Pantallas táctiles, esas pequeñas aliadas

Recientemente pudimos ver que uno de los motivos de disputa entre Apple y Nokia venía dado por el uso de la primera de la tecnología de pantallas multitáctiles en sus dispositivos vulnerando -según la segunda- su patente. Cada vez más gadgets prescinden de sus botones para utilizar estos cristales que pretenden convertirlos en algo más intuitivo. Pero, ¿son todas las pantallas táctiles iguales? ¿Por qué unas son más sencillas de usar que otras? A continuación intentaremos resolver esas preguntas.

Qué es una pantalla táctil


Una pantalla táctil (o touchscreen en inglés) es una pantalla que mediante un toque directo sobre su superficie permite la entrada de datos y órdenes a un dispositivo. Además, sirve también como periférico de salida, ya que nos muestra los resultados de lo introducido previamente.

Lo que desde los años 70 se ha ido introduciendo poco a poco en los cajeros automáticos, PDA’s (originariamente a través de un lápiz) y terminales de ventas (cajas registradoras más avanzadas), se ha ido imponiendo con el éxito de los teléfonos móviles inteligentes y las consolas portátiles, entre otros.

Diferentes tecnologías de pantallas táctiles


Las dos tecnologías más extendidas en el desarrollo de pantallas táctiles son:

  • Resistivas: están formadas por varias capas. Las más importante son dos finas capas de material conductor separadas por una pequeña distancia. Cuando la mano -o lápiz- toca la capa exterior, esta se deforma y entra en contacto con la inferior y esto provoca un cambio en la corriente eléctrica de ambas capas conductoras, lo que permite al controlador calcular la posición del punto donde se ha tocado la pantalla -gracias a la resistencia a la corriente eléctrica creada-. Algunas más avanzadas son capaces de medir, incluso, la presión con la que se ha pulsado sobre ese punto para llevar a cabo distintas operaciones. Aunque resisten mejor el polvo y el agua que otros tipos, pueden ser dañadas por objetos afilados. Además, como están compuestas por varias capas tienen pérdidas de brillo de hasta el 25%.
  • Capacitivas: aquellas cubiertas, generalmente, por óxido de indio y estaño que produce una corriente eléctrica continua a través del sensor. Como el sensor controla esta corriente tanto en el eje vertical como en el horizontal, se dice que adquiere capacitancia -de ahí su nombre-, y cuando la pantalla es tocada por un elemento conductor cargado eléctricamente -como el dedo humano- el sensor detecta la alteración en el campo de electrones de la superficie y «sabe» dónde hemos tocado el dispositivo. Como las resistivas, son indemnes al polvo y el agua. Tiene más calidad de imagen que aquellas y son más claras y nítidas, aunque su proceso de fabricación es más caro.

Aunque haya dos tipos de pantallas más extendidos (resistivas y capacitivas), existen multitud de variedades de pantallas táctiles.

Por qué unas son más fáciles de usar que otras


La sencillez de su manejo depende, exclusivamente, del software que lleva introducido el dispositivo que manejamos. Así, tanto Mac OS como Windows tienen versiones específicas para su utilización. Lo mismo que ocurre con los programas asignados a teléfonos móviles y PDA’s.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *