Nuevos Android, nuevas oportunidades

El pasado lunes se hizo pública una [Enlace roto.] que alarmó a parte de la comunidad «freeware»: un juzgado de Texas, Estados Unidos, ha impuesto una multa a Google de 5 millones de dólares por vulnerar una patente de Bedrock Computer. En principio ni la cuantía ni el rival parecen motivo de preocupación… si no fuera porque los desarrolladores de contenidos para este sistema operativo de Google temen que la sentencia pueda extenderse a otros clientes de los productos de la empresa del buscador: Android y Chrome, también de sistema abierto. Más si tenemos en cuenta las quejas que está recibiendo el desarrollo del entorno más utilizado en móviles en todo el planeta.

Tal es el caso, que Android, a día de hoy, tiene 41 litigios abiertos por posibles vulneraciones de patentes. Algo sorprendente si tenemos en cuenta que el sistema desarrollado por Google está basado en Linux, el gran sistema operativo libre. Si bien, la pugna más importante para el buscador de Mountain View es, sin duda, la que mantiene con Oracle, otro gigante de la informática que alega que Google se ha aprovechado, al menos, de 5 patentes relacionadas con Java, el «idioma» de la red, propiedad de ésta desde que adquirió Sun.

Llegan nuevas versiones


Mientras todo esto se desarrolla en los juzgados, los departamentos de desarrollo de las grandes empresas siguen trabajando. En este caso, el equipo encargado de mejorar Android prepara el lanzamiento de nuevas versiones de su programa tanto para smartphones como para tabletas.

  • Gingerbread: el heredero de la versión 2.2 -llamada «Froyo»- se estrenó el año pasado en el multitarea Google Nexus S, fabricado por Samsung. Las mejoras frente a su predecesor son evidentes: un interfaz más sencillo y rápido; un mejor teclado virtual que detecta y prevé mejor los movimientos de los dedos del usuario; una completa integración en el estándar NFC (Near Fiel Communication); una gestión de la batería más eficiente y, curiosamente, la inclusión de la opción «cortar y pegar» -como le pasó a Apple y Windows Mobile, han tardado en equiparla y mejorarla-. Además, el programa que permite utilizar la cámara de fotos y vídeo es mucho más intuitivo y por fin se ha integrado totalmente con los servicios de llamadas VoIP. Esta galleta es la apuesta de Google por los teléfonos inteligentes. Ya han desbancado a Nokia como el sistema operativo más implantado, ahora esperan desbancar a Apple de su posición como referencia de este nicho de mercado.
  • Honeycomb: si el anterior se puede entender como la respuesta al iPhone, Honeycomb es la respuesta -tardía- para el iPad. Es la primera versión del sistema Android desarrollado específicamente para tabletas y netbooks. Se trata de la versión 3.0 del programa y tiene una interfaz totalmente diferenciada de las utilidades para teléfonos. Dispone de cinco escritorios deslizantes sobre los que podemos poner iconos de acceso directo a cualquier aplicación lo que permite aumentar mucho la personalización del dispositivo. Además, ha sido diseñado teniendo en cuenta el mayor tamaño de las pantallas (a partir de 7 pulgadas) por lo que se han añadido «botones contextuales» -los necesarios para utilizar cualquier aplicación en cualquier momento-. Esto permite no tener que implantar ningún botón físico o de hardware. A esto le han añadido extras como Google eBooks, una mejor interacción con el navegador web o un acceso directo a MarketPlace. Para el final, la estrella del sistema: la mejora de la interacción con Google Maps es exponencial respecto a las posibilidades que ofrece cualquier otro dispositivo. Apuestan sobre seguro.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.