Windows 8, el nuevo sistema operativo de Microsoft toma forma

La misma semana que se ha hecho pública la agresiva campaña de Microsoft para relanzar las ventas de su sistema operativo Windows en Estados Unids –[Enlace roto.] equipado con este entorno con un precio superior a 699$- llegan las noticias y las alianzas sobre su sustituto, el Microsoft Windows 8.

Y decimos noticias y no rumores porque el primer anuncio ha llegado de la mano de Steve Ballmer, CEO de la multinacional de Remond, en unas declaraciones en el Microsoft Developer Forum (Forum de desarrolladores de Microsoft en inglés). Así, a pesar del comunicado que la propia empresa envió posteriormente a Zdnet, todo hace pensar que lo único que queda por pulir es el nombre definitivo del producto.

La próxima generación de Windows -que en su versión 7 ha vendido más de 350 millones de licencias sólo  en el último año fiscal- tendrá diferentes versiones para «dispositivos móviles, tabletas y PC». Los gurús han deducido de esto que Microsoft podría abandonar a su socio histórico Intel para pasarse a la arquitectura ARM de procesadores y en la que ahora mismo tiene ventaja AMD.

También se renovará Windows Phone

Si tenemos en cuenta la importancia del mercado de telefonía y dispositivos móviles es comprensible que, además de renovar el entorno pensado para ordenadores portátiles y de sobremesa, la empresa quiera retocar su Windows Phone -mucho más exitoso que el anterior Mobile pero por debajo de las expectativas- para hacerse un hueco en este competido nicho.

El primer paso fue la alianza con Nokia -algunos medios taiwaneses hablan ya del [Enlace roto.]-. Ahora toca afianzarse con otros fabricantes -tanto Fujitsu como LG lo equipan en parte de su catálogo de terminales- para recortar el dominio de Android.

El sistema operativo de Android domina ya el 38,5% del mercado -y sigue creciendo-, por detrás de suyo se encuentran Symbian -que desaparecerá en breve-, iOS -también crece- y BlackBerry OS. Microsoft tiene que conformarse con el 5,6% de la cuota del quinto puesto. Es por ello que en octubre llegará al mercado «Mango», la nueva versión de Windows Phone 7.

Para asegurarse una buena implantación Microsoft ha llegado a acuerdos con importantes fabricantes como es el caso  de HTC, ZTE, Acer y los antes nombrados Nokia, LG y Fujitsu. Del mismo modo, estos modelos ocuparán casi todo el espectro de operadoras -en el caso estatal, Movistar, Vodafone, Orange, Yoigo y Euskaltel entre otras-.

El objetivo es ambicioso: quieren tener una cuota de mercado del 19,5% en 2015 y estar sólo por detrás de Google. Para ello no escatiman en esfuerzos, todos los teléfonos equipados con Windows Phone 7 podrán actualizarse gratis en otoño y disfrutarán de Internet Explorer 9, el buscador Bing adaptado y otros servicios como SkyDrive para facilitar la gestión de archivos en la nube.

Según la empresa, la principal ventaja de Mango -nombre interno de la actualización- es su uso multitarea así como la organización de la información entorno a las personas o grupos con los que el usuario quiere interactuar. Un nuevo ejemplo de integración entre dispositivos y redes sociales en los que Microsoft confía para relanzarse en un mercado que ha tenido olvidado durante demasiado tiempo.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *