Bubok, Vimeo y BlockBuster, otra forma de entender la cultura

En una época en la que las descargas P2P, los derechos de autor, el copyleft y la piratería están en el ojo del huracán -por motivos diferentes, pero con muchos puntos en común- cada vez ven la luz más proyectos que tienen en la distribución de contenidos a bajo coste su meta. Blockbuster, Vimeo y Bubok son buen ejemplo de ello. Se distinguen de otros, además, por su dinamismo gracias al cual han sido noticia esta semana.

Bubok, a por Inglaterra, Suecia y Noruega


La plataforma estatal de autoedición de libros ha decidido dar el salto a otros países europeos. Tras un acuerdo con Service Point Solutions (SPS) -una de las empresas líderes en la impresión y edición digital de contenidos- y después del buen resultado obtenido en su primera incursión por Portugal, México y Argentina la compañía se ha decantado por mercados con un gran peso en el mundo de las letras -Inglaterra es uno de los principales editores de libros todos los años y Suecia cuenta con una larga tradición- lo que permitirá a sus usuarios publicar gratis en su idioma y vender sus obras en formato electrónico o impreso sin necesidad de invertir en una tirada inicial: cada ejemplar se imprime «bajo demanda» y el margen de beneficio para el autor es del 80%.

Ángel María Herrera, fundador de Bubok, explica que la elección de estos países nórdicos no ha sido aleatoria: «tienen un potencial enorme, son mercados muy maduros en cuanto a la compra online y, además, están entre los países que poseen el mayor número de lectores habituales de toda Europa y de libros publicados por habitante».

La presentación del nuevo servicio para estos tres países ha tenido lugar del 22 al 25 de septiembre en la Feria de Göteborg, la más importante del norte de Europa y la segunda más importante del continente tras Frankfurt.  El acuerdo con SPS no sólo le abre las puertas a los 9 países donde tiene plantas de impresión, sino también a los otros 44 donde forma parte de la alianza GlobalGrafixNet.

Vimeo apuesta por la música


El portal de vídeos creados por internautas y uno de los grandes rivales de YouTube -por no decir el único- ha lanzado una tienda de música para que sus usuarios puedan encontrar la pieza de música que deseen para editar sus creaciones. Los archivos se ordenan por género, ritmo o estado de ánimo -además de por los datos de la propia canción- superan ya los 450.000 bajo licencia Creative Commons.

Los precios de cada tema oscilan entre los gratuitos al ser de uso libre, los de uso particular -costarán 1,99 dólares- y los de uso comercial -98 dólares-. El servicio se plantea como una alternativa para los creadores que no desean ver sus obra «enterrada» entre miles de vídeos más mundanos colgados por los millones de usuarios de YouTube en todo el mundo. Una nueva alternativa para crear un nuevo negocio en la red.

Netflix, en el punto de mira de BlockBuster


El que fuera el videoclub dominante en Estados Unidos durante la época dorada del VHS y la era previa a internet ha puesto en el punto de mira uno de los rivales que provocaron su desaparición de las calles de medio mundo: Netflix.

BlockBuster ha anunciado que está ultimando el lanzamiento de un servicio de suscripción para el visionado de películas vía streaming que rivalice con Netflix. La noticia, que saltó el pasado día 23 en la conferencia «A Stream Come True», confirma el movimiento del gigante americano tras la compra de Dish Network este mismo año y se aprovecha de los apuros que está pasando Netflix tras su cambio de estrategia comercial -en parte por una nueva legislación más dura con las descargas gratuitas-.

Esta nueva legislación llevó a Netflix a separar sus negocios de alquiler de DVDs físicos y de contenidos en la red lo que ha supuesto duplicar la estructura de la compañía y ha redundado directamente en un incremento bastante notable en los precios de la empresa. Antes de la «separación» la cuota por descargarse un contenido o alquilar un filme era de 7,99 dólares. Ahora esta cuantía sólo llega para una de las dos opciones. Los analistas ya auguran el abandono de la plataforma de al menos uno de sus 24 millones de clientes.

De momento Netflix ha pedido disculpas a sus usuarios por no explicar bien los nuevos planes de la empresa. Ha catalogado la actitud de la propia Netflix como «arrogante» y ha hablado de nuevas medidas. La importante bajada del valor de los títulos de la empresa en Bolsa también han parecido definitivos para este comunicado. Muchos años después, BlockBuster tiene la oportunidad de vengarse.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.