar es, en realidad, la asunción de un presunto fraude”.

“Again”

Otra sorpresa menos inesperada es la que encontramos en el titular que tuiteaba Carlos Hidalgo: “PwC firmó una auditoría limpia de Evergrande el pasado mes de marzo”. El propio Hidalgo echaba una palada de sarcasmo con su comentario: “Como decía Britney Spears: ¡Ops, I did it again’”. Lo que lleva a preguntarnos por la capacidad de esas grandes firmas que uno, desde su infinita ignorancia, no sabe si se dedican a la consultoría o su modelo de negocio es dar respaldo legitimador y, luego, que salga el sol por Antequera y póngase por donde quiera. Pero insisto en la base de este párrafo: qué sabré yo.

La no-sorpresa

La mayor sorpresa que nos ha traído la erupción del volcán en la isla de La Palma es la aparición de negacionistas de volcanes capaces de creer que hay espejos en algún sitio del universo manejados por humanos que calientan la lava para desviar la atención sobre la pandemia, por ejemplo. Menos nos han sorprendido los del discurso ese de que el planeta protesta por nuestros excesos (que son reales y censurables). Por suerte, hemos encontrado la respuesta en forma de tuit, y lo ha escrito Suki: “La Tierra no está intentando decirnos nada. Es más, contigo concretamente es que no quiere ni hablar”.

Negacionistas del fascismo

Javier Durán tuitea que “se escuchan las carcajadas desde Vallecas” después de oír la respuesta de “la Delegada del Gobierno en Madrid, preguntada por qué no se disolvió la manifestación en Chueca: ‘Ahí había mayores y niños, disolverla implicaba cargar contra ellos, generar una batalla campal o un problema donde no lo había’” (Electomanía). Mercedes González tiene que revisar las imágenes o su propia concepción de lo que es un niño, una persona mayor y un nazi, porque lo que todos vimos fue un grupo de antiguos skins, pero echados a perder. Adultos con cuerpos de adultos que podían ser disueltos.

Negacionistas de la avaricia

“PP y Vox pretenden tumbar en el Congreso el recorte de beneficios a las eléctricas. El PP ha registrado una enmienda a la totalidad al decreto del Gobierno para rebajar los beneficios de las eléctricas mientras que la formación ultraderechista pide la devolución de la norma y defiende a las compañías energéticas”. El entrecomillado corresponde a un titular y un subtítulo en Eldiario.es y, sobre todo, corresponde a una posición difícil de comprender con la que está cayendo, especialmente, entre los de Pablo Casado, que conocen de primera mano (la mano que firmó) las compensaciones abusivas de la ciudadanía a las eléctricas.

Negacionistas de los proyectos personalísimos

Pablo Iglesias ha dado varias muestras estos años de que conocía tan bien a la casta porque siempre formó parte de ella. Y sigue haciéndolo: se ha incorporado a la fundación Instituto 25-M, vinculada a Podemos, como su presidente y “hará tándem con Juan Carlos Monedero para buscar proyectos, contratos y contactos en el mundo de la consultoría, según explican fuentes de Podemos”, según Vozpópuli, que asegura que “también aprovechará la marca de Podemos para afianzar su papel en el mundo audiovisual”. Quien no vea que Iglesias no se ha ido y que está creando un modelo de negocio con su marca personal también es un negacionista.

¡Negacionistas de los volcanes!

Esto sí que no lo esperaba, he de reconocerlo, pero han aparecido varios tuiteros que aseguran que la erupción del volcán en La Palma se puede provocar. ¿Cómo? Pues lanzando rayos e incluso apuntando espejos sobre el cráter para calentar la lava. ¿Con qué motivo? Pues hay varios, pero el más mencionado puede ser es el de desviar la atención de una pandemia… Que también niegan, para mayor descalabro intelectual. Por supuesto, no puede faltar la dosis de superioridad moral: todo esto lo saben porque han investigado (lo han buscado en Google) no como hace la mayoría desinformada (no como ellos, claro).

Y de la pandemia, por supuesto

Una concejala de la CUP, Teresa Sala, ha hecho pública su dimisión por el “talante totalitario” del ayuntamiento del que formaba parte, y por “la obediencia sin ningún tipo de debate con respecto a la gestión y medidas de la mal llamada pandemia”. El desencadenante habría sido el “veto unilateral” a una charla de Josep Pàmies, el famoso horticultor que recomienda (y comercializa) remedios supuestamente naturales (no lo son) contra todo tipo de males, desde el autismo al coronavirus. Con su renuncia y su modo de hacerla pública, Sala ha dejado claro cuál es su nivel… Y el de quien la promociona hasta el servicio público.

El 90%

Este tuit de Dani Álvarez resume lo que es hoy una buena noticia: “Euskadi es uno de los lugares del mundo con la tasa de vacunación más alta: el 90%. Sólo el 2.6% de la población ha rechazado la vacuna o está contraindicada. Hay 300.000 dosis de sobra ahora. De momento no hay problemas de almacenaje ni de caducidad. Datos de Laida Basurto”. Después de unos inicios difíciles por la escasez en toda Europa, la CAV es un ejemplo por su gestión de una estructura estresada como Osakidetza, y por la empatía de su sociedad, gilipollas, aparte. No es preciso mirar hacia atrás, hacia aquellos agoreros, ni para coger impulso.

15 euros

La subida del SMI solo es una buena noticia y la patronal hace mal en no sumarse a ella. Quien esté pagando el salario mínimo a sus empleadas y empleados no puede poner como excusa 15 euros por persona y mes para amenazar con el cierre: esto no le puede generar más problemas que el aumento del precio de la luz, de los suministros o que su modelo de negocio no esté suficientemente perfilado. Cada aumento de este límite salarial supone una sociedad más justa y una economía más alegre, que es de lo que se trata, que luego viene una pandemia y te roba un año y medio de vida casi sin darte cuenta.

Moncloa, eufórica

Esta es una buena noticia con aristas: es positivo que ambas partes (porque el Govern ha insistido en que repetirá y ERC ya saca pecho) estén satisfechas con la primera mesa de diálogo entre España y Cataluña, pero cuando una de las partes, y precisamente la que no es independentistas, se muestra “eufórica” (El Independiente), cuidado. Todos nos conocemos y sabemos interpretar los gestos. Lo que me sorprende es el silencio de Bildu, que ha sido muy efusivo en su relación con ERC hasta la Diada (no ha pasado ni una semana) y ahora calla ante los desprecios a Turull y Sànchez, y las facilidades a España.

Avanza la “relocalización”

En esta columna ya hemos hablado del fenómeno de la relocalización: empresas que abandonaron otras partes de Europa por el sur, y esta región por Oriente, van regresando. Esta semana hemos conocido otro caso significativo: “HP relocaliza una división de software de la India a León”. ¿El motivo? “La calidad del trabajo es excepcional” (Eldiario.es). Una vez más, la noticia es buena pero contiene aristas como el “reempobrecimiento” de las zonas en las que se desmontan las plantas. Pero ya somos adultos, pagamos impuestos, tenemos hijos y esas cosas, y tenemos que afrontar los debates y las consecuencias sin que nos infantilicen.

Un vasco en el New York Times

Ibai Llanos no es un vasco cualquiera: es el vasco con el mejor sentido del espectáculo que hay ahora mismo. Su capacidad para comunicar y, lo que es más importante, conectar con su público, son abrumadoras. Tanto que The New York Times le ha dedicado un reportaje: ¿por qué todo el mundo habla a Ibai Llanos? El medio estadounidense vincula el éxito del streamer con la entrada de lleno en el mundo del fútbol y su relación personal con el mejor jugador del mundo, Leo Messi, y la profesional que mantiene con Gerard Piqué, que es quien le ha catapultado… Y quien puede encajonarle (esto no es del Times, es mío).

No es momento de juegos de palabras

Pablo Echenique, sin duda, ha elegido un mal momento para tuitear este juego de palabras: “Cuando no intervienes el mercado, el mercado te interviene a ti”. Ha elegido un mal momento, principalmente, porque Podemos forma parte del gobierno español y porque ninguno estamos para virtuosismos cuando la factura de la luz de este agosto supondrá un récord en nuestro gasto. El primer récord de los que vendrán, por cierto. Echenique y Podemos en su conjunto tienen que empezar a entender que sus discursos suenan casi insultantes para la mayoría, que sus quejas no nos valen porque nosotros tenemos más motivos.

Cuanto más insistan, peor

Cuanto más hablen en Podemos de la división del consejo de ministros, peor para el gobierno de coalición. El tuit de Ignacio Escolar es una buena muestra de lo que quiero decir: “Unidas Podemos pide a la ciudadanía que ‘presione’ con ‘movilizaciones’ por la subida de la luz”. ¿A quién presionaríamos con esas movilizaciones si no es al gobierno en el que está Unidas Podemos? No es posible estar en la institución y la pancarta (Martín Garitano lo intentó en Gipuzkoa y salió escaldado), y cada vez que insisten en ello lo que todos vemos es que su papel en la gestión y con poder es irrelevante.

Los relatos y los extremos

Ayer mismo escribía sobre Javier Villamor y su hilo en Twitter romantizando en exceso la década de los 80: su “ahora estamos peor que nunca” se alinea con la estrategia de la extrema derecha con a la que el propio Villamor se arrima. Horas después justifica su burdo intento de colárnosla: “Como cada uno recuerda la historia de una manera, una ley de memoria histórica está completamente fuera de lugar”. Cuando lo leí recordé unas palabras muy parecidas que había escuchado solo unas horas antes, las de Otegi justificando los “ongi etorris” y la existencia de más de un relato porque cada uno había sufrido de una manera.

También

Pero el discurso de Otegi y el de la derecha española no solo coincidieron ayer con los relatos: Margaret Castor recuperaba con acierto un tuit del PP en enero en el que Pablo Casado (como hacían los portavoces de Bildu por esas fechas en la CAV) alertaba de un fracaso absoluto del proceso de vacunación por cómo había arrancado. Pues bien, hoy el 70% de la población está completamente vacunada (el porcentaje es ligeramente más alto en la CAV que en el conjunto de España) y quienes entonces criticaban el ritmo y, en el caso vasco, que se reservasen vacunas para las segundas dosis, ¿qué tienen que decir?

La desvergüenza sin fin

Termino con el tema con el que empezaba la columna: el del precio de la luz. Si es mucho lo que pagamos a estas empresas por nuestro consumo, más será lo que les abonaremos vía Estado, que “deberá devolver más de 1.400 millones a las eléctricas por un decreto del PP anulado por el Supremo” (Eldiario.es). El entonces ministro Soria implantó un canon por el uso del agua para producir electricidad que la justicia europea avaló… Pero la española ha tumbado argumentando que una concesión una parte no puede cambiar las condiciones unilateralmente. Una vez más, el bien común no prevalece.

La judicatura, a examen

Algunas decisiones judiciales durante la pandemia han puesto delante de las cámaras y los micrófonos a juezas y jueces que estaban acostumbrados a pasar desapercibidos pese a sus excesos. Celebro que se haya rasgado también ese velo y compruebo, además, que la tendencia es firme. La semana pasada en Eldiario.es publicaban “El negocio en negro de jueces y fiscales”. Billete sobre billete, todos en mano y al principio del mes, “cobran por alumno 100 o 200 euros mensuales, generalmente en sobres que no pasan por los controles de Hacienda. La tarifa sube hasta los 300 cuando el preparador está en los peldaños más altos”.

Bien juzgado

Precisamente una jueza pero mucho más lejos “sanciona a los abogados de Trump que demandaron el fraude electoral” (República.com). “La jueza para el Distrito Este de Michigan, Linda Parker, tachó como un ‘abuso histórico y profundo del proceso judicial’ la demanda (…) Deberán reembolsar los gastos en los incurrió el estado de Michigan y la ciudad de Detroit para responder a la acción legal. Además, Parker ordenó que reciban 12 horas de clases de educación legal, la mitad de ellas enfocadas en la ley electoral”. También pueden ser sancionados “en los estados donde ejercen su profesión”.

Spoiler: tampoco van bien

Quienes también se pasan de listos son las y los que critican todas las medidas que imponen los gobiernos (siempre que la justicia no lo impida) para frenar los contagios del coronavirus. En la calle y especialmente en Twitter vemos desprecios absolutos y difícilmente explicables ante restricciones que solo buscan salvar vidas. Es cierto que algunos países cambian criterios (“Alemania dejará de valorar las tasas de contagio para sus restricciones. Se centrará en hospitalizaciones”, según Magnet), pero no lo es menos que todos los indicadores aquí siguen siendo preocupantes. Y quien no se preocupa es quien genera el problema.

La discreción tiene un precio

A veces tengo la sensación de que siempre nos contaron la historia pero que lo hicieron con eufemismos y ahora estamos oyendo una versión para mayores de edad: cuando decían que Juan Carlos I era “muy campechano” se referían a que hacía lo que le daba la gana. Y cuando decían que Sofía de Grecia era “muy discreta” se referían a cómo tragaba con todo por mantener a la familia real griega, cuyo estatus está vinculado directamente a su persona. La mujer del rey emérito sigue ejerciendo esa discreción pero ahora lo hace para, según Público, levantar un millón de euros de todos desde que su marido abdicara.

Ya nos la han colado

Me temo que en Pymes y Autónomos van tarde y que la jubilación a los 70 va a ser una realidad, y no un debate que “empieza a estar encima de la mesa”. Y si tiene que ser así, que sea, yo solo pido ya que nos cuenten la verdad y que nos traten como a adultos que cotizamos: si no hay manera de sostener el sistema de pensiones, que lo digan, que expliquen sus planes (por ejemplo, en una campaña electoral) y que todos actuemos en consecuencia. Lo que no es sostenible es la colección de subterfugios y trampas que intentan todos los partidos que han gobernado y gobiernan (repito: y gobiernan) España.