No es momento de juegos de palabras

Pablo Echenique, sin duda, ha elegido un mal momento para tuitear este juego de palabras: “Cuando no intervienes el mercado, el mercado te interviene a ti”. Ha elegido un mal momento, principalmente, porque Podemos forma parte del gobierno español y porque ninguno estamos para virtuosismos cuando la factura de la luz de este agosto supondrá un récord en nuestro gasto. El primer récord de los que vendrán, por cierto. Echenique y Podemos en su conjunto tienen que empezar a entender que sus discursos suenan casi insultantes para la mayoría, que sus quejas no nos valen porque nosotros tenemos más motivos.

Cuanto más insistan, peor

Cuanto más hablen en Podemos de la división del consejo de ministros, peor para el gobierno de coalición. El tuit de Ignacio Escolar es una buena muestra de lo que quiero decir: “Unidas Podemos pide a la ciudadanía que ‘presione’ con ‘movilizaciones’ por la subida de la luz”. ¿A quién presionaríamos con esas movilizaciones si no es al gobierno en el que está Unidas Podemos? No es posible estar en la institución y la pancarta (Martín Garitano lo intentó en Gipuzkoa y salió escaldado), y cada vez que insisten en ello lo que todos vemos es que su papel en la gestión y con poder es irrelevante.

Los relatos y los extremos

Ayer mismo escribía sobre Javier Villamor y su hilo en Twitter romantizando en exceso la década de los 80: su “ahora estamos peor que nunca” se alinea con la estrategia de la extrema derecha con a la que el propio Villamor se arrima. Horas después justifica su burdo intento de colárnosla: “Como cada uno recuerda la historia de una manera, una ley de memoria histórica está completamente fuera de lugar”. Cuando lo leí recordé unas palabras muy parecidas que había escuchado solo unas horas antes, las de Otegi justificando los “ongi etorris” y la existencia de más de un relato porque cada uno había sufrido de una manera.

También

Pero el discurso de Otegi y el de la derecha española no solo coincidieron ayer con los relatos: Margaret Castor recuperaba con acierto un tuit del PP en enero en el que Pablo Casado (como hacían los portavoces de Bildu por esas fechas en la CAV) alertaba de un fracaso absoluto del proceso de vacunación por cómo había arrancado. Pues bien, hoy el 70% de la población está completamente vacunada (el porcentaje es ligeramente más alto en la CAV que en el conjunto de España) y quienes entonces criticaban el ritmo y, en el caso vasco, que se reservasen vacunas para las segundas dosis, ¿qué tienen que decir?

La desvergüenza sin fin

Termino con el tema con el que empezaba la columna: el del precio de la luz. Si es mucho lo que pagamos a estas empresas por nuestro consumo, más será lo que les abonaremos vía Estado, que “deberá devolver más de 1.400 millones a las eléctricas por un decreto del PP anulado por el Supremo” (Eldiario.es). El entonces ministro Soria implantó un canon por el uso del agua para producir electricidad que la justicia europea avaló… Pero la española ha tumbado argumentando que una concesión una parte no puede cambiar las condiciones unilateralmente. Una vez más, el bien común no prevalece.

La judicatura, a examen

Algunas decisiones judiciales durante la pandemia han puesto delante de las cámaras y los micrófonos a juezas y jueces que estaban acostumbrados a pasar desapercibidos pese a sus excesos. Celebro que se haya rasgado también ese velo y compruebo, además, que la tendencia es firme. La semana pasada en Eldiario.es publicaban “El negocio en negro de jueces y fiscales”. Billete sobre billete, todos en mano y al principio del mes, “cobran por alumno 100 o 200 euros mensuales, generalmente en sobres que no pasan por los controles de Hacienda. La tarifa sube hasta los 300 cuando el preparador está en los peldaños más altos”.

Bien juzgado

Precisamente una jueza pero mucho más lejos “sanciona a los abogados de Trump que demandaron el fraude electoral” (República.com). “La jueza para el Distrito Este de Michigan, Linda Parker, tachó como un ‘abuso histórico y profundo del proceso judicial’ la demanda (…) Deberán reembolsar los gastos en los incurrió el estado de Michigan y la ciudad de Detroit para responder a la acción legal. Además, Parker ordenó que reciban 12 horas de clases de educación legal, la mitad de ellas enfocadas en la ley electoral”. También pueden ser sancionados “en los estados donde ejercen su profesión”.

Spoiler: tampoco van bien

Quienes también se pasan de listos son las y los que critican todas las medidas que imponen los gobiernos (siempre que la justicia no lo impida) para frenar los contagios del coronavirus. En la calle y especialmente en Twitter vemos desprecios absolutos y difícilmente explicables ante restricciones que solo buscan salvar vidas. Es cierto que algunos países cambian criterios (“Alemania dejará de valorar las tasas de contagio para sus restricciones. Se centrará en hospitalizaciones”, según Magnet), pero no lo es menos que todos los indicadores aquí siguen siendo preocupantes. Y quien no se preocupa es quien genera el problema.

La discreción tiene un precio

A veces tengo la sensación de que siempre nos contaron la historia pero que lo hicieron con eufemismos y ahora estamos oyendo una versión para mayores de edad: cuando decían que Juan Carlos I era “muy campechano” se referían a que hacía lo que le daba la gana. Y cuando decían que Sofía de Grecia era “muy discreta” se referían a cómo tragaba con todo por mantener a la familia real griega, cuyo estatus está vinculado directamente a su persona. La mujer del rey emérito sigue ejerciendo esa discreción pero ahora lo hace para, según Público, levantar un millón de euros de todos desde que su marido abdicara.

Ya nos la han colado

Me temo que en Pymes y Autónomos van tarde y que la jubilación a los 70 va a ser una realidad, y no un debate que “empieza a estar encima de la mesa”. Y si tiene que ser así, que sea, yo solo pido ya que nos cuenten la verdad y que nos traten como a adultos que cotizamos: si no hay manera de sostener el sistema de pensiones, que lo digan, que expliquen sus planes (por ejemplo, en una campaña electoral) y que todos actuemos en consecuencia. Lo que no es sostenible es la colección de subterfugios y trampas que intentan todos los partidos que han gobernado y gobiernan (repito: y gobiernan) España.

Cuba se mueve

No sé en qué acabarán las movilizaciones de la ciudadanía cubana y, sinceramente, soy muy pesimista, pero Cuba se ha movido estos días como no lo ha hecho nunca, que yo recuerde. La dictadura vive sus días más flojos no porque Díaz-Canel no sea ya un Castro, sino porque las nuevas generaciones de cubanas y cubanos no tragan ya con la propaganda del régimen. A quienes allí viven ya no les vale la excusa del bloqueo porque reciben móviles de sus familiares en EE.UU., por ejemplo. Así que no entiendo por qué la siguen usando fuera de Cuba quienes defienden una dictadura solo porque se autodefine como socialista.

Y la dictadura hace lo de siempre

La dictadura castrista, aunque ahora lleve otro apellido, es absolutamente indefendible, desde siempre, por dictadura, y ahora porque “Díaz-Canel llama a combatir las protestas contra el gobierno” (Euronews). El heredero de Fidel y Raúl Castro no duda en atacar a su propio pueblo con su propio pueblo, que es exactamente lo que ha hecho el régimen desde hace 60 años. ¿Cómo van a defender esto los fanboys del socialismo sin elecciones ni oposición tan típico cubano? Lo harán como todo lo demás, ya lo sé, pero no puedo evitar preguntarme cómo hay tanto irresponsable que excusan la opresión solo porque queda lejos.

Otro modelo… De blanqueamiento

Si Cuba es una dictadura a la que solo defienden los hooligans de la utopía socialista, la dictadura china posee la “virtud” de ser defendida por la izquierda y por la derecha que admira de China su capacidad para producir y consumir. Pero seguimos hablando de un régimen sin libertad (salvo la de los millonarios para ganar más dinero) que ejerce de tal: “Nada de activismo feminista ni LGTB: China los ha prohibido masivamente en redes sus sociales” (Magnet). Por supuesto, “el Gobierno está endureciendo los controles propagandísticos y sofocando a los grupos que critican sus políticas”.

Más cerca, también

Si Cuba es justificada por la izquierda y China es blanqueada por unos y otros, Hungría es el país al que defienden, incluso furibundamente, en la derecha. En Europa, la extrema derecha, y en España, Vox y el PP son los que justifican a ese país que genera noticias como esta: “Una cadena de librerías, multada en Hungría por un cuento que muestra familias LGTBI” (Eldiario.es). La justificación es para leerla con detenimiento: la sanción es “por no indicar que la historia del libro ilustrado era protagonizada por ‘una familia diferente a la normal’”. Sí, en la Europa de hoy hay países que definen que familia es “normal”.

¡Que se vayan a la mierda!

La nueva carrera espacial, en este mundo con la economía virtual que hemos creado y hemos establecido, tenía que ser entre millonarios: Richard Branson (Virgin) ha adelantado su vuelo privado al espacio para superar a Elon Musk (Tesla). Ambos, junto a Jeff Bezos (Amazon), compiten por ser la compañía que ofrezca experiencias de este tipo a quien tenga más de 250.000 dólares para cumplir este sueño. La ciencia, la capacidad del ser humano de alcanzar nuevos horizontes, ya no son el fin de compañías espaciales públicas. Ahora, la ambición y el selfie a precio de oro son el motor… De ellos, los que pueden.

«La COVID sigue descontrolada»

Las cifras que ofrecen en El Nacional corresponden a Catalunya, evidentemente, pero su caso es también el nuestro: la pandemia está descontrolada y solo gracias a las vacunas esto no está siendo una masacre. Cuidado, que todavía muchos no estamos con la pauta completa, ni hemos alcanzado el pico de inmunidad, ni somos ya jóvenes, que es lo que más jode, y seguimos siendo vulnerables. Y si todo esto sucede es porque no hemos aprendido nada: la juventud sale si le dejan salir. Es decir: somos las amas y los aitas, esto es, quienes pagamos las juergas, los que tenemos responsabilidad, como quienes las sirven.

La otra pandemia

Me alivia compartir esta impresión con Kike García de la Riva, el creador de El Mundo Today: “Es interesante (y también da miedo) estar al otro lado de una cuenta tan enorme como la de EMT y ver el tipo de replies que se reciben. Es un mirador privilegiado. El fascismo en Twitter ha crecido muchísimo. Llegan todos juntos, a oleadas, y dicen lo mismo. Están organizados”. Su diagnóstico es correcto: en la red social el fascismo se ha aglutinado y organizado, y está librando una batalla que, de momento, no vence porque básicamente, las y los gestores de cuentas relevantes que forman parte de sus blancos no les dejamos pasar.

Tonto, no sé, pero útil sí es

¿Cómo logra organizarse ese montón de gente tan corta de mente que es capaz de abrazar las ideas fascistas? El mecanismo es muy sencillo, pero hacerlo funcionar tiene su mérito: siguiendo a sus líderes. De hecho, la práctica es exactamente la misma que en el fascismo local. Para lograrlo son importantes personajes como Alvise Pérez, engordado al calor de Toni Cantó en Ciudadanos y capaz de decir barbaridades como “que Maldito Bulo y Newtral ‘te ponen un sello en la frente, como los nazis’” (El Plural). Esa es justo la base de su praxis: señalar a quien no lo es para ocultar a quien sí lo es.

No son solo homófobos

El “cuarto ataque racista en Murcia en menos de un mes” (Eldiario.es) no es un hecho aislado, evidentemente. Tampoco lo es el señalamiento de Vox a un editor. Ni lo es que a grito de “maricón” te puedan quitar la vida en A Coruña o dejarte inconsciente en Basauri si tienes “suerte”. La xenofobia, la homofobia y la violencia directa están conectadas y tienen que ver con el ascenso de Vox y, sobre todo, con el blanqueo que ejercen otros partidos (PP y Ciudadanos), medios de comunicación y judicatura. No es que todo esté interconectado, es que los ataques son la consecuencia del colaboracionismo.

Si la hacen la pagan

Hablar de fútbol hoy, que veremos la final de la Eurocopa, es obligatorio aunque parezca trivial en una columna tan dura. Pero no me parece un tema menor que en Inglaterra los clubes que entraron en la Superliga tengan que abonar 22 millones de dólares por entidad como castigo. “El dinero recaudado por parte de la competición doméstica británica se destinará al fútbol base del país para mejorar las infraestructuras” (Palco 23). Quien todavía se pregunte por qué nos fascina el fútbol británico tiene que recordar noticias como esta que consisten en dejar claro a quién hay que castigar y a quién hay que recompensar.

Un crimen racial

El relato en Eldiario.es sobre el asesinato de Younes Bilal es terrible: un crimen racial en toda regla, si se confirma el testimonio del amigo de la víctima que lo vio todo, que ha tenido lugar en Murcia y que, sorprendentemente, no es una noticia importante en casi ningún digital. El acusado del crimen discutió con Bilal, que se le encaró en un bar después de un comentario racista, y regresó con la pistola con la que le disparó. A sangre fría y con tiempo suficiente para que la enajenación se le hubiera evaporado. Este empoderamiento de los xenófobos tiene madres y padres declarados, y a por ellos hay que ir con justicia y democracia.

No más blanqueos

Vistos los acontecimientos, no ya en EE.UU., no en Polonia o Hungría, es evidente que no podemos permitirnos ningún blanqueo a la fascistada. Ni a la española, ni a la vasca, por cierto. Porque están crecidos, agigantados, se sienten impunes. Y no es exagerado pensar que si seguimos por el camino de la permisividad podamos acabar, en Euskadi y en España, como en Jerusalén: “‘Muerte a los árabes’, eslogan estrella de la marcha ultranacionalista” (Mikel Ayestaran, en Twitter). Este lema, esos gritos y esa manifestación son producto del blanqueo del que durante años ha disfrutado (y sigue disfrutando) la comunidad sionista.

Violencia estructural

Sí, creo que los de Juan Carlos I tendrían que ser reconocidos como robos con violencia, y no simples delitos contra la hacienda pública, porque el ritmo al que acumulaba el dinero por medio de sociedades y cuentas en paraísos fiscales solo ha podido ser posible por medio de una violencia estructural que imponía la ley del silencio y la de la colaboración, vía testaferros entonces y, hoy, vía “amigos” que le dejan su propio dinero para ponerse al día fiscalmente. No puede haber otra explicación a que, ahora, también aparezca una cuenta en Andorra que ha estado operativa hasta hace nada y vinculada al rey emérito de España.

Esta también lo es

No por repetitivo deja de ser noticia que casi cada día alcancemos el récord mundial de primos: pagamos la luz más cara aunque vivamos en una península soleada y con bolsas de gas en su subsuelo, y el combustible más caro sobre el que se quieren aplicar impuestos abusivos en nombre de la ecología (pero no cuela). Somos unos primos que pagamos unas facturas eléctricas y en la gasolinera récord sin que quien se beneficia de esos importes nos den una sola explicación convincente: las eléctricas y las refinerías no pueden guardar silencio, pero tampoco el gobierno ni los partidos que lo forman.

La medida

El indulto total en España a Juana Rivas, la mujer condenada por sustracción de menores a su padre, al que denunció varias veces por violencia de género y contra sus propios descendientes, aunque solo tuvo una condena, en 2009, antes de que la pareja se reconciliase y tuvieran al segundo de sus hijos, tendrá una consecuencia directa en la pena que le puede aplicar la justicia italiana. Por eso su consumación es tan importante. Pero el asunto es complejo porque tiene que ver no solo con la violencia, probada una vez, sino con la implicación de partidos políticos en procesos que se desvirtúan.