Smartphones, ¿qué late dentro?

Hemos hablado cientos de veces de smartphones, de movilidad, de cómo estos pequeños dispositivos -hermanos mayores de las tabletas a pesar de su tamaño- han cambiado el modo en el que nos comunicamos. La mayoría colocan su origen en el años 2007, fecha de lanzamiento del iPhone. Pocos saben que el primer smartphone, con pantalla táctil, un software dedicado, diferentes funciones -protoaplicaciones- memoria RAM dedicada, ranura para tarjeta PCMCIA, funciones de PDA e, incluso, fax, fue Simon. La obra de IBM presentada en 1992 en el COMDEX de Las Vegas. Su precio -899$ de la época- mostraba su caché. Ahora nos disponemos a averiguar cómo es por dentro un teléfono inteligente y por qué nos hacen la vida muy fácil.

 


El software no lo es todo


Es cierto que un software mal desarrollado puede acabar con un terminal y con toda una plataforma. Si no, que se lo digan al pésimo Windows Mobile o a las últimas -y enrevesadas- versiones de Symbian. Sin embargo, para que el cerebro de la máquina sea capaz de «pensar» correctamente, hace falta un hardware potente a la altura de las circunstancias. A pesar de que su sencillo es minimalista y dan sensación de sencillez -gracias al diseño sin botones físicos-, dentro de las ligeras y trabajadas carcasas funcionan pequeños superordenadores mucho más potentes que los equipos de sobremesa o portátiles de hace sólo un lustro. Aquí tenéis sus partes:

 

  • Antenas y disipadores: en esta parte del dispositivo se sitúan las antenas WiFi, 3G y BlueTooth. Cerca de las antenas se suelen ubicar unas placas metálicas que son los disipadores de las CPUs. Como en los ordenadores «normales» estos pequeños instrumentos se encargan de regular la temperatura de los procesadores para evitar que se recalienten -y estropeen- y optimizar el rendimiento del conjunto.
  • Baterías: uno de los grandes retos de los equipos. Son las encargadas de procurar energía a los componentes por lo que una gran carga supone una mejor autonomía y un mejor rendimiento. El problema surge cuando la capacidad de la batería es directamente proporcional a su tamaño. Es por ello que los ingenieros intentan integrar componentes que consuman poca energía para poder minimizar el tamaño de la batería. A menor tamaño, además, menor peso del terminal. Con la cantidad de aplicaciones que tienen los smartphones lo normal es recargarlas una vez al día.
  • Pantallas: el motivo del éxito de los smartphones. Son táctiles y ofrecen resoluciones cada vez mayores (la tercera generación de las pantallas Retina de Apple es, sencillamente, antológica). No obstante, son la mayor fuente de gasto de energía de los dispositivos. Es por ello que hay que cuidar la relación pantalla-capacidad de la batería-autonomía del conjunto.
  • PCB: Printed Circuit Board o circuito impreso. Es la placa en la que se integran los componentes como la CPU y la memoria. El cerebro de los smartphones y las tabletas. Está constituida por caminos o pistas de material conductor laminado sobre un sustrato no conductor. Permite conectar los componentes electrónicos del equipo electrónicamente y hacen posible que todo funcione. El tamaño de los circuitos de última generación y el empleo de nuevos materiales ha resultado decisivo en el desarrollo de los equipos móviles (incluyendo ultrabooks).
  • CPU: es la unidad central de procesamiento. Clave en cualquier ordenador clásico, su peso en tabletas y smartphones es mucho mayor puesto que de éste componente depende la velocidad con la que podemos trabajar en ellos -y demandamos mucha más rapidez en estos equipos-. Dentro de la CPU se incluye la GPU o unidad de procesamiento de gráficos. Además, también se añade la «circuitería» y otros componentes como el adaptador WiFi. Actualmente las CPUs usan una arquitectura de 32 bits ARM (creada por ARM Holdings). Está licenciada por una gran cantidad de empresa que ha desarrollado sus propios procesadores. Los más famosos son los Nvidia Tegra (el 3 que equipa el Asus Eee Pad Transformer Prime es el primero con cuatro procesadores y un quinto fantasma); el Qualcomm Snapdragon; el A5X del nuevo iPad (con una capacidad de procesado de gráficos tan potente con un PS4) o el Samsung Exynos que equipan los modelos más altos de la familia Galaxy.
  • Protectores frontales: se encargan de proteger la pantalla -nuestro punto de unión con el universo que se esconde dentro de estos equipos-. Las tecnologías más avanzadas como Gorilla Glass permiten una resistencia hercúlea a golpes y arañazos. Cada vez son más efectivos.
  • Carcasas: cada vez son más ligeras y se las exige más resistencia. Se construyen en materiales de última generación como aluminio o kevlar para ayudar a regular la temperatura del conjunto. Los fabricantes experimentan continuamente con materiales de última generación.

Seguro que ahora vemos de otro modo a nuestro inseparable compañero.

Publicado por

Gaizka Manero López

Nacido en 1982 en Portugalete, Bizkaia, soy doctor en "Periodismo, Comunicación y Memoria en la era digital" por la Universidad del País Vasco.

2 comentarios sobre “Smartphones, ¿qué late dentro?”

  1. Esta bien esta sección de tecnología pero un asesor tecnológico no estaría nada mal.
    En tema de definiciones este artículo va bastante justito y se nota que se ha tirado mucho de wikipedia y google y se ha hecho mucha mezcla.
    No todos los CPU usan arquitectura ARM de 32 bits.
    Un adaptador WiFi no va integrado en la CPU nunca.
    El nuevo Windows Mobile va como un tiro.

    1. Gracias por tu opinión. En cuanto a las fuentes, son bastante más variadas. El tono se debe al tono de la bitácora: más didáctico para quien escribe, sobre todo)que especializado. Sobre la arquitectura de las CPUs, en el caso de los smartphones, el 99% de los actuales sí son ARM de 32 bits. Sobre el nuevo Windows Mobile… Es mejor llamarlo Windows Phone, nos ayudará a diferenciarlo mejor de Windows Mobile, su anterior versión. Va bastante rápido, pero sólo cuando las especificaciones del teléfono son enormes, como en el caso de los Lumia de gama alta.
      En cuanto al wifi, efectivamente, casi siempre lleva un antena para la conexión. El proceso, como tal, se realiza en la CPU. Mala explicación por mi parte. La próxima vez ganaré en precisión.
      Muchas gracias de nuevo por tu crítica, me ha hecho investigar aún más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *