Neumáticos, tecnología bajo el coche

Como todos sabéis soy un gran amante de los automóviles. Nos aportan la libertad de la movilidad, suelen ser un reflejo de nuestra actitud frente a la vida, solucionan muchos de nuestros problemas y, además, es un placer conducirlos. Siempre he pensado -sé que es algo muy freaky- que se establece un vínculo entre el vehículo y su conductor. Del mismo modo, también se establece un vínculo entre el coche y la carretera. Este bastante más obvio: los neumáticos.

Bridgestone, primer fabricante mundial de neumáticos por delante de Michelín, Good Year y Continental, ha lanzado al mercado su nueva generación de la gama Ecopia, todo un alarde de tecnología para proteger al medio ambiente -reduciendo emisiones- mientras se mantienen las prestaciones.

La empresa japonesa ha decidido hacer un esfuerzo extra para combatir la bajada de prestaciones -sobre todo seguridad y frenada- que normalmente supone el desarrollo tecnológico de los neumáticos dirigido a reducir el coeficiente de rozamiento de la rodada y, por tanto, del consumo y las emisiones.

El secreto de este neumático -que se comercializará en tamaños de 14 y 15 pulgadas con anchos de entre 175 y 195 mm y un perfil de 65-  es el modo en el que han sido dispuestos los diferentes bloques que dan forma al dibujo del modelo EP150. Los bloques centrales estriados en la banda de rodadura permiten obtener una distribución de la presión más equilibrada. Esto significa más fuerza de frenada y una mayor facilidad para circular sobre agua.

Además, los surcos del dibujo de la rueda, con mayor ángulo y más profundidad aumentan la capacidad de expulsión de agua y, por lo tanto, disminuyen la probabilidad de acuaplaning.

En cuanto al ahorro de combustible, la compañía asegura que se debe a la composición del neumático. Su tecnología Nano-Protech controla la interacción entre polímeros, el material de refuerzo y el caucho en el momento de la construcción de cada unidad. Esto garantiza una menor pérdida del compuesto superior -exterior- de la banda de rodadura gracias a un novedoso reparto de partículas de silicio en la superficie de contacto de la rueda.

En cuanto a la estructura física del EP150, su principal característica es la mayor rigidez del bloque gracias al «corte en 3D» en los flancos, y unos hombros más redondeados que facilitan el paso por curva. Os recomiendo que visitéis el microsite del producto. Es pura «tecnología sobre ruedas».

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *